Cautela y condicionamientos de Mariano Rajoy para alcanzar su investidura

Noticias de España

Entre este martes y el jueves, el Rey recibirá a dirigentes de los partidos políticos con representación parlamentaria, con la sola excepción de ERC y Bildu, autoexcluidos

El jueves 28 Mariano Rajoy sabrá si los partidos nacionalistas catalanes y vascos, PSOE y Ciudadanos, le habrán comunicado al Rey que sus negativas o sus abstenciones son inamovibles, o si hay posibilidades de que acaben cambiando sus votos para facilitar la conformación de un gobierno. Sólo si en sus audiencias con Felipe VI descartan terceras elecciones, por lo que en un determinado momento no bloquearán la investidura presidencial, Rajoy estaría dispuesto a asumir la propuesta de ser candidato.

Obviamente, aunque oficialmente se lo niegue, los contactos están a la orden del día y muy discretamente se entrecruzan conversaciones, tanteos, propuestas y consultas directas e indirectas a través de personalidades más o menos influyentes. Eso sí, existe una tranquilidad generalizada en el sentido de que la necesidad de no padecer el papelón de una tercera elección consecutiva, permite todo tipo de iniciativas, aunque el que se maneja con mayor cautela es –naturalmente– el Partido Popular.

Se sabe también que Mariano Rajoy condiciona llegar a su investidura no sólo con el acuerdo sobre el sentido del voto para ser elegido presidente, sino también contando con un mínimo que ya fijó en muchas ocasiones y que consiste en tener de forma previa una nueva senda de déficit, un techo de gasto y las líneas generales de los presupuestos del 2017. Sólo así considera que podrá gobernar.

Es casi seguro que si el jueves no se consigue ninguna garantía, lo que no hará Mariano Rajoy es someterse, como hizo en febrero Pedro Sánchez, a una investidura fallida y desgastante, con la amenaza siempre latente de una nueva convocatoria a elecciones. En el PP sostienen que si algo le quedó claro al líder del PP en su primera ronda de contactos con todos los líderes políticos, es que todos descartan que pueda haber una tercera convocatoria de los ciudadanos a las urnas.

Se cree que después de las conversaciones de todos los representantes políticos con Felipe VI llegará el momento de activar al máximo las negociaciones, en un sprint de reuniones, negociaciones y cesiones de unos y otros que permitan llegar a esa investidura aunque sea con el tiempo límite para salvar la aprobación del techo de gasto y los presupuestos, que es lo que más le preocupa a Rajoy, al margen de su propia investidura.

Mientras tanto, el PP seguirá ejerciendo presión sobre Ciudadanos para que cambie su sentido de voto desde la abstención comprometida por Albert Rivera en segunda votación a un sí, que los populares están convencidos que será la única forma de que el PSOE, aplicando la tesis de que con 170 votos a favor los socialistas no podrían bloquear la formación de gobierno, se abstengan y así pueda facilitarse la investidura de Mariano Rajoy.

Finalmente, entre este martes y el jueves, el Rey iniciará la ronda de consultas previa a la investidura y recibirá en La Zarzuela a los líderes de 14 formaciones con representación parlamentaria. Todas con excepción de Bildu y ERC, que se han autoexcluido de las audiencias. El orden de recepción será inverso a la representación parlamentaria obtenida en las elecciones del 26-J, es decir, de menor a mayor. Así, el Monarca recibirá mañana a los líderes de Nueva Canarias, Foro Asturias, Coalición Canaria, UPN e Izquierda Unida. El miércoles, al PNV, En Marea, Convergencia, Compromís y En Comú Podem. Y, finalmente, el jueves, a Ciudadanos, Podemos, el PSOE y el PP.-

Madrid (INCAT).-

Cambios en Podemos: Pablo Iglesias toma distancia de Cataluña y pasa la pelota a Ada Colau

Noticias de Cataluña

La dirección del partido antisistema deja la responsabilidad a la alcaldesa de Barcelona en un escenario político complejo, tras los decepcionantes resultados electorales

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, intenta no inmiscuirse demasiado en el proceso de primarias que la formación afronta este mes en Catalunya, donde cinco aspirantes se disputan la dirección autonómica del partido. Lo dejó muy claro cuando visitó Barcelona en abril junto al secretario de organización, Pablo Echenique. “Seremos neutrales, no nos decantaremos por ningún candidato”, aseguró.

Esta aparente equidistancia persigue un objetivo fundamental: no desgastarse en el complejo tablero catalán, a sabiendas de que la franquicia de Podemos en esta comunidad acabará integrándose en el partido que impulsa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

En la dirección del partido cobra fuerza la siguiente reflexión: Podemos Catalunya se ha convertido en una caja de Pandora, en buena medida por haber vivido descabezado durante casi un año; las divisiones internas y el perfil de los cuadros catalanes son vistos como una montaña rusa que puede dar más sustos que otra cosa. A este escenario hay que sumar la fortaleza política del proyecto de Colau, con quien Podemos comparte espacio político –y por tanto compite–, y unas complicadas elecciones autonómicas al Parlament a medio plazo. Por tanto, ¿vale la pena quemarse las pestañas en Catalunya ahora que ya han pasado las generales?, se preguntan.

