Se movilizaron casi 715 mil turistas en el fin de semana largo y gastaron 61% más que en 2019

La cantidad de turistas subió 2,1% respecto del mismo fin de semana largo de 2019, ya que en 2020 no hubo apertura turística por la pandemia, según un informe de la CAME. Por Mar del Plata pasaron unos 80.000 turistas.

Más de 714 mil turistas se movilizaron este fin de semana largo y su consumo aumentó 61% con relación a la misma fecha del 2019, antes de la pandemia, informó hoy la CAME. Completaron el fin de semana 1.500.870 excursionistas, que se desplazaron de una ciudad a otra a pasar el día. Con un dispendio promedio de $1.090 per cápita, se estima que gastaron $1.636 millones en forma directa.

En el caso de Mar del Plata, desde el EMTUR indicaron que unos 80.000 turistas pasaron durante el fin de semana largo.

La cantidad de turistas subió 2,1% respecto del mismo fin de semana largo de 2019, ya que en 2020 no hubo apertura turística por la pandemia. Con un gasto diario de $2.308 cada uno y una estadía media de 2,3 días, desembolsaron $3.793,9 millones en forma directa, un 61% más que en 2019.

Entre el viernes 13 y este lunes 16 de agosto 714.700 turistas y 1,5 millones de excursionistas recorrieron el país, movilizando al comercio, la hotelería y la gastronomía, tres sectores que continúan muy afectados luego de un año y medio de pandemia.

El fin de semana largo por el feriado trasladable del 17 de agosto, movilizó a 2.215.570 turistas y excursionistas, que gastaron en forma directa $5.430 millones en las ciudades que forman parte del circuito turístico nacional, que cada vez son más.

La CAME indicó que «al desembolso directo hay que agregar el efecto multiplicador que luego se genera, en algunos casos automáticamente y en otros, con algún rezago». Además, volvió el turismo deportivo, con variadas competencias el fin de semana a lo largo y ancho del país.

El norte argentino se lanzó con fuertes campañas con bastante anticipación y tuvo sus resultados. Terminó siendo una de las regiones más concurridas, con niveles de ocupación al 100% en algunas ciudades. La región sur, en cambio, se vio afectada por la cancelación de vuelos.

Un reflejo de lo que fue el fin de semana lo da el tránsito: el viernes por la tarde, cuando empezó el éxodo desde la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense hacia otros puntos del país, se saturó el tráfico con largas demoras.

 La relación excursionistas/turistas fue mayor que otras veces, un poco por la situación económica y otro por el contexto sanitario, indicó la CAME

Los argentinos destinaron más de $43.600 millones a consumos durante las vacaciones de invierno

Asi se desprende del informe de la CAME. En cuanto a los principales destinos, las ciudades más visitadas fueron Mar del Plata, Bariloche y Córdoba, seguidas por Salta capital, Carlos Paz, San Martín de los Andes, Mendoza, Merlo, Rosario y Ushuaia.

Cerca de 13,2 millones de argentinos se movilizaron hacia distintas partes del país durante las vacaciones de invierno con motivos turísticos y gastaron $43.604,6 millones, sobre todo en actividades al aire libre y recorridos por la naturaleza, según un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En total, fueron casi 4,2 millones de turistas y unos 9 millones de excursionistas los que se movilizaron durante las vacaciones de invierno que, según CAME, «dejaron un balance satisfactorio dadas las restricciones por las condiciones sanitarias».

De acuerdo con información relevada entre entidades de provincias y ciudades, el gasto realizado en las vacaciones se compuso de 4.152.346 turistas (19% menos que en 2019) que, con una estadía media de 3,8 días y un gasto diario promedio de $2190 por persona, dejaron ingresos directos por $34.555,8 millones, a lo que hay que sumar el efecto multiplicador que generan esos ingresos.

También se sumaron 9 millones de excursionistas que, con un costo promedio de $1.000 cada uno, desembolsaron $9.048,7 millones, 70,9% por encima de las vacaciones 2019.

«El movimiento de excursionistas fue sólo 6% menor a 2019 porque frente a las dificultades económicas y al cuidado por la pandemia, muchas familias eligieron hacer una o dos escapadas, ya sea en la semana o fin de semana», apuntó CAME en un informe.

