Rajoy es investido presidente de España mientras miles de personas protestan en las calles

Noticias de España

Madrid se divide en dos escenarios: la segunda votación de investidura en el Congreso y una multitudinaria manifestación bajo el lema “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia” en la calle.

Han sido necesarias la celebración de dos elecciones generales, cinco rondas de consultas convocadas por el rey, así como una fractura interna sin precedentes en el Partido Socialista (PSOE), para que Mariano Rajoy haya sido investido este sábado presidente del Gobierno. Concluyen, así, más de 300 días de un Gobierno en funciones.

Por tanto, no ha habido sorpresas, y en la segunda votación de investidura, celebrada este sábado, el líder del Partido Popular (PP) ha obtenido los 170 votos a favor de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como 68 abstenciones de los socialistas. Sin embargo, 15 diputados del PSOE han roto finalmente la disciplina de voto y han mantenido su ‘no’ a Rajoy.

Imagen ilustrativa del Congreso de los Diputados JAVIER SORIANOAFP

Los 111 votos en contra del resto de formaciones con representación en el Congreso (Unidos Podemos, ERC, CDC, EAK-PNV y EH Bildu), no han sido suficientes para impedir la investidura de Rajoy, que en este segundo intento solo necesitaba mayoría simple; es decir, recibir más ‘síes’ que ‘noes’.

La fractura de los socialistas

La investidura de Rajoy ha sido posible tras la decisión histórica del PSOE de abstenerse en segunda votación, adoptada el pasado domingo en el Comité Federal. Sin embargo, los 15 diputados socialistas que han votado en contra de un Gobierno del PP, muestran que la celebración de este comité no ha servido para poner fin a la profunda crisis interna del partido, que comenzó a finales de septiembre con la dimisión de 17 miembros de su Ejecutiva para provocar la renuncia de su secretario general, Pedro Sánchez.

De hecho, horas antes de la votación, el exlíder socialista entregó su acta de diputado en el Congreso y justificó así su decisión: “Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy”. Sin embargo, todo apunta a que el exsecretario general no abandonará la política ni su firme idea de liderar el PSOE: “A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes”, afirmó durante su comparecencia ante los medios de comunicación.


Ahora, solo queda por ver cómo articularán los socialistas esta fuerte división interna y qué papel asumirán cómo principal partido de la oposición en el periodo parlamentario que se abre a partir de hoy. El PP gobernará en minoría y tendrá que buscar acuerdos, previsiblemente con el PSOE, para poder aprobar sus medidas. La más inmediata, de hecho, es la que concierne a los presupuestos generales del Estado. La no aprobación de los mismos, significaría la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Manifestación en Madrid contra la investidura

Mientras se producía la votación en el Congreso de los Diputados, miles de personas se manifestaban en las calles de Madrid bajo el lema “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia”, en una movilización convocada por la Coordinadora del 25S para protestar contra la “investidura ilegítima” de Rajoy.

 


“Con el término mafia apuntamos a que el tipo de carencias democráticas, de casos de corrupción, de recortes, no es algo puntual o aislado, sino que está totalmente estructurado”, explicó Elena Martínez, portavoz de la Coordinadora 25S, a RT.

“Desde que se constituye el régimen del 78 lo que ha habido ha sido una minoría que, ahora mismo, mediante este golpe – en referencia a la decisión del PSOE – , trata de perpetuarse en las instituciones sin tener ningún tipo de proyecto digno, democrático o de justicia para la mayoría social”, explicó.

Balance de más de 10 meses sin Gobierno

Los líderes de las cuatro principales formaciones políticas posan con motivo del debate electoral celebrado antes de las elecciones del 26JJuan MedinaReuters

Concluyen con la investidura de Rajoy más de 300 días de Gobierno en funciones que comenzaron el pasado 20 de diciembre, cuando en las primeras elecciones generales ninguna fuerza política consiguió la mayoría necesaria para gobernar en solitario. Por tanto, la formación de Gobierno quedó supeditada a alcanzar pactos entre las formaciones políticas con representación en el Congreso.

