No habrá ninguna negociación para definir un nuevo encaje de Cataluña en España

Noticias de Cataluña y España

Por Germán Capdevila

Los catalanes podríamos respirar aliviados al saber que el pacto entre el PP y Ciudadanos para investir Mariano Rajoy no consiguió la aprobación parlamentaria, al igual que fracasó el intento anterior entre el PSOE y Ciudadanos. Ambos acuerdos contenían un buen número de medidas recentralizadoras que diluían aún más el exiguo autogobierno catalán, al tiempo establecían medidas que atentaban directamente contra la lengua y la cultura catalanas, como –por ejemplo– la supresión del sistema de inmersión lingüística.

Sin embargo, sería un error creer que la amenaza ha desaparecido. Los pactos cruzados entre el PP, el PSOE y Ciudadanos son una auténtica hoja de ruta de lo que nos espera a los catalanes si no conseguimos recuperar la independencia en los próximos meses. Si no lo conseguimos, no habrá ninguna negociación para definir un nuevo encaje de Cataluña en España. Lo que habrá es una destrucción total de Cataluña como comunidad nacional. Los acuerdos de investidura son sólo una muestra, y en eso están de acuerdo dos tercios del Congreso.

La única esperanza que tiene Cataluña de mantener un modelo educativo inclusivo y de éxito, de subir a un tren con la esperanza de no quedar una hora y media retenido dentro de un vagón, de poder recurrir a la justicia en la propia lengua, de cobrar las ayudas a la dependencia, etcétera, se llama independencia. Y es cada vez más urgente.-

 

El PP ha vuelto a demostrar su incapacidad para negociar y su anticatalanismo

                   

Pedro Sánchez, ¿lo intentará otra vez?

El fracaso de Mariano Rajoy se consumó anoche. Su candidatura a la presidencia del gobierno de España volvió a chocar con los votos negativos de la mayoría de la Cámara. Rajoy, tras el triste papel hecho después de las elecciones de diciembre, las primeras de este episodio vergonzante, tenía la obligación de presentarse a la investidura. Más aún después de haber mejorado sus resultados en las elecciones del 26-J.

Ahora, en estos meses, el PP ha vuelto a demostrar su incapacidad para negociar: sólo ha sido capaz de cerrar un acuerdo contra Cataluña con Ciutadans (C ‘s), un acuerdo que remachó con un discurso anticatalán en el primer día de la sesión de investidura de esta semana. Rajoy ha sido víctima de estos cuatro años de absolutismo, desde el desprecio a todos los grupos de la oposición, y de un inmovilismo insultante desde el 20-D.

Aunque nos encaminamos a unas terceras elecciones en Navidad –ya sea el 18-D o el 25-D–, hasta el 31 de octubre todavía pueden pasar muchas cosas, algunas previstas, como las elecciones vascas y gallegas, y otras no previstas, que podrían desembocar en que finalmente haya investidura. Pero, claro, otra cosa es a quién se puede investir. Y aquí también puede haber sorpresas.

En todo caso, los tres partidos catalanes en Madrid –en Común Podemos, ERC y PDC– instaron el martes al socialista Pedro Sánchez a tomar la iniciativa e intentarlo. Es obvio que intentarlo significa aceptar que los catalanes tenemos el derecho de autodeterminación y pactar una salida a la consulta, como hizo David Cameron en Escocia. El problema es que el líder del PSOE ya podría haber explorado esta posibilidad después de las elecciones de diciembre, pero prefirió lanzarse a los brazos de los anticatalanistas de Ciudadanos.

Todo puede pasar en España, menos –claro está– sentarse a negociar con los catalanes, pero aunque la posibilidad es remota, existe.-

 

“El futuro no está escrito, será aquel que los catalanes, libremente, queramos escribir”

 

“El futuro no está escrito, será aquel que los catalanes, libremente, queramos escribir”

La consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y vivienda, Meritxell Borràs, inauguró la XIII edición de la Feria de los Indianos de Begur, oportunidad en la que la consejera destacó el acierto de esta actividad que rememora la época en que alrededor de 500 begurenses fueron a Cuba con la intención de hacer fortuna.

