La defensa de Rousseff apela en la Corte Suprema Federal el desenlace de su juicio político

Noticias de Brasil

 

El abogado de la expresidenta de Brasil ha tachado de «golpe de Estado parlamentario» la destitución de Rousseff.

 

Crisis política en Brasil

  • Dilma Rousseff tras su destitución: «No desistan de luchar»
  • Cuba repudia el ‘impeachment’ de Rousseff

La defensa de Dilma Rousseff ha apelado este jueves ante la Corte Suprema Federal la destitución de la expresidenta del país, informa el canal de televisión Globo. José Eduardo Cardozo, el abogado de la expresidenta de Brasil, ha tachado de «golpe de Estado parlamentario» la destitución de Rousseff.

Este 31 de agosto, el Senado del país apartó a Rousseff del poder tras celebrar una votación en que la mayoría de los 81 senadores presentes, 61 votaron a favor de su destitución. Otros 20 votaron en contra y no hubo abstenciones. En esa sesión especial se necesitaban 54 votos a favor del ‘impeachment’ para que este finalmente se concretara.

La jefa de Estado fue suspendida de su cargo bajo el argumento de haber tergiversado el déficit fiscal del año 2014. El caso se fundamenta en una resolución del Tribunal de Cuentas de Brasil, que no aprobó el presupuesto que el Ejecutivo presentó para ese ejercicio.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Michel Temer se convierte en el 37º presidente de Brasil

Noticias de Brasil

Quien fuera vicepresidente de Dilma Rousseff y presidente en funciones de Brasil desde mayo, Michel Temer, ha tomado posesión como el 37.º presidente del país. La ceremonia de investidura de Temer se ha celebrado en la sala de sesiones del Senado Federal del mayor país sudamericano.

Antes del juramento presidencial, una banda de fusileros navales tocó el himno nacional de Brasil, detalla el diario ‘O Globo’. El mandato de Michel Temer está previsto que expire el 31 de diciembre de 2018.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Continúan las protestas contra la destitución de Dilma Rousseff (fotos)

Noticias de Brasil

 

Ante la inminente votación del Senado brasileño, miles de personas se manifiestan en las calles para apoyar a la presidenta y rechazar el golpe de Estado.

 

Crisis política en Brasil

  • Dilma: la historia la absolverá

Luego de los incidentes del día lunes, donde la policía de San Pablo reprimió a quienes se manifestaban a favor de Dilma Rousseff, este martes miles de personas volvieron a salir a las calles. Esta vez lo hicieron bloqueando la avenida Marginal Tiete, uno de los principales accesos a la metrópolis brasileña.

La protesta se enmarca en el juicio político que se está llevando a cabo contra la mandataria suspendida desde el mes de mayo y que este lunes dio su alegato ante el Senado. En las próximas horas la Cámara Alta votará si efectivamente destituye de su cargo a Rousseff lo que la inhabilitaría por ocho años para ocupar cargos públicos y dejaría definitivamente en la presidencia a su vice Michel Temer.

El bloqueo de la carretera, así como otras movilizaciones son para exigir que se restituya en su cargo a la presidenta. Desde hace meses que movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos denuncian que esto se trata de un golpe de Estado ya que Rousseff no cometió ningún delito.

Protestas en San PabloPaulo WhitakerReuters

Represión para garantizar el golpe

«Durante la tarde del lunes, mientras se realizaba ya desde la mañana la jornada en la que la presidenta electa de Brasil se presentó en el Senado Brasileño para declarar sobre su proceso de impeachment, en las calles de San Pablo, la Policía Militar reprimió una movilización de apoyo a Rousseff», contó a RT el periodista radicado en San Pablo, Gerardo Gamarra.

