Desvalijaron un comedor comunitario en el barrio Santa Rosa

Delincuentes ingresaron al comedor y se llevaron elementos de suma importancia para darle de comer a unas 140 personas.

Un comedor comunitario ubicado en el barrio Santa Rosa fue blanco de los delincuentes que durante la madrugada forzaron una ventana y se alzaron con importantes elementos para el funcionamiento de ese lugar al que asisten diariamente unas 140 personas.

Se trata del comedor «La cocina de Cua Cuá» ubicado en calle 38 y la 431 del barrio Santa Rosa del Mar donde delincuentes irrumpieron luego de romper una ventana del baño y una vez en el interior se apoderaron de garrafas, ollas, comida, y hasta la bomba de agua.

Cabe destacar que a este lugar concurren periódicamente unas 140 personas. La referente del comedor, Susana Figueroa, confesó, entre lágrimas que «trajeron los tappers ayer, y ya hay gente llegando a buscar la comida y les tenemos que decir que no hay, es muy triste».

Aquellos que puedan donar alimentos, ollas o garrafas podrán hacerlo comunicándose con Susana al teléfono celular 223 301-0102.

Comedor sufre un nuevo robo

Se trata del comedor Pucará, ubicado en el barrio de San Jacinto.

El comedor Pucará, ubicado en el barrio de San Jacinto y que en la actualidad recibe a más de 300 personas diarias para almorzar, sufrió en horas de la madrugada, un nuevo robo.

Esta vez, los malvivientes se llevaron la bomba sumergible de agua. El comedor quedó sin provisión de agua, con lo cual resulta imposible preparar las viandas para todas las familias que se acercan diariamente.

Se necesita con suma urgencia colaboración económica para comprar una nueva bomba.

A 10 años de su inauguración, anuncian la ampliación del Comedor de la UNMDP

Desde su apertura al día de hoy ha aumentado significativamente la cantidad de asistentes al mismo y en la actualidad son aproximadamente mil personas, en su mayoría estudiantes, quienes comen diariamente allí.

En el mes de septiembre se cumplirán 10 años desde la inauguración del comedor universitario de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP).

 

Desde su apertura al día de hoy ha aumentado significativamente la cantidad de asistentes al mismo y en la actualidad son aproximadamente mil personas, en su mayoría estudiantes, quienes comen diariamente allí.

 

Es en este marco que el Rector de la UNMDP Alfredo Lazzeretti junto al Secretario de Obras Eduardo Oxarango y el equipo de la Secretaría de Bienestar Ana Galvagni y Sofía Ardusso han anunciado el plan de obras para su ampliación que comenzará a llevarse a cabo en el mes de octubre del corriente año.

 

Al respecto refirieron: “Estamos muy felices de poder dar comienzo a esta obra tan importante como necesaria para nuestra Universidad. Desde su apertura hace diez años el Comedor Universitario ha sido para nuestra casa no solo un punto de encuentro para quienes transitamos diariamente nuestras actividades y estudios aquí, sino que también ha sido una respuesta imprescindible ante la crisis económica que atraviesa nuestro país ya que permite al  estudiantado el acceso a un menú diario de calidad nutritiva y a un muy bajo costo”

 

Consultados sobre este último punto se pronunciaron: “La ampliación del Comedor Universitario ha sido una demanda histórica del estudiantado de nuestra Universidad y una prioridad para nuestra gestión. Es a partir de los esfuerzos y la sinergia necesaria entre todos quienes conformamos la comunidad universitaria que hoy nos encontramos con la posibilidad de materializar este proyecto que sin dudas aportará a fortalecer la permanencia de forma cuantitativa y cualitativa en la UNMDP”.

 

La ampliación permitirá una mayor disposición física para los comensales, como así también mayor espacio para la elaboración de alimentos.

Nace un nuevo comedor en La Herradura: Necesitan materiales e insumos

Ante la crisis y el hambre, cuatro amigos se organizaron para crear un espacio en Rivadavia 11600, donde niños y niñas puedan comer.

José Morales, Nicolás Domingo, Gastón Videla y Mariana Di Mauro tienen un deseo gigante: Crear un comedor en el barrio La Herradura para paliar la crisis.
Ante el aire de radio De la Azotea 88.7, en el programa Bien Despiertos, producido de lunes a viernes de 7 a 9, José y Mariana hablaron del proyecto: “Nos cuentan que los chicos comen dos veces al día mate cocido y pan, esto no es sólo desayuno es también cena.”
Sobre la cantidad de asistentes, comentaron: “Si bien no hay un número exacto, calculamos 40 chicos, en la zona hay varios comedores y merenderos, sin embargo están todos saturados,” afirmaron en la primera mañana de la radio.
Las donaciones más necesarias para el comedor es la leche, por colaboraciones se pueden comunicar a los teléfonos: 223-5479514 (José) o 223-5424820 (Mariana).

Robaron un comedor y necesitan ayuda para retomar su actividad

Rompiendo una ventana del fondo, asaltantes ingresaron al comedor de calle Juncal 3191 y se llevaron todo: comida, elemento de las diferentes actividades que se realizan allí, y hasta la garrafa que necesitan para cocinar. Piden ayuda para reponer los indispensables, como la garrafa y los alimentos.

La Unidad Barrial CTEP-Evita Matadero es un espacio socio-comunitario donde funciona un comedor y merendero, el Plan Secundario con Oficios y el Fines para quienes están terminando sus estudios secundarios y capacitándose para el trabajo, y Escuela para Adultos para los mayores que no habían podido cumplimentar la Escuela Primaria. Además, hay escuelita de fútbol, Tae Kwon Do, Boxeo y Zumba. 

Javier Giuliano, a quien apodan «el indio», es el referente de la Unidad Barrial Matadero de la CTEP-Evita, quien cuenta con una mezcla de angustia y bronca lo que pasó en el comedor, sin por ello bajar los brazos. «Estamos acá porque los chicos lo necesitan» remarca.  Los asaltantes ingresaron al comedor por la parte de atrás, por un ventiluz,  rompiendo la ventana. Se llevaron fiambre, queso, jamón, pascualinas, dulce de leche, galletitas, los utensilios de cocina, vasos, cubiertos y otros elementos que se utilizan para cocinar y servir la comida; y la garrafa, en lo que respecta al servicio de comedor que allí se brinda. 

En el robo, también se llevaron el equipo de audio y pelotas, y otros elementos deportivos que se necesitan para la escuelita de fútbol. Es que el espacio es mucho más que sólo calmar el hambre: es un espacio de inclusión. Además del eje alimentario, se trabaja en educación para que vecinas y vecinos del barrio puedan completar sus estudios y capacitarse en un oficio con salida laboral; y se promueve el desarrollo recreativo y deportivo para acompañar a esas niñas y niños en su crecimiento con un modelo de salud y valores. 

La destrucción parcial del espacio y la sustracción de elementos sumamente necesarios para el desarrollo de las actividades hace que muchos vecinos y vecinas, chicos y grandes, la estén pasando mal. Frente a la adversidad, siempre aflora la solidaridad, y es por eso que desde el comedor apelan a la ayuda de otros vecinos y vecinas que puedan aportar donaciones. Necesitan con urgencia la garrafa, reponer alimentos, elementos deportivos, y un equipo de música. Otras donaciones también suman. Quienes puedan colaborar pueden llamar a Javier al  2236893278 o acercarse a la sede del comedor.