Automedicarse, ¿está de moda?

Hoy en día todo el mundo tiene en casa un cajón repleto de medicamentos, de los cuales, muchos se toman sin consentimiento del doctor. Otros no requieren prescripción médica, pero también se abusa de ellos inconscientemente.

Todos los medicamentos son peligrosos en la automedicación” explica el Dr. Ariel Giovannetti, de Aca Salud y aporta información sobre esta costumbre, tan dañina como cotidiana.

¿Sos de automedicarte?

Un inesperado dolor de cabeza, una inflamación de garganta, un dolor muscular… son algunas de las situaciones habituales frente a las que no solemos ir al médico y recurrimos, sin receta previa, a algún medicamento que nos alivie estos síntomas.

Frente a dolores conocidos y problemas comunes, lo cierto es que solemos recurrir a ellos y normalmente con éxito. La cosa se complica con determinados medicamentos -por ejemplo los antibióticos- y con posibles interacciones entre determinados principios activos.

“No hay que olvidar que son sustancias beneficiosas para la salud y eficaces en su función, pero, eso sí, siempre que se empleen adecuadamente, pues tienen aplicaciones específicas para tratar determinados síntomas, necesitan unas dosis correctas y tienen un ritmo y un tiempo de aplicación para que sean eficaces”, agrega el Dr. Giovannetti.

Todas estas circunstancias hacen que la indicación y la utilización de los medicamentos deban ser realizadas por una persona experta, ya sea su médico o su farmacéutico.

La salud en riesgo

Tomar una medicina porque a alguna persona le sentó bien o porque se ha oído que “es buena” para algo es un error. Los medicamentos son eficaces y beneficiosos cuando se utilizan bajo prescripción y control médico. De lo contrario, pueden resultar peligrosos.

Además, no hay que olvidar que los medicamentos pueden actuar de forma diferente en unas y otras personas con más o menos sensibilidad o resistencia a ellos. Además, en mayor o menor medida, todos tienen efectos colaterales o secundarios. Por todo ello es importante recordar que la automedicación representa un grave riesgo para la salud.

Antibióticos al alcance de la mano

El fenómeno de la automedicación no es ajeno al auge del consumo. Farmacias en los shoppings y góndolas atiborradas de medicamentos de venta libre van convirtiendo los remedios en un producto cotidiano. La oferta es una tentación y algunos medicamentos hasta se vuelven fashion.

Además, «hoy hay que sentirse bien de inmediato y siempre hay alguien dispuesto a recomendar una sustancia infalible”. Se pasó del médico cuyas opiniones eran sagradas a consultar sintomatología por Internet. Aquí debe haber un equilibrio: No es bueno ni el desconocimiento ni la sobredosis de información, sino que debe tenderse a una información guida por el profesional indicado.

Una tendencia mundial

La automedicación está en aumento no solo en Argentina sino en el resto del mundo, muy alentado por avisos publicitarios. En la Argentina, durante 2013 se expendieron cerca de 200 millones de unidades de venta libre en sus diferentes presentaciones (blíster/frascos/cajas). Eso, pese a los graves riesgos que implican para la salud que han sido confirmados por recientes informes científicos de los Estados Unidos y Gran Bretaña, entre otros países del mundo.

La automedicación puede resultar el peor remedio, no son pocos los informes de distintas organizaciones que advierten sobre los efectos adversos de esta práctica.