Los posteriores vetos cruzados y la falta de cesiones entre las cuatro principales partidos llevaron a la convocatoria de unas nuevas elecciones generales, celebradas el pasado 26 de junio, y en las que se repitió un Parlamento de similares colores en cuanto a la dificultad para llegar a acuerdos.

 

Más allá de las diferentes lecturas ideológicas que se pueden hacer de estos 10 meses “sin Gobierno”, lo que está claro es que la política española, en la que el PP y el PSOE se han ido alternando el Ejecutivo durante los últimos 34 años, no está acostumbrada a la fragmentación política en el Congreso que ha significado la irrupción de Podemos y Ciudadanos.

A partir de hoy, veremos si la dificultad para alcanzar acuerdos, que hemos visto durante estos últimos 10 meses, se traslada también a la hora de aprobar medidas en el Parlamento.

Un activista explica a RT por qué considera ilegítima la investidura de Rajoy

RT entrevista a Alejandro Rodríguez, portavoz de la asamblea “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia” sobre la manifestación contra la investidura de Rajoy.


Mariano Rajoy será previsiblemente investido presidente del Gobierno este sábado en la segunda votación en el Congreso. El líder del Partido Popular (PP) y actual presidente del Gobierno en funciones cuenta con los votos afirmativos de los diputados de su formación, Ciudadanos y Coalición Canaria, así como las abstenciones del Partido Socialista (PSOE), que serán decisivas para que Rajoy obtenga mayoría simple – más ‘sies’ que ‘noes’ – en este segundo intento.

No obstante, el líder popular solo necesita 11 abstenciones por lo que, aunque puedan darse discrepancias en el grupo socialista con algún diputado que mantenga el ‘no’ a un Ejecutivo del PP, Rajoy será investidMientras los diputados se encuentren dentro de la Cámara, en las calle de Madrid está convocada una manifestación bajo el lema “Ante el Golpe de la Mafia, Democracia”, que pretende reunir a miles de personas para protestar contra lo que consideran una “investidura ilegítima”.

En RT, Helena Villar ha entrevistado a Alejandro Rodríguez, portavoz de la Coordinadora 25S, horas antes de celebrarse la manifestación.

RT: ¿Por qué consideráis esta investidura ilegítima?

A.R.: Considerando que el proceso de investidura de Rajoy es un proceso legal, entendemos que desde que el ciudadano deposita su voto en las urnas, con todos los condicionamientos mediáticos, presiones de grupos financieros, empresas, todo el sistema electoral y finalizando con el golpe interno que ha habido en el PSOE, todo destinado a que verdaderamente haya una investidura de Mariano Rajoy, pues se aboca a que al final Rajoy acabe siendo presidente de un Gobierno encargado de aplicar una agenda de recortes sociales, que no creo que haya estado en la mayoría de los ciudadanos que en las pasadas elecciones votaron. No creo que ellos metieran el voto en la urna para que ahora se aplique una agenda de recortes de Mariano Rajoy.

RT: ¿Qué pensáis de las críticas de que IU o En Marea hayan secundado esta protesta y que Podemos vea con buenos ojos esta manifestación?

A.R.: Nosotras recibimos con alegría cualquier tipo de apoyo o simpatía que podamos recibir desde cualquier partido político con presencia en el Parlamento.  En este caso concreto, Podemos no aparece entre los apoyos que recibimos de forma directa, IU sí, pero en cualquier caso, cualquier tipo de respaldo que recibamos sin intentar copar la intención de la manifestación y sin desvirtuarla, se recibe con alegría.

 

314 días sin Gobierno: Memes políticos inundan las redes sociales ante la reelección de Rajoy

El largo periodo de desgobierno era inédito hasta ahora en el país. Repasamos con Betzabé Zumaya algunos datos de este período y las reacciones al debate de investidura.

Pedro Sánchez entrega su acta de diputado para mantener su “no” a Rajoy (VIDEO)

 

“La decisión no ha sido fácil”, ha afirmado visiblemente emocionado el exsecretario general del PSOE.

“Estoy en profundo desacuerdo con entregar el Gobierno a Rajoy“. Así ha justificado el exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, su decisión de entregar su acta de diputado en el Congreso.

