Barbijos artesanales: el gobierno les puso precios máximos que regirán por 90 días

Fue fijado en 40 pesos para los de una capa (no quirúrgicos). Los comercios deberán exhibir ese valor en forma inequívoca y destacada.

El gobierno nacional fijó precios máximos de referencia para los barbijos, a los que incluyó entre los productos sanitarios esenciales para combatir la emergencia sanitaria por el Coronavirus. Según determinó la secretaría de Comercio Interior, el precio de los barbijos o tapabocas no quirúrgicos (de una capa) tendrán desde mañana un valor tope de 40 pesos por unidad, valor que se deberá sostener por los próximos 90 días corridos.

   La resolución lleva el número 114/2020 y fue publicada hoy en el Boletín Oficial, donde consta que «el precio deberá ser exhibido de forma destacada en la comercialización a las y los consumidores».

En la misma norma se prohibió la venta al público de los barbijos N95 y los quirúrgicos tricapa, ya que deben ser utilizados exclusivamente por el personal de salud.

   La resolución también incluye precios máximos de referencia para los termómetros corporales y el alcohol en gel, cuyos valores de venta al público -se insistió- «deberán retrotraerse a los vigentes el 6 de marzo pasado».

   «El alcohol en gel deberá comercializarse con un precio máximo de $110 para la presentación de 60 mililitros, $115 para la de 65ml, $160 la de 100 ml, $250 la de 250ml, $315 la de 500 ml y $500 la de litro», se señaló en un comunicado oficial.

 «Los productos deberán ser exhibidos de forma destacada en la comercialización para garantizar los derechos esenciales a las y los consumidores, y asegurar el acceso sin restricciones a los bienes básicos, especialmente los relacionados a la protección de la salud individual y colectiva», se enfatizó.

Todo lo que hay que saber sobre el uso de barbijos o tapabocas explicado por una profesora de la UNMDP

Luciana Barbini, profesora de Microbiología Clínica y Virología Básica del Departamento de Química y Bioquímica Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, investigadora adjunta del CONICET y miembro de la Sociedad Argentina de Virología, brindó detalles sobre las diferencias entre barbijos y tapabocas, y cómo es su uso correcto.

El uso de barbijos o tapabocas es hoy uno de los temas centrales en el marco de la pandemia por el Covid-19, por lo que estar bien informados es imprescindible. Luciana Barbini, profesora de Microbiología Clínica y Virología Básica del Departamento de Química y Bioquímica Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, investigadora adjunta del CONICET y miembro de la Sociedad Argentina de Virología, brindó detalles sobre las diferencias entre barbijos y tapabocas, y cómo es su uso correcto.

Para las personas sanas Barbini recomienda el uso de “tapabocas” caseros que tapan la boca y la nariz. El tutorial del Ministerio de Salud de la Nación de cómo realizarlos se puede ver aquí. Los tapabocas caseros pueden ser elaborados con varias capas de telas de algodón (de un pañuelo o una remera), un papel tipo filtro y banditas elásticas. Deben ser personales y lavarse todos los días con agua y jabón.

La investigadora explicó que al usarlo en lugares públicos se protege a las otras personas porque previene la transmisión de las gotículas que se generan al hablar, toser o estornudar, las cuales pueden contener partículas virales infectivas. ”Es fundamental tener en cuenta este aspecto, dado que existe un número importante de personas infectadas con el SARS CoV-2 que son asintomáticas y que pueden igualmente trasmitir el virus. En este sentido se deber tener especial cuidado en evitar la transmisión en los grupos más vulnerables”, añadió.

Barbini no aconseja utilizar barbijos profesionales, como por ejemplo el N95, ya que “son un insumo médico y por lo tanto su uso debe estar reservado para los pacientes infectados o con sintomatología respiratoria y para el personal de salud que los asiste. Si todo el mundo sale a comprar este tipo de barbijos puede llevar a la disminución de este recurso, lo que genera la desprotección de los profesionales”, explicó.

