El Consejo Asesor para la Transición Nacional de Catalunya marca las prioridades tras la desconexión de España

Noticias de Cataluña

Seguridad, fronteras y energía son ámbitos críticos del día siguiente a la independencia, también ampliar las competencias de los Mossos o bien crear una guardia nacional

“En el fondo, hay pocas cosas realmente relevantes que hay que preguntarse cuando hablamos de la proclamación de la independencia. ¿Seremos capaces de tomar el control de los puertos y los aeropuertos? ¿Los Mossos d’Esquadra asumirán todos y cada uno de los ámbitos de seguridad catalana? ¿Podremos garantizar las fronteras?”. En estos términos se expresa un alto dirigente de Juntos por el Sí en referencia al día siguiente de la desconexión, el momento en que las instituciones catalanas prevén actuar como un Estado con sus propias normas.

Una de las tareas que el ex presidente Artur Mas encargó al Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) fue prever todas y cada una de las iniciativas que el Gobierno debería promover para garantizar que la sucesión entre la legalidad autonómica y la de una hipotética Catalunya independiente sea un éxito y que la ciudadanía no sufra consecuencias negativas. Hay aspectos especialmente delicados, como es el caso de la seguridad, los puertos, los aeropuertos, las fronteras y el abastecimiento de energía.

  1. Seguridad

El CATN sitúa cinco cuestiones fundamentales a la hora de mantener la seguridad en el país en el momento de la independencia, especialmente en caso de escenario de no colaboración con el Estado: control de fronteras, control de aduanas, control territorial y de infraestructuras críticas, ciberseguridad y antiterrorismo. Una de las observaciones que hace el organismo presidido en su momento por Carles Viver Pi-Sunyer es que hay que crear una unidad específica de fronteras que vigile las aduanas, los puertos y aeropuertos, además de crear una unidad de Guardacostas.

En cuanto a la creación de un hipotético ejército catalán, uno de los aspectos que genera discrepancias entre los partidos independentistas, el consejo asesor no se pronuncia, pero deja claro que si no hay unas fuerzas armadas hay que tener en cuenta una serie de opciones. La primera, ampliar las funciones de los Mossos. La segunda, contemplar la opción de crear una guardia nacional. En todo caso, el CATN insiste en que, en todos los escenarios (incluso el de no acuerdo con el Estado) debería coordinarse en todo momento con las instituciones españolas.

El gobierno español, especialmente el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, intentó vincular al Principado con el yihadismo. “Cataluña, por su situación geográfica, tiene un nivel de riesgo singular”, aseguró a finales de 2015.

  1. Puertos y aeropuertos

Enlazando con los aspectos de seguridad, el CATN muestra especial interés en las infraestructuras claves del país y en los mecanismos de su gestión. En este sentido, recomienda la creación de una agencia catalana de la seguridad aérea, y también una nueva administración de competencias en materia marítima. La autoridad del transporte ferroviario también debería ponerse en marcha.

  1. Energía

La sugerencia que hace el consejo asesor a las autoridades catalanas que estén al frente del hipotético Estado catalán es que revisen si los depósitos de gas y de hidrocarburos están llenos al máximo. “Hay que asegurar los proveedores estratégicos”, mantiene el CATN, que reclama tener especial cuidado con las centrales nucleares y sus residuos radiactivos.

Los asesores del Gobierno recomiendan crear cuatro organismos: un ente supervisor del sistema energético, un operador del sistema eléctrico, un operador del sistema gasístico y un consejo de seguridad nuclear. El abastecimiento de agua también aparece como aspecto clave en el informe 9 del CATN, que sitúa como riesgo para los embalses un escenario de no colaboración con el Estado.-

Junqueras espera tener listo en dos meses el plan definitivo para culminar la independencia

 

El vicepresidente catalán contempla que el referéndum ratifique las tres leyes de desconexión que elabora el Parlament

El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, aseguró que es “totalmente razonable” que las entidades soberanistas hayan dado dos meses al ejecutivo catalán para que concrete cómo culminar el proceso soberanista.

En una entrevista con Europa Press, recordó que “somos independentistas de toda la vida y siempre hemos sido partidarios del derecho de autodeterminación y los campeones del referéndum”.

El vicepresidente contempla que este hipotético referéndum no sea un ‘sí’ o ‘no’ a la independencia, sino que sirva para validar o no las tres leyes de desconexión que JxSí y la CUP están elaborando en el Parlament. Esto supondría cambiar la hoja de ruta actual, pero Junqueras defiende que esto debe ser posible si es para “mejorarla” y si se pacta con el resto de agentes soberanistas.

“Si tiene que haber un mecanismo de mejora, un referéndum antes de las próximas elecciones que sirva para ratificar la decisión del Parlament respecto a las tres leyes de desconexión y cuenta con consenso, nosotros encantados de la vida”, señaló.

De las tres leyes de desconexión, una deber servir para articular una hacienda propia catalana, otra la seguridad social y una tercera de transitoriedad jurídica, tres elementos que los soberanistas ven como los pilares de una futura república catalana.

Barcelona (INCAT-Nació Digital, por Oriol March).-

Barcelona. (INCAT-Europa Press).-

No habrá ninguna negociación para definir un nuevo encaje de Cataluña en España

Noticias de Cataluña y España

Por Germán Capdevila

Los catalanes podríamos respirar aliviados al saber que el pacto entre el PP y Ciudadanos para investir Mariano Rajoy no consiguió la aprobación parlamentaria, al igual que fracasó el intento anterior entre el PSOE y Ciudadanos. Ambos acuerdos contenían un buen número de medidas recentralizadoras que diluían aún más el exiguo autogobierno catalán, al tiempo establecían medidas que atentaban directamente contra la lengua y la cultura catalanas, como –por ejemplo– la supresión del sistema de inmersión lingüística.

