Rajoy es investido presidente de España mientras miles de personas protestan en las calles

Noticias de España

Madrid se divide en dos escenarios: la segunda votación de investidura en el Congreso y una multitudinaria manifestación bajo el lema «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia» en la calle.

Han sido necesarias la celebración de dos elecciones generales, cinco rondas de consultas convocadas por el rey, así como una fractura interna sin precedentes en el Partido Socialista (PSOE), para que Mariano Rajoy haya sido investido este sábado presidente del Gobierno. Concluyen, así, más de 300 días de un Gobierno en funciones.

Por tanto, no ha habido sorpresas, y en la segunda votación de investidura, celebrada este sábado, el líder del Partido Popular (PP) ha obtenido los 170 votos a favor de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como 68 abstenciones de los socialistas. Sin embargo, 15 diputados del PSOE han roto finalmente la disciplina de voto y han mantenido su ‘no’ a Rajoy.

Imagen ilustrativa del Congreso de los Diputados JAVIER SORIANOAFP

Los 111 votos en contra del resto de formaciones con representación en el Congreso (Unidos Podemos, ERC, CDC, EAK-PNV y EH Bildu), no han sido suficientes para impedir la investidura de Rajoy, que en este segundo intento solo necesitaba mayoría simple; es decir, recibir más ‘síes’ que ‘noes’.

La fractura de los socialistas

La investidura de Rajoy ha sido posible tras la decisión histórica del PSOE de abstenerse en segunda votación, adoptada el pasado domingo en el Comité Federal. Sin embargo, los 15 diputados socialistas que han votado en contra de un Gobierno del PP, muestran que la celebración de este comité no ha servido para poner fin a la profunda crisis interna del partido, que comenzó a finales de septiembre con la dimisión de 17 miembros de su Ejecutiva para provocar la renuncia de su secretario general, Pedro Sánchez.

De hecho, horas antes de la votación, el exlíder socialista entregó su acta de diputado en el Congreso y justificó así su decisión: «Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy». Sin embargo, todo apunta a que el exsecretario general no abandonará la política ni su firme idea de liderar el PSOE: «A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes», afirmó durante su comparecencia ante los medios de comunicación.


Ahora, solo queda por ver cómo articularán los socialistas esta fuerte división interna y qué papel asumirán cómo principal partido de la oposición en el periodo parlamentario que se abre a partir de hoy. El PP gobernará en minoría y tendrá que buscar acuerdos, previsiblemente con el PSOE, para poder aprobar sus medidas. La más inmediata, de hecho, es la que concierne a los presupuestos generales del Estado. La no aprobación de los mismos, significaría la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Manifestación en Madrid contra la investidura

Mientras se producía la votación en el Congreso de los Diputados, miles de personas se manifestaban en las calles de Madrid bajo el lema «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia», en una movilización convocada por la Coordinadora del 25S para protestar contra la «investidura ilegítima» de Rajoy.

 


«Con el término mafia apuntamos a que el tipo de carencias democráticas, de casos de corrupción, de recortes, no es algo puntual o aislado, sino que está totalmente estructurado», explicó Elena Martínez, portavoz de la Coordinadora 25S, a RT.

«Desde que se constituye el régimen del 78 lo que ha habido ha sido una minoría que, ahora mismo, mediante este golpe – en referencia a la decisión del PSOE – , trata de perpetuarse en las instituciones sin tener ningún tipo de proyecto digno, democrático o de justicia para la mayoría social», explicó.

Balance de más de 10 meses sin Gobierno

Los líderes de las cuatro principales formaciones políticas posan con motivo del debate electoral celebrado antes de las elecciones del 26JJuan MedinaReuters

Concluyen con la investidura de Rajoy más de 300 días de Gobierno en funciones que comenzaron el pasado 20 de diciembre, cuando en las primeras elecciones generales ninguna fuerza política consiguió la mayoría necesaria para gobernar en solitario. Por tanto, la formación de Gobierno quedó supeditada a alcanzar pactos entre las formaciones políticas con representación en el Congreso.

