Al Assad: El conflicto sirio es «algo entre la Guerra Fría y la Tercera Guerra Mundial»

Noticias de Siria

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha compartido su opinión acerca de la crisis en el país árabe en una entrevista con ‘The Sunday Times’.

Reuters

Guerra en Siria

«Lo llamamos una guerra mundial, pero también es una guerra mundial contra Siria, con decenas de países contra nosotros, suministrándoles  dinero y ayuda logística a aquellos terroristas», ha declarado el presidente sirio Bashar al Assad, en una entrevista concedida al periódico ‘The Sunday Times’.

Calificando el conflicto en el país como «algo entre la Guerra Fría y la Tercera Guerra Mundial», el mandatario sirio se ha mostrado pesimista acerca de las perspectivas de solucionar la complicada situación a corto plazo debido a la interferencia de poderosos actores desde el exterior.

«Hablar sobre una solución política mientras que la otra parte está controlada por figuras clave en Arabia Saudita, Turquía, Reino Unido, EE.UU. y Francia no es real», ha lamentado Al Assad, quien sostiene que el problema fundamental es la interferencia de dichos países en el conflicto. A su modo de ver, solo el cese de sus acciones respecto al país árabe debilitará a los terroristas, que «se irán o serán derrotados». «Luego podemos sentarnos [a la mesa del diálogo con el fin de resolver el conflicto] como sirios y hablar sobre soluciones», ha resaltado el jefe de Estado.

Al Assad ha destacado la importancia del apoyo militar desde Rusia. «Lo que marcó la diferencia fue el poder de fuego», sostuvo el mandatario sirio. También ha indicado que entre quienes han apoyado a Siria están Irán y Hezbolá. «Al final luchamos contra un sinfín de terroristas que llegaban a Siria y resistimos, así que el poder de fuego ruso y el apoyo de Irán lo ha compensado», precisó Al Assad.

Un vehículo blindado en la zona de un corredor humanitario en Alepo, Siria.Mikhail AlaeddinSputnik

En relación a la política de Rusia en Siria, Al Assad ha comentado que se basa en dos pilares, «la cuestión moral y el derecho internacional». «Aunque tengan su propio punto de vista, dicen: ‘Este es su país, ustedes conocen más’. Nunca intentan interferir, porque no quieren nada de nosotros», ha indicado el presidente sirio.

Al estimar la ausencia de presión por parte de Rusia, que ha demostrado ser un socio fiable a lo largo de varias décadas, Al Assad concluyó que los rusos «saben que si Siria pierde la guerra contra el terrorismo, este terrorismo predominará en Europa», lo cual afectará no solo a Rusia, sino a todo el mundo.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Rusia y EE.UU. anuncian un plan para el proceso de transición en Siria

Noticias de Rusia y EE.UU.

Los cancilleres de Rusia y de EE.UU. han acordado imponer un alto el fuego a las partes del conflicto sirio, que deberán acatarlo a partir del 12 de septiembre. Asimismo, los dos países se han responsabilizado a distinguir a la oposición de los yihadistas.

Este viernes Seguéi Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, y su homólogo estadounidense John Kerry, han elaborado un plan para la paz en Siria.