Asimismo consideró que el mal uso del barbijo puede ser “contraproducente”. Esto porque “puede generar falta de disponibilidad para las personas que realmente lo necesiten y en las cuales está indicado su uso”. Además, “el barbijo debe colocarse, usarse, retirarse y descartarse de manera adecuada. No todas las personas conocen estos aspectos y corren el riesgo de no hacerlo correctamente”, añadió.

Por último la investigadora y docente de la UNMDP resaltó que el uso de tapabocas “no reemplaza las otras medidas de prevención, como el lavado de manos, estornudar en el codo, el distanciamiento de un metro y medio, entre otros”. Y que “es fundamental quedarse en casa y si, eventualmente no tienen más opción que salir, recomendaría que se armen un tapabocas casero y que lo utilicen cuando tengan que asistir a los lugares públicos permitidos (supermercados, bancos, farmacias, cajeros), donde podrían estar en contacto con otras personas. El objetivo principal de su uso es proteger a los demás de las gotículas respiratorias que generamos, y de esa manera minimizar la posibilidad de transmisión”, concluyó.

Desde el Conicet aseguran que los barbijos previenen contagios y explican cómo hacerlos

Investigadores analizaron la información existente sobre el uso de barbijos para acompañar y fortalecer las medidas de distanciamiento dispuestas como parte del aislamiento social por coronavirus.

Investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) analizaron la información existente sobre el uso de barbijos para acompañar y fortalecer las medidas de distanciamiento dispuestas como parte del aislamiento social por coronavirus y concluyeron que son un buen complemento para prevenir contagios y explicaron cómo hacerlos en forma casera.

   En el contexto de la pandemia, y ante la inquietud sobre las medidas de protección de la población en general, grupos de científicos del Conicet investigaron la bibliografía actual sobre el uso de barbijos caseros y lanzaron un documento con consideraciones técnicas para su fabricación y uso, en concordancia con las indicaciones dadas por el Ministerio de Salud.

 “Un barbijo casero tiene que cumplir ciertas condiciones: primero que quede cómodo y sea fácil de retirar por los elásticos, para evitar tocarlo o acercar las manos a la cara. Tiene que ajustarse bien y dar una buena respirabilidad y además debe ser reutilizable para asegurar la disponibilidad”, explicó Diego Libkind, investigador principal del organismo.

   “Lo importante es reducir las gotículas que podemos expeler, más teniendo en cuenta que la infección inevitablemente va a ocurrir, y muchos serán asintomáticos. Con un tapaboca higiénico serán ‘propagadores’ más reducidos”, agregó.

Libkind señaló que dos instituciones científicas estuvieron estudiando y presentando proyectos: por un lado, en el Instituto Andino Patagónico de Tecnología Biológicas y Geoambientales (IPATEC, CONICET-UNComa) y también en el Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente, de la Universidad Nacional del Comahue (INIBIOMA).

   «Así que trabajamos en conjunto para enviar a la provincia el resultado del trabajo que, además, se fue viralizando una vez que lo publicamos”, explicó el investigador.

   “En ningún lugar se tomó una medida única, pero lo que plantea el informe es que entre los países que dentro de sus medidas incluyen el uso de barbijos, en lo posible obligatorios, hay una clara disminución de la propagación del virus, o se hace más lenta”, precisó Libkind. (Télam)

Cómo hacer barbijos caseros y usarlos correctamente

El Ministerio de Salud de la Nación elaboró una guía para confeccionar y utilizar adecuadamente los barbijos caseros. Ante la gran demanda, los barbijos quirúrgicos deben estar reservados para los trabajadores de la salud y los que se encuentran en la primera línea de atención a la población.

El Ministerio de Salud de la Nación elaboró un guía para el uso y la confección de barbijos, en el marco de la prevención ante la pandemia.

¿Quiénes pueden usar barbijo casero?
Quienes concurran a lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener, como supermercados, farmacias, bancos, transporte público, etc.

¡Atención! Los cobertores de tela para la cara no se deben colocar en niños pequeños menores de 2 años, en cualquier persona que tenga problemas para respirar o que esté incapacitado para sacárselo sin ayuda.

