Estudian el impacto emocional del COVID 19 en mujeres embarazadas

El estudio, fue liderado por Hernán López Morales, becario doctoral del CONICET con lugar de trabajo en el Instituto de Psicología Básica Aplicada y Tecnología (IPSIBAT, CONICET-UNMDP) y docente de la Facultad de Psicología y de la Escuela Superior de Medicina (UNMdP).

Por Sabrina Aguilera-Departamento de Comunicación CONICET Mar del Plata

Integrantes del IPSIBAT publicaron un artículo titulado “Longitudinal study on prenatal depression and anxiety during the COVID 19 pandemic”, el cual es resultado del estudio sobre el impacto emocional de la pandemia por COVID-19, dirigido por la Dra. Lorena Canet Juric y el Dr. Sebastián Urquijo, ambos también investigadores del IPSIBAT.

El estudio, fue liderado por Hernán López Morales, becario doctoral del CONICET con lugar de trabajo en el Instituto de Psicología Básica Aplicada y Tecnología (IPSIBAT, CONICET-UNMDP) y docente de la Facultad de Psicología y de la Escuela Superior de Medicina (UNMdP). Además de  Licenciado en Psicología, maestrando y doctorando en Neurociencias. El artículo fue publicado recientemente en la Revista internacional Archives of Women’s Mental Health.

También participaron en el estudio Macarena Verónica del Valle y Rosario Gelpi Trudo; ambas becarias del CONICET en el IPSIBAT, María Laura Andrés, investigadora asistente del CONICET; Lorena Canet Juric, investigadora adjunta del CONICET y Sebastián Urquijo, vicedirector del IPSIBAT.

La Revista “Archives of Women’s Mental Health” es la publicación oficial de la Marcé Society, la Sociedad Norteamericana de Obstetras y Ginecólogos Psicosociales (NASPOG por sus siglas en inglés) y la Asociacion Internacional por la Salud Mental de las Mujeres (IAWMH por sus siglas en inglés).

Históricamente, las mujeres embarazadas siempre se han considerado una población de alto riesgo. Las revisiones sistemáticas han informado que los trastornos mentales, como la depresión y la ansiedad, son más prevalentes durante los períodos perinatales, en comparación con los períodos sin embarazo. A su vez, en contextos similares al actual, como por ejemplo la pandemia de gripe porcina y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), el embarazo se asoció con efectos clínicos negativos y una mayor tasa de mortalidad, aumentos significativos en los niveles de ansiedad, depresión y estrés.

El agravamiento por situaciones de estrés generadas por el aislamiento podría pronunciar condiciones de vulnerabilidad preexistentes, principalmente en países de ingresos bajos y medianos debido al mayor riesgo de problemas financieros y socioambientales.

“Durante el estudio de seguimiento longitudinal sobre mujeres gestantes, se ha mostrado un aumento progresivo de indicadores de ansiedad y depresión en los primeros 50 días de confinamiento, al mismo tiempo que se observa una leve disminución de los mismos al cabo de aproximadamente 150 días”, manifiesta Lopéz Morales.

Estos datos son compatibles con lo reportado por estudios precedentes longitudinales de población general que también han subrayado el aumento progresivo de indicadores de depresión y ansiedad. Sin embargo, al comparar mujeres embarazadas y no embarazadas, las primeras presentaron un incremento más pronunciado de síntomas de depresión y ansiedad a lo largo del tiempo y la disminución luego fue menos acentuada.

El becario explica que “nuestro estudio reporta que, a medida el confinamiento se sostiene en el tiempo, también lo hacen los indicadores de depresión y ansiedad”. Y así lo demuestras las cifras: en el caso particular de las mujeres embarazadas, al cabo de los primeros 50 días de confinamiento se observa un 32.7 por ciento de indicadores de depresión prenatal moderada y severa, los cuales descienden a 29.6 por ciento al cabo de 150 días. Estos números están por encima de la prevalencia para países en desarrollo (19 – 25%) y aún más elevados que lo reportado para países desarrollados (7 – 15%).

Los resultados demostraron que los niveles de ansiedad aumentan con el tiempo en mujeres embarazadas y no embarazadas. Sin embargo, para las mujeres embarazadas el aumento fue más pronunciado, alcanzando valores significativamente más altos que los reportados para las mujeres no embarazadas.

