Demolerán una parte del ex Hotel Hurlingham

Hace tres años el Concejo Deliberante aprobó un “Programa de puesta en valor y funcionamiento de los edificios Chateau Frontenac, Hurlingham y Royal”.

Esa medida evidenciaba la necesidad de encontrar soluciones a los problemas edilicios y urbanísticos derivados de la falta de políticas adecuadas en defensa de nuestro patrimonio.

Sin embargo, en todo este tiempo poco se hizo y el edificio del hotel Hurlingham, que no está incluido en la Ordenanza de Preservación Patrimonial, fue adquirido por un grupo empresario que ahora se apresta a demoler parte de su estructura.

Así lo demuestra un cartel que apareció en los últimos días sobre la fachada de este emblemático lugar donde su valor histórico no fue suficiente para conservarlo.

Ubicado en Boulevard Marítimo Peralta Ramos 4063 con salida a la calle Gascón, el inmueble posee un lote de 1.936 metros cuadrados.

No hay mayores precisiones sobre lo que se pretende realizar en ese lugar. En su momento se mencionó que fue adquirido para construir un hotel 5 estrellas.

En 1948, el hotel fue adquirido por la Federación de Empleados de Comercio y Servicios. En 1992 Faecys se lo vendió a un privado y allí empezó su decadencia.

El hotel Hurlingham recorrió a lo largo de su historia etapas similares a las de otros hoteles importantes de la ciudad.

Pocos años después de su inauguración, cuando la ciudad se trasformó a partir de la recepción del turismo masivo generado por las cambios políticos y sociales de la década del 40, fue vendido y se convirtió en un hotel sindical.

Comenzó aquí un lento e inexorable proceso de transformaciones para responder a nuevas demandas edilicias y modernizaciones que no respetaron la unidad de su expresión original.

Así el lenguaje náutico fue desapareciendo, y el orgulloso volumen blanco, símbolo de modernidad y pujanza se convirtió en una estructura carente de identidad, hoy abandonada, como muchas otras que corrieron igual destino y terminaron desapareciendo de nuestra memoria y de nuestro patrimonio local y nacional.