Los posteriores vetos cruzados y la falta de cesiones entre las cuatro principales partidos llevaron a la convocatoria de unas nuevas elecciones generales, celebradas el pasado 26 de junio, y en las que se repitió un Parlamento de similares colores en cuanto a la dificultad para llegar a acuerdos.

 

Más allá de las diferentes lecturas ideológicas que se pueden hacer de estos 10 meses «sin Gobierno», lo que está claro es que la política española, en la que el PP y el PSOE se han ido alternando el Ejecutivo durante los últimos 34 años, no está acostumbrada a la fragmentación política en el Congreso que ha significado la irrupción de Podemos y Ciudadanos.

A partir de hoy, veremos si la dificultad para alcanzar acuerdos, que hemos visto durante estos últimos 10 meses, se traslada también a la hora de aprobar medidas en el Parlamento.

Un activista explica a RT por qué considera ilegítima la investidura de Rajoy

RT entrevista a Alejandro Rodríguez, portavoz de la asamblea «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia» sobre la manifestación contra la investidura de Rajoy.


Mariano Rajoy será previsiblemente investido presidente del Gobierno este sábado en la segunda votación en el Congreso. El líder del Partido Popular (PP) y actual presidente del Gobierno en funciones cuenta con los votos afirmativos de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como las abstenciones del Partido Socialista (PSOE), que serán decisivas para que Rajoy obtenga mayoría simple – más ‘sies’ que ‘noes’ – en este segundo intento.

No obstante, el líder popular solo necesita 11 abstenciones por lo que, aunque puedan darse discrepancias en el grupo socialista con algún diputado que mantenga el ‘no’ a un Ejecutivo del PP, Rajoy será investidMientras los diputados se encuentren dentro de la Cámara, en las calle de Madrid está convocada una manifestación bajo el lema «Ante el Golpe de la Mafia, Democracia», que pretende reunir a miles de personas para protestar contra lo que consideran una «investidura ilegítima».

En RT, Helena Villar ha entrevistado a Alejandro Rodríguez, portavoz de la Coordinadora 25S, horas antes de celebrarse la manifestación.

RT: ¿Por qué consideráis esta investidura ilegítima?

A.R.: Considerando que el proceso de investidura de Rajoy es un proceso legal, entendemos que desde que el ciudadano deposita su voto en las urnas, con todos los condicionamientos mediáticos, presiones de grupos financieros, empresas, todo el sistema electoral y finalizando con el golpe interno que ha habido en el PSOE, todo destinado a que verdaderamente haya una investidura de Mariano Rajoy, pues se aboca a que al final Rajoy acabe siendo presidente de un Gobierno encargado de aplicar una agenda de recortes sociales, que no creo que haya estado en la mayoría de los ciudadanos que en las pasadas elecciones votaron. No creo que ellos metieran el voto en la urna para que ahora se aplique una agenda de recortes de Mariano Rajoy.

RT: ¿Qué pensáis de las críticas de que IU o En Marea hayan secundado esta protesta y que Podemos vea con buenos ojos esta manifestación?

A.R.: Nosotras recibimos con alegría cualquier tipo de apoyo o simpatía que podamos recibir desde cualquier partido político con presencia en el Parlamento.  En este caso concreto, Podemos no aparece entre los apoyos que recibimos de forma directa, IU sí, pero en cualquier caso, cualquier tipo de respaldo que recibamos sin intentar copar la intención de la manifestación y sin desvirtuarla, se recibe con alegría.

 

314 días sin Gobierno: Memes políticos inundan las redes sociales ante la reelección de Rajoy

El largo periodo de desgobierno era inédito hasta ahora en el país. Repasamos con Betzabé Zumaya algunos datos de este período y las reacciones al debate de investidura.

Pedro Sánchez entrega su acta de diputado para mantener su «no» a Rajoy (VIDEO)

 

«La decisión no ha sido fácil», ha afirmado visiblemente emocionado el exsecretario general del PSOE.

«Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy«. Así ha justificado el exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, su decisión de entregar su acta de diputado en el Congreso.

«No iré contra mi partido ni iré contra mi compromiso electoral», ha añadido Sánchez, quien ha especificado también que «de las dos opciones que me da la gestora, no escojo ninguna».

«Durante semanas, he tenido que meditar acerca de la defensa de distintos valores y niveles de responsabilidad. Y la decisión no ha sido fácil», ha afirmado el exlíder socialista visiblemente emocionado en su comparecencia ante los medios de comunicación.

A pesar de que Sánchez entrega su acta de diputado, ha querido dejar claro que no abandona el partido: «A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes», aunque no ha especificado si va a presentarse a las primarias socialistas que tiene que celebrar el PSOE para elegir al nuevo secretario general.

El exlíder socialista también ha reclamado a la gestora que ponga ya fecha para la celebración del próximo congreso federal: «Los socialistas queremos votar», ha reivindicado. Y ha pedido a la gestora que no expulse a aquellos diputados socialistas que este sábado van a mantenerse fieles en el ‘no’ a Rajoy.

 


Así, con esta decisión, Sánchez se mantiene fiel a su ‘no’ a un Ejecutivo del Partido Popular (PP), mientras a su vez respeta la decisión del Comité Federal del PSOE, el principal órgano del partido entre congresos, de abstenerse en la segunda votación de investidura de Rajoy.

Segunda votación de investidura

Sánchez ha renunciado a su acta de diputado horas antes de que el líder del PP se someta a una segunda votación en el Congreso en la que ya se da por hecho que será investido presidente del Gobierno gracias a las abstenciones del PSOE.

No obstante, todavía se desconoce cómo se articularán estas abstenciones, ya que varios diputados socialistas han anunciado públicamente que no cumplirán la decisión tomada en el Comité Federal, celebrado el pasado domingo.

En cualquier caso, en este segundo intento, Rajoy solo necesita mayoría simple (conseguir más ‘sies’ que ‘noes’), por lo que con 11 abstenciones socialistas (del total de 85 diputados que tiene la formación) revalidará el cargo.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Quiénes son los diputados socialistas que se niegan a facilitar la investidura de Rajoy en el Congreso español

Noticias de España

Los 7 diputados del socialismo catalán, algunos de Baleares y Canarias y otros a título individual. El PSOE sigue en la encrucijada y aumentan sus divisiones internas

Unos quince diputados socialistas se manifestaron contrarios a abstenerse para facilitar una nueva investidura de Mariano Rajoy.

Casi la mitad de los legisladores rebeldes pertenecen al PSC, la versión catalana del PSOE. Se trata de 7 diputados, una lista conformada por Meritxell Batet, Lídia Guinart, Mercè Perea, José Zaragoza, Marc Lamuà y Joan Ruiz.

Después, los 2 diputados socialistas de las Islas Baleares, Pere Joan Pons y Sofía Hernanz, tampoco se abstendrán en la ceremonia de investidura, lo mismo que Pedro Quevedo, el diputado por Canarias. Completan la lista, 5 legisladores que se niegan a título individual, entre los que se encuentra Pedro Sánchez, quien fue destituido de su cargo de secretario general del PSOE por su negativa a investir a Mariano Rajoy.

Todos estos diputados ya anunciaron que no acatarán la disciplina de voto que se decidió ayer domingo durante el comité federal del partido y que mantendrán su “no” al líder del PP en las dos votaciones de esta semana.

Iceta deja claro que el PSC “desobedecerá” y mantendrá el “no” a Rajoy

Asegura que el PSOE “tiene derecho” a revisar la relación entre las dos formaciones si lo considera adecuado

El primer secretario del Partido Socialista de Cataluña (PSC), Miquel Iceta, volvió a dejar claro este lunes por la mañana que los socialistas catalanes “desobedecerán” al PSOE y mantendrán el “no” a Rajoy en las dos votaciones del pleno de investidura en el Congreso. “En la primera votación votaremos en contra del PP, como todos los socialistas. Y la segunda votaremos no “, adelantó en una entrevista en RAC1.

