Evalúan, durante una Jornada de Trabajo, temas vinculados a los residuos voluminosos de los comercios

Advierten que los costos, por el traslado de los contenedores para los residuos, son altísimos, sumando a los demás costos de tasas, servicios e impuestos, lo que hace imposible llevar adelante el negocio.

Se llevó a cabo una Jornada de Trabajo en el recinto de sesiones del Honorable Concejo Deliberante “a fin de debatir la necesidad de reducir los costos de implementación de la Ordenanza Nº 20.002, que regula los instrumentos básicos para la gestión adecuada de los residuos voluminosos generados por los comercios en General Pueyrredon”.
Fueron convocados a participar representantes del Departamento Ejecutivo, concejales, propietarios de comercios de diferentes rubros de la ciudad, integrantes de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), del Sindicato de Empleados de Comercio, de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica (AEHG) y otras cámaras de empresarios.
Asistieron, entre otros, los concejales Mario Alejandro Rodríguez (UCR, autor de la iniciativa), Cristina Coria (UCR), Marcos Gutiérrez y Virginia Sívori (UC), y el defensor del Pueblo, Fernando Rizzi.

Argumentos de la convocatoria

Se contempla la difícil situación económica que padecen los comercios de diferentes rubros de la ciudad, por el incremento de las tarifas de los servicios públicos, impuestos y tasas municipales.
Más de cien comerciantes gastronómicos de Mar del Plata solicitaron recientemente que se declare la emergencia económica por la crisis que atraviesa el sector ante la caída en el consumo y aumento en el precio de los insumos y los servicios públicos.
En Mar del Plata, luego de Semana Santa, muchos comercios bajaron sus persianas de manera definitiva. En últimos tres años cerraron 150 locales de comida, expresando un dueño de una cafetería, Gastón González: “tenemos los problemas que atraviesa cualquier comerciante en Argentina: altos costos de los insumos, tarifas elevadas y baja del consumo. Con el agravante de que nuestro rubro no es de primera necesidad y estamos en una ciudad de mucha estacionalidad”.
En el último año se redujo un 20 por ciento la cantidad de cubiertos vendidos y aumentó un 25 por ciento los precios, aunque la inflación interanual fue un 55,8 por ciento en junio, con respecto al mismo mes de 2018.
Recientemente se reunieron alrededor de 120 comerciantes de importantes restaurantes, cervecerías, cafeterías y pizzerías, entre otros establecimientos. Decidieron juntarse por primera vez para exigir medidas en conjunto a la municipalidad, como la baja de algunos impuestos.
A todo debe sumarse lo manifestado por Leo Lucente, dueño de una parrilla y un café, quien comentó que tienen que pagar sólo por la recolección de residuos tres cargos distintos, tanto al gobierno municipal como a empresas privadas. Y agregó: “también nos cobran todo el año un impuesto por el uso del espacio público, cuando en Mar del Plata durante 7 meses nadie puede comer afuera por el frío”.
Han manifestado que los costos, por el traslado de los contenedores para los residuos, son altísimos, sumando a los demás costos de tasas, servicios e impuestos, lo que hace imposible llevar adelante el negocio. Eso hace que los restaurantes que abrían todos los días, ahora abren sólo los fines de semana. La situación es muy preocupante y agregó Daniel Suffredini, secretario de la AEHG, que: “cuando baja la actividad, cae la contratación de personal eventual, lo que perjudica sobre todo a jóvenes, estudiantes y mujeres”.

Aumentó un 20% el transporte marítimo por contenedores desde Mar del Plata

En relación al mismo período del año anterior, de acuerdo a cifras que divulgó la Terminal de Contenedores 2.

El transporte marítimo de contenedores desde el puerto de Mar del Plata aumentó un 20% en el primer semestre de este año, en relación al mismo período del año anterior, de acuerdo a cifras que divulgó la Terminal de Contenedores 2, que presta servicio a las navieras MSC y Maersk desde el muelle de ultramar en el puerto local.

En 25 recaladas de barcos portacontenedores que llegaron a Mar del Plata entre enero y junio se movieron 9208 Teu, entre desembarque de importaciones y contenedores vacíos, embarques de contenedores con exportaciones reefers, dry (secos) y carga que se remueve (baja y se reacomoda en otro lugar de la bodega por necesidad de la propia naviera). Entre enero y junio del año pasado se habían registrado movimientos de 7659 Teu, en 24 recaladas.

Las exportaciones desde Mar del Plata de carga refrigerada marcó un crecimiento del 10% que se explica fundamentalmente en la mejor temporada de calamar, que a partir de beneficios y bonificaciones generadas por operadores privados y el Consorcio, provocaron que la flota potera elija descargar en Mar del Plata, donde se desembarcaron casi 60 mil toneladas.

Se exportaron en el primer semestre 4505 Teu este año contra 4043 Teu exportadas en el primer semestre del año pasado”, dijo Emilio Bustamante, uno de los directores de TC2.