El 69% de los turistas que viajaron en julio lo hicieron por ocio o recreación y el resto mayormente para visitar familiares o amigos ya que este año no hubo espectáculos o competencias deportivas, lo que se terminó compensando con el turismo de naturaleza, deportes al aire libre, termas, o paseos por patrimonios históricos.

En cuanto a los principales destinos, las ciudades más visitadas fueron Mar del Plata, Bariloche y Córdoba, seguidas por Salta capital, Carlos Paz, San Martín de los Andes, Mendoza, Merlo, Rosario y Ushuaia.

Por grandes zonas, la región más concurrida fue el Noroeste con el 17,8% de los arribos de turistas, seguida por la zona Centro con 17,4%, Provincia de Buenos Aires con 16,4%, y la zona del Litoral con 13,5%.

«La temporada fue aceptable y en algunas ciudades superó las expectativas, que eran muy prudentes. Ayudaron las restricciones para viajar al exterior y la necesidad de salir tras tanto periodo de confinamiento», apuntó CAME, que señaló que la mayoría de las provincias hicieron campañas con el nombre de «Turismo Seguro» para llevar tranquilidad a los viajeros.

Destinos turísticos trabajaron al 50% de su capacidad durante fin de semana largo del 9 de Julio

Así se desprende del nforme elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Los principales destinos turísticos de invierno trabajaron al 50% de su nivel durante el fin de semana largo del 9 de Julio, sin la presencia de turismo extranjero y con poco movimiento de turistas nacionales, según un informe elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La entidad pyme estimó que entre el vienes y hoy, el movimiento reportó un gasto total de alrededor de $ 4.576 millones, con 1,6 millones de viajeros, de los cuales 550.000 correspondieron a turistas que viajaron a provincias en las que no residen habitualmente, mientras que algo más de 1 millón de personas se trasladaron a localidades cercanas en busca de ocio o recreación.

“El sector funcionó a un 50% de lo que sería esta fecha sin pandemia. Igualmente, estuvo en línea con las expectativas. Los comercios vendieron poco, porque las familias gastaron principalmente en gastronomía y recreación”, sostuvo CAME.

El fin de semana largo del 9 de Julio, y a pesar de que fue el inicio de las vacaciones de invierno en muchas provincias, los principales destinos turísticos “coincidieron en que trabajaron al 50%-55% de lo que hubiera sido este feriado sin la pandemia”, agregaron.

Con una estadía media de 2,6 días y un gasto diario per cápita de $2.250, el feriado del Día de la Independencia dejó ingresos directos por $3.217 millones en las economías regionales y la Ciudad de Buenos Aires.

Fueron un total de 550.000 turistas que salieron de viaje, estimó CAME.

A ellos se le agregaron otro 1.0545.000 de excursionistas que decidieron trasladarse a ciudades cercanas en busca de ocio, recreación, deportes o encuentros familiares, quienes desembolsaron en promedio $1.300 cada uno, inyectando un total de $1.358,5 millones directos en los destinos elegidos.

CAME sostuvo que los requisitos de ingresos en algunos distritos desalentaron a moverse, especialmente los que solicitaban seguro de viajero, obra social con cobertura local y certificado de Covid negativo con escasa anticipación.

Desde la entidad pyme especulan que incluso la cantidad de turistas y viajantes podría haber sido mayor este fin de semana, de no ser por la final de la Copa América, entre Argentina y Brasil el sábado, que retuvo a mucha gente en su ciudad a la espera del partido. (Telam)

Las ventas minoristas pymes subieron en junio 8,6% interanual, según CAME

Desde CAME aseguran que “para los próximos tres meses, las expectativas son prudentes, especialmente por la incertidumbre que genera la crisis sanitaria».

El nivel de consumo creció 8,6% interanual en junio, pero continuó un 16% por debajo del mismo mes de 2019, de acuerdo a un informe difundido por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

“La recuperación del consumo se desaceleró en junio con las nuevas restricciones para contener la segunda ola de coronavirus, y las ventas minoristas pymes, medidas a precios constantes, crecieron 8,6% frente a junio 2020, pero siguen 16% por debajo del mismo mes de 2019, antes de la pandemia”, indicó el reporte.

