Opiniones divididas entre comerciantes por los cambios «peatonales» de Güemes

El centro comercial Güemes, que tiene como eje principal a la calle que lleva este nombre, ha sido recientemente objeto de modificaciones donde se ha tratado de liberar las veredas para facilitar el tránsito de los peatones y al mismo tiempo generar espacios dedicados al descanso, el ocio, el entretenimiento.

 

En el contexto de estos cambios el Observatorio de la ciudad de la Universidad FASTA se propuso indagar el modo en que los cambios son apreciados por las personas que transitan esta calle y también por los comerciantes de la zona.

 

La muestra se constituyó por 200 personas que circulaban por la zona como peatones y 100 comerciantes de diversas edades y sexo.

 

En general, los peatones consultados transitan habitualmente por Güemes; el porcentaje de aquellos que lo hacen diariamente coincide con el porcentaje que manifiesta trabajar en la zona. La gran mayoría lo hace por paseo y para realizar compras.

 

En cuanto a la percepción de las modificaciones, casi la totalidad advirtió los cambios y el 61% los valora positivamente mientras que el 31% manifiesta que le gustan poco o no le gustan. Es interesante destacar que sólo una minoría manifiesta indiferencia.

 

En forma paralela, se consultó a una muestra de 100 comerciantes de la zona, propietarios y empleados, pertenecientes a distintos rubros. Casi la totalidad manifestó tener registro de las innovaciones.

 

El 43% aprecia la innovación de modo positivo, mientras que el 36% manifiesta que le gusta poco o no le gusta. El 20% manifiesta indiferencia.

 

En cuanto al modo en que los cambios influyen en la actividad comercial la mayoría responde que es indiferente y otros que no saben, estiman que las ventas seguirán igual, no tendrá influencia en la decisión de compra.

 

El 37 % tiene una opinión más definida: la mayoría percibe que influirá de modo positivo y las razones son las siguientes: la gente puede descasar, sentarse, algo nuevo siempre vende, atrae público, ayuda a mejorar la vista y es probable que los más beneficiados resulten los comercios del sector gastronómico. En menor porcentaje creen que la influencia comercial será negativa, venderán menos porque molesta y quita espacio para estacionamiento, porque se produce un embudo de autos que hace difícil la circulación.

 

En relación a la posibilidad de permanencia en el tiempo más del 50% estima que debieran seguir durante todo el año aunque con algunas mejoras y, en relación a la extensión a lo largo del segmento comercial de la calle Güemes, las opiniones son equilibradamente dispares.