Fuentes del partido estatal sostienen que no, que quizás lo más rentable en estos momentos sea pasar la pelota de la construcción del partido catalán a Ada Colau, para que ella asuma la responsabilidad del éxito o fracaso de éste. De esta manera, subrayan desde el partido morado, conseguirían contentar a la edil, dejándola que controle el nuevo partido y, de paso, contener su proyecto en Catalunya, evitando en lo posible que Colau decida “hacer las españas” y extender su influencia política a nivel estatal, rivalizando en liderazgo de la izquierda con Iglesias, algo que muchos no descartan a medio plazo.

Existe además otra derivada: la del Parlament. El 27-S el líder de Podemos cargó con el peso de la candidatura Catalunya sí que es Pot, cuyo resultado fue nefasto. Las próximas autonómicas le toca el turno a Colau, opinan fuentes podemistas. Los comunes tienen muchas esperanzas puestas en estos comicios. Después del mal sabor de boca que les ha dejado el 26-J al no cumplir sus expectativas, En Comú Podem se centrará en erigirse como la alternativa de izquierdas a CDC, un puesto que deberán disputar a ERC y la CUP. Sin embargo, en la sala de máquinas de Podemos dudan de que la confluencia catalana salga airosa de las elecciones si vuelven a plantearse como un plebiscito.

Mientras, Podemos Catalunya trata de recomponerse. Los inscriptos en el partido elegirán secretario general entre el 22 y el 24 de julio, un puesto al que aspiran ni más ni menos que cinco candidatos. Iglesias observa con distancia estas primarias. Sus relaciones con los candidatos son complejas; no en vano, Iglesias pidió al cabeza de lista de En Comú Podem, Xavier Domènech –hombre de confianza de Colau–, que ejerciera de puente entre el Podemos catalán y el estatal porque no encontraba un interlocutor sólido para domar a su propio partido en Catalunya, pero Domènech no está en condiciones de asumir esa tarea por el momento.-

Barcelona (INCAT-LV por Maite Gutiérrez).-

Los escaños de ERC y CDC vuelve a ser decisivo para formar gobierno en España

27 de Junio, 2016

Noticias de Barcelona

La izquierda no podría gobernar sin el voto de los independentistas y a la derecha le faltaría un escaño para la mayoría absoluta

Barcelona (INCAT-Vilaweb). Los escaños de los dos grupos independentistas catalanes vuelven a ser imprescindibles para formar gobierno en el Estado español, salvo que haya un acuerdo entre PP y PSOE, bien para elegir presidente, bien para abstenerse y dejar gobernar.

La suma de los escaños de la derecha (PP + Ciudadanos) es de 169. La de los de la izquierda española (PSOE + Podemos) es de 156. Como la mayoría absoluta es de 176, cualquier combinación excepto el pacto PP-PSOE reclama los independentistas catalanes, que han vuelto a sumar 17 escaños.

Incluso en el caso de que el PP consiguiera los votos del Partido Nacionalista Vasco, Ciudadanos y Coalición Canaria (175) le faltaría un escaño. Y si el PSOE intentara una coalición con Podemos, PNV e incluso Bildu (163) sólo si se añadieran los independentistas catalanes se podría superar la mayoría absoluta.

Desde Esquerra Republicana sostienen que España es “irreformable”

La victoria de Mariano Rajoy en el Estado español tuvo sus repercusiones en el seno de la formación soberanista. Sus líderes reafirman su compromiso con el camino de la independencia.

Barcelona. (INCAT-EFE).- El líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, aseguró que tanto la victoria de Rajoy como el fracaso del “sorpasso” de Unidos Podemos al PSOE, significa que “el Estado español es irreformable, no quiere cambiar, quiere seguir como ha sido en las últimas décadas, y por el contrario, los resultados en Cataluña no tienen nada que ver”.

También remarcó que “el único cambio posible y real es el que supone una Cataluña independiente y más justa”. Y afianzó su compromiso con la hoja de ruta “que emana del 27S”, al tiempo que tendió una mano a En Comú Podem para que sumen al proceso.

Gabriel Rufián, por su parte, también se dirigió al líder de ECP, Xavier Domènech, pidiéndole que “se sumen al único cambio posible, porque el país que vosotros imagináis ya existe y se llama Cataluña. Sois muy bienvenidos”.

Esquerra Republicana creció de manera considerable este 26J. Si bien en el Congreso de Diputados quedan como antes, sí han subido en el Senado, obteniendo 1 escaño en Barcelona, 3 en Girona, 3 en Lleida y 3 en Tarragona. De esta manera, ERC se consolida como segunda fuerza en Cataluña y como la principal fuerza independentista en el Estado español.

 

En las elecciones generales de España no hay “sorpasso” y el PP se consolida como primera fuerza

Noticias de Barcelona

El partido de Mariano Rajoy obtiene una victoria contundente y el PSOE se mantiene como segunda fuerza. Fracaso de Unidos Podemos y franco retroceso de Ciudadanos

Barcelona. (INCAT-Agencias).- Una de cal y una de arena para las encuestas. La de cal: acertaron con el triunfo del PP. La lista encabezada por Mariano Rajoy se lleva 137 diputados (14 más que el 20D) y se consolida como primera fuerza.

