Comunicadoras marplatenses, a favor de la ley de interrupción voluntaria del embarazo

Este jueves 3 de mayo a las 17 se reunirán para firmar una carta abierta realizada de manera colectiva y concretar un nuevo pañuelazo en el monumento a San Martín.

Un centenar de comunicadoras marplatenses se unieron para manifestarse a favor del proyecto de ley para la interrupción voluntaria del embarazo, legal, seguro y gratuito, convencidas de la necesidad de que se sanciones esta normativa para que no sigan muriendo mujeres y personas gestantes en la clandestinidad.

Por eso, este próximo 3 de mayo a las 17 se reunirán para firmar una carta abierta realizada de manera colectiva y concretar un nuevo pañuelazo en el monumento a San Martín (Luro y Mitre) en coincidencia con las jornadas de debate que se realiza en el Congreso Nacional entorno a esta iniciativa.

La carta, dirigida a los legisladores y las legisladoras señala en uno de sus pasajes que “sentimos la necesidad de manifestarnos a favor de la aprobación del proyecto de ley que lleva adelante la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Consideramos que es un derecho largamente postergado por el sistema democrático, desde 1983 a la actualidad“.

Además enfatiza que “nos sentimos responsables en la tarea de informar de manera adecuada sobre este tema de salud pública: será trascendente que el país cuente con una ley que permita el acceso al aborto en hospitales públicos, de manera gratuita y en condiciones óptimas para la salud. Y que erradique la muerte de mujeres y personas gestantes por la práctica de abortos mal realizados”. 

Asimismo, se explica que “el aborto es una práctica habitual que sucede desde tiempos remotos y que solo se arraiga en la intimidad del mundo femenino. Muchas de nosotras abortamos, otras somos amigas, hermanas y compañeras de mujeres y personas gestantes que decidieron interrumpir voluntariamente su embarazo, por razones siempre diferentes, subjetivas, privadas, razones que no tienen que estar en tela de juicio, ni sospechadas por la moral religiosa”.

Acompañamos a otras mujeres a abortar. Y lo hicimos bajo los códigos de la clandestinidad. La clandestinidad habilita un cono de sombra que el Estado debe iluminar y que una ley debe erradicar para siempre. La clandestinidad perjudica sobre todo a las mujeres pobres, que se someten a prácticas abortivas en condiciones sanitariamente reprobables y cuya ejecución pone en riesgo su vida”, prosigue la misiva. 

Por último se solicita a los legisladores y las legisladoras “que estén a la altura de los tiempos. No les pedimos que aborten o que estén de acuerdo con quienes lo hacen. El aborto sucede de todas formas”.

Se invita a todas las comunicadoras marplatenses interesadas en ser parte de este momento histórico desde el compromiso y la convicción a participar este jueves 3 de mayo de esta manifestación colectiva.

Repudio de comunicadoras por publicidad sexista en Mar del Plata

Desde el colectivo de comunicadoras marplatenses repudiamos la contratapa de la revista La Tecla -uno de los medios gráficos del multimedios CNA-, que utiliza la imagen de una mujer -desde una mirada machista- para informar a sus lectores que los esperan por Mar del Plata.

Desde hace años, de diversas formas y con múltiples estrategias y herramientas, el movimiento de mujeres advierte lo que es sabido: los medios de comunicación son el mecanismo más efectivo y utilizado para reproducir y naturalizar un estereotipo de mujer al servicio de los deseos, placeres y motivaciones patriarcales.

En este marco, la publicación reproduce -sin más- un discurso retrógrado y vulgar, que profundiza las desigualdades y violencias contra las mujeres, reduciendo nuestra condición y nuestro cuerpo a un objeto de marketing y publicidad.

Con esa contratapa no sólo se legitima una lógica de cosificación de la mujer, sino que además se incurre en una práctica denunciada, señalada y repudiada: la de la violencia mediática, que está regulada por la ley 26.485.

En tiempos en los que los históricos reclamos feministas y LGBTIQ se incorporaron a la agenda pública, gracias a la lucha constante y consciente de muchísimos compañeros y compañeras, contratapas como las de CNA resultan provocadoras, desafiantes y peligrosas, ya que desde lo simbólico, alientan las prácticas misóginas que reproducen violencias de género -lamentablemente- en las relaciones interpersonales, laborales, institucionales y culturales.

En esta línea, vale destacar la responsabilidad que le cabe al Estado nacional, donde sólo subsiste la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual para reclamar sobre contenidos que vulneren derechos en radio y televisión. Por lo tanto los medios gráficos no cuentan con mecanismos de sanción que permitirían exigirles que se abstengan de dar a difusión notas e imágenes, que legitimen discursos machistas perpetuando condiciones de desigualdad y que, en definitiva, desacreditan la posibilidad de una sociedad donde todas las identidades sean respetadas y ninguna, cosificada.

Comunicadoras Marplatenses