¿Cómo se inició realmente la celebración de Halloween?

Noticias del mundo

  1. Orígenes históricos de Halloween

«Conocerán la verdad y la verdad los hará libres» (Jn 8,32)

Pues bien, en mentiras y medias verdades se incurre frecuentemente al hablar de la fiesta de Halloween, atribuyéndole un origen celta o, incluso, satánico. Además, se dice que al participar en diversas formas de celebración de Halloween, especialmente disfrazándose para pedir dulces o dinero, ya se está participando en rituales satánicos, que llevarán a quien participe a iniciarse en el mundo del satanismo, abriendo espacios a Satanás y sus secuaces.

Por otra parte, cuando se habla de Halloween también aparecen prejuicios e, incluso, expresiones de xenofobia, particularmente contra la sociedad norteamericana, rechazando a priori su cultura.

 

Recorrido histórico

El rechazo a la celebración de Halloween ha pasado por diversas etapas. He aquí un breve recorrido histórico.

– Origen norteamericano

Hace algunas décadas, cuando se empezó a difundir con más fuerza la celebración de Halloween en los países de América Latina se señalaba que era una fiesta de origen anglosajón, una fiesta eminentemente norteamericana. Se le rechazaba siempre por motivos culturales.

En México se empezó a reinvindicar, en contraposición a Halloween, la celebración mexicana del Día de Muertos, por su origen prehispánico.

El dilema era “¿Halloween o Día de Muertos?”. Nunca se mencionaba un origen satánico de Halloween sino que se rechazaba Halloween por proceder de los Estados Unidos de América, teniendo como base el nacionalismo mexicano, que promueve la exaltación de lo prehispánico y el rechazo de lo extranjero, empezando por lo español y lo norteamericano.

Desde entonces se empezaron a multiplicar los altares de muertos en casas, escuelas, colegios y plazas adyacentes a los palacios de gobierno, y se empezó a darle mayor difusión a lugares como San Andrés Mixquic y Janitzio. Era, y sigue siendo, una forma de resistencia cultural frente al imperialismo norteamericano.

 

¿Cuáles son las principales costumbres de Halloween en el mundo?

El 31 de octubre se celebra la fiesta de Halloween. Se trata de una festividad típica de los países anglosajones pero que poco a poco se ha ido abriendo camino en el resto del mundo. Es un día en el que pequeños y mayores se visten con sus disfraces más terroríficos. También es el día en el que las casas de todo el mundo se engalanan con objetos de terror, aunque algunos son capaces de llevar la decoración de Halloween a otro nivel. Aunque podamos pensar que las costumbres de Halloween son similares, dependiendo del país en el que nos encontremos, nos podemos encontrar ciertas variaciones.
En nuestra entrada de hoy intentaremos mostraros las costumbres de Halloween en algunos países como son Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda y España. Sigue leyendo y descubre cómo se celebra en cada uno de estos territorios.
Costumbres de Halloween en Estados Unidos

Sin lugar a duda, es el lugar donde más se celebra esta fiesta en todo el mundo. Es un día donde los adultos salen de fiesta disfrazados de los monstruos más terroríficos, mientras que los pequeños recorren su vecindario en busca de dulces típicos de Halloween. Estamos hablando del famoso “trick or treat” o conocido aquí como “truco o trato”.
La decoración de Halloween es algo muy importante para los habitantes de este país. No suelen escatimar en gastos, pero siempre debe haber una cosa presente. Estamos hablando de la típica calabaza tallada y que es conocida con el nombre de Jack O’ Lantern. Otros objetos decorativos que no pueden faltar son las clásicas telarañas, elementos góticos, música terrorífica y una iluminación que sea capaz de meter el miedo a cualquier persona.
Personajes de terror como vampiros, Drácula o Freddy Krueger, no pueden faltar en cualquier fiesta del país.

