Barcelona: los bloques opositores a Ada Colau ya operan abiertamente para desplazarla

Noticias de Barcelona

Sobre un plan que resulta difícil pero tentador, Convergencia busca un tripartito con ERC y PSC, porque sumados los concejales doblegarían a la alcaldesa (y algo más)

                            

Ya es vox populi que el gobierno municipal de Barcelona que conduce Ada Colau tendría las semanas contadas, a juzgar por los intensos conciliábulos que están llevando a cabo los concejales (regidors) de una oposición que parece empecinada en ponerle las cosas muy difíciles. La efervescencia se advierte con claridad entre los partidos que no integran la coalición que administra la ciudad capital de Cataluña ya que, más allá de la desaprobación de la gestión comunal votada el viernes pasado y el rechazo de las ordenanzas fiscales, sus miembros están operando abiertamente para sacarla de la jefatura del ayuntamiento.

Además de ponerle trabas a la gestión, se habrían sucedido reuniones tras el objetivo de explorar un acuerdo alternativo formado por CiU, ERC y PSC, aún cuando estos últimos son actualmente socios de Ada Colau. El apoyo de los socialistas es considerado clave –ya hilando fino en la trama política– porque de otra manera CiU debería conseguir el apoyo  en el PP y en Ciudadanos para sumarlos al grupo que procura el desplazamiento de Ada Colau. Y si bien estos acuerdos multipartidarios son muy comunes en los ayuntamientos catalanes, el hecho de sumarse independentistas acérrimos con españolistas juramentados nada menos que en Barcelona, no parece ser un camino fácil.

Joaquim Forn, concejal de CiU, tuvo que salir a aclarar que una alianza –cuanto menos extraña– “no es algo que ocurrirá de un día para otro, pero debemos buscar ya mismo puntos en común”. El balance de las bancas del Consistorio indica que CiU tiene 10 concejales; ERC, 5; y el PSC, 4, por lo que si lograran el mencionado acuerdo, estarían en condiciones de expulsar a la coalición Barcelona en Común, que lidera la alcaldesa, sin la participación del PP y de Ciudadanos. Todo esto, claro está, en el terreno de las conjeturas; pero cuando el río suena…

La otra intención más o menos encubierta que conlleva esta operación, es el golpe maestro que significaría para los independentistas catalanes alcanzar un acuerdo con los socialistas locales, aprovechando la pésima relación que el PSC mantiene con el PSOE, a raíz de la decisión adoptada por la otrora orgullosa izquierda española, al ordenar a sus diputados abstenerse para permitir la investidura de Mariano Rajoy. Y dentro de los legisladores del PSC que se negaron a obedecer y votaron negativamente, algunos de éstos se ven cada días más tentados de sumarse a la oleada soberanista.-

Barcelona (INCAT, por Carlos Rubén Capdevila).-

Finalmente el ayuntamiento de Barcelona, retira las estatuas franquistas del Born

Noticias de Barcelona

Gerardo Pisarello reconoce que el consistorio no fue capaz de explicar ‘suficientemente bien’ la exposición: ‘Franco, Victoria, República. Impunidad y espacio urbano ‘

En rueda de prensa esta mañana el vice-intendente, Gerardo Pisarello, informó que el ayuntamiento de Barcelona retirará también la estatua franquista de la Victoria del Born. La decisión llega después de que esta madrugada un grupo de jóvenes derribara la estatua ecuestre del dictador (sin cabeza), el último de los ataques ‘que recibió durante los cuatro días en los que estuvo expuesta.

Pisarello explicó en una entrevista en Rac1 que ‘la estatua ecuestre de Franco ha quedado muy deteriorada’ y se ha afianzado en la decisión del consistorio barcelonés de exponer símbolos franquistas. ‘Había que romper un silencio, por eso la exposición era necesaria’, dijo. La acción final -que se tirara la estatua en el suelo- no estaba prevista, reconoció Pisarello, pero aseguró que no se puede condenar la acción ‘en la medida en que entiende que hay una herida abierta con este tema’.

El gobierno municipal no se arrepiente de la instalación de las estatuas franquistas en la explanada del Born. ‘La exposición ha sido un acierto’ porque ‘se ha producido una reflexión pública en torno a la impunidad del franquismo’. Sin embargo, vice-intendente  hizo autocrítica y reconoció que desde el ayuntamiento no han logrado explicar suficientemente bien la exposición. ‘El objetivo era reflexionar sobre la impunidad de los símbolos franquistas también durante la democracia’, recordó Pisarello. En este sentido, cree que faltó diálogo.