¿Por qué barbijo casero y no quirúrgico o reglamentario?
Dado que la disponibilidad de barbijos quirúrgicos es limitada, existen alternativas para generar herramientas de uso comunitario como cobertores de tela. Si bien los barbijos caseros no son equivalentes a barbijos quirúrgicos, estos últimos son suministros críticos que deben continuar reservados para los trabajadores de la salud y todos los que se encuentran en la primera línea de atención a la población, que por el alto riesgo que enfrentan, son la prioridad.

Cada miembro del equipo de salud que contrae COVID-19 no sólo se expone a riesgo de complicaciones, sino también que debe abandonar el trabajo por varias semanas, lo que debilita la capacidad de respuesta del sistema sanitario frente al avance del virus.

¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de confeccionar el barbijo?
-Que se ajusten bien pero cómodamente contra el puente nasal y el costado de la cara

-Que estén asegurados con lazos o elásticos para las orejas

-Que incluyan múltiples capas de tela (al menos 2)

-Que permitan la respiración sin restricciones

-Que se puedan lavar y secar a máquina sin daños o sin modificar su forma

¿Qué materiales se necesitan?
– Dos rectángulos de tela de algodón de 26 x 16 cm

-Dos piezas elásticas de 15 cm (gomas, cuerdas, tiras de tela o cintas para el cabello)

-Aguja e hilo

-Tijeras

¿Cómo se confeccionan?
– Recortá dos rectángulos de tela de algodón de 26 x 16 cm. Usá tela de algodón con entramado compacto (ej. sabanas de algodón). La tela de una remera puede funcionar en caso de necesidad. Apilá los dos rectángulos; cosé la máscara como si fuera una sola pieza de tela.

-Doblá sobre los lados largos 1 cm y hacé el dobladillo. Luego doblá la doble capa de tela sobre 1,5 cm a lo largo de los lados cortos y cosé hacia abajo.

Pasá una longitud de 16 cm de elástico fino a través del dobladillo más ancho a cada lado de la máscara. Estos elásticos serán los porta orejas. Usá una aguja grande para pasarlo. Atá bien los extremos. Si no tenés elástico podés usar cintas para el pelo o cintas elásticas para la cabeza. Si solo tenés una soga, podés hacer los lazos más largos y atar la máscara detrás de la cabeza.

-Tirá suavemente el elástico para que los nudos estén metidos dentro del dobladillo. Juntá los lados de la máscara en el elástico y ajustalo a tu rostro. Luego, cosé con seguridad el elástico en su lugar para evitar que se deslice.

¿Cómo se usa el barbijo?
Antes de ponerse un barbijo, lavate las manos con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol.

-Cubrite la boca y la nariz con el barbijo y asegurate de que no haya espacios entre tu cara y la máscara.

Evitá tocar el barbijo mientras lo usás; si lo hacés, lavate las manos con un con agua y jabón o con desinfectante a base de alcohol.

-Cambiá de barbijo en cuanto esté húmedo o visiblemente sucio.

Para quitarse el barbijo: Hacerlo por detrás sin tocar la parte delantera del barbijo, colocarlo inmediatamente en un recipiente cerrado y lavarse las manos con agua y jabón o con desinfectante a base de alcohol.

Recomiendan en Mar del Plata el uso de barbijos caseros en la población

La comisión especial de acompañamiento y apoyo a las medidas por el coronavirus dio curso a la propuesta del uso de barbijos modificando el concepto de obligatoriedad por el de una recomendación oficial.

La comisión especial de acompañamiento y apoyo a las medidas por el coronavirus dio curso a la propuesta del uso de barbijos modificando el concepto de obligatoriedad por el de una recomendación oficial.

En esta ocasión, los concejales recibieron a la subsecretaria de Salud, Carina Conde; al director de Zona Sanitaria VIII, Gastón Vargas; y al médico infectólogo Alexis Manzo, ocasión en la que se trató un proyecto sobre la implementación del uso público de barbijos de fabricación casera para la población general, cuando la gente deba salir de sus hogares para cuestiones puntuales y esenciales.

En este proyecto se contempla, de esta manera, evitar desabastecer de barbijos quirúrgicos al personal de salud afectado a las tareas de contención y atención de las personas afectadas por el COVID-19.

