Raverta afirmó que con el bono de 5 mil pesos el haber de los jubilados superará la inflación

Este bono de $5.000 será el tercero que se otorga en 2021 a las jubilaciones mínimas -los anteriores fueron de $1.500 en abril y mayo- aunque el primero que incluirá también a los haberes que duplican el haber más bajo.

La Directora Ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta, consideró que con el pago de un bono adicional de $5.000 anunciado por el Gobierno nacional, el haber de los jubilados «va a quedar por encima de la inflación».

«Lo que hacemos con el bono es anticiparnos a cómo pueda terminar dando la inflación este año. Creemos que el sueldo de los jubilados quedará muy por arriba de la inflación y que no perderán capacidad de compra», estimó Raverta en declaraciones a Radio 10.

Ayer por la tarde Raverta anunció que el Gobierno dará un bono de $5.000 en agosto a los jubilados y jubiladas que cobren hasta $46.130, lo que equivale a dos haberes mínimos ($23.065), ya sean jubilaciones o pensiones.

En ese sentido, la funcionaria indicó que la decisión de otorgar este beneficio tiene que ver «con una política de ingresos» del Poder Ejecutivo, que se suma «al aumento de la Ley de Movilidad en septiembre, que actualiza los haberes cada tres meses».

Este bono de $5.000 será el tercero que se otorga en 2021 a las jubilaciones mínimas -los anteriores fueron de $1.500 en abril y mayo- aunque el primero que incluirá también a los haberes que duplican el haber más bajo.

El anunció se llevó a cabo en un acto realizado en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, del cual participaron también el presidente Alberto Fernández, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, la titular del PAMI, Luana Volnovich y el intendente local, Martín Insaurralde.

Por otro lado, Raverta se refirió al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que el presidente Fernández firmará la semana que viene para que mujeres de 60 años que hayan tenido hijos puedan sumar años de aportes y poder completar los 30 años necesarios para jubilarse.

Según explicó el DNU «reconocerá» un año de aporte por cada hijo y dos años de aportes en caso de que los niños «sean adoptados, tengan discapacidades o sean beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH)».

«Es una política hermosa que venimos gestando para poder presentarle a las argentinas de más de 60 años que han invertido parte de su vida en cuidar a sus hijos. Estamos orgullosos de reconocer a las madres», finalizó. (Telam)

Descartan la posibilidad de un bono de fin de año, pero apuntan a evaluarlo sector por sector

La posibilidad quedó descartada tanto desde el sector industrial como desde la CGT.

La posibilidad de otorgar un bono salarial de fin de año a todos los trabajadores en relación de dependencia quedó descartada hoy tanto desde el sector industrial como desde la CGT, donde insistieron con la alternativa de que ese pago extraordinario sea discutida sector por sector de la economía, de acuerdo con su situación.

   «No va haber por lo menos en una mirada generalizada algo de características universales. Acá lo tendrá que ver es cómo está cada una de las actividades que tiene su representación», definió el dirigente cegetista Héctor Daer en declaraciones a radios porteñas.

   Por su parte, desde el sector industrial, uno de sus referentes, José Urtubey, fue quien planteó un escenario «muy difícil» como para poder pensar en el pago de una suma extraordinaria para todos los sectores

   Urtubey remarcó que hay un panorama económico signado por «una inflación de arriba del 55 por ciento y la caída de la actividad industrial, que va a estar arriba del 5 por ciento».

   «El margen es muy difícil», señaló el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), quien incluso describió como «destrastroso» al panorama con el que las industrias terminan este año.

   En tanto, desde la Confederación General del Trabajo (CGT), fue Daer, uno de sus secretarios generales, quien descartó las chances de un bono extraordinario de fin de año para todos los sectores de la economía

   Además, recordó que todavía en algunos ámbitos no se completó el pago de la suma no remunerativa de 5.000 fijada por un decreto de necesidad y urgencia (DNU) del Gobierno en septiembre pasado.

   «No estamos en un momento de puja distributiva, estamos en un momento de sobrevida en el que la actividad dé para pedir un bono, el sindicato lo pedirá. Estamos en una situación que no es normal», señaló Daer en entrevistas que concedió hoy a las radios La Red, FutuRöck y El Destape.

   José Urtubey, hermano del gobernador saliente de Salta, Juan Manuel Urtubey, entendió que la prioridad del próximo Gobierno, encabezado por Alberto Fernández, deberá estar puesta en «los créditos productivos».

   «Va a empezar a haber un veranito de pesos circulando en la calle, que es para el consumo, pero lo que no hay claridad es sobre los créditos productivos, que entiendo que va a priorizar Fernández», sostuvo el dirigente de la UIA.

   Aseguró que «sin duda», la situación de la industria es «un desastre que era anunciado» y, de cara al recambio de Gobierno, el próximo 10 de diciembre.