Sobre las consecuencias que puede tener esta postura en la relación entre el PSOE y el PSC, Iceta aseguró que el PSOE tiene “derecho” a revisar la relación entre las dos formaciones a partir de ahora. “Desobedeceremos y aceptaremos las consecuencias”, dijo el primer secretario de los socialistas catalanes, que añadió: “Aceptaré el castigo”.

Por su parte, Núria Marín, alcaldesa de L’Hospitalet, explicó en otra entrevista en Catalunya Radio que en estos momentos “lo único que nos queda en el PSC es mantener la coherencia” con el “no” a Rajoy.

Ximo Puig, con su voto a favor de la abstención demostró que no tiene nada de progresista

 

Reacciones por la genuflexa actitud del PSOE que permitirá –con la abstención de sus diputados– que Mariano Rajoy siga siendo presidente del gobierno español

Ximo Puig.

Como ya se informara, este domingo se reunió el esperado comité federal del PSOE que debía decidir si este grupo parlamentario se abstenía y, por tanto, hacía presidente Mariano Rajoy con el apoyo directo de Ciudadanos o, por el contrario, le negaban su voto y se desembocaría en terceras elecciones. Cataluña, País Vasco, Baleares, Murcia, La Rioja, Navarra y Cantabria tenían claro el NO. En Valencia, Madrid, Castilla y León y Asturias había división de opiniones.

Llegó el momento en que Ximo Puig, presidente de la Generalitat del País Valenciano, debía dar una respuesta y más teniendo en cuenta que gobierna el Parlamento autonómico gracias a un pacto con Compromiso y Podemos. Pues acabó votando por la abstención a Mariano Rajoy, echando por tierra la imagen de dirigente progresista que lo venía acompañando.

Además, las reacciones políticas ante lo resuelto por el comité federal del PSOE de abstenerse en una nueva votación para investir Mariano Rajoy no se hicieron esperar en las redes sociales especialmente en Facebook y Twitter. El diputado del PDECat en el Congreso, Francesc Homs, twiteó: “Día para recordar este “si tú no vas, ellos vuelven” o el “no es no”. Qué patetismo”. El vicepresidente del Gobierno y líder de ERC, Oriol Junqueras, explicó que “esta mañana un señor me dijo: “lo siento por tantos socialistas de buena fe, que hoy verán traicionados sus ideales de toda la vida”.

El secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, expuso que “hoy, 23/10/2016, a las 3 de la tarde, acaba de nacer un nuevo partido. Se dice PP$O€. Enhorabuena a Susana y Felipe, los felices padres”. Finalmente, el portavoz de Podemos en el Congreso, Iñigo Errejón, opinó que “con la decisión del PSOE, nace un gobierno débil y de corto recorrido. Ayer hacían turnos, hoy se necesitan. Seremos la alternativa”.-

MÉS per Mallorca se solidariza con el ‘No’ de Armengol pero considera “un error histórico» la decisión del PSOE

MÉS per Mallorca (ecosoberanistas) consideró este domingo que la de decisión del Comité Federal del PSOE de permitir la investidura de Mariano Rajoy (PP) con su abstención es un «error histórico». Además quisieron manifestar su «solidaridad» con el Partido Socialista de las Islas Baleares (PSIB) que mantiene el ‘No’.

Los ecosoberanistas consideran que la decisión del Comité Federal supone «una traición a la voluntad de una mayoría de los votantes y militantes socialistas». «Las decenas de miles de firmas recogidas por el intendente de Jun (Andalucía) pidiendo que se consulte y escuche la militancia son una clara muestra», añadió.

El partido, además, quiso mostrar su solidaridad con los socialistas que han defendido el ‘No’ a Rajoy y escuchar la propia militancia, y de forma muy singular con los miembros del PSIB, a los que «felicitamos por la coherencia hasta ahora demostrada ». «Creemos que es necesario que sus representantes en el Congreso sigan siendo congruentes», aseguró.