  • UU. y Rusia han acordado que si su plan entra en vigor, el Gobierno sirio no debe realizar misiones de combate, mientras que Washington y Moscú se abstendrán de lanzar misiones aéreas donde las fuerzas de la oposición están presentes, según lo anunció el jefe de diplomacia norteamericana. Asimismo, los cancilleres de ambos países acordaron crear zonas en Siria donde solamente actuarán las Fuerzas Aéreas de Rusia y de EE.UU., según explicó el ministro ruso de Exteriores.
  • Además, Kerry agregó que ambos países van a trabajar juntos para reducir la violencia en Siria y garantizar el acceso de ayuda humanitaria. «Es necesario lograr un alto el fuego en Siria de al menos 7 días«, afirmó Kerry.
  • Todas las partes estarán obligadas a dejar paso a las remesas de ayuda humanitaria para la ciudad siria de Alepo. Asimismo, resulta imprescindible crear una zona desmilitarizada en torno a dicha ciudad, reclamó el canciller estadounidense.
  • Moscú y Washington han pedido a las partes del conflicto sirio que se comprometan a acatar el alto el fuego a partir del 12 de septiembre. Asimismo, Kerry pidió a grupos de la oposición siria que se distancien de los terroristas. Para distinguir a la oposición de los yihadistas se creará un centro especial con especialistas tanto rusos como norteamericanos. «El objetivo de diferenciar a la oposición de los terroristas es un punto clave del acuerdo de hoy», señaló el canciller ruso, Serguéi Lavrov.
  • «Si el acuerdo sobre sobre el alto el fuego en Siria se acata, Rusia y Estados Unidos continuarán trabajando para efectuar ataques contra los terroristas», indicó Kerry.
  • «Rusia da la bienvenida a la disposición de UU. de luchar contra Al Nusra, lo que sugiere que Washington no tiene intención de utilizarlo para luchar contra Damasco», subrayó Lavrov.
  • El enviado especial de las Naciones Unidas por el conflicto sirio, Staffan de Mistura, irá a Nueva York para mantener consultas con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y poner en marcha una nueva ronda de negociaciones sobre Siria.

¿En qué se diferencia esta tregua de la anterior?

Según explicó John Kerry, durante el alto el fuego anterior tanto el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, como la oposición, siguieron lanzando ataques que violaban la tregua.

Asimismo, tampoco se hizo una distinción entre la oposición legítima y los terroristas, ya que «muchos grupos de la oposición se mezclaban con organizaciones terroristas, encontrándose cómodos», indicó el jefe de la diplomacia de EE.UU. «Ahora nuestra advertencia es que entiendan que no es prudente que lo hagan», afirmó Kerry. En este sentido, el secretario norteamericano de Estado dijo que su país trabajará con Rusia en la creación de un centro especial para distinguir entre los terroristas y la oposición y llevar a cabo de manera conjunta ataques contra objetivos yihadistas.

Una columna de humo se eleva en la ciudad de Dale, Siria, tras un ataque aéreo lanzado el 5 de septiembre de 2016.Alaa FaqirReuters

Además, Kerry anunció que «la oposición ha expresado su disposición a volver a la mesa de negociación», agregando que los grupos opositores «están dispuestos a proporcionar pruebas necesarias sobre la reducción de la violencia».

La reunión entre Lavrov y Kerry en Ginebra (Suiza) comenzó alrededor de las 7:30 (GMT). Sus negociaciones, que se han interrumpido en varias ocasiones, duraron más de 15 horas.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

¿Por qué EE.UU. no quiere combatir al Estado Islámico en Alepo?

Noticias de EE.UU.

 

«Kerry no puede decirle al presidente ruso Vladímir Putin que la Administración de Obama ya no quiere deshacerse de Assad», sostiene el analista Leonid Bershidsky.

 

EE.UU. parece haber decidido no intervenir y dejar que sean Rusia, Irán y las tropas del presidente sirio Bashar al Assad sean las que derroten a las fuerzas de la oposición en la ciudad siria de Alepo, opina el analista Leonid Bershidsky en Bloomberg.

El columnista apunta que Washington no participará en la guerra porque está involucrado en la batalla «el tipo erróneo de rebeldes». «EE.UU. no se cree el cambio de nombre del Frente al Nusra (actualmente Frente Fatah al Sham) y aún lo considera una organización terrorista. Esto significa que no puede defenderlo», explica Bershidsky- «Ante la falta de apoyo, la llamada oposición moderada está dependiendo cada vez más de los yihadistas», añade.

«La guerra terminaría más rápido si EE.UU. se uniera»

Experto militar: «El Ejército sirio puede reconquistar Alepo en seis semanas»

«La guerra terminaría más rápido si EE.UU. se uniera a esta coalición. Esto es políticamente imposible, salvo [con] una victoria de Trump en las elecciones presidenciales. La guerra seguirá y se llevará más vidas, aunque es difícil imaginar que el Estado Islámico pueda resistir el ataque ruso-iraní a largo plazo», destaca el analista.

