Hipertensión, obesidad y diabetes, principales comorbilidades de los pacientes con Covid que requirieron asistencia respiratoria

El objetivo apuntó a «describir en profundidad las características de la ventilación mecánica y factores ligados a la evolución de los pacientes».

Hipertensión arterial, obesidad y diabetes fueron las principales enfermedades previas que presentaron los pacientes con Covid-19 que necesitaron el uso de respirador mecánico, según un estudio realizado en centros médicos de todo el país conocido hoy.

El estudio, realizado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), fue el primero prospectivo realizado en el país con pacientes con Covid-19 que necesitaron el uso de respirador y entre otras instituciones participó el Hospital Posadas.

El objetivo apuntó a «describir en profundidad las características de la ventilación mecánica y factores ligados a la evolución de los pacientes».

De acuerdo con los resultados del informe, el 14% de los pacientes era consumidor de tabaco, mientras que un 22% de los que fueron intubados fuera de la Terapia Intensiva mejoraron notoriamente cuando pudieron ingresar a esa área.

Asimismo, se observó que el 8% de los pacientes con respirador no tenía una patología previa diagnosticada.

Un relevamiento realizado por la entidad con fecha del 6 de agosto pasado mostró «una constante disminución en la ocupación de camas UTIs por COVID-19 junto a un aumento de camas ocupadas por pacientes NO COVID-19. en relación a semanas anteriores».

En el AMBA, con 47 UTIs analizadas (909 camas), se registró una ocupación de camas del 75%, de las cuales 48% son Covid -19 positivas con un 71% de requerimiento de respiración mecánica. (NA)

Vuelta al cole: ¿qué deben saber padres, docentes y compañeros para ayudar a un niño con diabetes?

La Federación Argentina de Diabetes quiere acompañar el proceso de la llegada de un niño con diabetes a la escuela haciendo un llamado de atención a los actores de la comunidad escolar: docentes, familias, directivos y personal no docente, para involucrarse en mejorar los entornos escolares, capacitándose para poder atender las necesidades de estudiantes de este tipo.

La vuelta a clases suele generar entusiasmo y expectativas en los chicos y en sus padres. No obstante, desde la Federación Argentina de Diabetes quieren concientizar sobre que, en ocasiones, la comunidad escolar, los papás y los niños deben prepararse para lo que implica que en el aula haya un nene con una enfermedad crónica como la diabetes. Será necesario contar con la información necesaria, que haya buena comunicación entre los involucrados y tomar determinadas medidas para prevenir que el niño tenga hipoglucemias, que son bajas bruscas de los niveles de azúcar en sangre, que pueden generar desmayos, pero que son sumamente evitables.

Tal como subrayó Judit Laufer, presidente de la Federación Argentina de Diabetes (FAD), los chicos pasan muchas horas en el colegio y “que haya un alumno con alguna patología en el aula implica tener que brindarle algún tipo de atención especial y esto va de la mano de la información; es un rompecabezas que se construye entre el médico tratante, la familia y la escuela”.

Andrea Romo es docente, madre de un paciente con diabetes e integrante de FAD. Para ella, la clave es que la familia esté segura en el manejo de la enfermedad, porque así va a poder transmitirle esa seguridad al docente. “Las asociaciones de pacientes en este sentido son fundamentales, porque el apoyo que brindan puede ayudar mucho y tranquiliza”, sostuvo.

Según explicó la Dra. Lidia Caracotche, médica diabetóloga, miembro del Comité Científico de la FAD y especialista en Nutrición Infantil de la Sociedad Argentina de Pediatría, aunque no hay datos cuantificados en el país, el estudio multicéntrico SEARCH señala que cada mil niños menores de 10 años, 0.78 tiene diabetes tipo I y en jóvenes de entre 10 y 19 años, hay 2.8 cada mil”.

Proyectando cifras del INDEC a partir de estos resultados, habría en nuestro país cerca de 23 mil niños y jóvenes con diabetes, por lo que es esperable que cada docente alguna vez tenga en el aula al menos un alumno con la enfermedad. No obstante, muchos no cuentan con experiencia en su manejo, lo que muy probablemente genere incertidumbre y el temor principal es no saber cómo responder ante alguna situación crítica. Por lo general, son los padres quienes proactivamente acercan información a la escuela para que su hijo esté contenido, pero muchas veces los docentes investigan por su cuenta para sentirse más seguros.

La diabetes se presenta cuando el páncreas no puede producir insulina o cuando el organismo no la utiliza correctamente. La insulina es una hormona que permite que la glucosa en sangre pase a las células del cuerpo en forma de energía. Si no funciona correctamente, la glucosa se acumula en la sangre y con el tiempo puede ocasionar daños en vasos sanguíneos, órganos y tejidos.