El Ayuntamiento mantendrá la exposición ‘Franco, Victoria, República. Impunidad y espacio urbano’ hasta enero tal como estaba previsto, e incorporará una reflexión sobre las acciones de rechazo contra la figura ecuestre decapitada de Franco. En cuanto a la ubicación, que también generó mucha polémica, Pisarello afirmó que era ‘legítimo’ hacerlo en el Born. Un espacio, dijo, que es ‘el epicentro de la memoria de 1714 y lo seguirá siendo, pero también es adecuado para recordar otras memorias de la represión por causas políticas’.

La exposición fue el ojo del huracán desde que se supo que se haría en verano. Cuando se inauguró, el lunes, ya había recibido el impacto de huevos. El primero de los numerosos ataques que recibió la estatua franquista. Finalmente, después de pintura, huevos, grafittis, muñecas de plástico, banderas independentistas  y la bandera gay, ayer la estatua del ecuestre dictador fue tirada al suelo. Y hoy fueron retiradas del Born. Durando solo cuatro días

Opinión de Juan Pablo Catalano sobre la estatua ecuestre de Franco colocada esta semana por el ayuntamiento de Ada Colau y Gerardo Pisarello.

Pues una mala suerte para un símbolo que, no me malinterpretéis, pero es una desgracia para el mundo españolista! Después de verlo con la bandera gay, y todos los omelettes que se podría haber hecho el generalísimo Francisco Franco, con la bandera estelada catalana, todas estas cosas esperables… Una muy mala noticia para el ayuntamiento de Colau! Toda una derrota! Lo cual, creo que, ‘ojalá’! tomen mucha nota de estos sucesos de la caída de Franco, y si así ha sido el resultado, aunque se haya roto bastante un brazo, si lo analizamos en frío, y nos lo hayan hecho con alguna simbología del catalanismo o del independentismo, si nos ponemos en la piel de los demás, el cual es un ejercicio muy prudente y político, no nos hubiera gustado lo más mínimo y creo que nos deberíamos puesto a movilizarnos y seguro arrasaríamos con un movimiento popular espectacular contra este gesto. Pues hay bastantes ejemplos y probadas manifestaciones a lo largo de los últimos 5 años que lo podríamos volver a hacer si esto todavía fuera más allá …

Con esto quiero decir que no aplaudo la quebradiza ni mutilación de las esculturas (pienso que deberían estar en un museo). Soy un antifranquista y un anti-monarquías absolutistas acérrimo, pero esto ya va más lejos y no creo que se haya manejado bien el uso de un arte para llevarlo a una pelea camorrera de calle e incendiar una batalla de CiU y ERC (independentismo) contra la coalición de Barcelona en Común (COLAU y PICHARELLO). Soy de la idea de que estas cosas deben tener un consenso no por 2 o 3 gatos que quieren levantarse en rebeldía y además manchar de una intransigencia y arbitrariedad propias de una dictadura las políticas municipales de un ayuntamiento que nos han robado y la han convertido en una porquería … Sí, no más que eso, una porquería porque han llevado todo el partido de la Ada Colau que es toda una fauna y encima se querían pronunciar como antifranquistas y con esta polémica que ya estaba anunciada y servida desde hace 2 meses, ahora hoy no quieren reconocer su fracaso en esta batalla ideológica. Recordemos que en Gerardo Pisarello es un argentino, nacido en Tucumán, y que le mataron a su padre en la dictadura argentina, en la época de Videla. Y a sus 25 años, o sea hace unos 20 años más o menos descubrió la verdad de los hechos y la causa de la desaparición y asesinato de su padre. Una persona así quieren hacer actos como estos como colocar una estatua de un dictador en donde no toca ii joder polémica entre gente catalana cuando él ni siquiera la vivió aquí no puede decirse que hace justicia ni reparación de las víctimas de esta parte de la historia, en todo caso, ha sido un GRAN ERROR hacerlo y huele más a rencor y venganza. Todo lo contrario de lo que dice él mismo, pues que el chico este se desvía y desvaría…

En todo caso, y para ratificar lo que digo sobre el que pienso que deberían haber hecho yo visité países que fueron ocupados por la URSS después de la Segunda Guerra Mundial, y todos los monumentos soviéticos, y todos los elementos que estaban en la vía pública estaban felizmente colocados en un museo de temática soviética como es el caso de países de la Europa Central, Hungría, Polonia, República Checa … en todo caso, esto no es querer ni olvidar la historia ni borrarla como pretenden algunos …
Y para más inri, como dice un amigo mío, hago mis estas palabras las que suscribo todas: “El Born es un lugar que representa la Guerra de Sucesión ya que muchos hechos ocurrieron allí. Barcelona tiene muchos otros museos” cubiertos “donde se pueden hacer muchas exposiciones. el Born no creo que sea un emblema de la Guerra Civil. Es como si a las ruinas romanas de Empúries se hiciera una exposición sobre la Guerra del francés. ¿Verdad que no tendría mucho sentido? ¡Pues es lo mismo!  Es un tema de no mezclar guerras e ir confundiendo al personal. Parece como que se quiera dar más importancia a la Guerra Civil que en la de Sucesión, y las dos fueron igual de importantes.”