 

 

Costumbres de Halloween en Inglaterra

La fiesta de Halloween inglesa tiene pocas diferencias con su homónima americana. Lo que sí podemos destacar, es que existe una gran competitividad a la hora de disfrazarse. A lo largo de todo su territorio, se celebran concursos que premian a los más originales disfraces.
Además de recorrer las calles en busca de caramelos, los más pequeños juegan al “Duck Apple”. Se trata de un divertido juego en el que los niños van con los ojos vendados y tienen que capturar con la boca manzanas bañadas en caramelo.
Dentro de las costumbres de Halloween en Inglaterra, también debemos centrarnos en la comida. Es un día en el que los restaurantes suelen ofrecer platos especiales donde el terror es la nota predominante. Dedos amputados, sangre o arañas forman parte de este menú gastronómico. Creo que no hace falta decir que todo ello de mentira, ¿o no?
Por último, hablar de “La noche de Guy Fawkes“. Este día también celebran el intento fallido para hacer estallar las Casas del Parlamento en el año 1605. Hoy en día, hay gente que lo celebra con procesiones, fogatas y con máscaras de Guy Fawkes.

Halloween en Irlanda

Podemos afirmar que Irlanda es la cuna de Halloween. En este país ya se celebraba esta festividad hace más de 2000 años. Al principio se trataba de una fiesta pagana que recibía el nombre de Samhain. El pueblo Celta que vivía en esas tierras, creían que el 31 de octubre era un día en el que se establecía un nexo entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos. Por medio de rituales, el pueblo Celta se protegía de los malos espíritus. Con el paso de los años, esta tradición ha ido pasando a un segundo plano, pero aún se siguen celebrando este tipo de rituales.
Lo que sí se sigue conservando del Samhain son las hogueras. Estas se hacen con la intención de ahuyentar a los espíritus. Se trata de una tradición que convive con las costumbres actuales como disfrazarse o decorar la casa para ese día.
Como curiosidad, la tradición de “truco o trato” que tanto éxito tiene en los Estados Unidos, procede de Irlanda. Este país lo exportó a tierras americanas cuando sus habitantes se iban a ese país en busca de una vida mejor.

La celebración de Halloween en España

Halloween es una fiesta que ha llegado a España recientemente. Hace 10 o 15 años, en ningún lugar del país se celebraba, aunque ciertos ejercicios de marketing, han hecho que poco a poco vaya ganando protagonismo, aunque aún queda mucho camino por recorrer hasta vivir la fiesta como lo hacen en otros países.
En España, la noche del 31 de octubre, siempre se ha celebrado la “Noche de todos los santos“. Se trata de una fiesta en la que se recuerdan a nuestros seres queridos. Es habitual acudir al cementerio y depositar flores en las tumbas de los familiares. Millones de personas se desplazan a sus ciudades de origen para mostrar respeto a sus familiares fallecidos.

Fuente: ellahoy, fuertehoteles, espresocountyclare

 

Halloween en el mundo: un viaje a las tradiciones a través de la comida

 

Pese al carácter supuestamente festivo de Halloween conviene recordar en este post que son unas fechas de claras connotaciones gastronómicas en las que se recuerda a los que ya no están. Pero no todas las culturas celebran  la ausencia de seres queridos de igual forma. Ni en la mesa ni fuera de ésta. Hoy daremos una rápida vuelta al mundo para descubrir algunas de estas tradiciones:

España

¡Será por diversidad! Llega Todo los Santos y cada rincón de España saca de la cocina un plato, generalmente dulce, distinto. Pese a la irrupción de la importada calabaza en los últimos años, la hortaliza aún tiene que encontrar su sitio frente al predominio y la popularidad del panellet, de la castaña, del pestiño o del buñuelo de viento, que se consumen en estas fechas.

En Cataluña, Valencia y Baleares, igual que las castañas y los boniatos asados se comen panellets, unos mazapanes a base de azúcar, almendra molida, huevo y patata o boniato, recubiertos con clara de huevo y piñones, aunque también los hay de coco, chocolate, café, membrillo… Dulces a base de frutos secos y azúcar para mitigar el recuerdo y la nostalgia. Bocaditos como los buñuelos de viento, cuya receta varía según la zona (la base es una masa frita rellena de nata o de crema pastelera), o como los huesos de santo de Castilla, cuya forma cilíndrica de color blanco —masa de mazapán- recuerda un hueso con su tuétano— van rellenos de yema de huevo, o de chocolate, o coco, o fresa, o turrón, o boniato, o castaña o frutas exóticas—. También en Castilla se toman puches castellanas (agua cocida con anises y azúcar), mientras en Andalucía degustan gachas de leche: harina, leche y miel o azúcar que se adereza con limón, canela y anís.