En tal sentido, la Secretaría de Salud recomienda la utilización de barbijos para todos aquellos que concurran a lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener como por ejemplo, supermercados, farmacias, bancos, transporte público, entre otros.

Integrantes de esta área comunal se reunieron con autoridades del Concejo Deliberante  para establecer los detalles de esta medida preventiva. Al igual que lo establecido por el Ministerio de Salud de Nación, desde el cuerpo legislativo se decretó esta recomendación para toda la población del Partido de Gral. Pueyrredon.

Se aconseja la utilización de barbijo casero y no quirúrgico ya que la disponibilidad de estos últimos es limitada. Si bien los barbijos caseros no son equivalentes a barbijos quirúrgicos, estos últimos deben continuar reservados para el personal de salud y todos los que se encuentran en la primera línea de atención a la comunidad. Cada integrante del equipo de salud que contrae el virus no solo se expone a riesgo de complicaciones, sino también que debe abandonar su lugar de trabajo, lo que debilita la capacidad de respuesta del sistema sanitario.

Por otra parte, es importante que los cobertores de tela para la cara no se coloquen en niños menores de 2 años, en cualquier persona que tenga dificultad para respirar o que esté incapacitado para sacarse el tapaboca sin ayuda.

CONFECCIÓN CASERA DE BARBIJOS

A la hora de confeccionar un barbijo casero se debe tener en cuenta que sirven como una medida de salud pública voluntaria adicional a las medidas de distanciamiento social e higiene. En tanto, es importante que se ajusten bien pero cómodamente contra el puente nasal y el costado de la cara, estén asegurados con lazos o elásticos para las orejas, incluyan múltiples capas de tela (al menos 2), permitan la respiración sin restricciones y se puedan lavar y secar a máquina sin daños o sin modificar su forma.

Los materiales a utilizar son: dos rectángulos de tela de algodón de 26 x 16 cm, dos piezas elásticas de 15 cm (gomas, cuerdas, tiras de tela o cintas para el cabello), aguja e hilo y tijeras.

El lavado del barbijo casero es con jabón manual o en lavarropas es suficiente para limpiar adecuadamente el barbijo.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Recortá dos rectángulos de tela de algodón de 26 x 16 cm. Usá tela de algodón con entramado compacto (ej. sabanas de algodón). La tela de una remera puede funcionar en caso de necesidad. Apilá los dos rectángulos; cosé la máscara como si fuera una sola pieza de tela.
  2. Doblá sobre los lados largos 1 cm y hacé el dobladillo. Luego doblá la doble capa de tela sobre 1,5 cm a lo largo de los lados cortos y cosé hacia abajo.
  3. Pasá una longitud de 16 cm de elástico fino a través del dobladillo más ancho a cada lado de la máscara. Estos elásticos serán los porta orejas. Usá una aguja grande para pasarlo. Atá bien los extremos. Si no tenés elástico podés usar cintas para el pelo o cintas elásticas para la cabeza. Si solo tenés una soga, podés hacer los lazos más largos y atar la máscara detrás de la cabeza.
  4. Tirá suavemente el elástico para que los nudos estén metidos dentro del dobladillo. Juntá los lados de la máscara en el elástico y ajustalo a tu rostro. Luego, cosé con seguridad el elástico en su lugar para evitar que se deslice.

Ponerse, usar y quitarse un barbijo

  1. Antes de ponerse un barbijo, lavate las manos con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol.
  2. Cubrite la boca y la nariz con el barbijo y asegurate de que no haya espacios entre tu cara y la máscara.
  3. Evitá tocar el barbijo mientras lo usás; si lo hacés, lavate las manos con un con agua y jabón o con desinfectante a base de alcohol.
  4. Cambiá de barbijo en cuanto esté húmedo o visiblemente sucio.
  5. Para quitarse el barbijo: Hacerlo por detrás sin tocar la parte delantera del barbijo, colocarlo inmediatamente en un recipiente cerrado y lavarse las manos con agua y jabón o con desinfectante a base de alcohol.