Y por otra parte, apoya y animo mucho este rechazo y mezcla de hechos históricos en la puerta del mausoleo del independentismo y animo mucho a la gente que se manifieste contra esta lucha ideológica que no debería salir tan caro a los barceloneses. ..

Lo que intento decir con lo que he dicho más arriba, es que el que ahora si los grupos independentistas en el ayuntamiento que somos muy contrarios a estas exposiciones de una dictadura española en la vía pública, es tener el coraje de decir que esto aunque que lo ha hecho caer algunos ciudadanos, esto nunca hubiera pasado si no lo hubieran sacado del almacén donde estaba muy bien tranquilo, quietecito y entero … Por lo tanto, lo que quiero decir, es que ahora no me parecería nada mal que alguien abriera la puerta crear una mal ambiente contra la Colau y el PICHARELLO para que sean multados de alguna manera y los adjudiquen CULPA.

—————————— & ——————- ——————
Como podréis comprobar, ya desde esta semana decidí decir las cosas por su nombre con el Ayuntamiento de Barcelona, y apartir de ahora, no decirlo nunca más hasta que se vaya esta alcaldesa infumable, y para mí a partir de ahora este ayuntamiento se llama Ayuntamiento de Ada Colau y Picharello, no el de Barcelona.

 
Opinión de Jordi Mas Font, ex regidor del ayuntamiento de Vallgorguina por Convergencia:

Ada Colau decidió poner una estatua de Franco delante del Born, para tener que desaparecer de la vida pública al ver el ridículo espantoso que ha provocado…

A quien se le ocurre? Y porqué?

Nadie se cree la salida de Pisarelo que era para comprobar la reacción de la gente… Más bien se trata de la enésima “pisarela” fora de test.

Hay muchas acciones que hacer antes que dedicarse a molestar al personal con una estatua que genera de todo menos tranquilidad, acciones como las que vendían en su campaña y que parecen haber olvidado… Accione sociales.

Me consta que una familia catalana está atrapada en Guinea Conakry, con dos hijas pequeñas, sin medios para subsistir y sin que nadie se encargue de su repatriación…

Pero no sólo me consta a mí, le consta al gobierno español, al Govern de la Generalitat, y a la señora Colau…. Y, por ahora, nadie ha movido un dedo.

Donde están aquellas ayudas sociales que prometía Colau? Desaparecidas en combate… Es más de lo mismo y peor…

Lo lamentable es que una familia catalana se encuentre sin poder comer en el extranjero y aquí nos preocupemos por conflictos en otro lado del globo … Quizás porque es sólo cara a la galería y la ayuda no existe realmente.

Pero lo más penoso y lo me da realmente repugnancia de la política, es que me he encargado de que todos los partidos supieran el caso de Felipe Martinez y su familia, con teléfono 00224 624 69 84 77….. Y todos han tirado balones fuera…

 

“El daño a la escultura es irreparable”

Los técnicos lamentan la nula protección de la obra de Viladomat en el Born

La estatua de Franco, cubierta de pintura y huevos. MASSIMILIANO MINOCRI

“La escultura de Franco estará protegida como cualquier otra obra de arte público; es un bien patrimonial de la ciudad”. Lo dijo el 27 de septiembre Ricard Vinyes, Comisionado de Memoria de Barcelona, que añadió: “Cuando acabe la exposición ingresará en los fondos del Museo de Historia, donde se le aplicarán todos los procesos de conservación de cualquier pieza”. Después de arrojarle todo tipo de objetos y pintadas, además de colocarle banderas y objetos inimaginables como una muñeca hinchable, a última hora del jueves la escultura fue tumbada y acabó partida en varios trozos, por lo que los objetivos, en el ámbito de conservación, manifestados por Vinyes estaban lejos de cumplirse. El destino ahora de la escultura, una obra realizada por el escultor Josep Viladomat en 1963, es incierto. Una brigada municipal la retiró a la una de la madrugada del viernes llevándola a un lugar lejos de la vista de todos.

ampliar fotoViladomat acabando la escultura ecuestre antes de llevarla a la fundición en una imagen que puede verse en la exposición del Born.