“No iré contra mi partido ni iré contra mi compromiso electoral”, ha añadido Sánchez, quien ha especificado también que “de las dos opciones que me da la gestora, no escojo ninguna”.

“Durante semanas, he tenido que meditar acerca de la defensa de distintos valores y niveles de responsabilidad. Y la decisión no ha sido fácil”, ha afirmado el exlíder socialista visiblemente emocionado en su comparecencia ante los medios de comunicación.

A pesar de que Sánchez entrega su acta de diputado, ha querido dejar claro que no abandona el partido: “A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer todos los rincones de España para escuchar a los militantes”, aunque no ha especificado si va a presentarse a las primarias socialistas que tiene que celebrar el PSOE para elegir al nuevo secretario general.

El exlíder socialista también ha reclamado a la gestora que ponga ya fecha para la celebración del próximo congreso federal: “Los socialistas queremos votar”, ha reivindicado. Y ha pedido a la gestora que no expulse a aquellos diputados socialistas que este sábado van a mantenerse fieles en el ‘no’ a Rajoy.

 


Así, con esta decisión, Sánchez se mantiene fiel a su ‘no’ a un Ejecutivo del Partido Popular (PP), mientras a su vez respeta la decisión del Comité Federal del PSOE, el principal órgano del partido entre congresos, de abstenerse en la segunda votación de investidura de Rajoy.

Segunda votación de investidura

Sánchez ha renunciado a su acta de diputado horas antes de que el líder del PP se someta a una segunda votación en el Congreso en la que ya se da por hecho que será investido presidente del Gobierno gracias a las abstenciones del PSOE.

No obstante, todavía se desconoce cómo se articularán estas abstenciones, ya que varios diputados socialistas han anunciado públicamente que no cumplirán la decisión tomada en el Comité Federal, celebrado el pasado domingo.

En cualquier caso, en este segundo intento, Rajoy solo necesita mayoría simple (conseguir más ‘sies’ que ‘noes’), por lo que con 11 abstenciones socialistas (del total de 85 diputados que tiene la formación) revalidará el cargo.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Cada día se vislumbra más difícil una salida política que permita formar gobierno en España

Noticias de España

Mientras Pedro Sánchez empuja a Rajoy a una investidura sin el PSOE, dirigentes socialistas creen que su abstención es “imposible” si nadie mueve ficha – Ciudadanos tampoco la apoyaría

                       

Hay en el PSOE quien considera que, por mucho que Pedro Sánchez adopte la “estrategia del avestruz” y desaparezca de la escena para intentar eludir la presión, cuando al fin despierte, como en el cuento de Monterroso, el dinosaurio probablemente seguirá estando ahí. Esperándole.

El líder del PSOE, por el momento, sólo prevé reafirmar este jueves en la audiencia con el Rey su rechazo a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. No es no. Es decir, ni sí ni abstención. Pero Pedro Sánchez confía al tiempo en que cuando el líder del PP acuda al palacio de la Zarzuela, apenas unas horas después de ese mismo día, le muestre al monarca su disposición a dar un paso al frente para, esta vez sí, presentarse a la investidura. Y que mueva el cielo y la tierra, como él mismo intentó hacer sin éxito en la anterior legislatura, para tratar de sumar una mayoría que le permita lograr su investidura, primero, y gobernar después.

Una mayoría en la que, en todo caso, Pedro Sánchez ya subrayó que no estarán los socialistas. Una mayoría para la que el líder del PSOE señala, para empezar, a Ciudadanos, el partido con el que él mismo selló un acuerdo de gobierno en la legislatura pasada. Algunos cuadros socialistas se preguntan cómo es posible que ellos sí pudieron acordar con Ciudadanos hasta 200 medidas, pese a sus diferencias ideológicas, y ahora el PP se ve incapaz de hacerlo. Los 137 diputados del PP más los 32 del partido de Albert Rivera suman 169 escaños, a siete sólo de la mayoría absoluta. Suficientes, en todo caso, para que Rajoy intentara gobernar en minoría. No en vano, según recuerdan en Ferraz, José Luis Rodríguez Zapatero contó precisamente con 169 escaños en el año 2008. Y aún con los 164 diputados logrados en el 2004 también pudo gobernar por vez primera.

