La justicia ordenó entregar marihuana decomisada a la UNMDP

Deberá tener como fin la investigación de producción de aceite de cannabis de uso terapéutico. Había sido secuestrado a una mujer que lo utilizaba para el tratamiento de su hijo.

La justicia de Mar del Plata ordenó entregar hojas, plantas y cogollos de marihuana que fueron incautados durante un operativo a la Universidad Nacional local para que se destine a la investigación de producción de aceite de cannabis de uso terapéutico.

Ese material fue secuestrado durante un procedimiento realizado en un domicilio particular donde una mujer lo destinaba para producir aceite de cannabis para el tratamiento de su hijo, que padece una grave enfermedad.

El juez Saúl Errandonea, titular del Juzgado de Garantías N°2 del Departamento Judicial Mar del Plata, fallo a favor de una solicitud realizada por el doctor Leandro Favaro, fiscal de la unidad provincial local especializada en casos de drogas.

Cabe señalar que la marihuana será entregada a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales para que sus investigadores puedan llevar adelante este tipo de investigación.

Cabe señalar que, Marina Daniela Cejas, imputada por tenencia simple de Estupefacientes, había reclamado a la justicia la restitución de la marihuana que tenía en su casa.

En su defensa, argumentó que su destino era la producción de aceite de cannabis para su hijo. Justifica que el niño padece una enfermedad que requiere tratamiento que la obra social no le cubre.

El material secuestrado Cejas estaba compuesto por hojas de cannabis sativa que mantenía dentro del freezer de la heladera de su casa. En un taller, cinco frascos de vidrio con “cogollos” de marihuana, once tallos de la misma especie y en el patio siete plantas.

La Defensoría fue a la Justicia para que obligue al Estado a distribuir aceite de cannabis

Apunta a que el Ministerio de Salud y el de Desarrollo Social de la Nación cumplan con la ley 27.350 y suministren estos productos en forma gratuita a quienes formen parte del Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis.

La Defensoría del Pueblo bonaerense presentó un amparo colectivo para que la Justicia ordene al Estado nacional a suministrar aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis a toda persona que le hayan recetado este tipo de sustancias para el tratamiento de enfermedades.

La acción, radicada en el Juzgado Civil, Comercial y Contencioso Administrativo Federal N°2 de La Plata, apunta a que el Ministerio de Salud y el de Desarrollo Social de la Nación cumplan con la ley 27.350 y suministren estos productos en forma gratuita a quienes formen parte del Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, o bien bajo cargo para quienes no están dentro de este listado y tengan prescripción médica del uso del aceite.

“Este amparo es una respuesta a los reclamos que recibimos de asociaciones civiles, ONG’s y particulares, quienes expresaron que el gobierno nacional no cumple con la ley, lo que genera dificultades burocráticas y económicas para adquirir un aceite de cannabis que no se está produciendo en el país, situación que pone en riesgo la continuidad de los tratamientos que deban llevar adelante las personas afectadas”, sostuvo el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino.

En esa línea, aseguró que “son numerosos los derechos fundamentales que se encuentran comprometidos, pero particularmente la imposibilidad de acceder al cannabis medicinal a través del Programa viola los derechos a la salud, a la mejor calidad de vida posible y a gozar legítimamente de los beneficios del progreso científico”.

La Defensoría cuestionó que, además del incumplimiento de la ley por parte del gobierno nacional, los laboratorios de producción pública de medicamentos nucleados en la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) no están produciendo ni comercializando actualmente cannabis para uso medicinal, terapéutico y/o de investigación, y tampoco el INTA ni el CONICET se encuentran realizando tareas de investigación para con fines médicos y científicos.

Se volvió a abordar la opción del uso medicinal del cannabis

En esta ocasión, el carácter del encuentro fue regional, ya que se contó con las presencias de invitados y exponentes de otros distritos.

Se llevó a cabo hoy la segunda convocatoria de la mesa de trabajo sobre el uso medicinal del cannabis, convocada por la concejal Verónica Lagos (UC). En esta ocasión, el carácter del encuentro fue regional, ya que se contó con las presencias de invitados y exponentes de otros distritos.

En primer término, Lagos dio la bienvenida a los presentes: “Esta jornada pretende ser abierta, donde se pueda ceder la palabra para escuchar sobre investigación, sobre usuarios. La salud es un derecho humano y debe ser garantizado por el Estado y no penalizado por el sistema judicial, por una persecución constante a usuarios. Con el paso de los años se ha visto más en las redes sociales sobre los usos terapéuticos y medicinales. Se trata de ver cómo se garantiza el acceso a estos usos. Estamos en la caja de resonancia de Mar del Plata y Batán, que es el recinto de sesiones del Concejo Deliberante. Y debemos aprovecharlo”, expresó la edil.

Luego, se proyectó un breve documental sobre el uso terapéutico y medicinal del cannabis. Y posteriormente se abrió la posibilidad de que los asistentes hicieran uso de la palabra.

