Vigilia en Mar del Plata por la canonización del cura Brochero

El próximo domingo en el Vaticano se convertirá en el primer santo nacido y muerto en Argentina.

Con una inédita «semana brocheriana» en Roma, el Vaticano se prepara para la histórica canonización del «cura gaucho» José Gabriel Brochero, que este domingo 16 de octubre se convertirá en el primer santo nacido y muerto en Argentina.

En Mar del Plata, al igual que en otras ciudades del país, está prevista una vigilia a la espera de la canonización del Cura Brochero.

El sábado 15 de octubre, desde las 21, en la Iglesia Catedral de Mar del Plata dará inicio la vigilia. A las 5 de la mañana del domingo 16 se realizará la transmisión en directo desde el Vaticano, del momento de la canonización.

Durante la vigilia habrá cantos reflexiones y testimonios a cargo de hermanos de la Casa Cura Brochero de Mar del Plata.

Para finalizar este acontecimiento histórico se va a celebrar una misa de acción de gracias a las 8 de la mañana.

La misa para la canonización de Brochero y otros seis santos que presidirá el papa Francisco en la Plaza San Pedro iniciará este domingo a las 10.15 de Roma (5.15 de Argentina), y se espera que ya antes del mediodía italiano el Pontífice haya pronunciado en latín la fórmula que inscribirá definitivamente a Brochero en el «Árbol de los Santos».

Se prevé que de la ceremonia tomarán parte unos mil fieles provenientes de Argentina, más de treinta obispos y un centenar de sacerdotes, además del Presidente Mauricio Macri, que este sábado mantuvo un encuentro con el Pontífice.

Junto a Brochero serán canonizados los beatos italianos Lodovico Pavoni y Alfonso Maria Fusco, el obispo español Manuel González García, los franceses Salomón Leclercq y Elisabeth de la Santísima Trinidad y el niño mártir mexicano José Sánchez del Río.

Brochero será canonizado luego de que la Congregación para las Causas de los Santos certificara los milagros que se le atribuyen al cura gaucho en los casos de Nicolás Flores, un chico de 11 meses que había quedado al borde de la muerte tras sufrir un severo accidente de tránsito; y de Camila Brusotti, una nena que se recuperó de lesiones que la habían dejado al borde de la muerte.

Si bien Brochero será el primer santo «100%» argentino, ya que en el caso del primer santo oficializado por el Vaticano y nacido en Argentina, San Héctor Valdivielso Sáez, también conocido como San Benito de Jesús (1910-1934), sólo vivió en el país hasta los cuatro años.

A esa edad, fue llevado por sus padres a España donde fue ejecutado durante la Revolución de Asturias, previa a la Guerra Civil Española, por lo que fue beatificado el 29 de abril de 1990 por el papa Juan Pablo II y canonizado el 21 de noviembre de 1999 por el mismo pontífice.

El Cura Brochero será declarado santo

El papa Francisco autorizó, este viernes 22 de enero, al cardenal Angelo Amato SDB, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, la promulgación del decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión del beato José Gabriel del Rosario Brochero.

“El Santo Padre en el consistorio, que será en marzo, antes de la Semana Santa, comunicará al mundo la fecha y lugar donde canonizará al Cura Brochero”, destacó monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje y vicepostulador de la causa de canonización. El “Cura gaucho” se convierte de este modo en el primer sacerdote argentino declarado santo.

El segundo milagro, por intercesión del Cura Brochero, fue la recuperación, sin explicación médica ni científica, de una niña sanjuanina, Camila Brusotti, que estaba al borde de la muerte tras ser salvajemente golpeada.

El primer milagro, que permitió declarar beato a Brochero tuvo como protagonista a Nicolás Flores Violino, un niño que superó el pronóstico de una «vida vegetativa» y problemas neurológicos severos tras sufrir un grave accidente vial con apenas meses de vida.

“Este año, el Cura Brochero cumple 150 años de sacerdote, un testigo de la misericordia. Que en el Año de la misericordia sea canonizado por un argentino y jesuita, me llena de alegría”, expresó monseñor Olivera.

Brochero, quien evangelizó a lomo de mula a los paisanos de las sierras de Córdoba, fue proclamado beato el 14 de septiembre de 2013 en una ceremonia multitudinaria efectuada en la localidad cordobesa que lleva su nombre: Villa Cura Brochero.

En aquella oportunidad, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, leyó una carta en la que el papa Francisco destacó la figura del flamante beato como “pastor con olor a oveja” y aseguró que Brochero fue un “pionero” de la evangelización al llevar el mensaje de Cristo a las “periferias existenciales” y al hacerse “pobre entre los pobres”.