Delirio en Mar del Plata, caravana y festejo en el Monumento a San Martín

Apenas consumada la victoria de Argentina por 1-0 en la final, se multiplicaron las caravanas de vehículos por las principales avenidas de la ciudad en dirección al punto tradicional de todo tipo de manifestación popular: el monumento de San Martín, en Luro y Mitre.

La conquista de la Copa América ante Brasil en el estadio Maracaná provocó un estallido de júbilo en las principales ciudades de Plata Argentina y Mar del Platano fue la excepción.

Apenas consumada la victoria de Argentina por 1-0 en la final, se multiplicaron las caravanas de vehículos por las principales avenidas de la ciudad en dirección al punto tradicional de todo tipo de manifestación popular: el monumento de San Martín, en Luro y Mitre.

Allí se desataron los festejos y en pocos minutos la zona del microcentro quedó rodeada de hinchas con banderas, camisetas, carteles en un ambiente de cánticos y pirotecnia por la histórica victoria sobre Brasil 1-0 con gol de Ángel Di María.

El estallido de los festejos se repitió en diferentes puntos del país, donde no importaron las restricciones ni romper los protocolos que impone la pandemia del coronavirus.

El seleccionado argentino cortó esta noche una sequía de 28 años sin títulos, en la que había perdido siete finales, cuatro de ellas por la Copa América (2004, 2007, 2015 y 2016).

Foto: @dronmardelplata

Emiliano Martínez, de «tapado» a titular indiscutido del arco argentino

El marplatense se terminó de consolidar como el arquero titular e indiscutido del seleccionado argentino con miras al próximo Mundial de Qatar 2022 tras la consagración ante Brasil en la final de la Copa América, disputada en el estadio Maracaná de Rio de Janeiro.

Emiliano Martínez se terminó de consolidar como el arquero titular e indiscutido del seleccionado argentino con miras al próximo Mundial de Qatar 2022 tras la consagración ante Brasil en la final de la Copa América, disputada en el estadio Maracaná de Rio de Janeiro.

Martínez hizo su debut oficial en la Selección mayor en el empate 1-1 ante Chile, el pasado 3 de junio en el estadio Ciudad de Madres de Santiago del Estero, válido por la séptima jornada de las Eliminatorias Sudamericanas.

A partir de ese encuentro, el oriundo de Mar del Plata se hizo dueño del arco argentino en tiempo récord, a sus 28 años y en reemplazo de Franco Armani, el titular hasta ese momento.

El caso de Martínez es similar al de Sergio Goycochea, quien hizo su debut mundialista en el segundo partido de la fase de grupos de Italia 1990, contra la Unión Soviética, en lugar de Nery Pumpido, de baja por una fractura de tibia y peroné.

«Goyco» se consolidó en el equipo nacional tras atajar cuatro cuatro penales en las definiciones desde los doce pasos ante Yugoslavia (2) e Italia (2), en cuartos de final y semifinal, respectivamente, que lo erigieron como un héroe futbolístico nacional.

Martínez ya había tenido experiencia en vestir la camiseta argentina aunque en las divisiones menores durante el Sudamericano Sub-17 de 2009 de Chile Chile, la Copa Mundial Sub-17 de 2009 de Nigeria y la Copa Mundial Sub-20 de 2011 de Colombia.

Su llegada a las ligas menores de la selección argentina se dio de la mano de Ubaldo Matildo Fillol, campeón del mundo en 1978, quien era el responsable del departamento de arqueros, lugar que le había sido otorgado por José Pekerman.

En el equipo mayor de Argentina, en tanto, había sido convocado de urgencia en reemplazo de Oscar Ustari para una gira amistosa por Nigeria y Polonia durante 2011, con Sergio Batista como director técnico. «Dibu», de 17 años por entonces, fue suplente de Adrián Gabbarini y no sumó minutos en ninguno de los dos partidos, jugados en las ciudades de Abuja y Varsovia.

Las actuaciones de Martínez en la Copa América le dieron al arco argentino la seguridad que el equipo necesitaba para comenzar a mostrarse firme desde atrás hacia adelante, zona en la que está el mayor poderío del equipo con Lionel Messi como máximo exponente.

El marplatense apeló a su gran contextura física (mide 1,96mts.) para hacerse dueño del juego aéreo cada vez que los rivales buscaron esa vía para intentar vulnerar su arco, uno de los puntos a mejorar por su antecesor Armani, según el reclamo de gran parte de los hinchas argentinos y el periodismo especializado.

Además, en los ocho partidos en los que le tocó ser titular demostró un correcto manejo de la pelota con los pies, una buena ubicación en el área grande y la voz de mando necesaria para acomodar a la defensa «albiceleste» cada vez que fue necesario.