El Teu es una unidad de medida unificada en el comercio marítimo mundial. Un contenedor de 40 pies se contabiliza como 2 Teu, en tanto uno de 20 pies, 1 Teu.

La carga pesquera refrigerada sigue dominando las exportaciones desde Mar del Plata pero paulatinamente se suman otros productos para diversificar la oferta exportable. Se han sumado kiwi, semillas de papa y hasta alfajones Havanna con destino a Barcelona.

Donde se registra un mayor crecimiento es en las importaciones que se desembarcaron en Mar del Plata en el período analizado. Fueron 326 Teu contra 94 Teu en el primer semestre del 2017, lo que marca un crecimiento del 270%. Mucha de la carga importada son maquinarias e insumos para la actividad pesquera y agrícola de la región, así como herramientas para la industria.

El posicionamiento de contenedores vacíos de las importaciones nos permitió exportar carga seca y estamos sacando harina de pescado que antes se iba en camión por Buenos Aires y productos químicos de Materia”, dijo Alberto Ovejero, director de TC2.

La naviera Maersk llega con su buque “Paul Russ” que une Mar del Plata con el puerto de Montevideo en tanto MSC arriba con el “Ronit”, el cual  a partir de un cambio en la operatoria de la naviera, ahora opera con el puerto de Rio Grande do Sul, ya no con Santos.

Operar desde Mar del Plata representa una reducción en los costos del flete marítimo de más del 30% en relación al puerto de Buenos Aires, según reconocen importadores locales como Marcos Cabrales, uno de los primeros que importó por el puerto local granos de café e insumos para su actividad.

Más allá del crecimiento evidenciado sigue habiendo mucha carga que genera la industria pesquera y principalmente en la ciudad y la región que no se exporta por Mar del Plata. “Sentimos que estamos solos en esta lucha”, dijo Bustamante.

Comercio exterior: Los portacontenedores de MSC tendrán una frecuencia semanal

«La carga llegará en 30 horas, mucho menos tiempo que al cargar por Buenos Aires”, destacaron desde la TC2.

Desde la Terminal de Contenedores 2 (TC2) anunciaron este martes que los barcos de portacontenedores de MSC, una de las dos navieras que llegan al puerto de Mar del Plata, tendrán a partir del próximo sábado una frecuencia semanal.

MSC dispone de los buques “Ronit” y “Nita” en esta región de Sudamérica, que unen los puertos de Santos con los de Rosario y Mar del Plata. La mayor frecuencia permitirá que las empresas exportadoras como importadoras tengan mayores opciones para poder utilizar los servicios del puerto.

La noticia fue confirmada por TC2 luego que sus directivos, Emilio Bustamante y Alberto Ovejero, recibieran a una comitiva de MSC que estuvo encabezada por Romina Moreno gerente Comercial, quien estuvo acompañada por Jorge Fiedrich y Sergio López, del área Exportaciones e Importaciones respectivamente.

Hasta ahora los barcos entraban con una frecuencia de dos semanas, 10 días”, dijo Bustamante. “Hay un dato más auspicioso: Mar del Plata será último puerto por lo que el barco viaja directo a Santos. La carga llegará en 30 horas, mucho menos tiempo que al cargar por Buenos Aires”, dijo el directivo.

Pese a que existe un puerto dragado y operativo desde hace más de dos años, alrededor de un 50% de la carga que genera la industria pesquera y exporta a sus distintos mercados, sale por el puerto de Buenos Aires o por camión a Brasil.

Ahora ofrecemos más frecuencias y una reducción del flete que implica una mejora en la competitividad de la producción local y regional”, dijo Alberto Ovejero.

Entre la carga que subirá al “Ronit” el próximo sábado no solo figuran otra vez alfajores Havanna y productos químicos de Materia Oleochemical, sino que se suma Kiwi y miel.

Empresarios de la ciudad tuvieron la posibilidad de reunirse con los representantes de la naviera para rediscutir condiciones y costos del flete. Entre ellos estuvo Marcos Cabrales, que importa café desde Brasil e insumos desde México y Europa, a través del puerto local.

Agradecemos el apoyo que recibimos de MSC para el desarrollo del transporte marítimo desde Mar del Plata y de las empresas que apuestan por un cambio en su logística ”, destacaron los directivos de TC2.

Los buques de MSC se acoplan a las recaladas de Maersk con su buque “Saturn”, el cual tiene una frecuencia de 10 días y une puertos argentinos con Montevideo. Con este esquema la industria local y regional tendrá 7 escalas para el fomento del comercio exterior desde un lugar próximo a las unidades de producción.

Nuevo barco en la escala de los porta contenedores

Terminal de Contenedores Dos (TC2) informó que en la mañana de este miércoles recaló por primera vez en puerto Mar del Plata el buque “MSC Ronit”, de bandera de Liberia y 177 metros de eslora.

