En Mar del Plata se sintió el cacerolazo contra la excarcelación de presos

Los ciudadanos manifestaron, como en otros puntos del país, su diconformidad con la ola de excarcelaciones y otorgamiento de prisiones domiciliarias a condenados por diversos crímenes, algunos, de gravedad.

Una importante cantidad de cacerolazos se produjeron este jueves a la noche en gran parte del país en rechazo a las prisiones domiciliarias de los presos que cumplen condenas en diferentes penales, dispuestas por miembros del Poder Judicial en el marco del avance del coronavirus.

El reclamo, convocado por medio de las redes sociales bajo el lema «Cacerolazos 30A: NoalaLiberacióndePresos», se hizo notar en diferentes barrios de la Ciudad de Buenos Aires.

También se replicó en distintas provincias, como Santa Fe, Mendoza, Jujuy, Salta, Córdoba y La Pampa y en ciudades como Mar del Plata.

La convocatoria para esta nueva protesta en contra de las excarcelaciones se realizó por medio de las redes sociales, y a partir de los posteos de cientos de usuarios.

Bajo el hashtag #CacerolazoContraLaImpunidad -que se convirtió en tendencia- ,se da cita a «todo el país» para realizar este cacerolazo este jueves por la noche.

«No a la liberación de presos» es una de las consignas que más se repiten entre los que convocan a la acción. Como la gente cuarentena, confinada en sus hogares sin poder salir a la calle, se invita a los que quieran participar a salir «a los balcones, al jardín, al patio» para hacer «mucho ruido».

En la plataforma de peticiones online change.org también se realizó una solicitud bajo el título ¡No a la salida de presos! que ya lleva recogidas más de medio millón de firmas y está dirigida, entre otros, al presidente Alberto Fernández, al Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, a la ministra de Justicia de la Nación, Sabrina Frederic.

El cacerolazo se da en el contexto en que ya han sido excarcelados para pasar a tener prisión domiciliaria 753 presos de las cárceles de la provincia de Buenos Aires y unos 200 de unidades federales. Y se plantean más liberaciones. La medida, avalada por el oficialismo, es para evitar el contagio masivo en las cárceles, donde el virus, según se estima, se puede propagar entre 8 y 10 veces más rápido de lo común.

El rechazo de en parte de la sociedad se acentuó al conocerse que entre los presos liberados se encuentran asesinos y personas acusadas de violación.