En términos interanuales, el 73,6% de los comercios registró variaciones positivas, y desde CAME aseguran que “para los próximos tres meses, las expectativas son prudentes, especialmente por la incertidumbre que genera la crisis sanitaria, principalmente porque en los últimos dos años, el poder de compra de las familias cayó 20% y el mercado de consumo acusa el impacto”.

Del Índice de Ventas Minoristas Pymes elaborado mensualmente por CAME, en base a las respuestas de 800 comercios del país, surge que en junio las ventas minoristas crecieron 13,1% frente a las de mayo, y los mayores aumentos se registraron en las categorías de: indumentaria (+27,7%), calzado y marroquinería (+29,2%) y artículos deportivos (+27%).

En su comparación anual, el crecimiento fue de 8,6% “con las mayores tasas de variación anual en perfumería y cosmética (+32,7%), neumáticos y repuestos de autos y motos (+24,6%), e indumentaria (+24,4%)”.

Pero respecto del mismo mes de 2019, “las ventas cayeron 16%, con las mayores bajas en perfumería y cosmética (-35%), calzado y marroquinería (-32,8%) y jugueterías y librerías (-27,9%)”.

Las ventas minoristas pymes acumularon durante el primer semestre del año un alza interanual de 15,2% y una baja de 13,7% en su comparación con el mismo periodo de 2019.

Finalmente, de los 11 sectores relevados, un total de ocho concluyeron el mes con subas interanuales, mientras que tres registraron pérdidas: farmacias (-2,3%), mueblerías, decoración y artículos para el hogar (-1,2%) y alimentos y bebidas (-0,6%). (Telam)

Las ventas por el Día del Padre crecieron 35,8%, según CAME

El 70% de los comercios consultados declaró que, en mayor o menor medida, la fecha ayudó a reactivar el consumo, y el 62% de los empresarios señaló que las ventas estuvieron dentro de los niveles esperados o los superaron.

Las ventas por el Día del Padre crecieron 35,8% respecto del año pasado y el ticket promedio fue de $ 2.470, de acuerdo con un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

«La fecha generó mucho más movimiento de la mano de la mayor movilidad, las familias pudieron tener reuniones, hubo más actividad comercial, también se aprovecharon algunas promociones de créditos con tarjetas y promociones provinciales», dijo a Télam Radio el secretario de Prensa de la entidad, Pedro Cascales.

Señaló que «el clima frío también ayudó a generar más ventas en los principales rubros”, y remarcó que “indumentaria, que aumentó 50,3%, y calzado y marroquinería, que lo hizo en 62,9%, fueron los rubros de mayor crecimiento».

Asimismo, dijo que «si se lo mide contra 2019 hay una caída del 21,5%”, y subrayó que ése año “había sido malo por la crisis y además por el apagón eléctrico generalizado –en todo el país y zona limítrofes- que impidió el domingo la operación de posnet y otras operaciones comerciales».

De todos modos, destacó que el ticket promedio «se ubicó en $ 2.470 lo cual está 76,6% por encima del ticket promedio de dos años atrás», y valoró que este año «de alguna manera es un resultado positivo frente a la situación de ventas alicaídas que venía experimentando todo el sector comercial».

En la comparación anual, los diez rubros relevados tuvieron subas importantes: calzado y marroquinería creció 62,9%; indumentaria, 50,3%; perfumería, 41,9%; celulares, electrónicos y audios, 39,6%; artículos para el hogar y uso personal, 34,9%; librerías, 28,8%; vinos y licores, 26,1%; herramientas y artículos de ferretería, 22,6%; artículos deportivos, 21,1%; y desayunos personalizados, 1,9%.

El 70% de los comercios consultados declaró que, en mayor o menor medida, la fecha ayudó a reactivar el consumo, y el 62% de los empresarios señaló que las ventas estuvieron dentro de los niveles esperados o los superaron.

«Un factor que incidió en el fuerte incremento del ticket promedio fueron los precios de la indumentaria y ropa deportiva, que es lo que más se regala y la cual subió 71% en un año», indicó CAME.

Los datos surgen del relevamiento realizado por la entidad gremial empresaria entre el sábado por la tarde y el domingo último entre 300 negocios del país y las cámaras de comercio regionales asociadas. (Telam)