Licencias de conducir: “es algo lógico» el nuevo costo

El Director General de Transporte Claudio Cambareri se refirió a la suba de los valores que deben abonar los vecinos para obtener sus licencias de conductor.

El funcionario recordó que es normal que –a principios de año- el Honorable Concejo Deliberante actualice la Ordenanza Fiscal Impositiva.

“Esto es algo lógico, que ocurre todos los años. A partir de la sesión del Concejo, donde fue aprobado el aumento de las tasas, hubo un incremento en todos los derechos de oficina de toda la Municipalidad”, agregó Cambareri.

“Nosotros no estamos ajenos a eso. Y todo lo relacionado a la Dirección General de Transporte -ya sea una habilitación o una transferencia, por citar algunos casos- va  a tener este pequeño incremento».

Finalmente, el funcionario aseguró: “esta es una modificación que hubo en toda la Municipalidad de General Pueyrredon a partir de la aprobación del HCD. No es un capricho de Transporte».

Un informe refleja cuánto cuesta estudiar en la Universidad Pública

Se tomaron tres variables de análisis: materiales de estudio, alimentación y transporte.

Por iniciativa del Movimiento Universitario SUR en coordinación con el ISEPCI (Instituto de Investigación Social Económica y Política Ciudadana) se realizó un estudio sobre el costo de estudiar en la Universidad pública.

Los relevamientos del indicador estudiantil de precios (IEP) fueron realizados en las principales universidades públicas nacionales del país: Universidad de Buenos Aires, Universidad Nacional del Mar del Plata, Universidad Nacional de La Plata, Universidad Nacional de Córdoba, Universidad Nacional de Tucumán y la Universidad Nacional del Nordeste.

En cada una de ellas se consideró una carrera de las Ciencias Sociales o Humanísticas y una carrera de Arquitectura y Diseño.

Los resultados globales arrojan que, durante el primer cuatrimestre del año, estudiar en una Universidad Pública requirió  un promedio mensual de $1916 para las carreras de Arquitectura y Diseño y de $1208,05 para Ciencias Sociales o Humanísticas.

Al respecto, el abogado Rodrigo Blanco, coordinador regional del ISEPCI se refirió al costo de estudiar en la Universidad Nacional de Mar del Plata. “Estudiar en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño tiene un costo promedio de $1468 mensuales, en tanto para las Ciencias Sociales, estudiar costó en promedio $845″, detalló.

Si se toma en cuenta que el salario mínimo vital y móvil para el primer semestre de este año es de apenas $6061, estudiar una carrera vinculada a las ciencias sociales representa el 15% de un salario y estudiar arquitectura en la UNMdP representa cerca del 24%.

«Hay que destacar que este indicador mide sólo transporte, alimentos y materiales y no contempla el costo de los alquileres estudiantiles, que en el caso de nuestra ciudad resulta significativo ya que un gran porcentaje de la población estudiantil de la UNDMP no es oriunda de la ciudad», enfatizó.

Otra variable de incidencia es la limitación en la posibilidad de trabajar que representa para los estudiantes la escasa oferta horaria en las cursadas, o que se ven obligados a combinar estudio y jornadas de trabajo reducidas, por lo que el salario promedio de un estudiante suele estar por debajo del mínimo mencionado.

Del análisis de los datos obtenidos se puede interpretar que a pesar de que en nuestro país se promueve la idea de que la educación superior es “pública y gratuita”, esto no tiene correlato en la realidad de los/as jóvenes que estudian dentro del sistema de educación pública.

El trabajo busca ser un aporte a la discusión de la educación pública en nuestro país y un llamado de atención ante la crítica situación que en particular se encuentra el sistema universitario.

Se vuelve urgente el reclamo de un mayor presupuesto para las Universidades Públicas que ascienda por lo menos al 10% del PBI para promover una verdadera educación pública gratuita y de calidad” cerró el Dr. Blanco.

Denuncian que empresarios del transporte sobrefacturan la tarifa

La secretaria general de Libres del Sur, Victoria Vuoto, presentó una propuesta para financiar el 50% de descuento en la tarifa del pasaje de colectivo que pidieron los estudiantes universitarios en el Concejo Deliberante.

Basada en lo que calificó como “fraude”, la Dra. Vuoto demostró junto a Javier Salinas, un experto en transporte público, que las empresas de transporte están sobrefacturando la tarifa actual con la “complicidad de funcionarios del Departamento Ejecutivo, que a su vez fue avalado por los concejales de Acción Marplatense que se rasgaron las vestiduras frente al reclamo genuino de los estudiantes”, puntualizó la referente.

Desmintiendo al concejal Ciano de Acción Marplatense y a Juan Antonio Bilbao de UTE El Libertador, aclaró que “en ningún momento se pidió la reducción de tarifa para los estudiantes universitarios o terciarios de instituciones privadas, eso es una mentira que utilizaron los empresarios y que reforzó Ciano para abonar la discordia entre los distintos sectores sociales”.

Al referirse a la cantidad de pasajes con descuento que serían necesarios para implementar el Boleto Universitario Vuoto afirmó: “Nosotros basamos nuestro cálculo sobre la cantidad de los alumnos activos de la Universidad Nacional de Mar del Plata, y los doce institutos terciarios públicos que existen en la ciudad. Ese número es de 20.000 estudiantes aproximadamente, lo que da anualmente unos 5 millones de boletos con tarifa reducida, y no 14 millones como malintencionadamente declaró Bilbao.”

