Aterrizaje de emergencia en un campo de Otamendi

Se trata de una aeronave Cessna C560X matrícula LV-FQD con nueve personas entre pasajeros y tripulantes a bordo, que resultaron ilesos gracias a la pericia del piloto.

Un avión aterrizó este sábado por la mañana en emergencia sobre un campo en la zona rural de la localidad bonaerense de Otamendi, a pocos kilómetros de Mar del Plata, debido a la falla en uno de sus motores mientras volaba en condiciones meteorológicas adversas, según informaron a Télam fuentes aeronáuticas.

Se trata de una aeronave Cessna C560X matrícula LV-FQD con nueve personas entre pasajeros y tripulantes a bordo, que resultaron ilesos gracias a la pericia del piloto, que logró posar el avión sobre un campo sembrado con maíz, sin mayores daños para sus ocupantes.

El hecho, que está siendo investigado por la sede central de la Junta de Investigaciones de Accidentes Aéreos Civiles (JIAAC), ocurrió este sábado y de acuerdo a los primeros datos que se conocen, la aeronave tenía como destino la estancia «La Venancia», ubicada en las afueras de Otamendi, y había partido del aeropuerto de San Fernando.

Según los datos aportados por el piloto a quienes llegaron hasta el lugar para socorrer a los ocupantes de la aeronave, el vuelo se desarrollaba en condiciones meteorológicas adversas, pero sin riesgo para el avión y dentro de los parámetros normales de seguridad, pero la falla en uno de sus motores obligó al aterrizaje de emergencia.

El piloto, con suficiente campo visual, escogió un campo sembrado con maíz para intentar el aterrizaje, que consiguió sin mayores dificultades para los pasajeros, aunque con serios daños para la aeronave. (Télam)

Una pareja marplatense, entre las víctimas de la tragedia aérea en Cuba

Los 104 pasajeros que iban en el avión siniestrado eran de origen extranjero, y entre ellos hay un matrimonio marplatense, que se cuenta entre las víctimas. Se trata de Dora Beatriz Cifuentes y Oscar Hugo Almaras.

 El Gobierno argentino comunicó que hay dos compatriotas entre las 110 víctimas del accidente aéreo ocurrido en La Habana, cuando un avión se estrelló poco después de despegar.

El embajador argentino en Cuba, Ernest Pfirter, detalló en el canal TN que se trata de Dora Beatriz Cifuentes y Oscar Hugo Almaras, una pareja de turistas de 60 años, oriundos de Mar del Plata, según se pudo saber por sus documentos encontrados.

«Recibí el aviso de la Cancillería cubana y lo comuniqué al canciller argentino de lo ocurrido», añadió el diplomático.

Y, remarcó que se trataba de «turistas que viajaron, porque chequeamos con una agencia de turismo de acá»

El Ejecutivo argentino informó en un comunicado que la embajada en el país caribeño trabaja en forma permanente con las autoridades locales, y la Dirección General de Asuntos Consulares de la Cancillería se encuentra ya en contacto con los familiares de las víctimas.

En el texto también expresó sus «más sinceras condolencias» por los dos fallecidos.

La tragedia

Un avión comercial operado por la compañía Cubana de Aviación, con 104 pasajeros y nueve tripulantes a bordo, se estrelló poco después de despegar del aeropuerto internacional de La Habana. Las autoridades informaron que sólo tres mujeres sobrevivieron.

La aeronave, un Boeing 737 alquilado a la aerolínea mexicana Global Air, compañía registrada también como Damojh Aerolíneas, se estrelló a las 12:08 hora local (13.20 hora de Argentina) cerca de la capital cubana poco después de despegar del aeropuerto José Martí.

Tragedia aérea: se estrelló el avión con el plantel de Chapecoense

El plantel se trasladaba para disputar este miércoles la primera final de la Copa Sudamericana frente a Atlético Nacional.

El avión que transportaba al club Chapecoense de Brasil, que debía disputar este miércoles la final de la Copa Sudamericana frente a Atlético Nacional, se estrelló cerca de la ciudad de Medellín. Hay 75 muertos y seis supervivientes, según informaron las autoridades.

De acuerdo a la cuenta oficial de la red social Twitter de la Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil-Col), una aeronave procedente de Bolivia, más precisamente de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, se precipitó a tierra cerca de las 21.30 hora local (23.30 de la Argentina) “en el Cerro El Gordo, en cercanías del Municipio de La Unión, Antioquia”.

