Se intensifica desde hoy el regreso a la presencialidad en las escuelas

En la provincia de Buenos Aires, la Dirección General de Escuelas y Educación confirmó que desde hoy entran en vigencia las nuevas medidas para ampliar la presencialidad en las clases.

Las escuelas intensificarán desde hoy el regreso a la presencialidad en las aulas para lo cual aplicarán un sistema de «retorno cuidado» y progresivo, con burbujas, distanciamiento social, ventilación, uso de barbijo e higiene de manos junto al monitoreo constante de la situación epidemiológica del coronavirus en cada distrito.

El Consejo Federal de Educación aprobó una propuesta para regresar a la «presencialidad plena» en las escuelas desde hoy en forma progresiva de acuerdo con lo que disponga cada provincia, en un esquema con protocolos que incluye una distancia de 1,5 metros a 90 centímetros en las aulas, el uso obligatorio de barbijos y ventilación cruzada.

En la provincia de Buenos Aires, la Dirección General de Escuelas y Educación confirmó que desde hoy entran en vigencia las nuevas medidas para ampliar la presencialidad en las clases y remarcó que cada semana se realizará un testeo muestral con un procedimiento no invasivo y de resultado inmediato para el que se requerirá el previo consentimiento informado de los adultos responsables de cada estudiante.

La directora de Escuelas, Agustina Vila, dijo que «la mejora en los indicadores epidemiológicos junto al avance en la campaña de vacunación nos permiten aplicar en forma responsable nuevas instancias que continúen fortaleciendo la presencia cuidada en las aulas y garantizando el derecho social a la Educación y a la Salud».

En consonancia con los avances científicos y las recomendaciones internacionales, el distanciamiento social de referencia dentro del aula pasará de 1,5 metros a 90 centímetros.

En los casos excepcionales donde no se pueda cumplir con la distancia de referencia se procurará mantener siempre la máxima distancia posible entre estudiantes debiendo respetarse en todos los casos un aforo de 1 metro cuadrado por persona y se reforzarán las medidas de cuidado a partir de una estrategia de vigilancia epidemiológica activa en las escuelas para la detección de casos asintomáticos que comprenderá tanto a trabajadoras y trabajadores de la educación como a estudiantes.

De esta forma, cada semana se realizará en esos establecimientos educativos un testeo muestral con un procedimiento no invasivo y de resultado inmediato para el que se requerirá el previo consentimiento informado de las personas adultas responsables de cada estudiante.

Por otra parte, esos establecimientos educativos deberán mantener la adecuada ventilación de las aulas, para lo cual será fundamental el uso de medidores de dióxido de carbono.

También contarán con fondos disponibles para adquirir tapabocas con la composición de capas y el ajuste adecuado, posibilitando una mayor protección a las y los estudiantes que lo requieran.

¿Fin a las burbujas? Regirán medidas para ampliar la presencialidad en escuelas bonaerenses

Entrarán en vigencia a partir del 1º de septiembre. Lo definió la Dirección General de Cultura y Educación, tras el acuerdo alcanzado en el Consejo Federal de Educación. Se fundamenta en el descenso sostenido de casos producto del cumplimiento de las medidas de cuidado y en el gran avance de la campaña de vacunación.

En consonancia con los acuerdos alcanzados por las jurisdicciones en la 109° Asamblea del Consejo Federal de Educación y contenidos en la Resolución 400/2021 de dicho organismo, la provincia de Buenos Aires da inicio a una nueva etapa de la presencialidad cuidada en todas sus instituciones educativas a partir del 1º de septiembre.

Con el objetivo de avanzar hacia la presencialidad cuidada plena del conjunto de estudiantes de cada curso durante su jornada habitual, se actualizan las medidas de cuidado relativas al distanciamiento social de referencia dentro del aula.

En consonancia con los avances científicos y las recomendaciones internacionales, el distanciamiento social de referencia dentro del aula pasará de 1,5 metros a 90 centímetros.

En los casos excepcionales donde no se pueda cumplir con la distancia de referencia se procurará mantener siempre la máxima distancia posible entre estudiantes debiendo respetarse en todos los casos un aforo de 1 metro cuadrado por persona y se reforzarán las medidas de cuidado a partir de una estrategia de vigilancia epidemiológica activa en las escuelas para la detección de casos asintomáticos que comprenderá tanto a trabajadoras y trabajadores de la educación como a estudiantes.