Un Gobierno perjudicial

MÉS, a la vez, aseguró que la investidura de Rajoy será “perjudicial para el conjunto del Estado pero de forma muy singular para la ciudadanía de las Islas Baleares, y que abre un escenario de dificultades que hay que compartir con la militancia».

«Dejamos claro que desde MÉS per Mallorca rechazábamos la celebración de unas terceras elecciones, y nos negamos a caer en la dicotomía” o PP o comicios “. Nosotros teníamos una propuesta posible de gobierno para el Estado, que pasaba por un pacto “a la mallorquina” entre PSOE, Podemos y las fuerzas independentistas y soberanistas catalanas, vascas, valencianas y gallegas. Ante el PP de la corrupción y de los recortes había un cordón sanitario »,explicaron los mallorquinistas.

Se mantendrán los apoyos de Gobierno

«Mantendremos el apoyo a los gobiernos que compartimos con el PSIB. Somos soberanistas y no subordinaremos nuestra acción política en las Islas Baleares a lo que haga el PSOE en el Estado español. Convertiremos las instituciones de las Islas Baleares y los pactos que tenemos con el PSIB y Podemos en espacios de resistencia y lucha institucional ante la derecha reaccionaria, centralista y corrupta que representa el PP de Rajoy. Ahora hay más autogobierno y valentía que nunca », concluyeron los ecosobiranistas.

Podemos replantea su apoyo a los socialistas valencianos

Antonio Montiel admite una «pérdida de confianza» en Ximo Puig y asegura que a partir de ahora exigirá «más garantías» al presidente valenciano

Golpe directo a la línea de flotación del Acord del Botànic (acuerdo de gobernabilidad entre el Partido Socialista del País Valenciano, Compromís y Podemos). La decisión de facilitar un gobierno del PP causó ayer un hondo malestar en la dirección de Podemos/Podem en el País Valenciano. Su secretario general, Antonio Montiel, se mostró muy duro con el presidente, Ximo Puig, y admitió que su pacto para aupar al PSPV a la Generalitat se resquebraja. «La decisión nos obliga a pensar cómo vamos a hacer que el acuerdo del Botànic pueda seguir funcionando con unos socios tan poco consistentes», sentenció, a preguntas de los medios.

Montiel anunció además que convocará de urgencia a la dirección autonómica de su partido para determinar «la postura que se adopta» e insistió en que su confianza en el jefe del Consell (Ejecutivo valenciano) ya no es la que era. «El margen de confianza que ofrecía Puig se estrecha. Ha dilapidado parte de ese capital con su comportamiento de hoy», continuó el también el vocero parlamentario de Podem.

Pese a la «tristeza» que aseguró sentir ayer Montiel, el líder de la formación morada dejó claro que su partido no maniobrará «nunca» de tal forma que el PP pueda retornar al poder en las instituciones. Ahora bien, advirtió a Puig de que a partir de ahora cualquier acuerdo con él «va a exigir más garantías».

Más moderado se postuló el vocero en las Corts (Parlamento valenciano) de Compromís, el otro socio del Botànic. Fran Ferri subrayó que la decisión del PSOE «es una mala noticia» y recordó que su partido confiaba en un acuerdo de izquierdas: «En Compromís hemos trabajado desde las elecciones de diciembre por un gobierno del cambio porque creemos que el PP es muy nocivo para los intereses valencianos».

Por su lado, el portavoz del PSPV en las Corts y miembro del comité federal, Manuel Mata, el cual ayer votó que no a Rajoy, se mostró seguro de que la decisión que se adoptó el PSOE no afectará «en nada» a l’Acord del Botànic. «Proponemos las mejores cosas e intentamos llegar a acuerdos. No hay otra alternativa de izquierdas en la Comunitat», apuntó a su regreso de Madrid.

