“En Argentina no se da prioridad a campañas de investigación pesquera”

La Asociación de Profesionales del INIDEP cuestionó la postura del subsecretario de Pesca de la Nación, Miguel Bustamante, que responsabilizó a esta entidad de la paralización de las campañas de investigación pesquera.

Cabe señalar que, hace 19 meses que los buques del Instituto permanecen amarrados en el puerto de Mar del Plata, sin realizar campañas de investigación y sin ninguna solución apreciable en corto plazo.

Desde API indicaron que las autoridades de la Subsecretaría no cumplen con lo estipulado en el Código de Conducta para la Pesca Responsable (CCPR) elaborado por la FAO, al cual adhiere la Argentina.

Uno de los principios del mencionado Código destaca: “Los Estados deberían dar prioridad a las actividades de investigación y recolección de datos, a fin de mejorar los conocimientos científicos y técnicos sobre la pesca y su interacción con el ecosistema”.

La Asociación de Profesionales resaltó que “en Argentina, el cumplimiento de este principio no se ve reflejado en los hechos” y cuestionó que el ministro de Pesca, Casamiquela, el Subsecretario de Pesca u otro funcionario en el área de pesca logre encontrar una solución.

Ahora el Subsecretario de Pesca asigna toda la responsabilidad de la salida de los buques a la Dirección del INIDEP”, sin embargo, “Bustamante tuvo a su cargo la Dirección del INIDEP durante más de un año, tiempo durante el cual tampoco se arribó a una solución”, remarcaron desde API.

El INIDEP, dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, es un organismo técnico que tiene por objeto asesorar sobre el estado de los recursos pesqueros y recomendar las capturas biológicamente aceptables al CFP (Ley 24922).

Una de sus principales fuente de información lo constituyen las campañas de investigación. Los profesionales sostuvieron que la falta de campañas implica un serio detrimento en la investigación pesquera y por ende al manejo pesquero responsable.

Bustamante va por su revancha en el Dakar

Luz verde de inicio de competencia para para Pablo Bustamante, piloto marplatense que va por su segunda participación consecutiva en la categoría cuatriciclos del Rally Dakar, que en esta edición tendrá trece jornadas con durísimos tramos por rutas de Argentina, Chile y Bolivia.

“Mi debut en el Dakar fue muy bueno, con un ritmo satisfactorio de carrera desde el inicio y el valor que implica acumular semejante experiencia para esta nueva oportunidad que tenemos por delante”, señaló el competidor de Mar del Plata que volverá a la línea de partida con un cuatriciclo Can Am 850.

Con el número 290 que lo identificará en la carrocería, casco y antiflama, Bustamante ya tiene su lugar confirmado para la edición 2015, que tendrá su largada este domingo en Buenos Aires, misma ciudad que los esperará el día 17 con la bandera a cuadros y la ceremonia de premiación.

“En una prueba tan dura y exigente como es el Dakar, el primer logro que se persigue es cumplir con todas las series, completar el recorrido y llegar en la mejor ubicación posible”, resaltó quien a los 51 años tiene una larga trayectoria en distintas categorías de motociclismo y automovilismo con pasos por el enduro, TC Mouras, karting y, más reciente, pruebas de regularidad con las que sumó títulos en Argentina y Uruguay.

Pero más allá de las máquinas que lo han tenido al volante, destaca como fundamental la preparación integral que cada piloto requiere para semejante desafío que tiene por delante. Y allí se siente fuerte porque en su currículum acumula nada menos que 15 fechas de Ironman que lo vieron cruzar la meta tras completar 4 kilómetros a nado, 180 en bicicleta y los últimos 42 a buen trote.

Asegura que el Dakar es una competencia “de máxima exigencia mental” y en tal sentido dijo que está muy bien dispuesto para afrontar las instancias más difíciles. “Hay que optimizar cada vez más el umbral de sufrimiento y hacerse cada vez más fuerte”, explicó.

Recuerda que en su primer paso por el Dakar marchó en segundo lugar en la categoría de cuatriciclos 4×4 hasta la quinta etapa, cuando tuvo que auxiliar a un piloto fracturado y no pudo ingresar en horario para partir en la siguiente salida.

Las primeras pruebas de la etapa final de preparativos lo llevaron varios días hasta Nihuil, quizás una de las zonas de mejor referencia para empezar a medirse con un recorrido que implica exámenes máximos, como Chilecito, Copiapó o Calama. Durante diciembre y junto a los colegas Diego Peñalba (moto) y Claudio Bayer (cuatriciclo), repitieron tramos de ida y vuelta por arena entre Mar del Plata y Necochea.

“Lindo recorrido, con arroyos crecidos y muchas complicaciones que se asemejan a puntos que nos esperan en el Dakar”, explicó Bustamante, que se destaca su habilidad en la navegación, fundamental para acertar recorridos más convenientes en escenarios inhóspitos.