De esta forma, cada semana se realizará en esos establecimientos educativos un testeo muestral con un procedimiento no invasivo y de resultado inmediato para el que se requerirá el previo consentimiento informado de las personas adultas responsables de cada estudiante.

Por otra parte, esos establecimientos educativos deberán mantener la adecuada ventilación de las aulas, para lo cual será fundamental el uso de medidores de dióxido de carbono. También contarán con fondos disponibles para adquirir tapabocas con la composición de capas y el ajuste adecuado, posibilitando una mayor protección a las y los estudiantes que lo requieran.

Sobre el inicio de esta nueva etapa de presencialidad cuidada, la titular de la cartera educativa de la provincia, Agustina Vila, afirmó: “El conjunto del sistema educativo bonaerense y, en especial, quienes cotidianamente habitan las instituciones educativas, demuestran cada día un enorme compromiso con el cumplimiento de las pautas de cuidado contribuyendo para que las escuelas sean un lugar seguro para la mitigación de riesgos”.

«La mejora en los indicadores epidemiológicos junto al avance en la campaña de vacunación nos permiten aplicar en forma responsable nuevas instancias que continúen fortaleciendo la presencia cuidada en las aulas y garantizando el derecho social a la Educación y a la Salud”, finalizó.

En todas las escuelas bonaerenses se mantienen las medidas establecidas por el Plan Jurisdiccional para el regreso seguro a las clases presenciales.

De esta manera, continúa siendo obligatorio el uso de tapaboca por parte de la comunidad educativa durante toda la jornada, la ventilación adecuada permanente de las aulas y espacios comunes, la distancia mínima de dos metros con las y los docentes, la higiene personal y la limpieza y desinfección de los espacios físicos, el ingreso y egreso escalonado y la distancia de dos metros entre los diferentes grupos de estudiantes en los espacios comunes. La actualización del distanciamiento social de referencia dentro del aula tendrá vigencia siempre que se mantenga la situación epidemiológica actual.

Además, las 13.700 escuelas de gestión estatal continuarán utilizando los medidores de dióxido de carbono para mantener una adecuada ventilación de los ambientes en la escuela, mitigando el riesgo de contagio.

Cabe recordar que esta actualización de las medidas de cuidado, definidas conjuntamente entre las carteras de Educación y Salud de la Nación y de las provincias con el asesoramiento continuo de expertos, se desarrolló a partir de la actual situación epidemiológica alcanzada, con un descenso sostenido durante más de tres meses de la cantidad semanal de casos positivos y la intensificación de la campaña de vacunación, que ha alcanzado una cobertura del 90% de la población mayor de 18 años vacunada con al menos una dosis y del 40% con el esquema de vacunación completo.

Aprueban propuesta para la «presencialidad plena» en las escuelas desde el 1 de septiembre

Así lo informó el ministro de Educación, Nicolás Trotta, después de la reunión del organismo en la que se analizaron y validaron los cambios en el protocolo de asistencia a clases en los niveles primario y secundario de todo el país.

El Consejo Federal de Educación (CFE) aprobó hoy una propuesta para regresar a la «presencialidad plena» en las escuelas a partir del próximo 1 de septiembre, en un esquema con protocolos que incluye una distancia de 0,90 centímetros en las aulas, la utilización obligatoria de barbijos, ventilación cruzada y otras medidas de cuidado.

Así lo informó el ministro de Educación, Nicolás Trotta, después de la reunión del organismo en la que se analizaron y validaron los cambios en el protocolo de asistencia a clases en los niveles primario y secundario de todo el país.

La propuesta, que fue aprobada por la mayoría del CFE, deberá «ser aplicada con carácter de ley» en las 24 jurisdicciones del país, incluidas Mendoza y Ciudad de Buenos Aires, que no acompañaron la votación.

«Hemos tenido una reunión en la que hemos aprobado por mayoría, con el acompañamiento de 22 de las 24 jurisdicciones, los protocolos que permiten intensificar la presencialidad en el sistema educativo», indicó Trotta tras la reunión del CFE en el Palacio Sarmiento.

«La pandemia no ha sido superada pero podemos dar este paso», declaró, al advertir que pueden observarse «mejoras» en materia sanitaria.

El titular de la cartera educativa detalló los tres puntos principales del regreso a la presencialidad a las aulas a partir del próximo 1 de septiembre, como el de garantizar «90 centímetros de distanciamiento» que, de «manera excepcional, se puede disminuir a mínimo de medio metro».