El avión pertenecía a la empresa boliviana Lamia, con matrícula LMI 2933 RJ80, y transportaba a los 22 jugadores del Chapecoense, 28 dirigentes, más miembros del cuerpo técnico e invitados especiales del club brasileño, así como 22 periodistas y nueve tripulantes.

El Aeropuerto Internacional José María Córdova de Rionegro, que sirve a Medellín confirmó que 76 personas murieron y cinco sobrevivieron: Alan Ruschel, Helio Neto, Jakson Follmann, Ximena Suárez (azafata) y Rafael Henzel (periodista).

«Gracias a Dios Alan está en el hospital, estado estable. Estamos rezando por todos los que todavía no fueron rescatados y fuerza para toda la familia», escribió Amdanda Ruschel, esposa del futbolista, en la red social Instagram.

Según expresó el comunicado de Aerocivil-Col “los organismos atienden en este momento la situación y proceden al traslado de los heridos a diferentes centros asistenciales de la región”.

Además, personal de la Aeronáutica Civil “ya instaló un puesto de mando en el centro de operaciones del Aeropuerto José María Córdova de Rionegro para atender la situación, liderado por Alfredo Bocanegra”, en referencia al director de la Aeronáutica Civil.

Según lo reportado por autoridades de la estación aérea, situación que reprodujo Radio Caracol, “el avión reportó fallas eléctricas y luego falta de combustible”.

La Confederación Sudamericana de fútbol (Conmebol), a través de su cuenta oficial, comunicó la suspensión oficial de la primera final de la Copa Sudamericana y mostró “su solidaridad” con el equipo de Chapecoense, conjunto brasileño que accedió a la final del certamen continental, tras haber eliminado a San Lorenzo (1-1 y 0-0) en los dos encuentros semifinales.

Digital Globe cedió satélites para que la gente busque un avión perdido

La compañía proveedora de imágenes espaciales publicó tomas de la zona de búsqueda en Tomnod para que los usuarios participen de la pesquisa.

El vuelo MH370 de Malaysia Airlines que partió el sábado de Kuala Lumpur y del que hasta el momento no se tienen noticias es un misterio que no encuentra respuestas. La búsqueda del avión, la tripulación y los pasajeros en su totalidad se ha convertido en una misión que cualquiera puede emprender. Al menos así lo permitió la empresa Digital Globe que puso capturas de imágenes en el sitio Tomnod para que los usuarios revisen cada toma exhaustivamente.

Que cualquiera pueda formar parte de un equipo de rastrillaje con tan sólo una computadora con conexión a Internet, no es un imposible en los tiempos que corren. Durante los últimos años muchas personas que protagonizaron un hecho trágico se han convertido en colaboradores espontáneos al utilizar la tecnología como forma de comunicación, así sea para contar lo que ven, para pedir ayuda o, como en este caso, para ayudar.

En esta ocasión, un sitio proveedor de imágenes satelitales que cuenta con cinco equipos espaciales, cedió dos de ellos para realizar capturas de la zona donde podría haberse perdido el vuelo 370. Estas tomas son publicadas por packs en el sitio Tomnod en donde los usuarios que lo deseen se encontrarán con un grupo de imágenes asignadas para comenzar el peritaje.

La campaña fue denominada por ellos mismos como crowdsourcing, una modalidad de trabajo en un equipo abultado de colaboradores. Para formar parte de la tropa bastará con registrarse en Tomnod y dedicarse a mirar imágenes con paciencia; en caso de notar algo raro el usuario deberá señalar el sitio donde crea ver un indicio.

Para que la propuesta se lleve a cabo de forma organizada, la comunidad misma actuará como moderador ya que los colaboradores podrán aprobar o desaprobar las marcaciones que otros hacen.

Más de 25 mil personas ya se registraron y están ayudando, mientras que el número crece conforme pasa el tiempo y aumenta el misterio en torno al vuelo que nunca llegó a destino. El director de Digital Globe, Shay Har-Noy, dijo que “Nuestros servidores casi no pueden hacer frente a la demanda”, y calificó la respuesta de la gente como “abrumadora”.

Por su parte, el portavoz de Digital Globle expresó que “es como una situación real de buscar una aguja en un pajar, excepto que el pajar se encuentra en medio del océano”. La colaboración de la gente puede ser muy útil, es más, el portavoz aseguró que la idea provino de los mismos usuarios que solicitaron por correo electrónico que se publiquen tomas de los satélites

 
Fuente: Donweb.com