Mata lamentó en las redes sociales el resultado del Comité Federal y lo calificó de «desatino».

El PSOE analiza sanciones contra los socialistas catalanes por su desobediencia

 

La negativa del PSC de abstenerse en la votación de investidura de Mariano Rajoy, dispuesta por el comité federal del socialismo español, motivo de las represalias

                           Congreso del PSOE en el que se resolvió permitir la investidura de Mariano Rajoy.

Comienzan las amenazas. Esta es la manera de entender la democracia cuando alguien no está de acuerdo con ellos. Una vez que el comité federal del Partido Socialista Obrero Español decidió por 139 a favor y 96 en contra abstenerse en una sesión de investidura a Mariano Rajoy y hacerlo presidente, según ellos, para salvar la ingobernabilidad, por lo que el socialista asturiano Javier Fernández, presidente de la “comisión gestora” que gobierna ahora el PSOE, advirtió al Partido Socialista Catalán que había que “asumir” la decisión tomada por el comité federal.

Y por si esto fuera poco, algunos “barones” del socialismo colaboracionista con el PP tuvieron la poca vergüenza de considerar “injusto que los catalanes disfruten de presencia en los órganos de dirección pero actúen a su libre albedrío cuando les conviene”, cuando es bien sabido que las grandes victorias del socialismo español han venido gracias a buenos resultados del socialismo catalán.

Con todo, las sanciones al PSC podrían llegar a pasar por el replanteamiento de la relación entre los dos partidos y hasta se amenazó con echarlos de los órganos de dirección, que es donde se toman las decisiones importantes de partido. Así pues, los diputados socialistas catalanes pasarían al Grupo Mixto del Congreso junto con el Partido Demócrata Europeo Catalán.-

 

València, Madrid, Barcelona, Palma  (INCAT-El Punt/Avui-ElPeriódico-dBalears-Levante-Per Catalunya).-

Cada día se vislumbra más difícil una salida política que permita formar gobierno en España

Noticias de España

Mientras Pedro Sánchez empuja a Rajoy a una investidura sin el PSOE, dirigentes socialistas creen que su abstención es “imposible” si nadie mueve ficha – Ciudadanos tampoco la apoyaría

                       

Hay en el PSOE quien considera que, por mucho que Pedro Sánchez adopte la “estrategia del avestruz” y desaparezca de la escena para intentar eludir la presión, cuando al fin despierte, como en el cuento de Monterroso, el dinosaurio probablemente seguirá estando ahí. Esperándole.

El líder del PSOE, por el momento, sólo prevé reafirmar este jueves en la audiencia con el Rey su rechazo a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. No es no. Es decir, ni sí ni abstención. Pero Pedro Sánchez confía al tiempo en que cuando el líder del PP acuda al palacio de la Zarzuela, apenas unas horas después de ese mismo día, le muestre al monarca su disposición a dar un paso al frente para, esta vez sí, presentarse a la investidura. Y que mueva el cielo y la tierra, como él mismo intentó hacer sin éxito en la anterior legislatura, para tratar de sumar una mayoría que le permita lograr su investidura, primero, y gobernar después.

Una mayoría en la que, en todo caso, Pedro Sánchez ya subrayó que no estarán los socialistas. Una mayoría para la que el líder del PSOE señala, para empezar, a Ciudadanos, el partido con el que él mismo selló un acuerdo de gobierno en la legislatura pasada. Algunos cuadros socialistas se preguntan cómo es posible que ellos sí pudieron acordar con Ciudadanos hasta 200 medidas, pese a sus diferencias ideológicas, y ahora el PP se ve incapaz de hacerlo. Los 137 diputados del PP más los 32 del partido de Albert Rivera suman 169 escaños, a siete sólo de la mayoría absoluta. Suficientes, en todo caso, para que Rajoy intentara gobernar en minoría. No en vano, según recuerdan en Ferraz, José Luis Rodríguez Zapatero contó precisamente con 169 escaños en el año 2008. Y aún con los 164 diputados logrados en el 2004 también pudo gobernar por vez primera.