Esa disposición deberá ser «compensada» con los «testeos» y el «uso de medidores de dióxido de carbono», además de la ventilación cruzada.

Trotta también confirmó que el Estado nacional «acompañará con financiamiento» a las distintas jurisdicciones con los «medidores de dióxido de carbono, kits de testeos y barbijos», y que en algunos casos se implementará el uso de doble tapabocas o triple protección.

Trotta señaló que «cada una de las jurisdicciones va a poder determinar la progresividad» de las medidas aprobadas por el CFE y explicó que la decisión tomada por mayoría de la asamblea del organismo deberá «ser aplicada como ley» en las 24 jurisdicciones pese a que la provincia de Mendoza y la Ciudad de Buenos Aires no acompañaron la decisión.

«Pedimos a Horacio Rodriguez Larreta y a Rodolfo Suarez que cumplan la norma», dijo Trotta en referencia a los gobernadores de la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza, respectivamente, al señalar que se trata de medidas que van a «cuidar a toda la comunidad educativa».

Estas pautas para el regreso a la presencialidad total habían sido definidas el miércoles último por la cartera educativa y sus asesores.

Los cambios que fueron propuestos al CFE responden a la mejora de los indicadores epidemiológicos, junto al avance en el proceso de vacunación y al aumento de las temperaturas en el territorio argentino.

Este contexto habilitó la posibilidad de nuevas instancias que avanzan y «fortalecen la presencia en las aulas», había informado el Ministerio de Educación.

La propuesta definida contempla tres escenarios posibles y refiere a condiciones mínimas, sobre las cuales cada jurisdicción podrá adicionar otras medidas que considere convenientes:

– Condición óptima: En el caso de que las escuelas puedan asegurar la presencialidad completa manteniendo una distanciamiento físico de 1.5 metos entre estudiantes, sin dejar de ventilar, asegurar el uso de mascarillas y la higiene de manos.

– Condición admisible: En el caso de que no sea posible asegurar el distanciamiento de 1.5 metros para una presencialidad plena, se tomará una distancia física de 0.90 metros entre estudiantes en las aulas, manteniendo el requerimiento de 2 metros en los espacios comunes y con el cuerpo docente.

– Excepciones: Solo en el caso de que no sea posible mantener un distanciamiento físico de 0.90 metros entre estudiantes, se podrá mantener una distancia menor; y las excepciones podrán aplicarse en contextos de bajo riesgo epidemiológico y con adecuada cobertura de vacunación.

El CFE agrupa a todos los ministros de Educación de todas las provincias y de la Ciudad de Buenos Aires.

La propuesta del Ministerio de Educación llegó luego de las diferentes reuniones con la Sociedad Argentina de Pediatría, Unicef y Organización Mundial para la Salud, entre otras. (Telam)

El Consejo Federal de Educación define cambios en protocolo para «intensificar» clases presenciales

A menos de un mes de la llegada de la primavera y de los días más cálidos, Trotta adelantó que «la idea es que, a partir del miércoles 1 de septiembre, todos los alumnos y alumnas -del nivel primario y secundario- vayan a la escuela todos los días, todas las semanas».

El Consejo Federal de Educación se reunirá hoy para analizar y validar los cambios en el protocolo de la asistencia a clases en los niveles primario y secundario en todo el país, que fueron definidos por el Ministerio y sus asesores, para «intensificar la presencialidad a partir del 1 de septiembre», según adelantó el ministro de Educación Nicolás Trotta.

El Consejo, que agrupa a todos los ministros de Educación de las provincias y la ciudad de Buenos Aires, se reunirá a partir de las 15, encabezado por Trotta, quien previamente participará de la presentación de un informe sobre relevamiento y fortalecimiento de políticas socioeducativas en la post pandemia, según la agenda oficial.

Ayer, Trotta se reunió con el Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales, y se definió la propuesta con las modificaciones de los protocolos sanitarios para aumentar la presencialidad en las escuelas.

«Terminamos de consensuar los cambios en el protocolo» porque «para nosotros es importante siempre el regreso seguro a las aulas. Escuchamos a representantes de la Sociedad Argentina de Pediatría, la Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud, Unicef y el Ministerio de Salud nacional», indicó el funcionario tras la reunión.

A menos de un mes de la llegada de la primavera y de los días más cálidos, Trotta adelantó que «la idea es que, a partir del miércoles 1 de septiembre, todos los alumnos y alumnas -del nivel primario y secundario- vayan a la escuela todos los días, todas las semanas».