La escultura, como todas las que están en los espacios públicos de Barcelona, pertenece al Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad y todas, por el hecho de estar inventariadas, están protegidas por la Ley del Patrimonio Catalán de 1993. Pero en el caso de la escultura de Viladomat no se le ha reconocido ninguna categoría de protección. Por eso, a los que han atentado contra ella, solo se les puede acusar de daños a la propiedad pública, como si se hubiera quemado un contenedor de basura o roto un banco de la calle.

UN ENCARGO POR 450.000 PESETAS

  1. Á. M.
  2. El 3 de mayo se firma un contrato por 450.000 pesetas (95.000 euros actuales), para realizar una escultura ecuestre por iniciativa de José María Porcioles “recogiendo el sentir unánime de los barceloneses”. Se quería corresponder a Franco por ceder en 1960 el uso del castillo de Montjuïc, según un expediente del Archivo Municipal de Barcelona de 1961. El escultor sería Josep Viladomat tras desestimar otro que no agradó al capitán general Pablo Martín Alonso. El artista, exiliado en Andorra, tuvo que aceptar coaccionado por Porcioles, tras ser acusado de contrabando.
  3. En enero de ese año la obra se funde en los talleres Codina de Madrid, sin consultárselo a Viladomat. El escultor, alegando fallos, sobre todo la desproporción de las patas del caballo, no firma la obra. El 17 de junio, coincidiendo con la visita de Franco a Barcelona se inaugura el Museo Militar de Montjuïc y la estatua situada en el centro del patio porticado del castillo. Viladomat no acude al acto, alegando que no hablaba bien castellano (era de Manlleu) para no saludar al dictador.
  4. Le lanzan un bote de pintura rosa como protesta.
  5. La escultura es retirada de la plaza y se instala en el interior del Museo Militar.
  6. El 30 de abril el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero cede de forma definitiva el castillo a la ciudad.
  7. El 31 de marzo la escultura se traslada a un almacén municipal de Nou Barris en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.
  8. El 8 de agosto se comprueba que la escultura había sido decapitada tras acceder al almacén sin forzar la puerta y cortarle la cabeza a Franco con una radial.
  9. En agosto se sabe que volverá a la calle dentro de la exposición Franco, Victòria, República en el Born.

“Nos ha perdido que la escultura representa a Franco y no lo que es, un bien patrimonial, y nos guste o no, la función del ayuntamiento era conservarla y evitar las agresiones, como se tiene que hacer con cualquier otra obra que se muestre en una exposición. Se ha hecho muy mal o nada la conservación preventiva que se ha de cumplir en cualquier exposición. ¡Esto no era un happening!”, asegura Pere Rovira, conservador restaurador de bienes culturales del Centre de Restauración de Bienes Muebles de Cataluña, que no acaba de entender cómo la pieza se ha colocado de forma tan accesible a la gente. “Sabiendo la animadversión que iba a provocar, se colocó en una carretilla sobre unos raíles, facilitando lo que ha pasado”, prosigue Rovira, que se pregunta, además, por el daño que podría haber causado si alguien hubiera resultado herido durante el derribo. “Se ha hecho todo muy mal”, mantiene.

En cuanto a la escultura es tajante: “El daño que se le ha hecho es irreparable. El impacto del bronce ha sido tal que será imposible recuperar su forma y devolverle su aspecto al 100%, la agresión será visible para siempre, a no ser que se vuelva a fundir y eso solo es imposible si se conserva el molde, y ya estaríamos hablando de una copia no del original. La pieza se rompió en dos grandes trozos porque se fundiría así, en dos trozos que acabaron soldados”, prosigue el especialista, que considera que la opción de colocar la pieza fuera no ha sido la idónea. “No sé qué es lo que se pretendía. Tampoco pueden decir que no esperaban lo que ha pasado; alguien debería dar explicaciones de por qué no se han tomado las medidas de seguridad y conservación necesarias. Todos estamos en contra del franquismo, pero yo no puedo ir por el mundo cargándome todo lo que no me parece bien”, remacha.

Según Jesús de Andrés, que ha estudiado las estatuas erigidas en honor de Franco, la de Viladomat es una de las mejores ecuestres, por encima de las de Valencia y Santander y que se inauguraron en un segundo periodo de la dictadura, en el que se trataba de rendir homenaje al “salvador de la patria”. No hay que olvidar que Viladomat era un buen escultor que, entre otros méritos, se había impuesto a todos en el concurso para esculpir la escultura de La República.

JOSÉ ÁNGEL MONTAÑÉS


Barcelona (INCAT-Vilaweb-El País).