Sin embargo, sería un error creer que la amenaza ha desaparecido. Los pactos cruzados entre el PP, el PSOE y Ciudadanos son una auténtica hoja de ruta de lo que nos espera a los catalanes si no conseguimos recuperar la independencia en los próximos meses. Si no lo conseguimos, no habrá ninguna negociación para definir un nuevo encaje de Cataluña en España. Lo que habrá es una destrucción total de Cataluña como comunidad nacional. Los acuerdos de investidura son sólo una muestra, y en eso están de acuerdo dos tercios del Congreso.

La única esperanza que tiene Cataluña de mantener un modelo educativo inclusivo y de éxito, de subir a un tren con la esperanza de no quedar una hora y media retenido dentro de un vagón, de poder recurrir a la justicia en la propia lengua, de cobrar las ayudas a la dependencia, etcétera, se llama independencia. Y es cada vez más urgente.-

 

El PP ha vuelto a demostrar su incapacidad para negociar y su anticatalanismo

                   

Pedro Sánchez, ¿lo intentará otra vez?

El fracaso de Mariano Rajoy se consumó anoche. Su candidatura a la presidencia del gobierno de España volvió a chocar con los votos negativos de la mayoría de la Cámara. Rajoy, tras el triste papel hecho después de las elecciones de diciembre, las primeras de este episodio vergonzante, tenía la obligación de presentarse a la investidura. Más aún después de haber mejorado sus resultados en las elecciones del 26-J.

Ahora, en estos meses, el PP ha vuelto a demostrar su incapacidad para negociar: sólo ha sido capaz de cerrar un acuerdo contra Cataluña con Ciutadans (C ‘s), un acuerdo que remachó con un discurso anticatalán en el primer día de la sesión de investidura de esta semana. Rajoy ha sido víctima de estos cuatro años de absolutismo, desde el desprecio a todos los grupos de la oposición, y de un inmovilismo insultante desde el 20-D.

Aunque nos encaminamos a unas terceras elecciones en Navidad –ya sea el 18-D o el 25-D–, hasta el 31 de octubre todavía pueden pasar muchas cosas, algunas previstas, como las elecciones vascas y gallegas, y otras no previstas, que podrían desembocar en que finalmente haya investidura. Pero, claro, otra cosa es a quién se puede investir. Y aquí también puede haber sorpresas.

En todo caso, los tres partidos catalanes en Madrid –en Común Podemos, ERC y PDC– instaron el martes al socialista Pedro Sánchez a tomar la iniciativa e intentarlo. Es obvio que intentarlo significa aceptar que los catalanes tenemos el derecho de autodeterminación y pactar una salida a la consulta, como hizo David Cameron en Escocia. El problema es que el líder del PSOE ya podría haber explorado esta posibilidad después de las elecciones de diciembre, pero prefirió lanzarse a los brazos de los anticatalanistas de Ciudadanos.

Todo puede pasar en España, menos –claro está– sentarse a negociar con los catalanes, pero aunque la posibilidad es remota, existe.-

 

“El futuro no está escrito, será aquel que los catalanes, libremente, queramos escribir”

 

“El futuro no está escrito, será aquel que los catalanes, libremente, queramos escribir”

La consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y vivienda, Meritxell Borràs, inauguró la XIII edición de la Feria de los Indianos de Begur, oportunidad en la que la consejera destacó el acierto de esta actividad que rememora la época en que alrededor de 500 begurenses fueron a Cuba con la intención de hacer fortuna.

En su intervención, trazó un paralelismo entre dos momentos históricos: uno, hace dos siglos, cuando en Begur y en otras villas, muchos catalanes tuvieron que atravesar el Atlántico para aspirar a una vida mejor, y el segundo, hoy, “cuando podemos decidir cómo queremos que sea nuestro futuro. Cataluña está ante una encrucijada histórica. Y está en nuestra mano decidir hacia dónde queremos encaminar nuestro futuro individual y colectivo, porque el futuro no está escrito. Será aquel que los catalanes, libremente, queramos escribir”.

En este sentido, Borrás remarcó que “el anhelo de libertad del pueblo catalán no es ninguna moda huidiza, sino que viene de muy lejos”. La consejera recordó que Cuba fue “la isla de los sueños” para muchos catalanes y que “Cataluña y Cuba siempre mantuvieron una relación especial, constatable en muchos hechos de nuestra cultura y de nuestra historia, como los orígenes de la estelada, una bandera que representa el anhelo de libertad y soberanía y que, diseñada por Vicente-Albert Ballester, tomó como modelo la bandera de Cuba”.

“También fue en Cuba”, dijo la consejera, “y concretamente en La Habana, donde en 1928 se redactó, bajo la dirección de Francesc Macià, una primera versión de constitución catalana que nunca fue aprobada, una constitución que en muchas aspectos era adelantada a su tiempo”.

Tras la inauguración de la exposición “Tejidos, colonias y indianos. Una historia de ultramar”, Meritxell Borràs recorrió el Mercado Indiano de productos de ultramar y la muestra de oficios. La consejera estuvo acompañada por el alcalde de Begur, Joan Manel Loureiro; y el director de Servicios Territoriales de Gobernación en Girona, Raül Morales.-

Girona (INCAT-El Punt Avui).-