Licencia de conducir: más de 82 mil vecinos pusieron a prueba su agudeza visual

En el año 2015, el Cuerpo Médico de la División Licencias de Conducir,  dependiente de la Secretaria de Salud del Municipio, atendió a 82.547 vecinos, constituyéndose en el área de salud municipal  que más prestaciones tuvo.

Para muchos, es solamente un examen de agudeza visual. Observar unas letras en un cartel, para “acertar” las mismas con un ojo , alternativamente, tapado. En realidad, estos casi 7.000 controles mensuales, van mucho más allá de eso.

El servicio, hoy coordinado por la doctora Nancy Devoto,  brinda un  examen médico integral que consta de varias etapas.

Como primer paso, se realiza una observación, de parte de los profesionales y del personal administrativo, del estado físico global del vecino. Su forma de llenar los formularios, la comprensión de las consignas, su modo de respirar (que bien podrían ser EPOC o insuficiencia cardíaca), su traslación, su postura, aspectos neurológicos o su forma de expresarse, bien pueden brindar el primer alerta.

Luego, ya en el consultorio de cualquiera de los centros habilitados ( El Gaucho, Vieja Usina, CETAC, Copetel o ACA) los diez médicos que forman parte de este equipo, profundizan los diagnósticos y solicitan a los médicos de cabecera, en interconsultas, distintos tipos de certificaciones de salud. Se piden datos sobre tratamientos, el cumplimientos de estos y de ser necesario, también se llevan adelante Juntas Médicas, donde tres galenos deciden el estado físico o mental del paciente.

La doctora Nancy Devoto, sobre este trabajo de la Dirección General de Transporte, que orienta Claudio Cambareri, manifestó que  “realmente existe un mito sobre esto y no se tienen en cuenta varias situaciones extraordinarias».

«Por ejemplo, si un vecino está con un yeso, al momento de la revisación médica no está apto para manejar; estado que cambiará cuando se le de el alta definitiva. Varios piensan que ese esguince o desgarro, no les va a impedir manejar cuando se curen,  pero lo concreto es que, al momento de revisarlos, no pueden conducir. Como contrapartida, nos llevamos varias sorpresas. Porque usuarios que antes tenían distintas dificultades en la vista, se operan, las corrigen y modifican los legajos que nosotros llevamos en forma digital”, describió.

Raúl Oscar Vitale, quien fuera el médico coordinador de la actual área de salud, dentro del departamento de Licencias, hasta abril de este año,  recordó los viejos tiempos: “empezamos siendo tan sólo tres, en el Centro de Salud de Colón y Salta. Creo, que el salto de calidad lo dimos cuando pasamos a Colón y Victoriano Montes, allí pudimos informatizarnos y cargar en la ficha de cada usuario los antecedentes. Hoy son 10 los médicos que prestan este servicio y les puedo asegurar que no alcanzan. La demanda es muy grande y harían falta dos médicos más y otra psicóloga para ver tantos casos”.

El cuerpo de médicos, que ya en el 2016 lleva 32.362 controles, está integrado por Celia Coria, David Céliz, Jorge Alí, Pablo Alessandría, Laura Napolitano, Teresita Rousselot, Patricia Malaguti, Lady Trinchero y Graciela Gorlero.