   En este sentido defendió la necesidad de ir hacia «una Argentina donde lo primero que hay que hacer es darle un cebador a la economía para encenderla y, después, trabajar todos los sectores en conjunto para buscar una salida compartida».

   «El gran ajuste de este Gobierno lo hizo el sector privado; no el Estado», subrayó Urtubey, quien insistió con la necesidad de que la próxima gestión de Fernández inyecte créditos a la producción ante un escenario en el que «un 50 % de la capacidad industrial está ociosa».

   En cambio, Héctor Daer puso el foco en los sectores más postergados al afirmar que «se va a apuntar a la recuperación rápida de los ingresos en los sectores más postergados», aunque prefirió evitar hablar de bono para «no ponerle un rótulo».

   En relación al otorgamiento de un bono no remunerativo de fin de año y a la alternativa de, eventualmente, discutir esa posibilidad sector por sector, el secretario general de la central obrera remarcó la «heterogeneidad» de la realidad con la que llega a fin de año cada sector de la economía, con lo cual postuló que «no es un tema universal».

   En septiembre pasado, tras la derrota del oficialista Juntos por el Cambio a manos de la oposición peronista del Frente de Todos en las primarias PASO y ante una fuerte devaluación del peso, el Poder Ejecutivo dispuso por DNU otorgar un bono no remunerativa de 5.000 pesos para todos los trabajadores en relación de dependencia, cuyo pago podía ser distribuido en la manera en que definiera cada sector. (Télam)

Organizaciones sociales reclamarán por un bono de fin de año

Los movimientos Barrios de Pie y el Polo Obrero realizarán, este martes, una jornada nacional de movilizaciones. En Mar del Plata, desde las 10.30, concentrarán en Anses (Av. Independencia 3151) para reclamar por un bono de fin de año.

Este martes 12 de noviembre, desde las 10 30 hs, las organizaciones sociales concentrarán en Anses (Av. Independencia 3151) para reclamar por un bono de fin de año.

“Macri deja un tendal de pobres, sin dar respuestas en su último mes de gobierno” sostienen los movimientos sociales que se movilizarán en todo el país para protestar nuevamente contra el gobierno saliente.

Lorena Quiroga, referente de Barrios de Pie en Mar del Plata, manifestó: «la situación social se agrava en todo el país. El aumento del precio de los alimentos se suma a que desde el gobierno se  dio respuestas puntuales previas a la elección y, como si no hiciera falta comer todos los días, esos refuerzos no han sido previstos para noviembre. La insensibilidad llegó a un punto increíble».

El reclamo se llevará hacia las oficinas de Anses, organismo que depende del Ministerio de Salud y Desarrollo Social. Se pedirá que se mantenga el bono asignado a la AUH, a los programa Salario Social Complementario y Hacemos Futuro y, que se incluya también a quienes perciban jubilaciones mínimas.

Desde ADUM cuestionan un bono de fin de año al personal universitario

Desde la Mesa Ejecutiva que comanda Pedro Sanllorenti, el flamante secretario general de Adum, cuestionan al Gobierno nacional por ofrecer un bono de fin de año a un sector de los trabajadores, en lugar de negociar salarios dignos para todos los integrantes de la comunidad universitaria.

En los últimos días el Ministerio de Educación de la Nación, en acuerdo con el Consejo de Rectores (CIN), decidió el pago de un bono de fin de año solo para el personal no docente. De esta manera el beneficio alcanza a 50.000 trabajadores que desempeñan tareas en el ámbito académico y excluye a más 160.000 docentes.

La medida, como desde la Conadu, fue duramente cuestionada por la Mesa Ejecutiva de Adum, que tras las elecciones sindicales lidera el flamante secretario general Pedro Sanllorenti.

A través de un comunicado, la conducción del gremio docente en Mar del Plata enumeró los motivos por los cuales rechaza una medida que, además de inequitativa e injusta, es discriminatoria porque genera divisiones y muestra un trato diferencial entre los trabajadores docentes y no docentes.

En pos de argumentar el repudio a la decisión del Ministerio de Educación, la conducción del gremio docente explicó que “históricamente, Adum se opuso a percibir bonos porque la pelea del sindicato es, y debe seguir siendo, percibir un salario digno, que entre otras cosas implica un salario en blanco”.

“En ese sentido siempre hemos trabajado por lograr acuerdos paritarios que nos permitan mejorar las condiciones de trabajo de los docentes universitarios. Fue recién en 2006 que pudimos reconstituir las bases de nuestro nomenclador salarial y a partir de 2007 blanquear definitivamente nuestros salarios incorporando al básico todas las sumas remunerativas y no remunerativas», se indicó.