Martín Rodríguez Yebra, corresponsal de La Nación en Madrid, publicó este domingo el agudo análisis sobre la política española actual que reproducimos en su primera parte

Noticias de España

 

Denuncian que conservadores y socialistas se volvieron la misma cosa: instrumentos del poder financiero

 

Los socialistas europeos eran una gran familia feliz. Se veían seguido, compartían éxitos y posaban sonrientes para las fotos. Ahora se parecen a esos parientes que se reencuentran en los velatorios: hablan con nostalgia de los años dorados mientras se preguntan en secreto quién será el próximo en caer. El español Pedro Sánchez se sumó a la lista hace una semana. Defenestrado por sus compañeros, perdió el mando del PSOE y dejó un partido aterrorizado ante el dilema de apoyar un gobierno del conservador Mariano Rajoy o enfrentar en modo agonizante otras elecciones.

Pocos días antes los caciques del Partido Laborista británico complotaron para echar a su líder, Jeremy Corbyn. Denuncian que con su programa de izquierda dura los condena a una larga temporada en la oposición. Él los retó a duelo y logró que la militancia lo ratificara en el cargo. Las dos fueron guerras sin ganadores y que ilustran un fenómeno que recorre Europa: la caída de la socialdemocracia no encuentra fondo y coloca a sus líderes ante el desafío de reinventarse o morir.

¿Cómo reconquistar a las mayorías cuando se resquebraja el Estado benefactor y las políticas de ajuste se afianzan como un dogma? ¿Volviendo a la pureza ideológica que rescata Corbyn? ¿Se puede todavía vencer a liberales y conservadores con una versión atenuada de sus recetas? ¿O hay que buscar caminos inexplorados?

“Los partidos socialdemócratas no han sido capaces de formular una alternativa seria a la austeridad y lo están pagando”, indica el politólogo Ignacio Sánchez-Cuenca, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. El resultado es la desconexión creciente entre la dirigencia –que juega dentro las reglas del sistema europeo que ayudó a fundar– y sus votantes, decepcionados por la falta de respuesta a sus demandas. En esa deriva se diluyó hasta casi desaparecer el Pasok griego después de gestionar la debacle económica en alianza con los conservadores. En menos de 10 años pasó del 38% al 6% de los votos, al tiempo que emergía la izquierda radical de Syriza.

Es el espejo que asusta al PSOE. En 2008 tuvo el apoyo del 43% de los españoles; Sánchez se quedó en el 22% hace tres meses, con los indignados de Podemos pisándole los talones. El partido jamás se recuperó del ajuste dramático que impuso el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010. La opción muy probable de que el PSOE convalide ahora otro turno de Rajoy alimenta el discurso de quienes denuncian que conservadores y socialistas se volvieron la misma cosa: instrumentos del poder financiero.

En plena crisis partidaria, Podemos deja a su libre albedrío a sus socios territoriales

 

Como estrategia pre-electoral, Pablo Iglesias acertó al permitir armados regionales, pero esa estrategia se volvió en contra y ahora no le queda otro remedio que no intervenir

                           El líder de Podemos, Pablo Iglesias (imagen de archivo).

El equipo de marketing de la agrupación Podemos acertó de pleno al diseñar su programa a las elecciones generales a semejanza de un catálogo de la cadena Ikea. Fue una iniciativa original que, además, encierra una metáfora sobre la construcción territorial del partido. Porque así está concebida la expansión: cual estantería de la marca sueca. Pablo Iglesias envía “el mueble” pero el destinatario lo arma cómo más le convenga, quitando y poniendo los trozos o estantes que haga falta según el espacio disponible.

“Esto es un ármalo tú mismo”, reconocen desde las filas catalanas de Podemos. Con la dirección estatal inmersa en luchas internas y la pugna centrada en el control de la federación de Madrid, en Cataluña y Galicia consideran que no pueden esperar demasiada atención de los fundadores del partido, al menos de momento. De ahí que las bases y los cargos orgánicos se hayan puesto a trabajar por su cuenta para reforzar el partido en un entorno complejo.

En ambas comunidades Podemos no es sólo Podemos. El partido morado “subcontrata” el espacio político allí donde no puede caminar solo, como es el caso catalán y gallego. En el primero, Iglesias lo fía todo al éxito del nuevo partido de izquierdas que impulsa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y que debe aglutinar a toda la izquierda soberanista no independentista. En Podemos asumen que el liderazgo recaerá sobre la edil. De ahí que ni Pablo Iglesias ni Íñigo Errejón apadrinasen de forma oficial a ningún candidato en el proceso de primarias que vivió el partido morado el pasado julio para elegir secretario general en Catalunya. Mostrar preferencia por uno de los cinco aspirantes hubiera implicado enviar un mensaje a Colau sobre qué tipo de partido querían. Así que evitaron molestarla.

