Más de 6600 personas aprobaron el examen de conducir y ya tienen el flamante carné nacional

Los datos surgen de un relevamiento realizado por la dirección de Transporte durante el primer semestre. Unas 80 personas por día rindieron los exámenes de conducir desde enero.

La Municipalidad de General Pueyrredon, a través de la dirección de Transporte informó que, en el primer semestre del año, un total de 6683 aspirantes aprobaron el examen para obtener la licencia de conductor nacional.

En este sentido, desde el área detallaron que en enero fueron 1255 las personas que finalizaron su trámite, en febrero 1253, en marzo 1402, en abril 687, en mayo 991 y en junio 1050 y en cuanto a los desaprobados en enero fueron 482, en febrero 346, en marzo 503, en abril 403, en mayo 514 y en junio 558.

 En este marco el titular de Transporte, Claudio Cambareri, comentó que “para una mejor atención, sería importante tomar conciencia de que al pedir un turno y no asistir se demora al resto de los vecinos” y agregó que “el pico de inasistencia fue en marzo con 1474 ausencias, mientras que el piso fue en mayo con 1.006 faltas”.

Seguidamente, el funcionario destacó que “el cuerpo de inspectores de la Dirección General de Transporte a cargo del Jefe de la División Licencias, Miguel Vidal, inicia su examen con estacionamiento a 90º, luego se pasa a la pista interna donde se muestran habilidades y se estaciona de ambas manos. Cada prueba es eliminatoria y, en caso de superarlas, se sale a la vía pública por Matheu, para luego tomar México y estacionar en la dependencia municipal”, concluyó.

Aseguran que bajaron los precios en las carnicerías de Mar del Plata

Desde la Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios (CAMECO) confirmaron que los precios de los productos cárnicos en mostrador comenzaron a tener una disminución que en algunos casos alcanzan al 15 por ciento, lo cual “refleja mejor lo que ocurre desde hace un mes en los mercados cárnicos con la comercialización de hacienda en pie”.

Así se expresó el presidente de la entidad, Juan Antonio Gutierrez, quien de esta forma comentó también que “hace un par de semanas CAMECO explicó a la comunidad que el precio del asado no debía superar $ 70 pesos«.

«Nuestros asociados en el sector cárnico así nos lo reflejaban. Y hoy podemos confirmar esta realidad, que es una disminución del precio promedio de los cortes en mostrador en alrededor del diez por ciento”, expresó.

Según fuentes de la organización empresarial, las ventas en las carnicerías se debilitaron en el último tiempo, por efecto de los precios: “lo que ha ocurrido es que la gente siguió gastando lo mismo que gastaba, pero pudo comprar menos. Por ende, las carnicerías cedieron volumen de ventas.»

«Esto confirmó que una parte importante del mercado no convalidó esos precios que durante noviembre y diciembre tuvieron una estampida en los mostradores y deja una enseñanza a futuro: la demanda es inelástica, lo que quiere decir que el ama de casa que hace los mandados maneja un presupuesto diario y que se ajusta a ese dinero por día. No puede gastar más ni acompañar los precios que algunos quisieron imponer desconociendo la realidad”, remarcó Gutiérrez.

Niegan que el precio de la carne haya aumentado en Mar del Plata

El presidente de la Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios (CAMECO), Juan Antonio Gutiérrez, advirtió que “no aumentó la carne en Mar del Plata como trascendió en las últimas horas” y afirmó que la entidad “desmiente que eso haya ocurrido”.

Al respecto, Gutiérrez explicó que “versiones infundadas daban cuenta de que el kilo de asado cuesta $ 150 en la actualidad. Esto no es verdad», dijo.

El directivo explicó que realizaron un relevamiento entre los asociados a CAMECO involucrados en el negocio cárnico, quienes sostuvieron que no se produjo tal aumento, y que el precio del asado es de $ 70. «Con esto queremos dejar en claro que la carne no ha aumentado”, señaló Gutiérrez.

En el mismo sentido se lamentó de que este tipo de versiones circulen por los comercios generando zozobra en la población y resaltó que, incluso, en las últimas semanas, los precios han tendido a reacomodarse a la baja. «Existe una tendencia a la baja en la mayoría de los cortes en el mostrador”, comentó Gutiérrez.

El dirigente empresarial agregó que “las carnicerías no son formadores de precios. Ellos padecen la misma realidad que muchas actividades donde el mostrador sólo es un canal de venta minorista, y nada más”.

Otro elemento de consideración es el consumo. Desde la entidad se advierte, con preocupación, que en los últimos meses se registra una merma en el consumo de la gente.

«Frente a esto, le recomendamos a los comerciantes prudencia. Que diferencien aquello que es rentabilidad de lo que es abuso. Somos conscientes de que cliente que se pierde no se recupera, y muchas veces una mala política de precios puede generar la pérdida de clientes que durante todo el año son fieles a nuestros comercios”, resaltó.

El cerdo gana terreno frente a los aumentos de la carne

En un contexto inflacionario donde la canasta de alimentos sufre variaciones de precio casi diariamente, el rubro “Carnes” es uno de los que se vio más afectados registrando aumentos que en algunos cortes llega al 100%

Frente a este contexto, los frigoríficos de cerdo se abren paso en un mercado que demanda precios más accesibles y ofrecen cortes alternativos que se posicionan como una buena opción para hacer frente al aumento.

La oferta del consumo de cerdo creció un 21.05% en un año, donde el consumo doméstico llegó a 426.000 toneladas, equivalente a un poco más de 10 kilos anuales por persona en promedio.

Cada vez más, los consumidores se vuelcan al cerdo, que ya compite con el tradicional asado argentino, no solamente como estrategia de ahorro sino también por las bondades que este alimento ofrece.

Pablo Baleani, Responsable de Ventas de Frigorífico Sersale sostiene: “En el caso de los cortes de cerdo, tuvimos a fin de año un aumento lógico producto de la demanda estacional que luego se mantuvo como consecuencia de la devaluación de enero, llegando aproximadamente en promedio a un 20% de incremento en los precios al público desde octubre del año pasado».

«Muy por debajo de los aumentos que vemos en la cadena de distribución de la carne vacuna, que en promedio llegó al 60% en el mismo período. Al tener venta directa al público, logramos minimizar estos incrementos, logrando una diferencia importante en favor del consumidor”, agregó.

Con los últimos aumentos de la carne vacuna, el kilo de asado de animales livianos queda en $ 63, el vacío tiene un valor similar y el kilo de milanesa trepa a $ 70.

A modo de comparación, en los cortes más tradicionales de cerdo, encontramos los siguientes precios: Morcilla: $ 24 x kg, chorizo Bombon: $ 41 x kg, costillitas de cerdo $ 46 x kg, pechito de cerdo $ 45 x kg y salamines $ 95 x kg.

“La demanda de algunos cortes se incrementó notoriamente en los últimos años. El caso de la bondiola es un ejemplo. Tradicionalmente consumida como fiambre, hoy está muy incorporada como alternativa a la carne tanto en consumo doméstico como en el circuito gastronómico”, concluye Baleani.