Las formas más comunes son la diabetes tipo 1 y la tipo 2. La primera aparece con mayor frecuencia en etapas tempranas de la vida, representa alrededor de 1 de cada 10 casos  y no se puede prevenir. Aquí el organismo no produce insulina, por lo que esta hormona debe ser administrada todos los días.

“Si la persona se aplica insulina de más o si no ingiere algo cuando su glucemia está bajando por la acción de la insulina, puede descompensarse y desvanecerse. Por eso, deben llevan un control frecuente y preciso, para no tener valores elevados de glucemia -por los riesgos que representa a largo plazo- pero que tampoco bajen hasta niveles que las lleven a desmayarse en el momento”, insistieron desde FAD.

Las claves a tener en cuenta

·         Ofrecer información a los docentes

·         Diálogo fluido entre escuela y padres

·         Que la mochila del niño tenga todo lo que necesita

·         Prestar atención a si se siente mal o descompensa

·         Acordar pautas de insulinización con las familias

·         Permitir que el niño se autocontrole el nivel de glucosa en sangre

·         Tener en clase algo dulce por si baja su glucemia

·         Permitirle realizar actividad física tomando recaudos

·         Contar con un protocolo claro en caso de hipoglucemia grave

Premian desarrollo tecnológico marplatense para medir la glucemia sin dolor

Glucoar, un dispositivo marplatense que permite medir la glucosa en sangre en tiempo real y sin pinchazos obtuvo el primer premio en el concurso IB50K organizado por el Instituto Balseiro.

El Proyecto Glucoar llevado a cabo por investigadores del Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas en Electrónica (ICYTE- CONICET, UNMDP) y del Instituto de Investigaciones Clínicas de Mar del Plata (IIC-MDP), obtuvo el primer premio en el Concurso Nacional IB50K, certamen impulsado por el Instituto Balseiro, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

El sensor desarrollado por integrantes del Laboratorio de Comunicaciones del ICYTE mide los cambios en las propiedades de la sangre originadas por el aumento de la glucemia, con solo apoyar el dedo en un sensor.

Alejandro Uriz, investigador asistente del ICYTE, parte del grupo de trabajo que desarrolló Glucoar explica: “La principal  ventaja de nuestro producto respecto a los medidores tradicionales es que no es invasivo, la persona no necesita pincharse el dedo y extraer una gota de sangre para funcionar. El sensor, con solo apoyar el dedo, mide los cambios en las propiedades de la sangre originadas por las variaciones de la glucemia. Entonces no se necesitan insumos ni tiras reactivas para su funcionamiento. Además se lo puede conectar con el teléfono móvil, permitiendo almacenar y consultar los datos registrados”.

El proyecto se inició cuando Jorge Castiñeira Moreira, investigador independiente del CONICET y director del grupo fue diagnosticado con diabetes. “Todo el equipo se puso a trabajar para buscar alternativas a un esquema que se había informado previamente para medir glucosa de manera no invasiva pero cuyo esquema era muy primitivo. Allí nació la idea de diseñar un resonador más adecuado, que fue logrado y actualmente es parte de dos patentes ya presentadas”, comenta Castiñeira Moreira.

El grupo de investigadores que gestó el dispositivo está compuesto por los becarios doctorales Iván Gelosi y Ramiro Avalos Ribas, el investigador asistente Alejandro Uriz y Jorge Castiñeira Moreira, quienes además de investigar dentro del CONICET desarrollan  actividades de docencia y extensión desde al año 2014. Uriz explica: “El grupo cuenta con dos  líneas de investigación, una destinada al desarrollo de tecnologías para mejorar la calidad de vida de las personas, como Glucoar, y otra orientada al desarrollo de sistemas de comunicaciones. En este proyecto, como en otros tantos se han integrado conocimientos de ambas líneas de trabajo”.

El trabajo multidisciplinar que implicó el desarrollo de Glucoar también involucró a la Gerencia de Vinculación Tecnológica y los vinculadores locales del CONICET, la Subsecretaria de Transferencia y Vinculación de la UNMDP, la Incubadora de Empresas de la UNMDP y el apoyo de Desarrollo Productivo de la Municipalidad de General Pueyrredon

Planean crear una ordenanza para formalizar la atención integral de pacientes con diabetes

El objetivo de la iniciativa, surgida del Concejo Deliberante, es brindarle una serie de nuevas herramientas que “respalden las acciones de detección, tratamiento y prevención que se vienen realizando”, con la designación presupuestaria para fortalecer el programa.

El secretario de Salud, Gustavo Blanco, mostró su beneplácito con la iniciativa de instrumentar el programa municipal de Atención Integral al Paciente con Diabetes a través de la creación de una ordenanza que “respalde las acciones de detección, tratamiento y prevención que se vienen realizando”.  