Para llegar a este número, Salinas y Vuoto explicaron que surge de “un número de 20.000 estudiantes que toman 2 colectivos diarios, 6 días a la semana durante 10 meses. Aun así, teniendo en cuenta que no todos utilizarán este servicio, es un número exagerado”.

A partir de este dato, un boleto con un descuento del 50% significaría una pérdida de recaudación de 20 millones de pesos si se implementara el Boleto Universitario.

En relación al financiamiento, Javier Salinas señaló que “hoy mismo lo estamos financiando”, y explicó: “Hemos calculado el monto final que arrojan los errores de cálculo en la tarifa actual del boleto, y solo en tres ítem tenemos casi el triple de lo necesario para financiar el 50% de descuento para el boleto universitario”.

“En el ítem de consumo de gasoil la metodología dice que se utilizan 0.358 litros por kilómetro, y el cálculo de 2013 y 2014 se hizo considerando 0.410 litros por kilómetro, lo que en 2014 elevó la tarifa 8 centavos. Respecto a la rentabilidad empresaria, la ordenanza 16.789, sancionada en 2005, establece este monto en el 7%, pero el Departamento Ejecutivo utilizó para el cálculo la ordenanza 7.434, de 1989, que establece el 11%. Esta diferencia incrementó el boleto en 21 centavos», detalló.

«Y por último, la tarifa técnica, por ser calculada en base a una fórmula provincial, debe sufrir –de acuerdo a la normativa vigente- un descuento del 15%. Esto lo establece la ordenanza 16.789 y el Departamento Ejecutivo no hizo ese descuento, por lo que la diferencia es de 52 centavos a favor, injustificadamente, del empresariado”, agregó.

Vuoto, en relación al planteo del financiamiento, añadió que “si en 2014 se transportara la misma cantidad de pasajeros que en 2013, que fue de 84 millones, lo que estarían obteniendo en forma adicional los empresarios serían 6.7 millones de pesos por calcular mal el consumo de gasoil, 17.64 millones de pesos por la ganancia empresaria y 43.7 millones de pesos por el 15% de tarifa técnica».

Un total de 68,04 millones de pesos de más, resultado del ‘error’ de cálculo del Departamento Ejecutivo y la cámara de empresarios. Son 48 millones de pesos más que lo necesario para financiar el boleto universitario, que saldría solo 20 millones de pesos en un año”, remarcó.

¿Quién se hace cargo del costo del boleto universitario?

La Federación Universitaria Marplatense utilizó la Banca 25 del Concejo Deliberante para fundamentar del proyecto de Boleto diferenciado al 50 por ciento para estudiantes universitarios y terciarios.

Mientras el expediente será tratado en la comisión de Transporte, surgieron los cruces de opiniones entre los bloques mayoritarios en el cuerpo deliberativo: Acción Marplatense y la UCR.

El presidente del bloque de concejales de Acción Marplatense, Ariel Ciano, se refirió durante la sesión a este propuesta y expresó que “el gobierno de Gustavo Pulti es el que impulsó el Boleto Estudiantil Gratuito para todos los estudiantes secundarios y esa iniciativa contó con el apoyo del Concejo Deliberante”.

A su vez, dejó en claro que “tal como reconocieron los integrantes de la FUM que hicieron uso de la banca 25, el boleto estudiantil no generó un mayor costo para el resto de los obreros y trabajadores que usan el sistema de transporte”.

Tras aclarar que el bloque de Acción Marplatense no quiere ser “funcional a un incremento del boleto y se debe analizar la viabilidad de esta iniciativa”, Ciano indicó que “es injusto que los trabajadores de la construcción, que nuestros fileteros, nuestros mozos y los jubilados, sean quienes terminen permitiendo que, por ejemplo, los hijos de profesionales que viven en Los Troncos y han pagado cuotas altísimas en colegios privados tengan boleto o pase universitario”.

Con respecto a la posibilidad de utilizar el Fondo Federal Educativo, tal cual lo señaló la titular del HCD, Vilma Baragiola, el edil oficialista consignó que «sabemos que no es posible usar el Fondo Educativo salvo que prefieran dejar sin fondos el mantenimiento de las escuelas o no construir los natatorios con aulas y gimnasios en los barrios Libertad, Centenario, Colinas de Peralta Ramos, Las Heras y Camet”, concluyó.

Por su parte, el concejal Nicolás Maiorano (UCR) expresó que «el beneficio que solicitan los estudiantes no puede afectar el valor de la tarifa plana que pagan el resto de los usuarios del sistema. Sería injusto que el costo de este beneficio sea soportado por trabajadores, jubilados y resto de usuarios».

«Creemos en nuestro bloque que tenemos el tiempo suficiente para analizar distintas formas de financiar este derecho estudiantil y que se pueda llevar a la práctica siempre teniendo en cuenta el equilibrio del valor de la tarifa; las necesidades del sistema de transporte y el no impacto en el resto de los usuarios», añadió.

LA POSTURA DE LOS EMPRESARIOS

Desde la UTE El Libertador, uno de sus directivos, Juan Bilbao sostuvo que para implementar un boleto universitario se necesita incrementar la tarifa plana o que se financie con algún subsidio, como puede ser el Fondo Federal Educativo.

En declaraciones a radio La Red (FM 91.3), Bilbao manifestó que «desde el punto de vista técnico y jurídico es viable un boleto universitario, pero debe ser el Estado el que se responsabilice de ese costo y lo financie».

«No es factible otorgar un servicio social de esa condición que esté a cargo del sector empresario, porque el empresario es responsable de la prestación del servicio pero no de financiar el costo del pasaje de determinado desgmento del usuario», aseveró.