En su intervención, trazó un paralelismo entre dos momentos históricos: uno, hace dos siglos, cuando en Begur y en otras villas, muchos catalanes tuvieron que atravesar el Atlántico para aspirar a una vida mejor, y el segundo, hoy, “cuando podemos decidir cómo queremos que sea nuestro futuro. Cataluña está ante una encrucijada histórica. Y está en nuestra mano decidir hacia dónde queremos encaminar nuestro futuro individual y colectivo, porque el futuro no está escrito. Será aquel que los catalanes, libremente, queramos escribir”.

En este sentido, Borrás remarcó que “el anhelo de libertad del pueblo catalán no es ninguna moda huidiza, sino que viene de muy lejos”. La consejera recordó que Cuba fue “la isla de los sueños” para muchos catalanes y que “Cataluña y Cuba siempre mantuvieron una relación especial, constatable en muchos hechos de nuestra cultura y de nuestra historia, como los orígenes de la estelada, una bandera que representa el anhelo de libertad y soberanía y que, diseñada por Vicente-Albert Ballester, tomó como modelo la bandera de Cuba”.

“También fue en Cuba”, dijo la consejera, “y concretamente en La Habana, donde en 1928 se redactó, bajo la dirección de Francesc Macià, una primera versión de constitución catalana que nunca fue aprobada, una constitución que en muchas aspectos era adelantada a su tiempo”.

Tras la inauguración de la exposición “Tejidos, colonias y indianos. Una historia de ultramar”, Meritxell Borràs recorrió el Mercado Indiano de productos de ultramar y la muestra de oficios. La consejera estuvo acompañada por el alcalde de Begur, Joan Manel Loureiro; y el director de Servicios Territoriales de Gobernación en Girona, Raül Morales.-

Girona (INCAT-El Punt Avui).-

¿Mariano Rajoy sería presidente si acepta convocar a un referéndum en Cataluña?

Noticias de Cataluña

Ejercicio libre de política-ficción, redactado sobre la base de las persistentes dificultades que padece el PP para formar gobierno

He tomado como base para estas elucubraciones casi surrealistas dos circunstancias ciertas y concretas: la reiterada imposibilidad de formar gobierno en España desde hace siete meses y la autorización de Londres a Escocia para que se celebrara un referéndum sobre la independencia de esta nación. Entiendo que los estoicos lectores retrucarán que “España no es Escocia”; y que “Rajoy jamás aceptará un referéndum en Cataluña”. Es cierto, pero tras la estructura de mi hipótesis, los invito a leer al final las argumentaciones a favor.

Para evitar que transcurra sin resultados positivos el período con que cuenta Mariano Rajoy (PP) para formar gobierno y ante la cerrada oposición de Pedro Sánchez (PSOE), se impone evitar por cualquier medio una convocatoria a terceras elecciones, que sería mucho más que bochornosa. Así, se procuraría por todos los medios que Ciudadanos, la maquillada ultraliberal agrupación de Albert Rivera, sume los votos de sus representantes para la investidura del actual presidente en funciones. Y como –aún con matices– ambos son de derechas, los poderosos “auspiciantes” de ambos partidos pueden presionar para lograr la entente, si se lo proponen.

No obstante, sumando las bancas del PP más las de Ciudadanos, restaría un puñado de votos para que Rajoy logre la mayoría parlamentaria que le permitiría acceder a un nuevo mandato presidencial. Y digo un puñado pensando en los pequeños partidos independentistas catalanes y vascos ya que descarto de plano que los antisistema de Pablo Iglesias (Podemos) –en franco análisis para entender a qué se debió la debacle electoral–, no aportaría al PP.