Pero aún hay más. Anota: el dulce de membrillo, que en Extremadura se come en el campo porque entra dentro de las costumbres de la gente; y los pestiños andaluces -harina, aceite de oliva y azúcar a los que se puede añadir limón, miel y vino de Jerez-. Su consumo se extiende incluso a Navidad. En Cádiz, por Tosantos, que así llaman allí a la víspera de Todos los Santos, disfrazan a los conejos, los cerdos, las gallinas de los mercados, y hacen muñecos con frutas, verduras y frutos secos con ganas de hacer broma. Spain is different!

EEUU

Para que podáis presumir de cultura general e incluso gastronómica, os diremos que Halloween no es una tradición originaria de Estados Unidos, por mucho que desde allí haya llegado al resto del planeta, sino de Irlanda. Así las cosas, la inmigración y el made in USA hicieron el resto.

No falta el pastel ni el bizcocho o el flan de calabaza, of course, y se juega mucho a imitar la iconografía macabra en la presentación de los platos. Por ejemplo: ponche negro de frutas (sin alcohol, ideal para los niños, protagonistas de la noche terrorífica), sándwiches funerarios (en los que no falta la inscripción RIP en el pan), fantasmas de merengue (sobran las explicaciones, ¿no?).

También la manzana tiene protagonismo, ya que es época de cosecha de esta fruta. Normalmente, se consume en su variedad más dulce o directamente caramelizada. Los dulces tampoco faltan, e incluso con nombres tétricos: Black and Orange Boo Cups (tazas de abucheo negro y de naranja), Creepy Crawlers(Aduladores espeluznates), Mini Pumpkin Patch Cakes (Mini tartas de trozos de calabaza), Nutty Ghosts(Fantasmas de nuez), Spider Critter Cakes (Tortas de bicho de araña), Spooky Snack Hands (Manos de bocado), Frightful Sweets (caramelos espantosos), Shortbread Fingers (Mantecado de dedos), Sugar Cookie Ghosts (fantasmas de galleta de azúcar), Gingerbread Jack O’ Lanterns (linternas de jack de hojaldre)…

Brasil

Allí la tradición de Halloween (el Día das Bruxas o Día de las Brujas) se celebra el 31 de octubre y está cobrando peso en el calendario festivo, también gracias a la aportación gastronómica que identifica la efeméride. La calabaza, en este sentido, se hace omnipresente.

Un ejemplo es el camarão na morronga (langostinos en calabaza), uno de los platos más emblemáticos y sabrosos del que siempre querrías repetir ración. Se vacía parte de la calabaza y se pone en el horno. Después se rellena con langostinos marinados con sal y zumo de lima y ligeramente salteado en aceite, un poco de queso y un sofrito de ajo, cebolla, perejil, cebollino, cilantro y tomate batido.

Polonia

Los cementerios del país se engalanan para la ocasión y de noche predominan la luz de las velas. Durante esta época comienza a apretar el frío —la verdad es que ya hace un frío que pela—, así que se toman platos que calientan el cuerpo y el alma. Es decir, platos que resucitan a un muerto, como el bigos, una receta muy popular a base de col agria fermentada con setas y carne de todo tipo. Todo ello, regado con un vino que se cuece durante días.

Al ser un día festivo, las familias se reúnen en casa para comer; dejando atrás los tiempos en que lo hacían en el mismo cementerio (una costumbre habitual entre los siglos XIV y XVIII) en los que se comían alimentos que allí se consideran del más allá: semillas de amapola, miel, nueces, productos del bosque, setas deshidratadas, trigo…

India

No hay fiesta que recuerde a difuntos, ni Halloween que valga, aunque allí, con el colorido y las ganas de fiesta, sería una interesante fusión propia de Bollywood. Por contra, son fechas en las que se celebra el Diwalli o la fiesta de la luz. No tiene fecha fija en el calendario, aunque suele caer siempre en octubre. ¿Y en cuanto a la gastronomía? Pues está presente en la misma decoración de las fachadas, que se iluminan haciendo quemar mantequilla y aceite vegetal. Se comen infinidad de dulces. De hecho, en la India se pirran por ellos y tienen un catálogo vastísimo que se regalan entre ellos familiares y amigos.