Si así fuera, Sánchez podría eludir la toma de la decisión más trascendental a la que se podría ver abocado el PSOE. Pero la cuestión es que Albert Rivera sólo se ha movido hacia la abstención a Rajoy, y asegura no estar dispuesto a más, mientras formaciones como CDC o el PNV ya advirtieron que en ningún caso facilitarán la investidura del líder del PP, por más que hayan podido prestar algunos de sus votos en los acuerdos para la formación de la Mesa del Congreso. Así pues, la pelota podría volver a situarse, en exclusiva, sobre el tejado del PSOE. Y la alternativa seguiría siendo igual de envenenada para Sánchez: o permitir con una abstención la investidura de Rajoy o asumir su cuota de responsabilidad, si no en exclusiva, de una tercera convocatoria electoral a finales de año.

“Cuadrar los intereses de Pedro con los del PSOE y los del país empieza a ser imposible”, advierten algunos dirigentes socialistas críticos. Sánchez, de nuevo, intenta por tanto la cuadratura del círculo. Efectivamente, casi todos en el PSOE piensan que unas terceras elecciones podrían hundirles aún más, después de haber perdido otros cinco diputados entre las elecciones del 20 de diciembre y las del pasado 26 de junio. Y, para muchos, facilitar la investidura de Rajoy también sería fatal: “Si nos abstenemos estaremos muertos, porque no seremos gobierno ni oposición”.

La incertidumbre se mantiene en el PSOE a la espera de la nueva ronda de consultas del Rey de esta semana. Hay quien piensa, en todo caso, que el único que no tendría que temer una nueva repetición electoral sería Rajoy, y quizá tampoco Pablo Iglesias, cuya única estrategia seguiría siendo intentar adelantar al PSOE. Pero los socialistas y el partido de Rivera piensan que otras elecciones podrían suponer un desastre. Así pues, muchos confían en que sea Rivera, para empezar, el que pase de la abstención al sí a Rajoy. Y que el líder del PP “mueva ficha” en algún sentido. Sería la única manera, piensan, de que el PSOE pudiera replantearse su posición. “Si no, la abstención es imposible”. Entre tanto, la única decisión en un PSOE además muy dividido entre los fieles y los críticos de Pedro Sánchez, es no decidir. Al menos, por ahora, como ya ocurrió en el último comité federal del PSOE. La única alternativa es aferrarse al no a Rajoy, “ahora, después y siempre”. Y cruzar los dedos.

Sin una salida de izquierdas

Pese a que Sánchez no quiso cerrar ninguna puerta, y en sus contadas intervenciones tras el 26-J no ha descartado la posibilidad de intentar formar un gobierno alternativo si Rajoy fracasa en su investidura, numerosos miembros de su equipo lo rechazan. Al menos, “para una salida de izquierdas no dan las cifras”, zanja Antonio Hernando. “Cualquier otro escenario es más que improbable”, corrobora Meritxell Batet. “Yo no lo veo factible ni realista, porque las aritméticas parlamentarias son las que son. No hay una mayoría de izquierdas en el Parlamento, hay una mayoría de derechas”, apunta, por su parte, Rafael Simancas.

En la primera reunión del nuevo grupo parlamentario socialista, sólo dos diputados –el vasco Odón Elorza y la gallega Pilar Cancela– animaron a Sánchez a no tirar la toalla ante la posibilidad de que Rajoy no logre sumar los apoyos suficientes para su investidura. Elorza aclaró que su planteamiento, en caso de que el líder del PP no logre su investidura, es intentar de nuevo un “pacto transversal” del PSOE con Podemos y Ciudadanos. “No uno de izquierdas que no suma”. Efectivamente, y pese a que esta ecuación ya se demostró inviable por el veto mutuo de Pablo Iglesias y Albert Rivera, las tres formaciones dispondrían de una amplia mayoría absoluta de 188 escaños.-