La embarcación amarró en el muelle de ultramar y estibadores de la Cooperativa Hipocoop comenzaron a descargar 200 contenedores vacíos, que serán consolidados con calamar, cuya temporada de pesca está en pleno apogeo y tiene al puerto local como epicentro de las descargas.

El “MSC Ronit” reemplaza al buque “Setubal” que fue destinado a otra ruta en Africa. Mar del Plata integra la escala que incluye los puertos de Santos, Rosario, Zárate y San Antonio Oeste. Llegará al puerto con una frecuencia mensual.

La naviera MSC es una de las dos que operan en Mar del Plata desde que se reanudó el servicio, hace dos años. Además del “Ronit” en dos semanas tiene previsto el ingreso del “MSC Nita”, que repite el mismo itinerario y se intercalará con este buque que se distingue por las tres grúas con las que puede operar los contenedores.

“Además de los vacíos para el calamar, este barco llegó con 33 contenedores de importaciones, una cifra récord para el puerto”, destacó Emilio Bustamante, uno de los directores de TC2.

“De a poco vamos avanzando en completar todo el circuito. Estamos exportando carga seca y estos contenedores servirán para ampliar la oferta, sobre todo de harina de pescado, que algunas harineras cargan por Buenos Aires”, amplió el directivo.

El “MSC Ronit” saldrá de Mar del Plata con 62 contenedores refrigerados (124 teu), en su mayoría completos con 28 toneladas de calamar cada uno.

“Hacemos un esfuerzo bonificando tarifas de frío en la plazoleta de contenedores para que a los armadores de buques poteros les convenga descargar en Mar del Plata”, dijo Alberto Ovejero, otro de los directores de TC2. “Que vengan estos grandes barcos a buscar la carga tiene como origen el fomento a la temporada de calamar”, amplió el empresario.

Consolidan carga en el puerto para exportar por Mar del Plata

“Es otra señal hacia el puerto que queremos. Un puerto dinámico, abierto a las exportaciones e importaciones y fundamentalmente al agregado de valor y la creación de fuentes de trabajo”, destacaron desde TC2.

El puerto de Mar del Plata emite nuevas señales positivas que consolidan su crecimiento. Dias pasados, en galpones de la Terminal de Contenedores Dos (TC2) se procedió a consolidar carga que fue exportada el domingo, en la última escala que tuvo el buque de contenedores “Conship” de la empresa MSC.

Se trató de equipos que conforman bancos de prueba para vehículos, similares a los que se utilizan para la verificación técnica de vehículos. Los fabrica la empresa “Saenz Domingo Lucas SRL”, que exportó los equipos a Costa Rica a través del puerto marplatense.

“Es otra señal hacia el puerto que queremos. Un puerto dinámico, abierto a las exportaciones e importaciones y fundamentalmente al agregado de valor y la creación de fuentes de trabajo”, dijo Emilio Bustamante, uno de los directores de TC2.

Las cajas con las distintos dispositivos para instalar los bancos de pruebas en Costa Rica llegaron a los galpones que TC2 posee en zona primaria aduanera la semana pasada. Ahí  fueron descargados y abiertos para la revisión de personal de Aduana, quienes estuvieron acompañados por perros adiestrados para detectar narcóticos.

“Agradecemos la confianza del nuevo Jefe de Aduana Mar del Plata y el apoyo sostenido de las autoridades del Consorcio Portuario para poder prestar este nuevo servicio, que abarata el costo del cargador y dinamiza la actividad en el muelle. Tenemos un puerto seguro y confiable”, dijo Alberto Ovejero, el otro director de TC2.

Los directivos acaban de llegar de Panamá donde se reunieron con representantes de la naviera Maersk, que también hace escala en el puerto marplatense. El objetivo del encuentro fue presentar el proyecto para la construcción de TC3 en el predio que hoy ocupan los silos, los costos de las tarifas y la evolución del movimiento de cargas desde Mar del Plata.

Una vez que las cajas se revisaron se volvieron  a cerrar y luego se cargaron directamente en el contenedor para quedar consolidado en la plazoleta de TC2 a la espera de subir al buque, hecho que se produjo en la mañana del domingo. El “Contship” zarpó esa misma tarde rumbo a Brasil, donde la carga hará trasbordo hasta su destino final en el país caribeño.

Esta posibilidad que incorpora el puerto marplatense genera nuevos puestos de trabajo en el sector de la estiba. Son estos trabajadores quienes descargan la carga que viene en camión de la empresa exportadora y luego la vuelven a subir al contenedor.

Si la carga exportable se diversifica podría existir la necesidad de clasificarla o embolsarla antes de introducirla en el contenedor. “Estamos muy contentos con este paso que estamos dando porque los beneficios son múltiples: mejoramos el servicio de logística, abaratamos los costos del cargador y generamos trabajo”, finalizó diciendo Bustamante.