Otra de las grandes virtudes, sino la más destacada, es su personalidad, que se vio reflejada en la definición por penales en las semifinales ante Colombia en la que detuvo tres remates tras incomodar a los futbolistas «cafeteros» en la previa.

Si algo le faltaba a Martínez para pasar de ser un tapado o un desconocido por muchos simpatizantes argentinos a ser el arquero titular en el próximo Mundial de Qatar (en caso de clasificar) era coronarse campeón esta noche ante Brasil, nuevamente con sobria actuación personal.

Emilliano Martínez llegó de Mar del Plata a Independiente, club en el que hizo sus primeros pasos como arqueros bajo la tutela de Miguel Ángel Santoro antes de continuar su carrera en varios equipos del fútbol inglés.

En 2012 pasó al Arsenal y al no tener lugar en el equipo titular sumó experiencia en otros equipos de la misma liga y de España: Oxford United (2012), Sheffield Wednseday (2013-2014), Rotherham United (2015), Wolverhampton (2015-2016), Getafe (2017-2018) y Reading (2019).

Actualmente se desempeña en el Aston Villa en el que fue elegido como el mejor jugador del club en 2021. (Telam)

El grito que esperó 28 años: Argentina campeón de la Copa América

Argentina cortó la racha negra de 28 años sin títulos y se consagró campeón de la Copa América 2021, al vencer en la final a Brasil, el anfitrión, por 1 a 0 en el estadio Maracaná. El marplatense Emiliano Martínez fue elegido el mejor arquero del certamen.

Argentina cortó la racha negra de 28 años sin títulos y se consagró campeón de la Copa América 2021, al vencer en la final a Brasil, el anfitrión, por 1 a 0 en el estadio Maracaná.

El único gol del seleccionado nacional, cuyo último título «mayor» había sido la Copa América Ecuador ’93, fue obra del delantero Ángel Di María a los 21 minutos de la etapa inicial.

Otra destacada actuación del marplatense Emiliano Martínez que, además, fue elegido como el mejor arquero del torneo. Además, el defensor Lucas Martínez Quarta es el otro futbolista de Mar del Plata en formar parte del seleccionado campeón de América.

Luego de seis derrotas consecutivas en finales (cuatro de Copa América, una en el Mundial Brasil 2014 en el mismo escenario de esta noche y otra de Copa Confederaciones), Argentina se sacó la «mufa» y también se la sacó fundamentalmente Lionel Messi, emblema de los merecimientos de toda una generación. El crack rosarino saldó la deuda más pesada que se le reclamaba.

La corona es, además, la primera que consigue la selección tras la muerte del máximo símbolo de su historia, Diego Armando Maradona, ocurrida el 25 de noviembre del año pasado.

En el legendario Maracaná, de Río de Janeiro, hubo alrededor de cuatro mil invitados especiales, el único encuentro del torneo que tuvo algo de público en el marco de la pandemia de coronavirus.

El respeto mutuo dominó el inicio del partido: no sólo era el choque de los dos seleccionados más fuertes del continente sino, además, el duelo de individualidades que se conocen mucho. También dominó la pierna fuerte, al estilo de los viejos clásicos, a tal punto que cuando iban apenas dos minutos llegó el primer amonestado, Fred, por una falta a Gonzalo Montiel.

En ese marco, con los dos equipos preocupados antes por interrumpir el circuito creativo del adversario que por generar en el arco rival, Brasil se mostró algo más prolijo y también un poco más incisivo, sobre todo por la sociedad entre Neymar y Richarlison.

Hubo dos aproximaciones que generaron el astro del PSG y el delantero del Everton, ambas frustradas por la intervención de los defensores argentinos.

Argentina era eficiencia en los cuidados más que cualquier otra virtud cuando sacó ventaja: a los 21 minutos De Paul sacó un gran pelotazo desde campo propio para Di María, que aprovechó el error de Renan Lodi (le «pifió» al despeje), entró al área y definió de emboquillada ante al salida de Ederson.

(Un gol de emboquillada de Di María, ante Nigeria, le había dado a Argentina, representada por el Sub 23, el último título internacional: la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Beijing 08).

No cambió el partido después de la apertura del resultado. El mal estado del campo de juego y la presión ejercida por ambos en la mitad de cancha hizo todo trabado, parejo, poco claro. Argentina volvió a llegar con Di María, pasada la media hora, con un tiro que rebotó en Thiago Silva; y Brasil no pudo aprovechar las muchas imprecisiones que mostraron los de Scaloni en la salida, aunque conservaron siempre la concentración y el orden.

Brasil salió con todo en el complemento y estuvo dos veces al borde del empate, las dos con Richarlison, que se tiró al sector derecho de su ataque y sacó ventaja: la primera terminó en gol anulado por offside y la otra la sacó Emiliano Martínez.