La Policía brasileña utiliza gas lacrimógeno contra seguidores de Rousseff durante una manifestación

El periodista del portal ‘The Dawn’ contó que «en distintas ciudades del país se registraron manifestaciones en apoyo a la presidenta suspendida por el gobierno golpista de Michel Temer». Puntualmente «en la avenida Paulista, del centro de San Pablo, la movilización convocada por el Frente Brasil Popular y el Frente Pueblo Sin Miedo comenzó a concentrarse alrededor de las 17 horas» y poco más de una hora después «cuando la columna se dirigía a la Federación de Industrias de San Pablo, considerada la cuna del Golpe comenzó la represión». Con al menos un detenido y varios heridos por la violencia policial, para Gamarra esto da cuenta de «cómo responden el gobierno golpista» ante las manifestaciones populares.

Seguidores de Dilma Rousseff protestan frente al Congreso de Brasil durante los debates sobre el ‘impeachment’.Iano AndradeAFP

Finalmente el periodista explicó que los movimientos sociales «que forman parte de los frentes de resistencia popular», ya adelantaron que «de efectuarse el golpe parlamentario de Temer, la agenda de lucha es de permanente movilización». Del mismo modo afirmaron que «si la presidenta electa Rousseff logra ser declarada inocente del juicio ilegítimo que atraviesa», las movilizaciones serán de «acompañamiento del proceso democrático y en la procura de los reclamos vigentes del pueblo», concluyó Gamarra.

Iano AndradeAFP

Una extensa carta de Lula denuncia la persecución de la izquierda en América Latina

El ex-presidente de Brasil ha enviado una extensa carta a Cristina Fernández de Kirchner, en la que elogia los logros del PT y critica duramente la actitud destructiva del sector conservador.

El expresidente de Brasil Lula da Silva ha enviado una extensa cartaCristina Fernández de Kirchner, expresidenta de Argentina, en la que le detalla su visión de la crisis política que atraviesa su país y denuncia el hostigamiento de diversos sectores conservadores en la política, la empresa y los medios para perjudicar al PT y evitar su eventual vuelta a la presidencia del gobierno.

La carta también incluye párrafos elogiosos con la figura de Dilma Rousseff y con su gestión al frente del gobierno: «A pesar de enfrentar un escenario económico internacional adverso, la presidenta Dilma consiguió mantener al país en el rumbo del desarrollo y consolidar los programas sociales emancipadores, prosiguiendo en la reducción de las enormes desigualdades materiales y culturales todavía existentes en la sociedad brasileña».

Un impeachment que «viola abiertamente» la Constitución

El texto de Lula niega, con argumentos de peso, la validez constitucional del proceso de ‘impeachment’: La Constitución brasileña es categórica (…): sin la existencia de crimen de responsabilidad no puede haber ‘impeachment’. Y no hay ningún acto de la presidenta Dilma, absolutamente ninguno, que pueda caracterizarse como crimen de responsabilidad. Se trata, por lo tanto, de un proceso estrictamente político, que viola abiertamente la Constitución y las reglas del sistema presidencialista…».

 

La carta contiene también una denuncia de las malas prácticas con que la oposición conservadora ha perseguido al gobierno de Rousseff hasta impulsar el ‘impeachment’: La coalición adversaria (…) no se conformó con la derrota y, desde la proclamación del resultado, buscó impugnarlo por todos los medios legales, sin obtener éxito. Pero, una vez agotados los recursos legales, (…) se rebelaron contra las propias reglas del régimen democrático, comenzando a sabotear al Gobierno y a conspirar para apoderarse del poder por medios ilegítimos (…). Durante todo el año 2015, torpedearon de manera sistemática los esfuerzos del Gobierno (… y) crearon un clima artificial de callejón sin salida político e institucional, con efectos profundamente dañosos sobre la vida del país (…) llegando incluso a aprobar en el Parlamento un conjunto de medidas derrochadoras e irresponsables destinadas a comprometer la estabilidad fiscal».

«Las fuerzas conservadoras -concluye Lula a este respecto- quieren obtener por medios turbios aquello que no consiguieron democráticamente (…,) quieren a toda costa comandar el Estado para apoderarse del patrimonio nacional, como ya empieza a suceder con las reservas petrolíferas en aguas profundas, así como desarmar la red de protección a los trabajadores y a los pobres».

