Por séptima vez en el año, se cayeron las ventas minoristas

Las ventas de los comercios minoristas cayeron un 9,6 por ciento en julio con relación a junio, mientras que durante los primeros siete meses acumularon una baja promedio de 7,4% anual, en un escenario de «incertidumbre financiera» y «problemas de ingresos más acentuados».

Los datos surgen de un informe realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), y difundido ayer, en el cual se destacó que «es el séptimo mes consecutivo en que las ventas minoristas caen con la particularidad de que en el 41% de los rubros relevados se registraron bajas anuales de dos dígitos».

Según señaló la entidad, en el sector hay preocupación por la «continuidad de la coyuntura actual por los problemas de liquidez y rentabilidad que generan, y el incremento visible en la venta ilegal en todo el país».

El estudio indicó que también disminuyó la cantidad de compras realizadas en efectivo, mientras que se registró una «fuerte» desaceleración en las operaciones con tarjetas de crédito, inclusive en aquellos comercios que continuaron ofreciendo cuotas sin interés.

«La incertidumbre financiera y los problemas de ingresos más acentuados en las familias retrajeron la demanda de todos los rubros que componen la canasta de consumo mensual», sostuvo el sondeo.

Las caídas más «profundas» se registraron en el rubro de inmobiliarias, con un 19,7%, en jugueterías y librerías, con un 13,4%, en bijouterie, con un 13,2% y en electrodomésticos, con un 13,1%.

No obstante, en general, todos los rubros tuvieron bajas «profundas», de acuerdo a CAME, que señaló que «las vacaciones de invierno, junto a los cobros de aguinaldo y las subas de salarios cerrados en las paritarias de algunos sectores levantaron por momentos el consumo, pero no lo suficiente para cambiar la tendencia.

Las ventas en los comercios minoristas no mejoran

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron 8,8 por ciento en el mes de junio frente al mismo mes del año pasado, afectadas por un consumidor que continuó controlando cuidadosamente su presupuesto.

De esta manera es el sexto mes consecutivo en que las ventas minoristas se retraen con fuerza, registrándose las caídas interanuales más profundas en electrodomésticos, bijouterie, jugueterías, neumáticos y ferretería.

La retracción en la demanda se sintió todo el mes y lo único que elevó el nivel de ventas fue el Día del Padre y el entusiasmo generado por el Mundial de Brasil 2014 que, por momentos, impulsó mayores compras de alimentos y bebidas, televisores, camisetas y pelotas de fútbol, y todos los accesorios que se comercializan alrededor de una de las competencias más populares.

La disminución del consumo durante junio respondió, por un lado, a los crecientes problemas de ingresos que están teniendo las familias y, por otro, a la incertidumbre generada en el mercado financiero tras el fallo adverso en la disputa contra los fondos buitres, que generó episodios de temor.

En tanto, los anticipos de aguinaldo que asignaron algunas empresas tampoco se sintieron demasiado y, si bien los comercios ofrecieron cuotas y promociones, las familias evitaron endeudarse más de lo necesario.

Con el comportamiento de junio, las ventas acumulan una caída promedio interanual de 7 por ciento en los primeros seis meses del año y, por ahora, la tendencia no se modifica.

Según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), no hubo ningún rubro minorista que haya escapado a la baja generalizada en las ventas aunque la menor caída se observó en artículos deportivos.

Desde el inicio del Mundial de Brasil 2014, esos comercios se vieron más transitados que otros, pero aun así, las cantidades vendidas de esos productos fueron 3,8 por ciento menores a las de junio del año pasado.

En el caso de los electrodomésticos las ventas también bajaron 11,6 por ciento anual y la demanda se concentró básicamente en televisores LED de 32 pulgadas o más que las familias incorporaron al hogar para ver el Mundial.

De todas maneras, la mayoría de esos productos se vendieron en grandes cadenas de electrodomésticos y supermercados que fueron las que ofrecieron los mejores descuentos o la mayor cantidad de cuotas sin interés.

En indumentaria, las ventas finalizaron el mes con una caída anual de 7,9 por ciento en las cantidades, repitiendo la misma tendencia que en meses anteriores y, si bien hubo muchos descuentos y liquidaciones, no alcanzaron para tentar a un consumidor que miró poco y compró poco.

Una situación similar se dio en calzados, donde las cantidades vendidas tuvieron una baja anual de 8,2 por ciento mientras que en alimentos y bebidas, la baja anual en las cantidades fue de 4,3 por ciento.