Aprueban el acceso universal a la asistencia sanitaria a todos los residentes en Cataluña y avanzan procedimientos votación electrónica para los catalanes en el exterior

Noticias de Cataluña

Con la aprobación del respectivo proyecto de ley, ya no habrá que esperar tres meses de empadronamiento para acceder a la atención primaria y la especializada

 

El Gobierno aprobó este martes el Proyecto de ley de acceso universal a la asistencia sanitaria, a cargo del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). El texto establece “solemnemente” que “todas las personas residentes en Cataluña tienen derecho a la asistencia sanitaria pública” a cargo del CatSalut. De esta manera, el Proyecto restablece en nuestro territorio la universalización de la asistencia sanitaria de cobertura pública, “con independencia de la situación administrativa de los residentes en Cataluña y eliminando cualquier desigualdad entre ellos”, según destacó la consejera de la Presidencia y portavoz del Gobierno, Neus Munté, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo.

Además, y en lo que supone una diferencia fundamental respecto a lo que se exigía en instrucciones dictadas anteriormente por el CatSalut, esta normativa catalana se eleva hasta alcanzar el máximo rango posible –el de ley– y elimina la necesidad de carencia temporal en el empadronamiento que se exigía en instrucciones anteriores. De este modo, ya no será necesario tener que acreditar un empadronamiento de tres meses para acceder a la cartera básica de servicios, que incluye, entre otras, la atención primaria y la especializada. Con la aprobación de este Proyecto de Ley el siguiente paso será enviar la propuesta en la Cámara legislativa.

Entre otros motivos que hacen necesaria esta ley, y aparte de los perjuicios que se pueden producir en la salud de las personas, existe el peligro para la salud pública de la sociedad para dejar una parte de la población sin control médico y el aumento de la vulnerabilidad de los colectivos en riesgo de exclusión social. Con todo, el Proyecto ha tenido en cuenta las exigencias organizativas respecto al correcto acceso a la atención y la gestión de las urgencias médicas y su autenticidad; la necesidad de facilitar el acceso a la atención mediante el dispositivo asistencial adecuado, y las necesidades de atención a los colectivos más vulnerables y la asistencia en casos graves.

El Estatuto de autonomía de Cataluña establece que todas las personas tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad y gratuidad a los servicios sanitarios de responsabilidad pública. Esta nueva Ley es también necesaria porque se trata de un “deber moral ineludible, político y jurídico”, previsto en normas internacionales tales como la Declaración Universal de Derechos Humanos.

El Departamento de Salud, a través de su Plan de Salud 2016-2020, pretende dar respuesta a los principales retos de salud que tiene nuestra sociedad, trabajando por la consolidación de un sistema sanitario con unos principios básicos: público, universal, justo y centrado en las personas. Este documento prioriza el abordaje de los determinantes sociales de la salud; refuerza la salud pública; apuesta por la investigación y la innovación, e impulsa la política del medicamento. También pretende mejorar el reconocimiento a la labor de los profesionales y dar más calidad a su participación, facilitando los liderazgos profesionales y los planes de desarrollo profesionales.-

Avance en el procedimiento de votación electrónica para los catalanes en el exterior

“Para evitar la situación vivida en las elecciones del pasado 27 de septiembre, en la que sólo 14.781 –de los 196.065– censados pudieron votar por las dificultades del sistema”

En la reunión del martes 11 de octubre, el Gobierno dio luz verde al proyecto de ley del procedimiento de votación electrónica para los catalanes residentes en el extranjero con el objetivo de “garantizar el derecho a voto” de este colectivo. La propuesta pretende integrar la modalidad de voto electrónico de forma completamente armónica en el sistema actual de votación, de manera que sea complementaria de los mecanismos tradicionales y de elección voluntaria por parte de los ciudadanos.

Este proyecto de ley, que las próximas semanas llegará al Parlamento, “es parte del Plan para implementar el voto electrónico de los catalanes residentes en el extranjero que el Gobierno ha puesto en marcha a raíz de un acuerdo del Consejo Ejecutivo del pasado mes de abril para evitar la situación vivida en las elecciones del pasado 27 de septiembre, en la que sólo 14.781 catalanes residentes en el extranjero –de los 196.065– censados pudieron votar por las dificultad del sistema”, recordó la portavoz del Gobierno, Neus Munté.