El período perinatal en sí mismo puede conducir a complicaciones emocionales como angustia, miedo o ansiedad, pero parece que las condiciones pandémicas del COVID-19 probablemente produzcan angustia perinatal adicional. “Es posible que, con el tiempo, las personas se adapten lentamente a las nuevas condiciones de vida, reduciendo la angustia percibida, aunque todavía esto no está claro”, agrega López Morales.

Por lo tanto, las características contextuales de estar embarazada podrían ser un factor de riesgo extra para el desarrollo de sintomatología psicopatológica. Al riesgo habitual de desarrollar depresión o ansiedad prenatal se le suma un conjunto de variables contextuales por la pandemia por COVID-19 que genera una mayor vulnerabilidad al desarrollo de psicopatología.

De esta manera, el estudio concluye que la particular vulnerabilidad de las mujeres embarazadas y los potenciales efectos negativos asociados, tanto en ellas como en su descendencia, subrayan la importancia de las políticas de salud perinatal orientadas a la prevención y tratamiento de posibles consecuencias futuras.

La Provincia dispone vacunación libre para mayores de 50 años y embarazadas

Lo anunció el gobernador Axel Kicillof en un acto desde el municipio de Tandil.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof anunció que a partir de mañana todos los y las bonaerenses mayores de 50 años y las personas embarazadas que aún no haya recibido la primera dosis contra el covid-19 podrán acceder a vacunación libre en cualquiera de las postas de los 135 municipios, presentando DNI que acredite domicilio en la Provincia y documentación que acredite el embarazo de corresponder.

Además Kicillof anunció que “vamos a profundizar los testeos asintomáticos en 400 centros de toda la Provincia”, y explicó que quien desee testearse de manera asintomática puede acercase a cualquiera de los puntos publicados en https://portal-coronavirus.gba.gob.ar/puntos-de-testeo-covid-19.

En ese maco, Kicillof detalló que “la provincia de Buenos Aires va a seguir cumpliendo el decreto nacional con su sistema de fases respecto de las medidas de cuidado, y fundamentalmente vamos a seguir avanzando con el plan de vacunación”.

“Abordamos esta pandemia con un Estado presente y un gobierno protector para acompañar a todos los y las bonaerenses”, concluyó el Gobernador.

Niños y embarazadas, entre los grupos más vulnerables a las intoxicaciones con monóxido de carbono

Según estadísticas del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, a través del Boletín Integrado de Vigilancia en Salud, en 2017 se reportaron 976 casos de personas intoxicadas con monóxido de carbono (CO), de los cuales 200 fallecieron.

Las intoxicaciones por monóxido de carbono (CO) son una preocupación para la salud pública por su elevado nivel de secuelas y mortalidad. Se estima que cada año fallecen 4,3 millones de personas en el mundo por contaminación del aire en los hogares, siendo el CO uno de los principales contaminantes del aire interior.

 

En Argentina, según las estadísticas del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, a través del Boletín Integrado de Vigilancia en Salud, durante el año 2017 se reportaron 976 de personas intoxicadas con monóxido de carbono (CO), de las cuales 200 fallecieron. No obstante, dada la inespecificidad de algunos de los síntomas, se estima que existe un importante subdiagnóstico y una subnotificación de los casos.

 

Desde la Sociedad Argentina de Pediatría afirmaron que niños y las embarazadas, además de los adultos mayores y todas aquellas personas con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, constituyen las poblaciones más vulnerables a los efectos de las intoxicaciones con monóxido de carbono e instan a extremar los cuidados, ya que durante los meses de frío suele producirse la mayor cantidad de casos, por mal funcionamiento de los artefactos que producen monóxido de carbono asociado a la falta de ventilación de los ambientes a causa de las bajas temperaturas.

 

“El monóxido de carbono es un gas incoloro, que no tiene olor, no irrita y que se dispersa fácilmente en el aire; estas características hacen que la intoxicación no sea percibida por la persona expuesta, por eso se lo llama ‘el asesino silencioso’. En nuestro país, las fuentes más frecuentes de producción de CO son las estufas y los calefones, también los braseros a carbón o leña, las salamandras, las hornallas de la cocina, faroles y lámparas a gas (como las utilizadas en los campamentos), aunque también pueden ser fuentes productoras de CO aquellas máquinas pequeñas a combustible como los grupos electrógenos, cortadoras de césped, pulidoras de piso o lavadoras a presión, gases del caño de escape de vehículos, incendios, generadores eléctricos a gasolina y removedores de pintura”, ejemplificó la Dra. Marisa Gaioli, médica pediatra, Prosecretaria de la Comisión de Salud Infantil y Ambiente de la Sociedad Argentina de Pediatría.