El entorno de la alcaldesa, en cambio, se mostró más cercano al candidato ganador, Albano Dante-Fachin, gran defensor de la confluencia. “Apañaos por vuestra cuenta”, vino a decir a los suyos durante aquellas elecciones internas. Esta filosofía Ikea también ha traslucido durante la crisis abierta por Fachin dentro de “Catalunya sí que es Pot”, grupo del que forma parte en el Parlamento. Iglesias ha intervenido poco –el secretario de organización, Pablo Echenique, sí realizó algunas gestiones–, y la coalición estuvo al borde de la ruptura hasta el lunes. La organización catalana de Podemos asumió por su cuenta todo este debate. La escasa implicación de Iglesias ha dejado mal sabor de boca entre los podemitas contrarios a los planes de Fachin. “Nos hemos sentido un poco abandonados”, admiten algunos de ellos.

Una postura que, junto a la cesión a En Marea para concurrir el 25-S, es vista como un precedente de lo que ocurrirá durante la construcción del partido de Ada Colau, circunstancia agravada por una gestión cada días más criticada al frente de la alcaldía de Barcelona.-

Valencia: fulminante expulsión de un militante de Ciudadanos por un tuit ligeramente crítico

Evidente baja intensidad democrática en un partido relativamente joven como Ciudadanos ya que cualquier tipo de disidencia es castigada severamente

                           Ramon Juan Grau Franquet se atrevió a disentir suavemente y fue expulsado del partido Ciudadanos.

Que desde algunos sectores del partido naranja (Ciudadanos) y en voz baja se critique a la dirección del partido ha pasado a ser un hecho reiterado e in crescendo. En muchas ocasiones se dice que el liderazgo de Albert Rivera es demasiado fuerte, que “no hay bases” y que los “colaboradores” actúan bajo un “contrato de arrendamiento de servicios” que se sospecha que no sería ajustado a la legalidad.

De modo que es evidente que está cuestionada la libertad de expresión interna partidaria y, en consecuencia, aumentan las voces críticas dentro de Ciudadanos y todo esto sucede en muchas provincias españolas, pero el caso del que nos hacemos eco es el de Ramon Juan Grau Franquet, de la provincia de Castellón, que habría colmado el vaso del autoritarismo de Rivera.

Grau fue subdelegado territorial de Ciudadanos en esta provincia valenciana y asesor del Grupo Ciudadanos en la Diputación Provincial de Castellón. Pues bien, ahora fue expulsado de Ciudadanos y uno de los motivos esgrimidos por la dirección de la agrupación naranja ha sido que cometió el pecado capital de escribir un tuit el pasado 6 de septiembre que decía textualmente: Excelente artículo de @jlgaliacho en @Extraconfidencial explicando Pactos y alcaldía de Oropesa @caposalva @pautrobadorets.-

 

Valencia (INCAT-Per Catalunya).-

Barcelona (INCAT-LV por Maite Gutiérrez).-

Madrid (INCAT-La Nación).-

Corresponsal de La Nación en España y ecuánime analista del proceso de recuperación de la independencia de Cataluña.

Noticias de Cataluña

 

Por Martín Rodríguez Yebra (*)

BARCELONA.- “¡A ver si esta vez es la última!” Agustí Bassol hablaba ayer en medio de una masa de gente frente al Arco del Triunfo barcelonés. Llevaba atada al cuello una bandera catalana descolorida, con aires de reliquia. Por quinto año consecutivo salía en la Diada Nacional a gritar por la independencia que no termina de llegar. Era un sentimiento extendido en la multitud que lo rodeaba: impaciencia, algo de frustración y la esperanza de que se cumpla la promesa de la nueva república. Ahí estaban de nuevo. Cientos de miles de personas desbordaron las calles de Barcelona y otras cuatro ciudades de Cataluña en apoyo del plan del gobierno regional de acelerar definitivamente hacia la separación de España.

A tono con esa urgencia, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunció que este mes hará una propuesta a las autoridades españolas de un referéndum pactado para resolver el conflicto. Y si el intento fracasa, como se descuenta, advirtió que en el primer semestre de 2017 convocará a unas “elecciones constituyentes” a partir de las cuales una eventual mayoría separatista declararía el nacimiento del nuevo Estado.

“Entramos en la etapa final. La actitud del gobierno español no va a frenar el compromiso que adquirimos ante los ciudadanos. En junio a más tardar nos situaremos en el momento crítico en el que los catalanes tendrán que validar el rumbo que tomamos”, dijo Puigdemont ante un grupo de periodistas. Negó que vaya a inhibirse ante las sentencias del Tribunal Constitucional que ordenan detener el proceso de ruptura. “Obedeceremos a las legítimas autoridades elegidas por el pueblo catalán”, respondió ayer a La Nación.

