Ola plástica en el Club Náutico

Así como está ocurriendo en las principales ciudades del mundo, Mar del Plata tiene su “Ola Plástica”, para dar un claro mensaje concientizador, en lo que refiere al cuidado del medio ambiente.

Así como está  ocurriendo en las principales ciudades del mundo, Mar del Plata tiene su “Ola Plástica”, para dar un claro mensaje concientizador, en lo que refiere al cuidado del medio ambiente.

La iniciativa partió de la Escuela de Orientación Deportiva que funciona en época estival en el Club Náutico, pero rápidamente tuvo su apoyo en los distintos sectores del club tricolor y fueron muchos los que se sumaron a este proyecto institucional.

La idea surgió ya que muchos de los socios pasan muchas horas al día, especialmente los fines de semana, en esas instalaciones, disfrutando de deportes, muchos de ellos de cara al mar. Precisamente, el amor y el respeto a los océanos, fue determinante en esta acción que tiende a replantearse algunos malos hábitos, tratando de arribar a una vida más amigable con el medio ambiente

El desafío, es reducir el consumo de plásticos descartables y generar conciencia sobre la contaminación de mares y océanos.  Para lograrlo, socios y amigos, trabajaron para darle forma a esta gran ola plástica y poner en evidencia esta problemática. Además del impacto visual, el tema se debate con los niños en las escuelas deportivas de los distintos deportes que posee el Náutico  y en la Escuela de Orientación Deportiva.

Ocho millones de toneladas de plásticos terminan en los mares  y océanos anualmente. Las botellas plásticas, tardan mas de 500 años en descomponerse. Existen cinco   islas de basura formadas en su gran mayoría por microplásticos : dos en el Atlántico, dos en el Pacifico y una en el Índico.

Ecología y Medioambiente. ¿Qué proponen Scioli, Macri y Massa?

Los candidatos no suelen hablar de Ecología y Medioambiente, pero es indispensable que este tema se trate con seriedad y profundidad, ya que es responsabilidad de todos cuidar “la casa común”, tal como llama a la madre tierra el Papa Francisco.

Desde la Fundación Argentina Sustentable, tienen como objetivo promover la necesidad de prácticas sustentables a través del desarrollo de programas de comunicación y educación sobre el tema.

El derrame de cianuro en San Juan, las severas inundaciones y los extremos fenómenos climáticos de los últimos años, ponen en evidencia que el cuidado del medioambiente es un tema central. ¿Qué proponen en esta materia los tres candidatos presidenciales con más posibilidades de sentarse en el Sillón de Rivadavia?

Sergio Massa, cuya referente en el tema es Sergio Federovisky, periodista ambiental, apuesta a la concientización y propone la incorporación de la materia Ecología para todos los niveles del sistema educativo. Además, el líder del Frente Renovador hace un fuerte hincapié en la cuestión de las energías renovables: sostiene que con un fondo específico destinado a financiar energía eólica y solar es posible llegar a 2025 con un %20 de energías alternativas en la matriz energética nacional.

Juan Carlos Villalonga, ambientalista y referente de Macri, señala la importancia de la reducción progresiva de rellenos sanitarios, la reducción de generación de residuos y del aumento del reciclado. También defiende la política hídrica de la Ciudad y considera la necesidad de expandir el fomento intensivo del uso de bicicletas a todas las ciudades del país.

Daniel Scioli apunta a la elevación de la Secretaría de Medio Ambiente a Ministerio, como ya lo hizo en la PBA con la creación del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible. En materia energética el gran objetivo es la soberanía nacional. Siendo su postura frente a la polémica del fracking abordar el tema técnicamente y generando que participen todos los implicados para garantizar la compatibilidad entre desarrollo, progreso económico y sustentabilidad. La misma postura rige frente a la minería y a las diversas actividades productivas que tengan consecuencias ambientales.

Los drones al servicio de la ecología

Fuente: DonWeb

Un ex ingeniero de la Agencia Espacial estadounidense quiere utilizar aviones no tripulados para plantar mil millones de árboles por año.