Madrid (INCAT-LV por Juan Carlos Merino).-

Pacto entre el PP y Ciudadanos para la presidencia del Congreso y se acerca la investidura de Rajoy

Noticias de España

Ciudadanos dio el sí al PP a cambio de que el sustituto de Patxi López sea “transparente, dialogante, intachable y de consenso” – Ambos partidos aprovecharon las disputas de la izquierda

 

El PP y Ciudadanos aprovecharon la enésima pelea entre el PSOE y Podemos para articular un pacto que llevará a un popular a la presidencia del Congreso de los Diputados en sustitución del socialista Patxi López, que ocupó el cargo en la anterior legislatura. López podía haber repetido, pero Unidos Podemos desactivó sus posibilidades de ser reelegido al presentar un candidato propio, Xavier Domènech, para el puesto. La existencia de dos aspirantes divide al bloque de la izquierda.

Además, es poco probable que Domènech cuente con el apoyo de ERC, aunque los republicanos podrían ser aliados naturales de Podemos. Su candidatura no gustó al líder de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, quien mantuvo el domingo una agria disputa con Ada Colau en Twitter por cuenta de esa candidatura. Y a río revuelto, ganancia de pescadores. Eso es lo que pensaron en el PP y en Ciudadanos. Mariano Rajoy y Albert Rivera vieron en las peleas de la izquierda la ocasión para cerrar un pacto del que ambos sacarán tajada.

El PP conseguirá la presidencia del Congreso. Y Ciudadanos, pese a haber perdido escaños, mantendrá las dos plazas en la Mesa que tenía en la anterior legislatura e incluso “mejorará” un poco, pues ocupará la vicepresidencia primera. Ciudadanos exigió a Rajoy –a cambio de su apoyo– que el nuevo presidente del Congreso sea “transparente, dialogante, intachable y de consenso”, según explicó a LV el portavoz parlamentario de la formación naranja, Juan Carlos Girauta.

Todo indica que Ciudadanos forzó a Rajoy a apostar por una cara nueva, lo que descartaría la candidatura de Jesús Posadas, quien era el preferido del presidente del PP para dirigir la Cámara baja, según explican fuentes populares. Finalmente, Ana Pastor fue la escogida, después de que Ciudadanos vetase al actual ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

El pacto entre el PP y Ciudadanos tiene una sola dificultad: ambos partidos suman 169 diputados con lo que no alcanzan la mayoría absoluta, situada en 176 escaños. Populares y ciudadanos saben que perderán la primera votación, pero confían en ganar la segunda, para la que sólo se exige una mayoría simple. Creen que los números saldrán, porque el PSOE, cansado de los desplantes de Podemos, no dará su apoyo a Domènech. Además, el portavoz del PP, Rafael Hernando, ha deslizado que el PP podría facilitar que CDC tenga grupo propio en el Congreso con sus ocho diputados a cambio de facilitar la elección del presidente popular de la Cámara, versión difícil de concretar aunque –ya se sabe– nada es imposible en política.-

Barcelona (INCAT-LV por Leonor Mayor Ortega).-

La gobernabilidad de España en serio riesgo ante un nuevo desencuentro Rajoy-Sánchez

Noticias de España

No lograron ponerse de acuerdo tras 80 minutos de tensa reunión y vuelve a sobrevolar el fantasma de una tercera y casi surrealista convocatoria a elecciones

 

La gobernabilidad de España sigue en terapia intensiva y con respiración asistida. Las elecciones del 26-J reforzaron al Partido Popular pero no cambiaron el tablero que pudiera facilitar una alianza. Para gobernar, el PP sigue necesitando el apoyo directo o indirecto del Partido Socialista Obrero Español. El resto de opciones obligaría a pactos todavía difíciles de explicar. Tras un primer tanteo de Mariano Rajoy con los grupos, que terminó después de que el presidente en funciones y candidato a la reelección se reuniera sin resultados durante 80 minutos este miércoles con Pedro Sánchez en el Congreso, el fantasma de nuevas elecciones (las terceras en un año) resurgía con fuerza situándose en el centro de la escena. Las incertidumbres se acumulan y Pedro Sánchez decía que “hoy por hoy” continúa con el no a Rajoy, y el presidente reiteraba que en cualquier caso necesita el PSOE.

