El 26 de junio pasado volvió a ser bajísima la participación de los catalanes en el exterior

Noticias de Cataluña

La FIEC informó que sólo el 7,5% de los electores no residentes en Cataluña pudo votar – Las cifras dieron como ganador a En Común Podemos, seguido por ERC, PP, PSC, CDC y PACMA

 La coalición En Común Podemos ha sido la fuerza política más votada entre los catalanes del exterior a las elecciones generales del pasado 26 de junio con 4.350 votos (28,1%) seguida por ERC (19,2% con 2.965 votos), ciudadanos (13,4% con 2.067 votos), PP (13,0% con 2.006 votos), PSC (11,9% con 1.838 votos), CDC (11,8% con 1.825 votos) y PACMA (1,5 % con 236 votos).

Así lo hizo saber en un comunicado la Federación Internacional de Entidades Catalanas (FIEC), destacando la grave circunstancia de que únicamente 15.479 de los 206.317 inscriptos en el CERA (Censo Electoral de Residentes Ausentes) consiguieron votar. Esto representa apenas un 7,5%, lo que mantiene muy baja la participación de los catalanes del exterior en las elecciones, tanto las del Parlamento de Cataluña del 27-S en 2015 como las que eligen representantes a las Cortes de Madrid.

El informe destaca también que esos 15.479 votantes constituyen un lamentable porcentaje del 7,5% sobre el total del censo o lo que es lo mismo que el 92,5% de los electores catalanes en el exterior no han podido votar en estas elecciones. Luego, el pormenorizado trabajo destaca que los electores catalanes que lograron inscribirse como votantes temporales al ERTA (Españoles Residentes Temporalmente Ausentes) fueron únicamente 1.287 (50% menos que en 2012).

Las cifras

Unidos Podemos fue la fuerza más votada entre los electores españoles en el exterior, con el 30,2% de los votos (36.193) seguidos por el PP con el 28,6% (34.275), el PSOE con el 28,6% (19.916); y Ciudadanos con el 15,1% (18.134 votos). Los resultados son muy similares a los del 20-D.

Dado que Cataluña no dispone de una ley electoral propia, no cuenta con una junta electoral central propia que tenga la obligación de agregar y centralizar los datos por países de procedencia del voto. Esto hace que los datos electorales exteriores para Cataluña deban ser agregados y producidos por asociaciones interesadas. La previsible consecuencia de una participación entre el 15 y el 30% de los electores exteriores, como antes de la implantación del voto rogado, habría sido la alteración de la distribución de escaños en varias circunscripciones.

Agrega la FIEC que “el problema estructural es la LOREG (Ley Orgánica de Régimen Electoral General) y su artículo 75 con la implantación del voto rogado y sus plazos cortos y absurdos, lo que no permitirá nunca una participación satisfactoria. Es de esperar que el nuevo Congreso de Diputados, si algún día llega a trabajar como tal, proceda, como así lo han incluido casi todos los partidos políticos en sus programas, a la reforma de la LOREG y la abolición del voto rogado”.

Finalmente, la entidad recuerda que “en Cataluña seguimos con interés las propuestas de instauración de un sistema de voto electrónico, aún aceptando que se necesitarán muchas campañas previas para que los electores exteriores lo puedan utilizar algún día de manera efectiva”.-

Barcelona. (INCAT).-