Arroyo firmó un convenio para el estudio del aprovechamiento del biogás generado en el predio de residuos

De esta manera se promueven las buenas prácticas en la Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos, a partir de la operatoria del CEAMSE.

El Intendente Municipal Carlos Fernando Arroyo firmó este miércoles en su despacho un convenio con la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, a través del cual se llevarán a cabo todos los estudios pertinentes para aprovechar energéticamente el metano que se genera en el relleno sanitario del predio de disposición final de residuos de General Pueyrredon.

Del encuentro -además del jefe comunal- también participaron el Secretario de Gobierno Alejandro Vicente, el titular del ENOSUR Eduardo Leitao, la Coordinadora de Residuos Sólidos Magalid Cutina (quien asistió en representación de el Secretario de Control Ambiental Thierry Decoud) ySantiago Solda, de la Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Al respecto, Arroyo mostró su beneplácito por el acuerdo suscripto. «Este es un nuevo paso adelante en materia de medio ambiente y energías renovables, uno de los objetivos que siempre hemos querido alcanzar desde esta gestión. En su momento, retomamos la iniciativa de cerrar un convenio con el CEAMSE para el saneamiento ambiental, que tuvo repercusión en otros municipios», agregó. 

«Hoy (por el miércoles) estamos dando un paso importante para la utilización del las energias emanadas del gas metano que se producen en el relleno sanitario del predio», aseguró Arroyo.

El citado convenio se celebró luego de seleccionarse el relleno sanitario de Gral. Pueyrredon para el estudio del aprovechamiento del biogás generado en dicho lugar, promoviendo las buenas prácticas en la Gestión de los Residuos Sólidos Urbanos, a partir de la operatoria del CEAMSE.

A partir de este momento, se podrá desarrollar una importante tarea para la gestión integral de residuos sólidos, en especial para el manejo del biogás que se genera en los sitios de disposición final como consecuencia de la descomposición del material orgánico y en el aprovechamiento del metano.

A su vez, cabe resaltar que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial realizará los trabajos de campo, estudios y presentación de los informes para facilitar los logros propuestos.

Proyectan una planta de Biogas para aprovechar residuos frutihortícolas

Por requerimiento del mercado PROCOSUD S.A., INTI-Mar del Plata proyecta diseñar una planta de biogás que permitirá la reducción y el aprovechamiento de los residuos que se generan en el predio.

Con el objetivo de reducir el volumen del material desechado y el costo que implica el descarte, el INTI estudió la posibilidad de producir biogás a partir de los residuos orgánicos generados por el mercado PROCOSUD S.A. Este establecimiento de frutas, verduras y hortalizas fundado en 1997, está situado en Mar del Plata sobre la ruta 226 (kilómetro 7,5).

En una primera etapa del proyecto, se realizó un diagnóstico de la situación actual del mercado y se efectuaron tres muestreos en diferentes meses para recolectar una muestra homogénea de desperdicios. Se observó que el 70% del volumen del descarte está comprendido por residuos orgánicos.

Posteriormente, se realizó una caracterización y se efectuaron estudios físico-químicos para considerar su aptitud para producir biogás. A partir de los resultados obtenidos, se realizó el dimensionamiento de una planta de biogás considerando la capacidad máxima necesaria para operar en el mercado y las propiedades promedio de los sustratos muestreados.

Los resultados arrojados en este estudio determinaron que la cantidad de biogás generado a partir de los residuos orgánicos diarios del mercado cubriría alrededor del 50% de la energía eléctrica consumida en la actualidad. 

El digestato, un subproducto del proceso de generación de biogás, puede ser comercializado como fertilizante orgánico, potenciando la generación de otro negocio en el mercado.

La propuesta por parte de los técnicos del INTI consiste inicialmente en una planta conformada por dos módulos de biodigestores de 1000 m3 cada uno, con la posibilidad de instalarse nuevos en caso de producirse una ampliación del mercado con el consecuente aumento de la generación de residuos.

El ingeniero Lautaro Buffa, uno de los especialistas a cargo del proyecto, señaló que “el funcionamiento de la planta involucraría la separación en origen de los residuos orgánicos e inorgánicos, los cuales actualmente se descartan en contenedores sin ningún tipo de clasificación previa”.

A su vez, agregó que, como resultado de esta etapa, se continúa trabajando en un plan de gestión integral de residuos, con el fin de no sólo clasificar el material apto para el biodigestor, sino también de optimizar la recuperación de materiales reciclables.

Es de destacar que previo al descarte, las frutas y hortalizas en buen estado para consumo se ofrecen al Banco de Alimentos de Tandil. Esta institución es integrante de la Red Argentina de Bancos de Alimentos, que tiene como misión, realizar el rescate y recupero de mercaderías aptas para consumo humano y canalizarlas hacia instituciones comunitarias de la sociedad.