El socialista evitaba definir explícitamente encabezar una alternativa (aunque esta posibilidad provoca en su partido menos apoyos que una abstención en la investidura del líder del PP) y el popular afirmaba que si no obtiene apoyos que le garanticen “un mínimo de estabilidad” en los próximos días, tendrá que “abrir un periodo de reflexión consigo mismo y con el resto de partidos para valorar las salidas al laberinto del fin del bipartidismo”. Daba a entender que incluso su continuidad puede ser cuestionada, aunque después su entorno se apresuraba a dejar claro que era una reflexión general y que no tirará la toalla de la investidura.

En todo caso, Rajoy envió un mensaje de tranquilidad con el argumento de que esto no ha hecho “más que empezar”. Pero el hecho es que el diálogo multipartidario está atascado, los contactos son de baja intensidad y ni se negocia aún formalmente la composición de la mesa del Congreso, que se vota el próximo martes. Tanto el PP como el PSOE aspiran a presidirla.

El jefe del ejecutivo había amenazado de no ir a la investidura, pero tiene previsto hacerlo para presionar a los aliados potenciales y activar la cuenta atrás de unas terceras elecciones de las que todo el mundo reniega. Ha previsto que las sesiones sean la primera semana de agosto. El día 2 comenzaría el debate, el 3 se haría la primera votación, que pondría en marcha los plazos, y el 5 la segunda. Si la investidura fracasa y el rey ya no encarga a nadie probarlo (Rajoy recibirá el encargo) las elecciones serían el 27 de noviembre.

Tres escenarios

La primera ronda de Rajoy deja, a estas alturas, tres escenarios, descartada la gran coalición PP-PSOE por el no rotundo y unánime de Sánchez a compartir gobierno. Rajoy tiene prisa, pero es evidente que si Sánchez debe hacer el tránsito del no a la abstención, se hará rogar e incluso es posible que convoque un comité federal para hacer corresponsables a los barones socialistas. Sánchez debería girar, y ayudaría (y mucho) que Ciudadanos fuera más allá. El partido de Albert Rivera formalizó ayer el inicio de su giro y el veto a Rajoy ya es historia. Antes de que el PP les enviara (a ellos y al PSOE) una propuesta de programa de gobierno pensada para atraerlos, su ejecutiva ya concedió una abstención “técnica” en segunda vuelta. Si van más allá y pasan al sí, y por tanto Rajoy tiene 169 votos, será más difícil que los socialistas sigan bloqueando. Sánchez lo sabe y mientras C ‘s se mantenga en la abstención podrá seguir en una posición de fuerza viendo como Rajoy lo pasa mal. El PP trabaja en dos escenarios: el de investidura y el de legislatura. Para el primer vuelo contar con el PSOE. Para el segundo intentará sobrevivir para aprobar presupuestos y leyes con Ciudadanos, CDC, el PNV y los canarios, que completan la mayoría de centroderecha en el Congreso.

Soberanistas en la pista de baile

Sánchez decía tras el 20-D que no quería pactar con Podemos porque el gobierno de España “no puede descansar sobre independentistas”. Ahora, sin embargo, como él no se quiere mojar, pretende que Rajoy pacte. Ayer resaltó la importancia del pleito catalán para afirmar que hay “diálogo, negociación y propuestas”, y que una buena manera de encararlo sería sumar a los nacionalistas. Rajoy lo rechaza porque el Partido Demócrata Catalán “no comparte la esencia de la Constitución”, y Francesc Homs instaba Sánchez a moverse y liderar una alternativa con Podemos y periféricos. Un pacto que tendría el voto del PDC porque ha “borrado líneas rojas” y le bastaría con que se eche a Rajoy, creando una comisión para debatir si es necesario un referéndum o no. Hace días que Pablo Iglesias, ahora fuera del foco, presiona a Sánchez en la misma dirección, afirmando que los soberanistas tienen demandas asumibles. La operación necesitaría de ERC y del PNV. Ayer el republicano Joan Tardà advertía que sin referéndum no hay nada que hacer.

