Desfibriladores obligatorios: “Una ordenanza que salva vidas lleva 21 meses sin ser reglamentada”

A un año y 9 meses de la aprobación en el Concejo de la ordenanza impulsada por Cristian Azcona, el Ejecutivo todavía no la reglamentó. “El Municipio no está respetando este marco legal que permite salvar vidas”, cuestionó el edil.

El presidente del bloque de concejales del Frente Renovador, Cristian Azcona, cuestionó que a poco de que su cumplan dos años de su aprobación, el Ejecutivo aún no haya reglamentado la ordenanza que establece como requisito para los espacios de concurrencia de público en el Partido de General Pueyrredon la capacitación del personal en Reanimación Cardio-Pulmonar (RCP) y la obligatoriedad de contar con desfribiladores.

La ordenanza impulsada por Azcona se aprobó por unanimidad en noviembre de 2015 y establece la obligatoriedad de disponer cardio desfibriladores a lo largo y ancho de Mar del Plata y Batán.

“Es insensible poner en riesgo a la población de adultos mayores de la ciudad, una de las más altas del país, y también la vida de jóvenes y turistas que concurren a diversos eventos masivos, tratándose de una importante medida de prevención consensuada por el Concejo que hace un año y nueve meses espera que haya voluntad política del Ejecutivo”.

La mencionada ordenanza establece claramente que deben existir espacios cardio-asistidos y una sólida cadena de supervivencia ante un caso de paro cardíaco súbito.

“Desde el Frente Renovador exigimos que el Departamento Ejecutivo reglamente en forma urgente esta ordenanza que fue aprobada hace ya 21 meses y que no puede seguir durmiendo en un papel”, manifestó Cristian Azcona.

En el mismo sentido, el concejal ejemplificó que además de promover la capacitación en Reanimación Cardio-Pulmonar, “sería muy importante que los desfibriladores estén presentes en grandes eventos que se realizan en la ciudad, porque son parte de una concientización que debe poner en marcha el Municipio como establece la ordenanza para ayudar a salvar vidas”.

Cabe señalar que la normativa establece la presencia de los dispositivos como “requisito para la habilitación y funcionamiento de locales y/o espacios y/o eventos con concurrencia masiva de público”.

Y expresa además que se cuente con “un plan de respuesta a emergencias que incluya capacitación de personal en RCP y como mínimo un Desfibrilador Externo Automático”, instrumento apto para que cualquier persona con conocimientos básicos en RCP pueda asistir a otra persona que esté sufriendo una muerte súbita.

También quedó establecida su obligatoriedad en “espacios públicos o privados del Partido de General Pueyrredón donde exista una afluencia de público media diaria que alcance o supere las 1000 personas”.

Por último, el concejal Azcona insistió en la importancia “no dejar pasar más tiempo y que el Departamento Ejecutivo pase a reglamentar y poner en funcionamiento la ordenanza que el Concejo Deliberante sancionó hace ya un año y 9 meses, debido al marco regulatorio que brinda para salvar la vida de vecinos y turistas en el Partido de General Pueyrredon”.

Recomiendan acciones de RCP y desfibriladores en lugares públicos

La Defensoría del Pueblo de General Pueyrredon emitió una recomendación a fin de que se generen las acciones para contar con un programa de acceso público a la Reanimación Cardio Pulmonar, y a la desfibrilación precoz.

Para ello será necesario capacitar personal y colocar Desfibriladores Externos Automáticos en los espacios públicos o privados con presencia o concurrencia masiva de personas como terminales de transporte de pasajeros, estadios deportivos y anfiteatros, o donde exista una afluencia de público media diaria que alcance o supere las mil personas.

Para ello se tuvo en cuenta la preocupación de familiares de víctimas y la labor que en ese sentido se viene desarrollando en el Concejo Deliberante, donde existe un proyecto de ordenanza del concejal Cristian Azcona, para regular la temática.

Asimismo la Defensoría destacó la importancia de capacitación de agentes en la materia para poder brindar auxilio y herramientas de socorro rápida y eficazmente, sirviendo a la preservación de la vida humana.

La necesidad de disponer de todos los elementos para fortalecer en la comunidad una completa y efectiva Cadena de Supervivencia, y así reducir al máximo las muertes y discapacidades de víctimas de un paro cardíaco súbito (PCS), que puede abordarse a través de la presencia en lugares de acceso masivo de público mediante la instalación de desfibriladores.

Como antecedente se cita el caso de Paula Inés Gasco Owens, atleta paralímpica marplatense y estudiante de Filosofía, becada por el ENARD que entrenaba en una pileta de la ciudad de Mar del Plata (para el Torneo Panamericano de Chile), y en junio de 2013 sufrió un paro cardiorespiratorio.

Ante la ausencia de desfibriladores, médico y el tardío arribo de la ambulancia, sus profesores realizaron las maniobras de Resucitación Cardio Pulmonar intensivas, logrando reanimar en dos oportunidades a Paula. Pero a pesar de sus desesperados esfuerzos un tercer paro cardíaco se llevó los sueños de la atleta.