Los avances tecnológicos siguen sorprendiendo día a día y el ingenio humano para aprovechar las nuevas herramientas muchas veces hacen que las mismas cumplan nuevas funciones que al momento de su creación no fueron estipuladas.

Quizás el principal ejemplo de esto son los drones. Estos aviones no tripulados fueron desarrollados con objetivos militares, sin embargo, cada vez son más las personas que adquieren uno de estos dispositivos para distintos hobbies. Incluso, algunas empresas analizan utilizarlos para el traslado de productos y en Estados Unidos también los quieren implementar para actuar en situaciones de emergencia.

Pese a todas las variantes que ya se conocen de los drones, la iniciativa de Lauren Fletcher no deja de llamar la atención. Este ex ingeniero de la NASA, creó BioCarbon Engineering, una empresa con la que quiere plantar mil millones mil millones de árboles en 365 días.

Si bien suena descabellado, Fletcher sostiene que su experiencia en el manejo y programación de drones, sumado al trabajo de un equipo de especialistas les facilitará el trabajo. La dinámica de plantación será utilizando aviones no tripulados para sobrevolar a dos o tres metros los terrenos fértiles e ir desparramando semillas pre germinadas que al caer sobre la superficie comenzarán su proceso de crecimiento.

El objetivo de BioCarbon es reforestar a escala industrial para contrarrestar la masiva deforestación mundial. Según el ex ingeniero de la NADA, la infraestructura de la empresa les permitirá plantar cerca de 36 mil árboles por día.

Además, Fletcher asegura que al implementar esta nueva técnica, no sólo se agiliza el proceso de reforestación, sino que se bajan los costos ya que la inversión en drones y semillas representa apenas un 15% del monto del método actual en el que se utiliza capital humano para realizar este trabajo.

Si bien aún no existe una fecha específica para comenzar con su objetivo, desde BioCarbon están seguros que será antes de que finalice el primer semestre del año.

 

 

¿En qué país las gasolineras están en extinción?

El uso de autos eléctricos crece progresivamente en varios lugares del mundo -gracias a la innovación y determinación de grandes fabricantes- y el cambio está influyendo directamente en la infraestructura de los países más avanzados en la materia.

El aumento del número de coches que circulan y funcionan con energía eléctrica hace necesario que también se multiplique la cantidad de puntos de recarga de este tipo. Y un claro ejemplo es lo que está ocurriendo en Japón.

Según la marca Nissan, actualmente hay unas 40.000 unidades de carga para coches eléctricos, incluyendo a las instaladas en hogares, contra las 34.000 gasolineras o estaciones de servicio tradicionales distribuidas en todo el territorio del país asiático. Además, los especialistas aseguran que la diferencia se profundizará con el paso del tiempo.

Es cierto que las estaciones de recarga de combustible poseen varios surtidores y tienen capacidad para abastecer a varios autos en simultáneo, pero la cifra de puntos de recarga eléctricos constituye todo un símbolo del avance de esta tecnología en Japón.

Compañías como la mencionada Nissan, Toyota, Renault, Mitsubishi y Citroën, entre otras, han enfocado su norte hacia el desarrollo de coches con bajo impacto ambiental, teniendo en cuenta su convencimiento acerca de la teoría que señala que la nafta o gasolina -obtenida del petróleo, un recurso natural no renovable- tiene fecha de vencimiento.

Por su parte, Tesla Motors es otro de los fabricantes que pisa fuerte en el rubro de los autos eléctricos y su Model S es actualmente el de mayor autonomía disponible en el mercado (sus dos modelos tienen una autonomía de 335 km y 407 km).

Las grandes empresas automotrices parecen tener bien claro cuál es el futuro de la industria. Lo que hace algunos años atrás resultaba poco probable o difícil de imaginar, de a poco va convirtiéndose en realidad, producto de la necesidad de encontrar soluciones para bajar la contaminación y optimizar los recursos naturales del planeta. Y en esa búsqueda, una de las principales víctimas será la gasolina.

¿Qué nos depara el futuro?