 

Entre todas las poblaciones vulnerables se destaca el caso de las embarazadas, ya que además del peligro que implica la intoxicación para ellas mismas, el riesgo es todavía mucho mayor para el feto, debido, entre otras circunstancias fisiológicas, a que expuestos a la misma fuente y concentración de monóxido de carbono, la concentración de CO hallada en sangre es entre 10 y 15 veces mayor en el feto que en la madre. Además, el tiempo de desintoxicación que necesita el feto es mucho mayor: la vida media de CO en sangre es aproximadamente 5 veces más prolongada que la materna.

 

Los adultos mayores, aquellos con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como las personas con anemia marcada, son más vulnerables a la exposición porque presentan bajas cantidades de oxígeno disponible en las células (hipoxia) y menor volumen de oxígeno en los tejidos.

 

En opinión de la Dra. Elda Cargnel, médica pediatra, toxicóloga, miembro de la Comisión de Salud Infantil y Ambiente de la SAP, “dentro de la población infantil, los lactantes son muy vulnerables a la exposición al CO por presentar una tasa de ventilación 3 veces mayor que los adultos, tasa que se mantiene al doble en los menores de 6 años. Esto hace que el volumen de aire contaminado inspirado por los niños sea mucho mayor que el que incorporan los adultos”.

 

En cuanto a los síntomas que podrán estar indicando una intoxicación con CO, si bien son variables, en casos leves suelen presentarse cefaleas, náuseas, vómitos, mareos y debilidad; y en los casos más graves aparecen inestabilidad, confusión, visión borrosa, dolor precordial, convulsiones y síncope (desmayo), pudiendo llegar a un desenlace fatal.

 

“Si la persona sobrevive a un cuadro grave, pueden quedarle secuelas invalidantes que van desde un síndrome de enclaustramiento, hasta parkinsonismo, trastornos psiquiátricos, ceguera, sordera, trastornos cognitivos graves y trastornos en la marcha”, advirtió la Dra. Gaioli.

 

“Otro de los problemas que enfrentamos es que la intoxicación por monóxido de carbono suele subdiagnosticarse por desconocimiento de las fuentes productoras de CO y de las características del gas, porque generalmente se asume erróneamente que una ventilación es adecuada cuando en realidad no lo es, o porque no se consideran los criterios epidemiológicos, como que en época invernal suelen producirse mayor cantidad de casos. Por otra lado, la clínica es inespecífica y existen diversos diagnósticos diferenciales, incluso puede haber una inadecuada interpretación de los exámenes complementarios. Particularmente, puede llegar a ser confundida con cuadros de intoxicaciones alimentarias, seudogripales, crisis de migraña, epilepsia, síncope vaso-vagal, otros eventos sin explicación médica, infarto de miocardio y muerte súbita”, subrayó la Dra. Cargnel.

 

Los cuadros de intoxicaciones por CO suelen ser atendidos, además del personal de guardia, por especialistas en toxicología, neurología, cardiología, terapia intensiva (si se requiere) y, eventualmente, oftalmología, diagnóstico por imágenes y salud mental.

 

En caso de sospecha de intoxicación por monóxido de carbono

 

ü  Abrir las puertas y ventanas del ambiente

ü  No permanecer dentro de la casa y retirar afuera aquellas personas que no puedan desplazarse por sus propios medios.

ü  Llamar al servicio de emergencias o acudir al centro de salud más cercano.