A diferencia de su antecesor, el también independentista Artur Mas, Puigdemont decidió participar de la manifestación del Día Nacional. Lo hizo en Salt, cerca de la frontera con Francia. Otra asistencia muy significativa fue la de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aliada de Podemos, que no integra el bloque separatista y hasta ahora siempre había jugado en la ambigüedad.

Para el independentismo, la protesta de ayer significaba un reto vital porque coincide con un período de tensión entre los partidos que sostienen la rebelión. Las diferencias entre la coalición gobernante Juntos por el Sí y los anarquistas de la Candidatura de Unidad Popular (CUP) forzaron a Puigdemont a someterse a una moción de confianza, que será el miércoles 28. Consiguió la promesa de que le permitirán seguir gobernando, pero a cambio de no demorar el desafío soberanista.

La CUP reclama un referéndum independentista unilateral. El gobierno catalán cree que primero debe intentarse un acuerdo con España, para no perder legitimidad internacional, y sólo después encontrar una “fórmula creativa” para registrar en las urnas la voluntad de los catalanes. Por eso hablan de elecciones constituyentes, que en realidad serían unos comicios legislativos anticipados y por ende España no podría invalidarlos.

Las elecciones regionales del año pasado mostraron la complicación de esas vías alternativas: los partidos secesionistas lograron una mayoría de diputados, pero se quedaron en el 48% de los votos. Desde entonces se discute quién ganó. Pero, lo que ayer quedó en evidencia es que el catalanismo mantiene el vigor cinco años después de la primera protesta masiva a favor de la autodeterminación.

Los organizadores de la “Diada” temían una caída en la convocatoria y por eso dividieron el acto en cinco sedes, lo que dificultaba la comparación con otros años en los que, según sus cálculos, se movilizaron hasta 1.800.000 personas. Las cifras que ayer difundió la policía local daban una suma cercana al millón de personas. Los partidos contrarios a la secesión la reducían a menos de la mitad.

En cualquier caso, en Barcelona la concentración desbordó los casi dos kilómetros de los paseos de Sant Joan y de Lluís Companys. Los asistentes siguieron con obediencia el montaje preparado por la ONG Asamblea Nacional Catalana (ANC) y levantaron a la hora señalada unos carteles circulares con el lema “A punto”, símbolo de ilusión y a la vez de ansiedad. El cierre le tocó al presidente de la ANC, Jordi Sànchez: “La república catalana se gana en las urnas y se construye en las calles. Hemos vuelto a hacer historia contra todos los pronósticos”.-

(*)Con algo más de impaciencia, los separatistas catalanes mantienen vivo su reclamo

 

 

Barcelona. (INCAT-Agencias).-

 

 

El presidente catalán formaliza una última oferta de referéndum al Estado español y éste le responde y cierra con un portazo

Noticias de Catalunya y España

El presidente de la Generalitat agregó que en caso de que esta posibilidad no sea viable, será necesario pensar en elecciones para después de la Diada del 2017

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, planteará de nuevo a España la celebración de un referéndum acordado, aprovechando su discurso con motivo de la cuestión de confianza que planteará el próximo 28 de septiembre. Lo explicó en rueda de prensa con los corresponsales extranjeros en el Palau de la Generalitat, donde también situó las próximas elecciones, que según la hoja de ruta serían constituyentes, después de la Fiesta del 2017.

De hecho, apuntó que espera que el próximo Once de Septiembre él ya esté en funciones y que los comicios ya estén convocados. También aprovechó para tachar de “desafortunadas” las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, sobre las que opinó que son “hirientes para las víctimas del terrorismo”.

Puigdemont avanzó que su discurso de la cuestión de confianza incluirá una nueva petición a España para que autorice un referéndum en Cataluña. El presidente realizará este planteamiento aunque la situación política en España continúa bloqueada. No obstante, prefirió no hablar de un referéndum unilateral, e insistió en que la hoja de ruta pactada por el momento sólo prevé elecciones constituyentes, una vez aprobadas las leyes de desconexión.

En este sentido, remarcó que el Parlamento deberá haber aprobado las leyes de desconexión a finales del próximo mes de julio. Será entonces cuando convoque a elecciones constituyentes, que ubicó después de la Diada del 2017. “Espero que seamos capaces de hacer las cosas de la mejor manera cuando yo ya no esté a cargo del gobierno”, dijo al preguntarle sobre el Once de Septiembre del próximo año.