Contexto de la convocatoria

En abril del 2017 el Gobierno nacional promulgó la Ley 27.350 de uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados que fue sancionada por el Congreso a fines de marzo.

Dicha ley es la que da el marco al registro para recibir el aceite de manera gratuita que, por ahora, es importado. Además, establece que el Estado debe impulsar, a través de los laboratorios de Producción Pública de Medicamentos, la fabricación de cannabis en todas sus variedades y su eventual industrialización en cantidades suficientes para su uso exclusivamente medicinal, terapéutico y de investigación.

Sin embargo, desde hace tiempo familiares adultos y niños y niñas que padecen epilepsia refractaria, cáncer, artritis, fibromialgia y VIH que no pueden aliviar el dolor por no acceder al aceite de cannabis de manera gratuita y sus derivados en variedad de cepas para su rotación, tal como lo establece la Ley 27.350, reabrió el debate.

En Mar del Plata existen distintas organizaciones que estudian e impulsan la utilización del cannabis medicinal.

Cabe destacar que el mes pasado la Defensoría del Pueblo bonaerense le solicitó formalmente al Ministerio de Salud de la Nación que autorice a pacientes y familiares con diferentes enfermedades el autocultivo de cannabis con fines medicinales hasta tanto el Estado garantice el acceso gratuito al aceite de cáñamo y sus derivados.

La Defensoría respaldó la reglamentación de la ley que regula la cannabis medicinal

Permitirá ampliar el derecho a la salud de las personas que hasta ahora venían sufriendo crueles enfermedades sin la posibilidad de acceder a tratamientos alternativos.

La reglamentación de la ley que pone en marcha el programa para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales, además de la provisión gratuita del aceite a los pacientes, celebró el Defensor del Pueblo Adjunto en Derechos Humanos y Salud de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Honores.

Honores se hizo eco del decreto 738/2017 del Poder Ejecutivo Nacional, publicado en el Boletín Oficial, que reglamentó tres de los doce artículos de la Ley 27350, dando paso a un nuevo marco legal no hace más que “ampliar el derecho a la salud de las personas que hasta ahora venía sufriendo crueles enfermedades sin la posibilidad de acceder a tratamientos alternativos en aquellos casos que no respondían a las terapias convencionales”.

El punto principal de la reglamentación establece que “las acciones de promoción y prevención deben estar dirigidas a las personas que, por padecer una enfermedad bajo parámetros de diagnósticos específicos y clasificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se les prescriba como modalidad terapéutica el uso de las plantas de cannabis y sus derivados”.

El texto oficial pone en efectivo funcionamiento el denominado Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus Derivados y Tratamientos no Convencionales y funcionará en el ámbito de la secretaría de Políticas, Regulación e Institutos del ministerio de Salud.

El Defensor coincidió con los argumentos de la reglamentación, en el sentido que “resulta prioritario que la autoridad de aplicación cuente con información científicamente verificada respecto de las propiedades de la planta de cannabis y sus derivados y su impacto en el organismo humano”.

Asimismo, Honores destacó que “la provisión de aceite de cannabis y sus derivados será gratuita para quienes se encuentren inscriptos en el Programa y se ajusten a sus requerimientos”.

La ley, además, autoriza al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) el cultivo de cannabis “con fines de investigación médica o científica para la elaboración de la sustancia que como medicamento sirva para proveer a quienes estuvieren incorporados al Programa”.

Reglamentan la ley que permite la investigación médica del cannabis

La ley busca garantizar el acceso del llamado aceite de cannabis para pacientes que padezcan determinadas enfermedades, previa determinación médica.

El Gobierno nacional publicó en el Boletín Oficial el decreto que reglamenta la ley Nº 27.350 que autoriza la investigación médica y científica de la planta de cannabis y sus derivados para el uso medicinal, que el Congreso había aprobado a fines de marzo pasado.

El decreto 738/2017, que lleva la firma del presidente Mauricio Macri; del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Salud, Jorge Lemus, pone en funcionamiento el denominado “Programa nacional para el estudio y la investigación del uso medicinal de la planta de cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales”.

Según señala la norma, entre sus considerandos, “resulta prioritario que la Autoridad de Aplicación cuente con información científicamente verificada respecto de las propiedades de la planta de Cannabis y sus derivados y su impacto en el organismo humano”.

La ley busca garantizar el acceso del llamado aceite de cannabis para pacientes que padezcan determinadas enfermedades, previa determinación médica.

Además, dispone “un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta del cannabis y de sus derivados” y crea un programa nacional para estudio e investigación de ese recurso y sus productos derivados.

En ese sentido, autoriza la importación del “aceite de cáñamo” y de otros derivados de la planta de cannabis hasta que el Estado pueda producirlo y el acceso gratuito para los pacientes que puedan necesitarlo según prescripción médica.

La ley otorga prioridad para la producción a los laboratorios públicos nucleados en la ANLAP y autoriza el cultivo de cannabis al Conicet y el INTA con fines de investigación. (DyN)