Para resolver el sufrimiento que padecía Marcos Acuña, Scaloni decidió el ingreso de Tagliafico por Lo Celso apenas pasado el cuarto de hora. El cambio profundizó la idea sugerida, minutos antes, con la entrada de Guido Rodríguez por Paredes.

El partido entró luego en el clima que buscó Argentina. Brasil, después de aquellas aproximaciones, no pudo imponer su fútbol y el equipo de Scaloni, sobresaliente el esfuerzo de cada uno de los jugadores para morder, para cortar, para correr, intentó eventualmente con algún contragolpe y trabajó sobre el reloj.

Argentina aguantó los últimos embates de Brasil y con el último pitazo de Ostojich, después de que Messi desaprovechara una ocasión ideal para bajarle el telón al marcador, explotó la emoción albiceleste, la angustia acumulada de tantas frustraciones, la sonrisa ancha en la cara del propio Messi con la Copa allá en lo alto. Por fin, Messi y la Copa. Por fin.

El primer título en el año 1 después de Diego.

– Síntesis –

Brasil: Ederson; Danilo, Thiago Silva, Marquinhos y Renan Lodi; Fred, Casemiro y Lucas Paquetá; Everton, Neymar y Richarlison. DT: Tité.

Argentina: Emiliano Martínez; Gonzalo Montiel, Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Nicolás Tagliafico; Rodrigo de Paul, Leandro Paredes y Giovani Lo Celso; Lionel Messi, Lautaro Martínez y Ángel Di María. DT: Lionel Scaloni.

Gol en el primer tiempo: 21m Ángel Di María (A).

Cambios: en el segundo tiempo, antes de comenzar, Firmino por Fred (B); 8m Guido Rodríguez por Paredes (A); 17m Nicolás Tagliafico por Lo Celso (A) y Vinicius por Everton (B); 30m Gabriel por Lucas Paquetá (B) y Emerson por Lodi (B); 33m Exequiel Palacios por Di María (A), Germán Pezzella por Romero (A) y Nicolás González por Lautaro Martínez (A).

Amonestados: Fred, Renan Lodi, Lucas Paquetá, Marquinhos (B); Paredes, Lo Celso, De Paul, Otamendi, Montiel (A).

Estadio: Maracaná, de Río de Janeiro.

Árbitro: Esteban Ostojich (Uruguay). (Telam)

«Dibu» Martínez: «Desde que me ponía los guantes a los cinco años soñaba con esto»

El arquero del seleccionado argentino de fútbol celebró la posibilidad de «jugar una final» de Copa América «contra Brasil en el Maracaná», como sucederá este sábado, y lo calificó como «un sueño cumplido, el mejor escenario».

El arquero del seleccionado argentino de fútbol Emiliano Martínez celebró la posibilidad de «jugar una final» de Copa América «contra Brasil en el Maracaná», como sucederá este sábado, y lo calificó como «un sueño cumplido, el mejor escenario».

«Jugar una final contra Brasil en el Maracaná es el mejor escenario y, para mí, un sueño cumplido. Todo el pueblo argentino nos quiere ver triunfar en este país», dijo «Dibu» en conferencia virtual.

«Estamos motivados desde el día en que entramos en la burbuja para jugar la Copa América. Nos sentimos mal cuando no se pudo hacer en la Argentina, porque queríamos jugarla en nuestro país, pero más allá de eso teníamos la cabeza puesta en este objetivo, el de llegar a la final de este certamen», agregó.

El arquero de Aston Villa, de Inglaterra, advirtió que Brasil «tiene un gran poder de ataque con Neymar, con Richarlison, con Gabriel Jesús o Firmino, todos tienen una calidad tremenda», pero dijo que la selección argentina «está dispuesta a darlo todo».

«Estamos esperando una revancha en una final acá en este estadio y mañana tenemos la chance, vamos a dar todo», enfatizó.

Martínez relativizó «el cansancio de todos los viajes» que hizo el equipo entre Brasil y Argentina, la fórmula que decidió la AFA para conservar la burbuja sanitaria en el marco de la pandemia de coronavirus, y aseguró que «el trabajo colectivo de jugadores, cuerpo técnico, dirigentes, utileros, de todos los que estuvieron acá los 45 días, es lo que da fuerzas para seguir».

«Desde que me ponía los guantes a los cinco años soñaba con esto, es un orgullo. Para mí es un momento personal único, hace cuatro días fui padre y todavía no pude conocer a mi hija, pero estoy detrás de un sueño», agregó.

Con respecto a la definición por penales en la semifinal ante Colombia, en la que detuvo tres disparos y también quedó en el centro de la polémica por la forma en que les habló a los rivales para desconcentrarlos al momento de patear, el arquero dijo que «son cosas que quedan dentro del campo».

