De madrugada, desalojaron uno de los locales de la Boston

Se trata del ubicado en la zona de Bahía Varese. Cerca de 300 policías sorprendieron a los trabajadores que se encontraban dentro del local.

Un fuerte operativo policial hizo efectivo, durante la madrugada de este miércoles, una orden de desalojo del local ubicado sobre Boulevard Marítimo, frente a Bahía Varese, donde funcionaba una de las sucursales de la confitería Boston.

El accionar de unos 300 policías sorprendió a los apenas dos trabajadores que permanecían en el interior del local que no ofrecieron ningún tipo de resistencia.

El desalojo se produjo cerca de las 3.30 de la madrugada y puso a fin a más de 200 días de lucha de los ex trabajadores de la tradicional confitería que en el último tiempo se vio envuelta en conflictos laborales.

Cabe recordar que, el pasado 26 de diciembre, los empleados de este local, con el contundente apoyo de decenas de gremios impidieron que en esa oportunidad se llevara adelante el desalojo ordenado por la justicia.

Incluso esperaban que se abriera algún tipo de instancia de diálogo para poder continuar con la labor durante la temporada de verano, ya que los trabajadores despedidos seguían brindando servicio de cafetería y medialunas para generar ingresos.

Trabajadores y gremios resisten el desalojo de la confitería Boston.

Trabajadores de la sucursal de la confitería Boston de Varese resistirán con el apoyo de gremios el desalojo previsto para este miércoles.

Dirigentes de los sindicatos de gastronómicos y pasteleros se encuentran esta mañana en Urquiza y la Costa, donde los empleados ya llevan más de 200 días de ocupación tras la decisión empresarial de cerrar la tradicional confitería.

En total son 14 las familias que continúan con la toma y fueron notificados mediante una orden de desalojo. En Gastronómicos anhelan “que no haya inconvenientes”.

Escrito firmado x los trabajadores presentado ante el juzgado n9

Ordenan el desalojo de uno de los locales de la Boston

Tras 204 días de lucha, la justicia dispuso que el próximo miércoles 26 de diciembre se proceda al desalojo de la sucursal de Varese.

Los trabajadores despedidos de la confitería Boston que desde hace 204 mantienen tomado la sucursal de Boulevard Marítimo y Urquiza, recibieron una dura noticia: la orden de desalojo del local ubicado frente a Playa Varese.

La justicia envió esta semana una notificación de que procederá a desalojar el inmueble el próximo miércoles 26 de diciembre.

Los empleados sabían que esta situación recién se iba a producir a mediados de febrero y creen que las presiones empresariales provocaron que la acción de desalojo se produzca previo a la feria judicial.

No obstante, los trabajadores que mantienen tomado el local y siguen atendiendo a marplatenses y turistas dejaron en claro que van a resistir la medida y convocaron a la ciudadanía a acompañarlos el próximo miércoles.

Casa de la Memoria: “es parte del desorden administrativo que existía”

El intendente Carlos Arroyo sostuvo que no existe ninguna documentación que justifique la cesión del inmueble municipal a ninguna organización.

El intendente Carlos Arroyo se refirió a la decisión del municipio de intimar con una orden de desalojo a los organismos que ocupan desde 1998 el inmueble ubicado en la calle Santa Fe 2946, conocido como la Casa de la Memoria.

Ese lugar alberga desde hace veinte años las actividades que los organismos de derechos humanos realizan en la ciudad y les fue cedido durante la gestión del intendente Elio Aprile.

Sin embargo, el pasado viernes la comuna envió una intimación para su desalojo por considerar que no cuentan con un contrato locatario.

En ese sentido, el jefe comunal manifestó al programa Vencedores y Vencidos (FM94.1) que “el inmueble es parte del desorden administrativo que imperaba, no hay ningún contrato, es una casa municipal, por lo tanto mi deber es saber en manos de quien está, por eso los intimé, esa casa es del municipio e hice lo que correspondía”.

Además, aseguró que tiene documentación fotográfica que refleja el mal estado en que se encuentra el inmueble y dejó en claro que no va a permitir que se malgasten recursos del municipio.

Conflicto en la Boston: más despidos y orden de desalojo

Un duro panorama afrontan los trabajadores de la tradicional confitería Boston, tras varios meses de conflicto con los dueños de esta cadena por la falta de pago de los sueldos.

A la fecha ya son 26 los empleados que recibieron sus telegramas de despido y por esta razón, los gremios de Gastronómicos y Pasteleros resolvieron tomar la fábrica Xocolata que funciona en Colon y Teodoro Bronzini, perteneciente a uno de los dueños de la Boston.

Mientras tanto, una orden judicial dispuso el desalojo de la sucursal que funciona en la costa.

Los dueños de ese inmueble denunciaron a los trabajadores por usurpación y la justicia dictó la orden de desalojo.

Desde el gremio de Gastronómicos destacaron que “los trabajadores de las Confiterías Boston, acompañados por los gremios que los representamos, han atravesado en los últimos tres meses situaciones inesperadas e infundadas, originadas por sus empleadores”.

La fuerza que siempre tuvo esta marca como emblema de la ciudad, desde hace largo tiempo sólo corría por las venas de sus trabajadores, de las familias que día a día pusieron el pecho en estos últimos dos años para seguir adelante con nuevos empleadores y una empresa que comenzó a mostrar su deterioro desde que los hermanos Lotero y su accionista austríaco, se pusieron al frente”, expresó la dirigente Nancy Todoroff.

Todoroff precisó que las demoras en los pagos se hicieron insostenibles así como la decidía empresaria. “Al día de hoy, los trabajadores de las sucursales de Varese, Buenos Aires y Constitución (recordemos que en el camino se cerró la de Paseo Diagonal) sólo llevan cobrado el 35% de sus sueldos de ABRIL. Y desde hace un mes, los empresarios no muestran intenciones de aparecer ni dar respuestas”, resaltó.

Sin embargo, a la inacción empresaria se sumó otro escollo: la propia justicia. Mientras más uno se adentra en los caminos de la defensa laboral, más descubre que hay un hilo que se corta, un callejón sin salida donde diferentes acciones habilitadas para los empresarios, dejan completamente desprotegidos a los trabajadores. Que el Estado y su ente recaudador tenga potestad de cobrar a los dueños sus deudas antes que estos paguen indemnizaciones, es un ejemplo. Hoy, con once telegramas de despido en las manos de los trabajadores, pedido de desalojo y denuncias que no tienen asidero alguno, pretenden convertir a las víctimas en victimarios”, manifestó.