El primer ministro inglés, David Cameron, accedió en su momento a la consulta en Escocia, advirtiendo a sus habitantes que lo hacía pero que emplearía todos los recursos a su alcance para evitar que triunfara la secesión. Y así lo hizo, con los resultados por todos conocidos. En cambio, Mariano Rajoy tiene dos dificultades para imitar a su renunciante y alicaído par británico: en primer lugar, su resistencia endémica a hablar de la independencia de Cataluña; y, en segundo, no tiene garantías de que se imponga el “no” y en estas condiciones, su resistencia a permitir la vía democrática se profundiza.

Pero sigamos con las elucubraciones: Algún asesor descontracturado podría animarse a sugerirle que una actitud como la que planteamos (referéndum para Cataluña) le reportaría a Rajoy beneficios adicionales como el beneplácito de la Unión Europea (necesitada de actitudes coherentes de España ante su caótica situación económica); la llave para que los partidos independentistas catalanes (ERC y CDC) le aporten los votos para su investidura; y el desconcierto fatal en que sumiría a sus rivales políticos, en especial el PSOE.

Los vectores negativos con que tendría que enfrentarse el PP en esta jugada 2.0, serían el descontento entre sus militantes, irracionalmente adversos a cualquier concesión que se pueda hacer a Cataluña; y la imposibilidad constitucional de permitir un referéndum abierto y vinculante (o no), aunque este impedimento podría salvarse con alguna argucia legal. Obviamente, Madrid pondría toda su estrategia ya conocida en desacreditar, denunciar con o sin fundamentos y asustar a los catalanes, en especial a los adultos mayores a quienes reiteradamente amenaza con que dejarán de percibir sus pensiones y jubilaciones si Cataluña se independiza. La campaña (limpia y sucia) por el “no” sería furibunda.

Acepto, estimados lectores, que el guión parece digno de George Orwell, pero apelo a una frase contenida en el primer capítulo de la obra “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, atribuida a Miguel de Cervantes Saavedra: “Porque a la razón de la sinrazón que a mi razón se hace…” En otras palabras, el tablero que describimos puede derivar en una arriesgada jugada y constituir un escape hacia adelante de Mariano Rajoy para eludir el pantano en que se encuentra atascado, con lo que sacaría patente de astuto, de temerario y de dirigente adaptado a los tiempos que corren.

Faltarían evaluar las reacciones y las caras que pondrían Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Raül Romeva y Artur Mas si llegara a producirse esta alternativa. Y hay más tela para cortar pero, por ahora, aquí termina este ejercicio de política-ficción.-

Especial de INCAT por Carlos Rubén Capdevila.-

Reino Unido: el Gobierno rechaza la petición de un segundo referéndum sobre el ‘Brexit’

Noticias de Reino Unido

Más de 4 millones de personas han firmado una petición para solicitar que se celebre un segundo referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE.

‘Brexit’

  • ¿La fascistización amenaza a Europa tras el ‘Brexit’?
  • «Pocos ven que la UE está siendo destruida por EE.UU.»

El primer ministro británico, David Cameron, ha rechazado formalmente la petición de celebrar un segundo referéndum  sobre el ‘Brexit’, según ‘The Independent’.

En una respuesta oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores se dice que 33 millones de personas expresado su opinión votando a favor del ‘Brexit’ y que «su decisión debe ser respetada».

Más de 4 millones de personas han firmado esta petición para solicitar que se celebre un segundo referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE. Se trata de la petición que recogió más firmas en toda la historia del procedimiento, introducido en 2011.

La petición solicita que los legisladores aprueben una nueva normativa que posibilite la repetición del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

Normalmente, cuando una petición en el sitio web del Parlamento recoge 100.000 firmas la Comisión de Peticiones considera que debe celebrarse un debate parlamentario para valorar la solicitud.

Las firmas falsas

A pesar de que solo los ciudadanos británicos tienen derecho a firmar las peticiones dirigidas a la Cámara de los Comunes (la Cámara Baja del Parlamento) a través de su web, se detectó que personas de todo el mundo habían firmado la solicitud de celebrar un segundo referéndum sobre la pertenencia o no del Reino Unido a la UE.

La Comisión de Peticiones de la Cámara de los Comunes británica confirmó que ya se han detectado 77.000 casos de falsificación de firmas.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).