Este Plan contempla desarrollar en Cataluña un método que funciona con normalidad en varios países del mundo, como Suiza, Francia o Estonia. La iniciativa regula exclusivamente el sistema de votación electrónica complementario a otros sistemas ya en funcionamiento y, por ello, el resto del proceso electoral se seguirá rigiendo por la normativa electoral estatal. El Estatuto de Autonomía de Cataluña establece la capacidad de articular un régimen electoral propio y, en consecuencia, disponer de una ley que regule aspectos concretos o parciales del régimen electoral, como es el caso del procedimiento de voto electrónico para los residentes en el extranjero.

El texto que aprobó el Gobierno regula el procedimiento de voto electrónico, el mecanismo de identificación del elector en la plataforma de voto por Internet y el ejercicio del derecho de voto por medios electrónicos. Entre otros, establece que la utilización de medios electrónicos en el procedimiento de votación debe respetar los principios democráticos generales, los derechos de la ciudadanía, las garantías de la legislación electoral y, además, debe garantizar la libertad de voto, la igualdad y la no discriminación, el carácter secreto del voto y la garantía de privacidad, la identificación plena y fehaciente del elector, la integridad y la inalterabilidad del voto.

La ley también fija criterios para garantizar aspectos como el hecho de que se emita un solo voto por persona; la seguridad de todas las fases del procedimiento de votación electrónica; una autentificación robusta del elector; la transparencia y la objetividad en el escrutinio; así como el carácter público de todo el procedimiento, su simplicidad, verificabilidad global y posibilidad de auditoría. En este sentido, el texto prevé también la creación de una Comisión de garantía formada por expertos en materia de administración electrónica, TIC y ciberseguridad designados por el Gobierno, por el Parlamento de Cataluña y por las asociaciones representativas de los entes locales.-

Barcelona (INCAT).-

Observaciones al anteproyecto de ley que regula el voto electrónico de los catalanes en el exterior

Noticias de Cataluña

Por Antoni Montserrat Moliner (*)

El Gobierno catalán aprobó hace algunos días la memoria preliminar del Anteproyecto de Ley por el que se regula el procedimiento de votación electrónica para los catalanes residentes en el extranjero. Desde la Federación Internacional de Entidades Catalanas (FIEC) se han puesto sobre la mesa algunos puntos de reflexión respecto de esta propuesta de ley. El voto electrónico es una vieja aspiración de los residentes en el exterior para superar las limitaciones del maldito Voto Rogado. En la propuesta del Gobierno hay algunos puntos críticos que considero importante conocer:

1.- Para poder aplicarse esta nueva norma necesitará de la total colaboración por parte de la Junta Electoral Central (JEC) en todo lo que afecta a la transmisión de la información electoral y al cumplimiento de plazos y de la Oficina del Censo Electoral (OCE) en lo que se refiere al uso del censo electoral, el Censo electoral de Residentes Ausentes (CERA). La duda elemental que surge es si esta voluntad de colaboración desde el Estado existirá realmente?

2.- La ley catalana no deroga el Voto Rogado sino que da una segunda opción de sufragio y el votante catalán tendrá que optar por un sistema u otro. En consecuencia para poder optar por el voto electrónico sigue siendo imprescindible que el elector catalán del exterior esté dado de alta en el consulado español de su país de residencia como residente permanente.

3.- En todos los casos es claro que habrá una gran campaña previa para que los residentes exteriores dispongan de una identidad digital sin la cual no hay voto electrónico posible.

4.- El Registro de Catalanes y Catalanas Residentes en el Exterior puesto en marcha por el Gobierno debería configurarse como alternativa al CERA, si el Estado impide su utilización en futuras convocatorias electorales o consultivas no avaladas para el Estado. Si se habla de unilateralidad, deberíamos hablar en serio.-

(*) Vicepresidente de la Federación Internacional de Entidades Catalanas (FIEC), experto senior en la Comisión Europea, dirigente de las comunidades catalanas del exterior en Luxemburgo, y secretario y miembro del Consejo Asesor de Acción Exterior y Relaciones con la Unión Europea de la Generalitat de Cataluña.

 

Barcelona (INCAT).-