Volver a votar

El 26-J la participación bajó y el desencanto con la izquierda, incapaz de acordar la investidura con Ciudadanos, ayudó el PP. Según Rajoy, que hubiera nuevos comicios sería un “esperpento”, y también una caja de sorpresas. Si después del 20-D Sánchez tomó la iniciativa, ahora la tiene Rajoy. El PSOE sería esta vez culpable del bloqueo y Sánchez tendría nulas opciones de repetir, ya que el PSOE buscaría un nuevo candidato. En cambio, si inviste a Rajoy puede tener todavía alguna opción de sobrevivir como secretario general.-

Madrid (INCAT-ARA por Fernando Casas).-

El 26 de junio pasado volvió a ser bajísima la participación de los catalanes en el exterior

Noticias de Cataluña

La FIEC informó que sólo el 7,5% de los electores no residentes en Cataluña pudo votar – Las cifras dieron como ganador a En Común Podemos, seguido por ERC, PP, PSC, CDC y PACMA

 La coalición En Común Podemos ha sido la fuerza política más votada entre los catalanes del exterior a las elecciones generales del pasado 26 de junio con 4.350 votos (28,1%) seguida por ERC (19,2% con 2.965 votos), ciudadanos (13,4% con 2.067 votos), PP (13,0% con 2.006 votos), PSC (11,9% con 1.838 votos), CDC (11,8% con 1.825 votos) y PACMA (1,5 % con 236 votos).

Así lo hizo saber en un comunicado la Federación Internacional de Entidades Catalanas (FIEC), destacando la grave circunstancia de que únicamente 15.479 de los 206.317 inscriptos en el CERA (Censo Electoral de Residentes Ausentes) consiguieron votar. Esto representa apenas un 7,5%, lo que mantiene muy baja la participación de los catalanes del exterior en las elecciones, tanto las del Parlamento de Cataluña del 27-S en 2015 como las que eligen representantes a las Cortes de Madrid.

El informe destaca también que esos 15.479 votantes constituyen un lamentable porcentaje del 7,5% sobre el total del censo o lo que es lo mismo que el 92,5% de los electores catalanes en el exterior no han podido votar en estas elecciones. Luego, el pormenorizado trabajo destaca que los electores catalanes que lograron inscribirse como votantes temporales al ERTA (Españoles Residentes Temporalmente Ausentes) fueron únicamente 1.287 (50% menos que en 2012).

Las cifras

Unidos Podemos fue la fuerza más votada entre los electores españoles en el exterior, con el 30,2% de los votos (36.193) seguidos por el PP con el 28,6% (34.275), el PSOE con el 28,6% (19.916); y Ciudadanos con el 15,1% (18.134 votos). Los resultados son muy similares a los del 20-D.

Dado que Cataluña no dispone de una ley electoral propia, no cuenta con una junta electoral central propia que tenga la obligación de agregar y centralizar los datos por países de procedencia del voto. Esto hace que los datos electorales exteriores para Cataluña deban ser agregados y producidos por asociaciones interesadas. La previsible consecuencia de una participación entre el 15 y el 30% de los electores exteriores, como antes de la implantación del voto rogado, habría sido la alteración de la distribución de escaños en varias circunscripciones.

Agrega la FIEC que “el problema estructural es la LOREG (Ley Orgánica de Régimen Electoral General) y su artículo 75 con la implantación del voto rogado y sus plazos cortos y absurdos, lo que no permitirá nunca una participación satisfactoria. Es de esperar que el nuevo Congreso de Diputados, si algún día llega a trabajar como tal, proceda, como así lo han incluido casi todos los partidos políticos en sus programas, a la reforma de la LOREG y la abolición del voto rogado”.

Finalmente, la entidad recuerda que “en Cataluña seguimos con interés las propuestas de instauración de un sistema de voto electrónico, aún aceptando que se necesitarán muchas campañas previas para que los electores exteriores lo puedan utilizar algún día de manera efectiva”.-

Barcelona. (INCAT).-