«Lo que pasa es que ahora, como no hay público, se escuchan las cosas que antes no se escuchaban. Pero siempre ocurren y son normales. En todo caso yo estoy orgulloso de haber hecho bien mi trabajo para que la selección llegara a la final», señaló.

Martínez agradeció también a Lionel Messi, Ángel Di María, Sergio Agüero y Nicolás Otamendi, «porque siendo de la vieja camada hicieron que la nueva camada se adaptara muy rápido».

«Entre los de mayor y menor experiencia no hay diferencias. Nos enseñaron a ser fuertes desde el primer día», cerró.

Y, finalmente, descartó que el choque de mañana represente una presión: «Dios me puso acá y sabía que me perdía el nacimiento de mi hija. Pero vine a esto. Y hoy voy a dormir como un bebé porque mañana tengo una final y tengo que estar descansado». (Telam)

Beto Martínez, el papá de ‘Dibu’: «Siempre fue atajador de penales»

Desde su Mar del Plata natal, «Beto» Martínez expresó su alegría por la consagratoria noche de su hijo en la definición por penales ante Colombia para clasificar a la final de la Copa América 2021.

Alberto «Beto» Martínez, el papá de Emiliano Martínez, el nuevo héroe del seleccionado argentino, contó sobre la sacrificada carrera de su hijo y el sueño de ayudar a Lionel Messi a ganar un título y reveló que «siempre fue atajador de penales».

Desde su Mar del Plata natal y en diálogo con Radio Télam, «Beto» Martínez expresó su alegría por la consagratoria noche de su hijo en la definición por penales ante Colombia para clasificar a la final de la Copa América 2021.

«Emi siempre fue atajador de penales. Se vuelca muy bien y tiene mucha fuerza de piernas. Eso es difícil para el pateador porque la querés asegurar y cometés errores. Estuvo con todas las luces encendidas», contó «Beto», que al igual que su hijo no pudo conciliar el sueño.

«Estuve hasta las 4 de la mañana despierto, no me podía dormir. Fue una cosa de locos. Y a las 6 ya me empezaron a llamar y acá estoy tomando mate», relató el padre de la nueva figura del seleccionado argentino.

El arquero del Aston Villa inglés se ganó la titularidad en la presente Copa América por la baja de Franco Armani por Covid-19 pero como le sucedió a lo largo de su sacrificada carrera aprovechó la oportunidad.

«Estuvo nueve años en el Arsenal, siempre comiendo banco y respetando a los monstruos que tenía adelante hasta que se la dio oportunidad y la supo aprovechar», destacó «Beto», que pudo visitar a su hijo Emiliano en Londres antes de fin de año.

«A las 11 años y medio dejó Mar del Plata y se fue a Independiente. Lo agarró ‘Pepé’ Santoro y no lo largo más», narró.

Martínez se desarrolló en el «Rojo» y desde juveniles sabe lo que es vestir la camiseta «albiceleste» ya que pasó por los seleccionados Sub 15, Sub 17 y Sub 20.

En el torneo sudamericano Sub 17 que se disputó en Chile en 2009, el «Dibu» tuvo una destacada actuación y en la final contra Brasil atajó tres penales, pero finalmente no alcanzaron para ganar la definición.

En ese torneo fue observado por un ojeador de Arsenal que lo invitó a una prueba en Londres, a la que Martínez fue acompañado del propio Santoro y sus representantes.

En 2011 fue convocado por Sergio Batista para unos amistosos pero no tuvo minutos y su debut absoluto en la mayor fue en el partido ante Chile en Santiago del Estero por las Eliminatorias Sudamericanas.

Luego de su destacada presentación, Martínez volvió a ser titular en Colombia pero sobre el final del primer tiempo debió ser reemplazado por un duro golpe del defensor Yerry Mina, con quien anoche tuvo una particular revancha.

«Emi es de hablar mucho, incluso en Inglaterra se escuchan sus gritos con gente pero no es así (provocador) se ve que estaba herido (con Mina) que lo había lastimado», explicó Alberto Martínez, quien sugirió que eligió a las «víctimas» de su juego.

«A los dos (Mina y Borja) que les habló se ve que tenía problemas de antes. Estaba un poquito herido porque lo había lastimado. A Cuadrado y Cardona no les dijo nada», amplió.

De las charlas con su hijo durante la larga concentración, «Beto» rescató el «grupo excepcional» que tiene el plantel argentino y el sueño de ayudar a Messi a conquistar el ansiado título.

«Ya dijo que se pondría más contento si logran darle ese triunfo a Messi por eso creo que se dieron ese abrazo tan fuerte», consideró.

Para la final del sábado contra Brasil no habrá reunión familiar y «Beto» respetará la cábala de ver los partidos en soledad. «A mí dejame tranquilo en casa. Si rompo algo, que sea mío», cerró, entre risas, el papá más orgulloso del país.