Si así fuera, Sánchez podría eludir la toma de la decisión más trascendental a la que se podría ver abocado el PSOE. Pero la cuestión es que Albert Rivera sólo se ha movido hacia la abstención a Rajoy, y asegura no estar dispuesto a más, mientras formaciones como CDC o el PNV ya advirtieron que en ningún caso facilitarán la investidura del líder del PP, por más que hayan podido prestar algunos de sus votos en los acuerdos para la formación de la Mesa del Congreso. Así pues, la pelota podría volver a situarse, en exclusiva, sobre el tejado del PSOE. Y la alternativa seguiría siendo igual de envenenada para Sánchez: o permitir con una abstención la investidura de Rajoy o asumir su cuota de responsabilidad, si no en exclusiva, de una tercera convocatoria electoral a finales de año.

“Cuadrar los intereses de Pedro con los del PSOE y los del país empieza a ser imposible”, advierten algunos dirigentes socialistas críticos. Sánchez, de nuevo, intenta por tanto la cuadratura del círculo. Efectivamente, casi todos en el PSOE piensan que unas terceras elecciones podrían hundirles aún más, después de haber perdido otros cinco diputados entre las elecciones del 20 de diciembre y las del pasado 26 de junio. Y, para muchos, facilitar la investidura de Rajoy también sería fatal: “Si nos abstenemos estaremos muertos, porque no seremos gobierno ni oposición”.

La incertidumbre se mantiene en el PSOE a la espera de la nueva ronda de consultas del Rey de esta semana. Hay quien piensa, en todo caso, que el único que no tendría que temer una nueva repetición electoral sería Rajoy, y quizá tampoco Pablo Iglesias, cuya única estrategia seguiría siendo intentar adelantar al PSOE. Pero los socialistas y el partido de Rivera piensan que otras elecciones podrían suponer un desastre. Así pues, muchos confían en que sea Rivera, para empezar, el que pase de la abstención al sí a Rajoy. Y que el líder del PP “mueva ficha” en algún sentido. Sería la única manera, piensan, de que el PSOE pudiera replantearse su posición. “Si no, la abstención es imposible”. Entre tanto, la única decisión en un PSOE además muy dividido entre los fieles y los críticos de Pedro Sánchez, es no decidir. Al menos, por ahora, como ya ocurrió en el último comité federal del PSOE. La única alternativa es aferrarse al no a Rajoy, “ahora, después y siempre”. Y cruzar los dedos.

Sin una salida de izquierdas

Pese a que Sánchez no quiso cerrar ninguna puerta, y en sus contadas intervenciones tras el 26-J no ha descartado la posibilidad de intentar formar un gobierno alternativo si Rajoy fracasa en su investidura, numerosos miembros de su equipo lo rechazan. Al menos, “para una salida de izquierdas no dan las cifras”, zanja Antonio Hernando. “Cualquier otro escenario es más que improbable”, corrobora Meritxell Batet. “Yo no lo veo factible ni realista, porque las aritméticas parlamentarias son las que son. No hay una mayoría de izquierdas en el Parlamento, hay una mayoría de derechas”, apunta, por su parte, Rafael Simancas.

En la primera reunión del nuevo grupo parlamentario socialista, sólo dos diputados –el vasco Odón Elorza y la gallega Pilar Cancela– animaron a Sánchez a no tirar la toalla ante la posibilidad de que Rajoy no logre sumar los apoyos suficientes para su investidura. Elorza aclaró que su planteamiento, en caso de que el líder del PP no logre su investidura, es intentar de nuevo un “pacto transversal” del PSOE con Podemos y Ciudadanos. “No uno de izquierdas que no suma”. Efectivamente, y pese a que esta ecuación ya se demostró inviable por el veto mutuo de Pablo Iglesias y Albert Rivera, las tres formaciones dispondrían de una amplia mayoría absoluta de 188 escaños.-

Madrid (INCAT-LV por Juan Carlos Merino).-