Lucha anti-corrupción o persecución política

Uno de los temas más destacados de la carta, insoslayable por otra parte en un texto que pretende dar cuenta de la procupante situación nacional, es el de la corrupción. Lula describe y analiza algunos aspectos relevantes de la lucha contra la corrupción, situándolos en este contexto de persecución al partido de los Trabajadores. En concreto, señala que «la lucha contra la corrupción (…) fue distorsionada y transformada en una implacable persecución política y de los medios de comunicación contra el PT».

«Todos nosotros -prosigue Lula-, los demócratas interesados en el perfeccionamiento institucional del país, apoyamos el combate contra la corrupción. Las personas que comprobadamente hayan cometido crímenes deben pagar por ellos dentro de la ley. (…) Pero las personas no pueden ser públicamente condenadas antes de la conclusión del debido proceso legal y menos aún por medio de la fuga deliberada de informaciones practicada por las propias autoridades con fines políticos». En esta misma línea, y a modo de conclusión, declara que «una justicia discriminatoria y partidarizada será fatalmente una justicia injusta».

En defensa propia

Lula aprovecha el envío de la misiva para exponer también su situación personal en esta coyuntura política, denunciando los ataques sufridos: «Personalmente, no temo ninguna investigación. (…) Lo que no puedo aceptar son los actos de flagrante ilegalidad y parcialidad practicados contra mí y mis familiares por autoridades policiales y judiciales. Por eso, mis abogados interpusieron una representación en el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, relatando los abusos cometidos por algunas autoridades judiciales que quieren, a cualquier costo, eliminarme de la vida política del país. Y concluye la carta, antes de despedirse, así: «Mi trayectoria de más de 40 años de militancia democrática (…) es mi mayor patrimonio y nadie me hará renunciar a él. (…) De la misma forma, nada me hará renunciar (…) al compromiso de vida con la construcción de un mundo sin guerras, sin hambre y con más prosperidad y justicia para todos».

La expresidenta argentina no tardó en compartir el texto a través de las redes sociales. La carta íntegra que Lula Da Silva envió a Cristina Fernandez de Kirchner puede leerse aquí.

 

David Romero

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

La OEA pide explicaciones a Temer por el «golpe» en Brasil

Noticias de Brasil

 

Tras un reclamo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la OEA solicitó una respuesta al gobierno de Brasil sobre el proceso de destitución de Rousseff.

Los diputados Paulo Teixeira, Wadih Damous y Paulo Pimenta del Partido de los Trabajadores (PT) hicieron una presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para solicitar la suspensión del proceso de destitución que se lleva a cabo contra Dilma Rousseff. Los legisladores denunciaron que no hay delito imputable y que, en realidad, se trata de un golpe de Estado.

Si bien todavía la corte dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) no se ha pronunciado, sí solicitó al gobierno interino de Michel Temer un informe al respecto. Puntualmente se exige que Brasilia «presente explicaciones y argumentos sobre la naturaleza del proceso». Desde la Cancillería conducida por José Serra se informó que están elaborando una respuesta y que el plazo para presentarla es de siete días.

«No hay ni siquiera un proceso penal, no hay ley que defina esa conducta como crimen, además de todas las infracciones legislativas en el proceso», dijo Teixeira en su defensa de la mandataria suspendida.

¿De que se acusa a Dilma Rousseff?

Cabe recordar que la jefa de Estado fue suspendida -y busca ser destituida definitivamente- de su cargo bajo el argumento de haber tergiversado el déficit fiscal del año 2014. El caso se fundamenta en una resolución del Tribunal de Cuentas de Brasil, que no aprobó el presupuesto que el Ejecutivo presentó para ese ejercicio.

