La Biblioteca Revolución de Mayo cumple 50 años

Este miércoles a partir de las 14 en la Biblioteca Revolución de Mayo ubicada en Libertad 5265, se realizarán diferentes actividades con motivo del aniversario Nº 50 de mencionada institución.

Con la presencia de autoridades y agrupaciones artísticas se conmemorará un nuevo aniversario. La Licenciada Marta Lamas hablará sobre la historia de esta Biblioteca y a continuación se presentarán diferentes grupos folklóricos.

En primer lugar lo hará el Taller Tercer Arte, luego el Grupo Folklórico del Centro de Residentes de la Provincia de Jujuy y por último el grupo del Centro de Residentes del Estado Plurinacional de Bolivia. Asimismo se sumará a este evento la Murga Los Murguientos que le pondrá alegría y color a la jornada.

Cumplen cincuenta años la Plaza y la Biblioteca Revolución de Mayo
Por Marta Lamas

El 25 de Mayo de 1966 quedaron inauguradas la Plaza y la Biblioteca Revolución de Mayo, que formaron parte de la implementación del Plan Regulador llevado a cabo por el entonces intendente socialista Jorge Raúl Lombardo. Ubicadas en Villa Primera, mantienen las funciones de esparcimiento y educativas con que también fueron construidos otros espacios públicos en distintos barrios de la ciudad.

Inauguración de la Plaza

“El propósito de equipar a los barrios de la ciudad, anunciado reiteradamente por esta administración, se concreta en Villa Primera con la inauguración de la plaza Revolución de Mayo. Es obvio destacar por qué la Municipalidad eligió esta fecha, ya que el nombre que se le ha impuesto refirma por sí solo nuestra vocación argentina y nuestra adhesión a los Principios de Mayo y a la gesta primera de nuestra libertad.”

Con estas palabras iniciaba su discurso hace cincuenta años el entonces Intendente Municipal Jorge Raúl Lombardo, inaugurando la Plaza Revolución de Mayo.

La misma formó parte de un plan de gobierno en el que la importancia de los espacios públicos quedó reflejada en la creación de las plazas Mariano Moreno, Jorge Newbery, 9 de Julio, Bernardo de Monteagudo, Gral. Justo José de Urquiza, Comandante Tomás Espora y la emblemática plaza-auditorio Italia en el barrio Puerto. Algunas, como esta última, inauguradas no siendo ya Lombardo intendente al haber sido interrumpido el sistema democrático en junio de ese mismo año.

Plazas con nuevos diseños

Un artículo publicado en el diario La Nación con fecha 12 de junio de 1966, con el título “Siembra de plazas”, destacaba con asombro el empeño municipal en dotar a nuestra ciudad de estos “pulmones”, tan necesarios para el organismo humano y su salud, y que además cumplirían el rol de ser centros de sociabilidad en el barrio.

Con proyecto del arquitecto Rodolfo García Raya y con modernos conceptos en su diseño respecto a los tradicionales hasta ese momento, la plaza se articula con una fuente de piedra, que en aquellos años contaba con el funcionamiento de una cascada sobre sucesivas bandejas de hormigón, un reloj solar, más cerca de la calle Uruguay un anfiteatro donde se llevan a cabo distintos actos y espectáculos, y sobre la calle Marconi una cancha deportiva con gradas de hormigón, instalaciones sanitarias, la tradicional calesita y juegos infantiles. Sobre la Avenida Libertad, se encuentra la entrada de la Biblioteca, que, con tantos años como la plaza, pasó por distintas etapas.

Biblioteca Revolución de Mayo

Inaugurada el mismo día que la plaza en una pequeña instalación, que a veces denominaban “depósito de libros” en lugar de biblioteca, fue mutando su fisonomía y sus servicios al ritmo de tantas circunstancias políticas y económicas como marcaron los últimos cincuenta años de nuestra historia.

Fue construida dentro de un proyecto que se desarrolló por iniciativa de la Secretaría de Educación y Cultura de la Municipalidad que proponía la creación de bibliotecas en varios barrios de la ciudad, beneficiando a aquellos sectores de la población que tenían diversas dificultades para llegar a la biblioteca pública del centro, especialmente estudiantes de distintos niveles educativos.

Dado lo reducido de su espacio, la finalidad de la biblioteca Revolución de Mayo consistía básicamente en auxiliar a los niños en sus tareas escolares.

A mediados de los ’80, debido a varios ataques vandálicos sufridos en sus instalaciones, la biblioteca cerró sus puertas, distribuyéndose su material a otras instituciones.

En 1986, y por presión del barrio que necesitaba de sus servicios, comenzó la construcción de un nuevo edificio que, mucho más amplio que el anterior, abrió sus puertas en septiembre de 1988. A partir de entonces y por unos años, funcionó la Biblioteca del Docente Municipal.

En el año 2010 se realizaron las últimas obras de ampliación y de refacciones, por lo que en forma temporaria funcionó en la Asociación de Fomento Estación Norte, para volver un año después a su remodelado y actual edificio.

Integra el Sistema Municipal de Bibliotecas Públicas dependiente de la Secretaría de Cultura.

Cuenta con una completa colección de material, sala de textos, de obras generales, infantiles y de consulta de obras que no se prestan a domicilio, así como dependencias sanitarias y comodidades para el público y el personal.

Además de los servicios habituales, se desarrollan visitas guiadas a instituciones educativas, seminarios y talleres, escuela secundaria para adultos, apoyo escolar, asesoramiento jurídico, actividades de promoción de la lectura (narraciones de cuentos, participación en maratones, ferias, Plaza a Libro Abierto). Integra también desde 2004 la Red Institucional de Villa Primera.

Desde 2011 cuenta con el invalorable apoyo de la Asociación Amigos de la Biblioteca Revolución de Mayo, que colabora para llevar a cabo diversas actividades complementarias a la valiosa labor que para la defensa y difusión de la cultura se desarrolla diariamente en esta institución.