Recomendaciones

  •         Con los artefactos encendidos, asegurarse de que el ambiente se encuentre ventilado.
  •         Abrir al menos 2 veces al día durante 30 minutos las puertas y ventanas de la vivienda.
  •         Las instalaciones a gas deben ser realizadas por gasistas matriculados.
  •         Una vez al año, se deben controlar los artefactos a gas y verificar que la ventilación no se encuentre obstruida (chimeneas y tubos de ventilación).
  •         Prestar atención al color de la llama de los artefactos: la misma debe ser azul, si es naranja o colorada el artefacto no está funcionando correctamente y está generando CO.
  •         No usar el horno ni las hornallas para calefaccionar el ambiente, ya que consumen mayor cantidad de oxígeno.
  •         No dormir con braseros o calentadores a leña o carbón encendidos.
  •         Realizar el encendido y apagado de los braseros fuera de la habitación, ya que pueden quedar brasas mal apagadas (rescoldo) y eso genera mala combustión.
  •         No instalar calefones o termotanques a gas en el baño.
  •         No dejar el auto con el motor encendido en el garaje sin que éste esté ventilado.
  •         Revisar el sistema de escape del auto para verificar que no existan fisuras, y el piso y el baúl para detectar huecos por donde puedan pasar los gases.
  •         Nunca encienda un grupo electrógeno en el interior de la casa: el artefacto en funcionamiento siempre debe estar afuera.
  •         Antes de encender los artefactos a gas en una vivienda que permaneció deshabitada por un tiempo (casas de vacaciones), asegurarse que estos funcionen correctamente evaluados por un gasista matriculado.
  •         Pueden instalarse detectores de monóxido de carbono en las casas.

Vacunación antigripal: el municipio lleva aplicadas más de 43 mil dosis

La campaña que impulsa la Secretaría de Salud lleva diez semanas. Casi un 40 por ciento de las embarazadas ya se vacunaron.

La Municipalidad de General Pueyrredon, a través de la Secretaría de Salud, informó que en 10 semanas se superaron las 43.000 dosis aplicadas en la campaña de vacunación antigripal.

En este marco, la directora de Salud Patricia Fortina, destacó que “la campaña de vacunación antigripal viene muy bien, estamos en las 43.000 dosis aplicadas, y casi un 40% en embarazadas que es lo que mas nos cuesta. La campaña se viene desarrollando normalmente, en las 10 semanas que lleva la campaña tenemos muy buenos numeros, cumpliendo el pedido por supuesto del Intendente y del Secretario de Salud para salir a trabajar en el terreno porque la prevención es fundamental”.

Seguidamente, Fortina agregó que “el grupo de embarazadas siempre comenzaba con un 30% y el año pasado llegamos a un 67%, es un grupo que nos da trabajo pero insistiendo y a medida que avanza el tiempo vamos mejorando el promedio”.

Para finalizar, la funcionaria explicó que “la campaña de vacunación se hace en todos los centros de salud, en el programa el estado en tu barrio, tenemos mas de 30 salidas a terreno en lo que va a 2018 y con eso mejoramos la cobertura de vacunación porque la acercamos a todos”, concluyó.

Nuevo obispo presidirá misa con bendición de embarazadas

Festejarán a San Ramón nonato, patrono de las embarazadas y las que quieren serlo.

El jueves 31 de agosto, la comunidad de la Parroquia San Carlos invita a todas las mamás embarazadas a celebrar la festividad de San Ramón Nonato. La misa será a las 18, presidida este año por el nuevo Obispo de Mar del Plata monseñor Gabriel Mestre y habrá bendición especial para las que van a ser mamás, aquellas que desean serlo, bendición de parteras, obstetras y también se entregarán escarpines. Asimismo en esta misa se presentarán y bendecirán a los bebés y niños más pequeños.

“El 31 de agosto, es el día que la Iglesia celebra la fiesta de San Ramón Nonato que justamente es patrono de las embarazadas, de las mujeres con dificultad para concebir un hijo y de los niños. En la misa se hace la bendición de embarazadas, se da a los escarpines a futuras mamás y se presentan los niños que nacieron en este último tiempo”, detalló el párroco de San Carlos.

“Muchos vienen a pedirle con fe y devoción a San Ramón. Así uno descubre las gracias recibidas en la gente, a través de sus testimonios: ‘padre vengo a agradecerle a San ramón porque yo no podía quedar embarazada vine dos o tres veces y acá estoy esperando a mi hijo’. San Ramón, es un santo que ciertamente hace muchos milagros. Pero los milagros necesitan de las personas, fe. Y eso se ve en las personas que se acercan con devoción. Hay muchas historias muy lindas y conmovedoras” resaltó el padre Ariel Sueiro.

La misa de San Ramón Nonato tendrá lugar en el templo de la Parroquia San Carlos ubicado en Juan B. Justo 2098 (esquina Buenos Aires). Más información al teléfono 4822466 o por mail a sancarlos@iglesiamdp.org.ar