«El Estado brasileño gastó más de lo que tenía presupuestado» y decidió emplear «un mecanismo conocido como ‘pedalada fiscal’, que implica endeudarse con bancos para financiar» ese dispendio adicional, explicó el economista de la Universidad de Buenos Aires, Pablo Wahren. Sin embargo este mecanismo ha sido utilizado previamente por políticos de todos los partidos de Brasil, sin llegar en ningún caso a un proceso de destitución.

A diferencia de lo que se ha construido mediáticamente, Rousseff no está acusada ni involucrada en casos de corrupción.

Contra el «blindaje institucional»

El periodista radicado en San Pablo, Gerardo Gamarra, explicó en diálogo con RT que «de cara a las instancias definitivas del proceso de impeachment contra la presidenta electa Dilma Russeff», que se desarrollara a partir del 25 de agosto en el Senado, «el pedido de revisión de la causa ante la CIDH, refleja dos aspectos de importancia en lo que hace a los procesos institucionales».

Por un lado, queda de manifiesto «la clara intención de respetar y mantener los procesos democráticos hasta en nivel internacional» como prueba «el accionar de los diputados del PT», apuntó Gamarra. Por otra parte, añadió, se observa «el mismo agotamiento de recursos legales dentro de Brasil» a la vez que, el hecho de que «la propia CIDH haga lugar al pedido y reclame explicaciones al gobierno ilegitimo de Temer, dan cuenta del blindaje institucional que montó la derecha golpista con acusaciones hacia Russeff», que «ni siquiera» están entendidas «como delitos en el código penal brasilero».

En paralelo a esta acción ante la CIDH -que de todas formas aún no ha emitido un fallo- en Brasil se siguen llevando a cabo iniciativas para denunciar e intentar detener el golpe de Estado. Rousseff y gran parte del PT apuntan a la realización de elecciones anticipadas mientras que en las calles se siguen sucediendo manifestaciones contra el gobierno de Temer y llamando a restituir el gobierno democrático.

Santiago Mayor

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

El Supremo de Brasil inicia la investigación de Rousseff por el caso Petrobras

Noticias de Brasil

El Tribunal Supremo de Brasil ha dado inicio este martes al proceso de investigación en el caso de la compañía estatal.

Tribunal Supremo Federal de Brasil (STF)Reuters

 

Crisis política en Brasil

  • Dilma Rousseff apela ante la OEA como «víctima de un proceso ilegal» lanzado en su contra
  • Dilma Rousseff, al borde de la destitución tras la votación del Senado de Brasil

El Tribunal Supremo de Brasil ha dado inicio este martes a un proceso de investigación sobre el papel de la presidenta apartada de cargo, Dilma Rousseff, en el caso de corrupción en la compañía estatal brasileña de petróleo y gas, Petrobras.

El ministro Teori Zavascki, miembro del Tribunal Supremo Federal de Brasil (STF), determinó la apertura del proceso para investigar a Rousseff y al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por posible obstrucción de la justicia en el caso Lava Jato, informó ‘O Globo’. Junto con ellos, también serán solicitados por la justicia los exministros José Eduardo Cardozo y Aloizio Mercadante y el presidente del STF, Francisco Falcão.

Avanza el ‘impeachment’ en el Senado: ¿Qué le espera al futuro de Brasil?

El pasado mes de junio Zavascki afirmó sus intenciones de pedir la apertura de la investigación pese a que se había determinado la anulación de la validez de las pruebas que incriminaban a Da Silva y Rousseff. No obstante, en julio el procurador general señaló que el proceso aún se mantenía en pie y podía ser abierto.

De acuerdo con una serie de audios utilizado como prueba, Mercadante habría intentado «perjudicar» y obstruir las investigaciones de Lava Jato. «La decisión del Tribunal Supremo Federal de abrir el proceso es una oportunidad para el exministro Aloizio Mercadante de demostrar que su actitud fue de solidaridad y que no hubo ninguna tentativa de obstruir la justicia», señala la publicación.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).