Según Bershidsky, EE.UU. ya no puede dar marcha atrás: «Kerry no puede decirle al presidente ruso, Vladímir Putin, que la Administración de Obama ya no quiere deshacerse de Asad».

«A EE.UU. solo le queda esperar que las tropas de Assad sufran una derrota en Alepo. Lo cual, a juzgar por los acontecimientos en la zona de batalla, es un hilo muy fino al que agarrarse», concluye.

El enfoque de EE.UU., ¿un sinsentido?

El investigador del centro Brookings Michael O’Hanlon afirma que «EE.UU. no cuenta con ningún aliado importante con potencial militar real sobre el terreno, a excepción de los kurdos».

«Sin embargo, siguen esperando vencer al Estado Islámico, al Frente al Nusra y destituir a Assad al mismo tiempo. Sencillamente este enfoque no tiene sentido», sentencia el experto.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).

 

Experto orientalista revela quién se beneficia de la existencia del Estado islámico

Noticias de Europa y Asia: Rusia

La organización yihadista habría pasado a la historia ya si algunos actores internacionales no pensaran en su beneficio particular sino en la derrota de los terroristas.

 

Todo sobre este tema

Estado Islámico

«El Estado islámico podría ser destruido a corto plazo, pero no hay voluntad política de todos los jugadores internacionales porque lo utilizan como arma contra el Gobierno del presidente sirio Bashar al Assad«, afirma Boris Dolgov, alto miembro del Centro de Estudios Árabes e Islámicos del Instituto de Estudios orientales de la Academia rusa de las Ciencias, en declaraciones a RIA Novosti.

Ello explica, a su juicio, que EE.UU. sea incapaz de cumplir su promesa de hacer una división con claridad entre grupos ‘moderados’ y terroristas en Siria. No existe una clara distinción entre ellos, pero todos son necesarios para luchar contra las autoridades sirias, destaca un experto ruso.

Entre los años 2014 y 2015, recuerda Dolgov, «la coalición liderada por EE.UU. dirigió la lucha contra el Estado Islámico (EI), en su mayoría [con] bombardeos». «Sin embargo, como resultado de esta confrontación el Estado Islámico amplió la esfera de su influencia y el territorio bajo su control. Solo la intervención de las fuerzas aeroespaciales rusas llevó a la estabilización de la situación en Siria», continúa el experto.

Según Dolgov, ello ocurrió «debido a que el objetivo de EE.UU. en la región es la eliminación de Bashar al Assad, la desintegración y la retirada de Siria como jugador y centro de poder en Oriente Medio, ya que Siria se opone a Israel y es un aliado de Irán y Rusia«.

Por su parte, en un encuentro el pasado martes en Laos con el secretario de Estado estadounidense John Kerry, el canciller ruso Serguéi Lavrov instó a Washington a que delimite a los grupos terroristas y de la oposición. «Nuestros socios estadounidenses están asegurando desde que comenzara el año a la Federación de Rusia que lograrán separar la oposición con la que cooperan de las organizaciones terroristas, pero hasta ahora no han conseguido hacerlo», señaló entonces el ministro ruso de Exteriores.

«Si hubiera voluntad política en todos los jugadores internacionales que luchan contra el EI, la cuestión de su eliminación sería cuestión de dos semanas o un mes. La ciudad de Raqqa es muy pequeña, no es difícil recuperarla, pero [ello] requiere del esfuerzo de todos los jugadores; los hay que faltan y no se les espera pronto», recuerda el alto miembro del Centro de Estudios Árabes e Islámicos del Instituto de Estudios orientales de la Academia rusa de las Ciencias.

Sin embargo, la victoria militar sobre el EI por sí sola no conducirá a la desaparición de su ideología y sus partidarios, advierte el experto ruso. «La eliminación del EI implica no solo su eliminación militar, sino que cese el apoyo financiero a los grupos sunitas radicales, además del fin de la influencia ideológica y la propaganda extremista en la región», advierte Dolgov.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).