Repudio desde Co.M.A.T.

En lo que va del año se efectuó la quita de más de 70.000 pensiones por los nuevos requisitos y hay demoras de hasta un año para poder acceder a los nuevos certificados por discapacidad.

Quienes trabajamos en el campo de la salud y especialmente en nuestra profesión como Acompañantes Terapéuticos, al desarrollar nuestra labor desde los espacios sociales (hogar, escuela, terapias) de las personas con discapacidad, entendemos que la calidad de vida de quienes padecen una discapacidad física o motriz depende en gran parte de los recursos que la persona o la familia tenga para hacer frente a los sin fines de requerimientos diarios (tratamientos, terapias, movilidad, pañales, antibióticos, etc.) Absolutamente necesarios para que la persona pueda recibir los estímulos necesarios para su desarrollo y obtener logros más eficaces para mejorar su calidad de vida.

Los requisitos para obtener dicha pensión son absurdos y no tienen correlación con la realidad socio-económica actual, entre ellos se pueden distinguir el no poseer un auto (cuando sabemos que es una necesidad básica para transportarse en estos casos), o que su cónyuge no cobre ninguna pensión o jubilación, esto incluye a la mínima de $6377.

A su vez denunciamos que la quita de las pensiones se dieron sin previo aviso, las personas se enteraron cuando fueron a cobrar, lo que dificultó mucho más a la organización económica de estas familias, en muchos casos teniendo que dejar de un día para otro la escuela, las terapias y el acompañamiento terapéutico, sabiendo los daños psíquicos y emocionales que eso puede conllevar y dejando sin trabajo a compañeros. Esta quita sin previo aviso da lugar a realizar un recurso de amparo para quienes pueden pagarlo.

El gobierno nacional, para efectuar dicho recorte, tuvo que modificar el decreto 432 dictaminado por Menem en 1997, para sacar las pensiones graciables a personas con «invalidez»; dicha modificación viola la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad que desde 2014 tiene jerarquía constitucional y que reconoce a las personas con discapacidad como sujetos de derechos y no como objetos de asistencialismo.

Desde CoMAT – CTA Autónoma, estamos convencidas/os de que la única manera de lograr una calidad de vida más justa para todos es garantizando el acceso equitativo a la salud integral, para ello es necesario que los requisitos sean acordes a los tiempos inflacionarios y de ajuste que corren porque, de lo contrario, se están dejando sin la posibilidad de obtener la pensión por discapacidad a familias que realmente no pueden cubrir los costos de vida, produciendo daños en muchos casos irreversibles de las personas que los necesitan.

No queremos más recortes en salud!!

Requisitos acordes a los costos de vida de las personas con discapacidad!!

Diego Lenzinas: Co.M.A.T  (colectivo marplatense de acompañantes terapéuticos)