La de arena: el pronosticado “sorpasso” de Unidos Podemos no se produjo y el PSOE continúa como segunda fuerza, obteniendo 85 escaños (5 menos que en la última elección). La lista encabezada por Pablo Iglesias queda como tercera fuerza con 71 diputados, significando un duro golpe para quienes pretendían mucho más en estas elecciones.

Los nuevos partidos fueron los más golpeados. El que más, sin duda, es Ciudadanos, que sigue retrocediendo y en esta oportunidad obtuvo 32 diputados. Su candidato, Albert Rivera, fue el único que se refirió en su discurso a las posibles alianzas que se pueden tejer en las próximas semanas para formar gobierno. El dirigente convocó al PSOE y al PP para lograr un gobierno de consenso, dejando afuera a la coalición de Podemos e Izquierda Unida.

Ahora habrá que esperar a ver qué fisonomía toman las posibles alianzas. Los números del Estado español y los de Cataluña demuestran votaciones antagónicas y asimétricas, que aumentan aún más la brecha existente.

 

En Comú Podem revalida la victoria en Cataluña y ERC consolida la segunda posición

Barcelona (INCAT-Ara). En Comú Podem volvió a ganar las elecciones generales en Cataluña. Con el 99, 39% de los votos escrutados, la candidatura encabezada por Xavier Domènech mantiene los 12 escaños en el Congreso obtenidos el 20-D. En Comú fue la fuerza más votada con el 24,50% de los votos. Sin embargo, perdió más de 86.000 votantes.

ERC consolida la segunda posición con 9 diputados, el mismo resultado que el 20-D, y el 18,23% de los votos. Los republicanos, sin embargo, consiguieron el apoyo de más de 23.000 personas con la repetición electoral.

El PSC cede el tercer puesto a CDC al perder un diputado y quedarse con 7 (16,12%). Los convergentes, que el 20-D se presentó con Reagrupament bajo la denominación de Democràcia i Llibertat, mantienen los 8 diputados que obtuvieron en diciembre, con el 13,96% de los votos, pero pierden más de 88.000 votantes.

El caso Fernández Díaz no pasó factura al PP de Cataluña, que ganó un escaño y se queda con 6 diputados (13,32%); y Ciudadanos se queda con los 5 diputados (10,91%) que obtuvo el 20-D.

En todo el Estado español, se habla de una caída general de 7 puntos con respecto al 20D.

 

Unos 5.519.776 de catalanes están habilitados para votar a las urnas en este 26J.

Unos 5.519.776 de catalanes están habilitados para votar en este 26J. Ya votaron los principales candidatos por Cataluña. Se estima que las previsiones de alto abstencionismo se cumplirán.

26 de junio, 2016.

Barcelona. (INCAT).- Alrededor de las 9h de la mañana (hora catalana) abrían los colegios electorales en toda la región, con una tímida participación de los votantes, que se incrementó cerca de las 13h, en la previa de la comida dominguera.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont,  fue uno de los primeros en acudir a votar y dijo que el voto de los descontentos será fundamental en esta elección. Su compañero de partido, el candidato por Convergència Democrática, Francesc Homs, pidió al pueblo catalán que “conteste a las urnas”, temiendo un abstencionismo que se prevé generalizado en todo el Estado español.

Gabriel Rufián, cabeza de lista de Esquerra Republicana, dijo que “hay partidos que se pierden por incompetencia”, mientras que Meritxell Batet, desde el PSC, aseguró que espera aconseguir un “cambio fundamental” en España.

El candidato de En Comú Podem por Barcelona, Xavier Domènech, también hizo un llamamiento a acercarse a votar para hacer posible “el cambio que todos los catalanes necesitan”.

Más de 36 millones y medio de electores del Estado español pueden votar en esta elección en la que se eligen 350 diputados y 208 senadores. En Cataluña, pueden votar 5.519.776 personas, 3.345 más que en las pasadas elecciones del 20D.

 

Las mesas abren puntuales y la votación transcurre con normalidad. Son las primeras elecciones generales repetidas por segunda vez en toda la historia de la democracia española.

Con más del 70% de todas las mesas escrutadas, a las 14.10h ya había votado el 36,84% del padrón electoral del Estado español, lo que significa un porcentaje similar al de las elecciones del 20D durante el mismo período de tiempo.

En Cataluña, en cambio, se ha notado una disminución en la cantidad de votantes. Según lo informado por el Ministerio del Interior, en la región ya votó el 32% del padrón, un 3% menos que en las últimas elecciones en este mismo período de tiempo. Es la cifra más baja en toda la historia en Cataluña en unas elecciones generales.

Se estima que ambos porcentajes crecerán de manera considerable durante el transcurso de la tarde, momento en el que suelen acercarse los votantes en un mayor número. Hasta las 20h se puede votar para diputados y senadores en todo el Estado español.