Imaginando un futuro en el que la gasolina se utilice cada vez menos, se vislumbran dos alternativas con potencial suficiente para abastecer a la mayoría de los coches: las baterías eléctricas y las pilas de combustible de hidrógeno.

  • Baterías eléctricas

Sin lugar a dudas, son las más eficientes, considerando que consumen menos de la mitad de energía con respecto a un coche a gasolina, y las que menos contaminan, otro aspecto de suma importancia.

Hoy en día es posible utilizar un coche de estas características, pese a que aún existen algunas limitaciones relacionadas a la autonomía, infraestructura de recarga y velocidad de recarga, dependiendo de cada ciudad y país.

Los precios pueden parecer altos, pero si se analiza el contexto por completo es una especie de inversión a cuenta, ya que los costos de uso y mantenimiento son inferiores al de los tradicionales.

  • Pilas de combustible de hidrógeno

Los impulsores de este modelo basan sus argumentos en la ventaja que posee sobre los coches eléctricos enchufables, básicamente en dos aspectos: autonomía (de unos 500 a 600 km) y velocidad de recarga (es posible abastecer por completo a un auto en menos de 5 minutos).

¿Cómo funciona? Mezclando hidrógeno y oxígeno del aire, mediante una reacción química, se genera electricidad, que pasa a las baterías y luego impulsa el motor. En la práctica, la metodología no cambiaría para los consumidores, ya que deberían recargar sus autos en estaciones de servicio de hidrógeno, tal como lo hacen ahora con la gasolina.

Sin embargo, hay un punto que no se debe pasar por alto. El hidrógeno puede extraerse de diversos compuestos: del agua mediante electrólisis, biomasa o también de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas natural.

Y está claro que si se obtiene de combustibles fósiles, el método más utilizado actualmente en el mundo, deja de tener cero emisión contaminante y de ser renovable. Por lo tanto, para que pueda igualarse con los beneficios de la batería enchufable, tendría que extraerse de una fuente renovable.

El modelo Mirai de Toyota es uno de los pocos disponibles en el mercado con esta tecnología y la marca japonesa ya tiene pedidas más de 1.500 unidades. En tanto, Honda está ultimando detalles para presentar su propio coche a pila de combustible de hidrógeno, denominado FCV Concept.

Fuente: DonWeb.com

 

El país asiático que genera energía renovable bajo el océano

La producción de energía con bajo impacto ecológico sigue imponiéndose en todo el mundo como la mejor manera de asegurar la independencia energética con recursos renovables. Los paneles solares y los molinos de viento son quizás los medios más tradicionales, pero en la actualidad existen una gran cantidad de sistemas que permiten aprovechar el capital que la naturaleza aporta.

Si bien la energía hidráulica también es de las más destacadas y utilizadas por intermedio de las represas, también hay otra manera de aprovechar el movimiento del agua y es mediante molinos submarinos.

El país que se puso a la cabeza de este sistema para generar energía es Japón, que firmó un contrato con Toshiba y IHI Energy para iniciar una instalación comercial de las turbinas eólicas bajo el mar. Estas dos compañías se encuentran trabajando desde hace tres años en conjunto con la New Energy and Industrial Technology Development Organization (NEDO) y planean poner en marcha la planta productora en 2015, aunque recién la tendrán finalizada para el 2017.

El funcionamiento de estos molinos submarinos es similar a los eólicos, con la diferencia de que se necesitan dos hélices para lograr un mejor funcionamiento. Además, se instalan en el fondo del mar, mediante un sistema flotante, en zonas específicas donde las mareas y el oleaje es intenso.

Si el resultado es exitoso, el país del sol naciente podría incrementar el número de turbinas y así fomentar la reducción del impacto de dióxido de carbono en la atmósfera.

Cabe destacar que en otros países se está implementando este tipo de tecnología para generar energía renovable, como por ejemplo Irlanda, que firmó un acuerdo con Siemens por la instalación de un sistema similar al que planea montar Japón, y que se explica con este video.

Fuente: DonWeb.com