En una reunión mantenida en la Secretaría de Salud, junto con referentes de la Unidad de Diabetes del CEMA y el concejal Ariel Ciano, impulsor del proyecto, se acordaron diversos puntos para avanzar hacia una normativa que por un lado, contemple la actividad sanitaria que se despliega actualmente para brindar atención a las personas diabéticas y por otro, que exceda las políticas sanitarias locales de los distintos gobiernos que se suceden y cuente con presupuesto para poder funcionar.  

Blanco explicó que si bien desde hace tiempo los pacientes diabéticos “tienen garantizada la atención gratuita en la ciudad, una ordenanza sería un instrumento válido para poder presupuestarlo y fortalecer el programa”.

Por su parte, el concejal Ciano indicó que su propuesta incluye también incrementar la difusión de pautas de educación en diabetes ya sea en redes sociales, como en escuelas. Y remarcó la necesidad de dar un respaldo económico al programa destinando por medio de una ordenanza una partida presupuestaria para tal fin.

 

La atención integral del paciente diabético 

 

Desde hace tiempo, en el ámbito municipal se conformó una red interdisciplinaria de profesionales de salud –médicos, Sofía Guzmán Rodríguez, Mariel López Priori,  y Débora Zantleifer; licenciados en enfermería, Manuel Toñanes, María Laura Ruíz y Verónica Manfrin; nutricionistas Leandro Leoni, Luciano Cajaravilla e Isabela Sorgio; trabajadores sociales Anastasia Bonanno, Alejandra Lalli y María Luján Di Marco y la psicóloga María Laura Gianoli-  que brindan atención a pacientes diabéticos en los centros de salud barriales y en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA).

La referente de la Unidad de Diabetes del CEMA, Sofía Guzmán Rodríguez, señaló que, si bien los pacientes diabéticos hacen su control habitual con el médico clínico de la sala, “llegan a la Unidad de Diabetes aquellos que están con alguna complicación crónica ya establecida, denominada “compromiso de órgano blanco” y aunque tengan indicaciones de insulinización, ya sea transitoria  o definitiva”.

Desde la Unidad de Diabetes del CEMA se llevan a cabo actividades de promoción prevención y tratamiento de personas con diabetes Mellitus 1 y 2, diabetes gestacional-pregestacional  y con factores de riesgo asociados.

El objetivo del programa municipal de Atención Integral al Paciente con Diabetes es garantizar la atención de pacientes,  su educación y la de su entorno respecto de la enfermedad y el desarrollo de hábitos de autocuidado, tendientes a reducir complicaciones agudas y mejorar su calidad de vida.

La diabetes es una enfermedad crónica, metabólica y vascular, tratable pero aún sin cura. El número de pacientes crece en forma progresiva en proporciones epidémicas. Según la proyección mundial, en los próximos años (datos basados en cambios demográficos)  el número de personas con diabetes será más del doble del actual en los próximos 30 años. En Argentina habría más de 2, 5 millones de personas con diabetes, de los cuales 1,4 millones desconocen padecerla. “La atención primaria de la diabetes juega un papel fundamental  en la asistencia de los pacientes y sus familiares, para encarar un cambio”, concluyó Guzmán Rodríguez.

Se harán estudios para patologías visuales de personas con diabetes

El 22 y 23 de marzo de 9 a 14 hs se realizará en el consultorio móvil ubicado en Región Sanitaria VIII

El 22 y 23 de marzo de 9 a 14 hs se realizará en el consultorio móvil ubicado en Región Sanitaria VIII la determinación de patologías visuales a partir de la instalación de un retinógrafo y la presencia de oftalmógrafos expertos en lectura de imágenes. Allí se podrá detectar patologías visuales. En caso de detectarse alguna personas con anomalías será orientada a seguir su tratamiento en la red oftalmológica local.

La Dirección de Enfermedades Crónicas no transmisibles dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires propone una intervención múltiple para destacar la importancia de las estrategias de promoción y prevención de la diabetes, a través de un trabajo conjunto con la Región Sanitaria Vlll y el municipio de Gral. Pueyrredón.

El retinografo estará por dos días, viernes y sábado en Av. Independencia 1213 donde se realizarán retinografías digitales para detectar distintas anomalías oculares producidas por la diabetes. Las personas que quieran atenderse deberán asistir con una orden médica obligatoriamente.

Además se realizará la medición de la masa corporal, perímetro abdominal, se completará un formulario para la detección del riesgo cardiovascular y su derivación en caso de detectar problemas. También se completará una encuesta para conocer los hábitos de alimentación, actividad física y rutinas.

Las actividades se realizan con la colaboración de la Fundación Zambrano .La misma está formada por profesionales de la oftalmalmología que se han formado en distintas sub-especialidades para poder ofrecer un servicio de excelencia, la fundación desarrolla programas de salud destinados a ofrecer asistencia gratuita a personas q se encuentran en situación de vulnerabilidad social.