Estos cambios propuestos responden a la mejora de los indicadores epidemiológicos junto al avance en el proceso de vacunación y el aumento de las temperaturas en el territorio argentino, lo cual ofrece una posibilidad de dar paso a nuevas instancias que continúen fortaleciendo la presencia en las aulas, informó en un comunicado la cartera educativa.

La propuesta definida contempla tres escenarios posibles y refiere a condiciones mínimas, sobre las cuales cada jurisdicción podrá adicionar otras medidas que considere convenientes:

– Condición óptima: En el caso de que las escuelas puedan asegurar la presencialidad completa manteniendo una distanciamiento físico de 1.5 m entre estudiantes, sin dejar de ventilar, asegurar el uso de mascarillas y la higiene de manos. Para mantener esta distancia es necesario aprovechar al máximo el mobiliario escolar en toda su extensión.

– Condición admisible: En el caso de que no sea posible asegurar el distanciamiento de 1.5 m para una presencialidad plena, se tomará una distancia física de 0.90 m entre estudiantes en las aulas, manteniendo el requerimiento de 2 m en los espacios comunes y con el cuerpo docente.

En este caso, aumenta el requisito de ventilación, no solamente manteniendo abiertas ventanas y puertas sino incrementando el tiempo de ventilación entre clases.

– Excepciones: Solo en el caso de que no sea posible mantener un distanciamiento físico de 0.90 m entre estudiantes, se podrá mantener una distancia menor; y las excepciones podrán aplicarse en contextos de bajo riesgo epidemiológico y con adecuada cobertura de vacunación en la población general.

No obstante, estas excepciones deberán ser acompañadas de las siguientes medidas obligatorias: mantener e incrementar el resto de las medidas implementadas; la distancia entre estudiantes y docentes, así como entre docentes, se deberá mantener en 2 m; el distanciamiento en zonas de uso común, incluyendo comedores, no podrá ser menos a los 2 m y agregar estrategias preventivas adicionales. (Telam)

Trotta analizó con Kicillof intensificar la presencialidad en las escuelas bonaerenses

La reunión se hizo con el objetivo de poner en común la propuesta del Gobierno nacional y las sugerencias de la provincia de Buenos Aires y otras jurisdicciones, en el marco de la elaboración de una propuesta para aumentar la presencialidad en las aulas, manteniendo las medidas de cuidado e higiene y considerando la posibilidad de una reducción prudente de la distancia admisible entre alumnos.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, analizó con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, intensificar la presencialidad en las escuelas bonaerenses y estudia, en ese sentido, la elaboración de una propuesta integral a partir de iniciativas de esa y otras jurisdicciones, que será presentada el jueves ante el Consejo Federal de Educación para su validación y aprobación.

En el encuentro también estuvieron la secretaria de Educación, Marisa Díaz, el director ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), Diego Golombek, y la ministra de Educación bonaerense, Agustina Vila, informó la cartera educativa nacional en un comunicado.

La reunión se hizo con el objetivo de poner en común la propuesta del Gobierno nacional y las sugerencias de la provincia de Buenos Aires y otras jurisdicciones, en el marco de la elaboración de una propuesta para aumentar la presencialidad en las aulas, manteniendo las medidas de cuidado e higiene y considerando la posibilidad de una reducción prudente de la distancia admisible entre alumnos, reportó el informe de prensa.

El Ministerio señaló que a partir de la iniciativa presentada por el gobernador y las que está recibiendo la cartera educativa nacional por parte de las jurisdicciones, será elaborada una propuesta integral, luego de una reunión con el Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales.

Esa propuesta será presentada el jueves próximo ante el Consejo Federal de Educación, para su validación y aprobación.

El Ministerio sostuvo que la mejora en los indicadores epidemiológicos por coronavirus, junto al avance en el proceso de vacunación y el aumento de las temperaturas en todo el territorio, abre una ventana de oportunidad para la elaboración de nuevas instancias que continúen fortaleciendo la presencia en las aulas.

Ayer, Trotta y su gabinete mantuvieron una reunión con los especialistas en salud, epidemiología, higiene y seguridad e infraestructura escolar del Consejo Asesor para el Regreso a las Clases Presenciales, en el que evaluaron la posibilidad de continuar intensificando la presencialidad dada la mejora que están mostrando los indicadores sanitarios. (Telam)