Según cree, si los independentistas ganan por sobre los que quieren mantener a Cataluña como comunidad autónoma, entonces el resultado “estará claro” y el nuevo Parlamento trabajará para elaborar una Constitución, que deberá ser validada en referéndum. En cuanto a su asistencia a la manifestación desde Salt, Puigdemont explicó que sólo habría descartado su participación si no tuviera garantizado el apoyo de la CUP en la cuestión de confianza, para que su presencia no fuera interpretada como una “maniobra”.

Sobre las declaraciones del ministro García-Margallo, quien comparó un atentado terrorista con la independencia de Cataluña, Puigdemont consideró que “estas afirmaciones están fuera de lugar y son hirientes para las víctimas del terrorismo. Lo lamento, porque el terrorismo es una de los peores pesadillas”.-

El Gobierno español responde a Puigdemont y cierra la puerta al referéndum pactado

Rafael Catalá: ‘No es posible avanzar en esta dirección’

 

La propuesta de Carles Puigdemont de intentar pactar un referéndum con el Estado español ya tiene respuesta. El ministro de Justicia español, Rafael Catalá, cerró la puerta a este intento, diciendo: ‘Puigdemont no tiene capacidad para hacer lo que él crea oportuno. Todos estamos sometidos a las reglas de juego y muy especialmente los responsables políticos. No se puede decidir cambiarlas a placer. No es posible avanzar en esta dirección. ‘

Ha sido el primer miembro del Ejecutivo español a reaccionar a las manifestaciones del 11 de Septiembre. Ayer el equipo de Mariano Rajoy y de la presidencia del gobierno español no quisieron hacer ningún comentario.

Catalá añadió: ‘Es un ejercicio democrático y de confianza en los ciudadanos promover la aplicación de las leyes que tenemos, y si alguien las quiere cambiar que lo diga, pero mientras no las cambiamos por sistemas democráticos, el presidente Puigdemont no está por encima de la ley. ‘

Según él, los actos vuelven a demostrar que el movimiento independentista tiene una fuerza importante detrás. Ahora, dijo: ‘Cuantitativamente no hubo un incremento singular respecto de los años anteriores, sino más bien al contrario.’ El apoyo popular no parece que crezca, y nosotros continuamos trabajando para Cataluña y los catalanes e intentando resolver problemas reales, cotidianos y ayudando a la Generalitat a pagar las instituciones sanitarias, la educación y los servicios. ‘

También se refirió a la manifestación de la CUP (formación independentista y anticapitalista) de ayer, en la que se quemaron banderas españolas y fotografías del rey Felipe VI. Dijo que no le extrañaría que la fiscalía actuara. La fiscalía está permanentemente activa en la persecución de los actos ilícitos y no me consta que haya emprendido ninguna actuación, pero como hay testimonios gráficos supongo que no será difícil de investigarlo y de identificar a los autores. Son las reglas del juego y con el independentismo no debemos tener más tolerancia que con los delitos de tráfico.’

Asimismo, se refirió a una posible condena a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell: ‘Quien comete una irregularidad en cualquier institución tiene una responsabilidad y si ha cometido cualquier actividad ilícita deberá asumir esta responsabilidad.’

Los partidos catalanes repudiaron las declaraciones de Margallo, quien equiparó terrorismo y soberanismo

PSC, PDC, ERC y Ada Colau cargaron contra el ministro del Asuntos Exteriores español, que había dicho que “el ataque terrorista se supera, la disolución de España es irreversible”.

En vísperas de la Diada, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo dijo que el “desafío soberanista” de Cataluña es el “más importante” que enfrenta España, ya que “de una crisis se sale, un ataque terrorista se supera, pero la disolución de España es absolutamente irreversible”.

El eco entre los partidos catalanes no tardó en hacerse notar. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pidió la “dimisión inmediata” del funcionarios español. “Me temo que esto no sea ni inocente ni casual porque el Gobierno del PP lleva muchos años generando crispación”, dijo líder de Barcelona En Comú.

La coordinadora general del Partit Demòcrata Català (PDC), Marta Pascal, remarcó que”la frivolidad de Margallo llega a niveles insospechados” al hacer una “comparación absolutamente lamentable”, sobre todo porque el proceso transcurre por la “vía pacífica y democrática”.

Oriol Junqueras, desde Esquerra Republicana, dijo que las declaraciones de García-Margallo “se enmarcan en una actitud muy tradicional” y ponen en evidencia que “las estructuras de poder del Estado y los ministros han desconectado de las necesidades, los derechos y los intereses de la inmensa mayoría de Cataluña”.

El último en manifestarse fue Miquel Iceta, vocero del PSC, quien aseguró que “cuando se habla de Cataluña y España hay que evitar equiparar situaciones que no tienen nada que ver”.

Barcelona (INCAT-ACN).-

Madrid (INCAT-Vilaweb).