«Y este año 2016, no fue la excepción. Desde un comienzo sabíamos que debíamos enfrentar el desafío de alcanzar un acuerdo con un Gobierno que no se manifestaba inicialmente favorable al sector docente universitario, que buscó estigmatizar a las Universidades Nacionales y que, en simultáneo, tomó un conjunto de medidas orientadas a favorecer a los sectores de mayores ingresos. Ante la potencial pérdida del poder adquisitivo en virtud de la devaluación y la inflación -resultantes de las medidas económicas tomadas por el Gobierno- resolvimos disputar el salario a comienzos de año. Tras la primera reunión donde se plasmó una oferta salarial advertimos que el camino sería difícil: 10% para todo el año fue la oferta”, recordaron.

“Así que conscientes del desafío que debíamos encarar -agregaron- decidimos movilizarnos y realizar distintas medidas de fuerza”. Tras dos meses de conflicto, se logró la firma de un acta acuerdo que garantizó dos aspectos: el valor del 34% al 35% para todas las categorías y dedicaciones, siendo el valor más alto de la administración pública, y una cláusula de revisión para el 29 de septiembre.

“Luego, y ante el avance de precios que superará holgadamente el 40% en el 2016, nos lanzamos a exigirle al Gobierno la reapertura de la paritaria para poder alcanzar un acuerdo salarial urgente a fin de evitar el deterioro de nuestro salario. Lamentablemente el Gobierno no cumplió su palabra y, luego de un par de reuniones, mostró su decisión política de consagrar que los docentes universitarios pierdan parte de su poder adquisitivo», expesarron.

En otro tramo del comunicado, las autoridades de ADUM plantearon que «también aparecieron definiciones del Gobierno acerca de modificar el sistema de Ciencia y Técnología, profundizar las divisiones y desigualdades en el sistema universitario mediante asignación discrecional de fondos, que se cristalizaron en la propuesta de ley de presupuesto 2017 y en el marco de una nueva embestida estigmatizante, esta vez mediante denuncias indiscriminadas contra todas las universidades nacionales promovidas por un fiscal”, completaron.

En este marco, desde la Mesa Ejecutiva de Adum subrayaron que “mientras aparece un bono para un sector de trabajadores de las universidades nacionales, el secretario de Políticas Universitarias argumenta que no tiene fondos para atender las demandas de los docentes universitarios”. “Eso es un eslabón más en lo que consideramos un ataque a la Universidades”, definieron.

Sobre el final, la conducción de Adum aseveró: “Nos llama poderosamente la atención que los Rectores de las Universidades Nacionales, con sus paritarios, hayan avalado esta discriminación que genera divisiones y muestra un trato diferencial entre los trabajadores docentes y no docentes. Nuestro sindicato y nuestra Federación han sido claros en este sentido: lo que nosotros queremos es discutir salarios y no un paliativo. Por poco que sea, que sea SALARIO”, sentenciaron y advirtieron que “de ninguna manera la paritaria que comenzará en febrero de 2017, dejará a un lado el hecho de que durante este período los docentes universitario perdieron el 10% de su poder adquisitivo”.

El gobierno anunció un bono de fin de año con un piso de 2 mil pesos

Es para el sector privado, pero se aclaró que las empresas no están obligadas a abonar esa compensación.

El Gobierno, la CGT y empresarios acordaron habilitar una negociación de un bono base de 2.000 pesos no remunerativo para fin de año para trabajadores del sector privado, que no tendrá carácter obligatorio pero serviría para frenar el paro general, mientras que la compensación para el sector público la deberán abordar las provincias.

Luego de más de tres horas de reunión en la Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, oficializó el acuerdo de debatir un bono que tendrá un piso de 2.000 pesos para trabajadores del sector privado y consideró que eso entendimiento «contempla la posibilidad de superar» el paro que analizaban los sectores sindicales.

Al ser consultado en conferencia de prensa sobre si la CGT iba a dejar de lado la idea del paro tras el encuentro, el funcionario sostuvo: «Creemos que se ha podido avanzar en todos los temas que se abordaron. Estimamos que este acuerdo contempla la posibilidad de superar esta discusión».

Peña detalló que el bono privado deberá debatirse sector por sector y aclaró que «no es un decreto, ni una orden judicial», con lo cual las empresas no están obligadas a abonar esa compensación.

«Esto es un documento político, no es un decreto, ni una orden judicial. Lo que sí manifiesta es un acuerdo de todos los que fueron hoy», remarcó Peña.

Sobre el bono para los empleados públicos, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ratificó que será «cada jurisdicción la que debe establecer su negociación», mientras que sobre los trabajadores de la administración pública nacional señaló que el Ministerio de Modernización «en la próximos días va a hacer el análisis correspondiente» para establecer si abonará una compensación y su eventual monto. (NA)