México

El Día de Todos los Santos se asemejaría aquí una fiesta nacional. De carácter inminentemente festivo y popular, la efeméride está enraizada en la cultura del país, que sabe hacer de sus tradiciones e incluso de sus orígenes un festón en la mesa. La veneración a los difuntos es enorme, así que Halloween no ha podido con la tradición de adornar tumbas, elevar altares caseros con fotos, alimentos y bebidas que gustaban al difunto honrado. Para pasar la pena de recordar a los que ya no están se come un pan dulce denominado Pan de Muerto, hecho con levadura, que se sirve en las cenas, durante las que se regalan entre amigos los cráneos hechos con azúcar y adornados con la correspondiente inscripción referida al obsequiado.

China

¿Halloween? Es probable que si preguntáis por esta celebración, muchísimos chinos (y eso son decenas y decenas de millones de chinos) pongan cara de no saber de qué estáis hablando. Sólo fruto de la globalización, algunos —los jóvenes, sobre todo en las grandes ciudades— se disfrazan con motivos alusivos a la festividad en recuerdo de los muertos, si bien no se come nada en especial. Tampoco se celebra el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos. Ya se sabe, allí sus biorritmos y costumbres son otras…

Para contrarrestar el protagonismo occidental en la festividad relativa a los difuntos, los chinos tienen el qing ming, es decir, el Día del Barrido de Tumbas, que se celebra en abril. La gente visita los cementerios, lleva ramitas de sauce y las coloca en las puertas para protegerse de los malos espíritus y no convertirse en perros amarillos en su próxima vida. Es el momento entonces de comer unas empanadillas verdes de arroz glutinoso de nombre qing tuan.

© Borges International Group 2016

 

– Origen celta

Sin embargo, desde hace algunos años se dice que el origen de Hallowen está en la cultura celta, lo que evidentemente es un anacronismo, pues el nombre mismo de Halloween es cristiano, católico, como se verá a continuación, pues significa Vísperas de Todos Santos.

Conviene decir que la religión de los antiguos celtas, particularmente la de los galos antes de la conquista romana, no es bien conocida, y los datos de que se disponen para reconstruirla son escasos y no muy precisos. Hoy en día, cierta retórica que apela a lo céltico se utiliza con fines políticos, para reforzar las identidades nacionales en algunas regiones de Europa.

Según algunos investigadores, lo celta es, en gran parte, lo que ha sido inventado a partir de la información arqueológica y los datos de fuentes clásicas y medievales, sumando representaciones imaginarias.

Entre las mentiras o medias verdades sobre Halloween podemos decir lo siguiente: se habla frecuentemente de la fiesta de Halloween como una fiesta en honor de una divinidad denominada Samhain, relacionada con la muerte. Pues bien, no existía en la mitología celta una divinidad con este nombre. La etimología de esta palabra es gaélica y significa “fin del verano”.

Samhain era una festividad que se celebraba buscando la luna llena que sigue al día que media entre el equinoccio de otoño (entre 22 y el 23 de septiembre de cada año) y el solsticio de invierno (entre el 21 y el 22 de diciembre de cada año), por lo que no se celebraba necesariamente en una fecha fija, el 31 de octubre, sino que la celebración podía realizarse en ese arco de tiempo descrito anteriormente. Como ejemplo podemos mencionar que en 2012 la fiesta de Samhain debió celebrarse el 28 de noviembre, en 2013 debe celebrarse el 17 de noviembre y en 2014 el 6 de noviembre.

Con relación a los druidas, de acuerdo con el historiador Ronald Hutton, “podemos saber virtualmente nada con certeza acerca de los antiguos druidas, así que —aunque sin duda existieron — fungen más o menos como figuras legendarias” (Ronald Hutton, The Druids: A History, Continuum International Publishing Group, Limited, 2007, p. xi). Así que es difícil describir a los druidas, con fundamento histórico, yendo por los pueblos y por el campo en la víspera del 31 de octubre recogiendo ofrendas para Satanás, llevando disfraces y máscaras puestas, además de faroles, bolsas para la ofrenda y bastones de punta afilada, como afirman algunos en su agresiva propaganda anti-Halloween.

 

 

 

– La conexión satánica

Más recientemente se alude a Halloween como una festividad satánica y llega a hablarse de numerosos sacrificios humanos, especialmente de bebés y niños, y se insiste en que se multiplica en esa fecha la celebración de misas negras.

La referencia a Halloween como una fiesta eminentemente satánica se encuentra en “La biblia satánica”, escrita por Anton LaVey, quien inició la Iglesia de Satanás el 30 de abril de 1966, ideando múltiples ritos oscuros y escogiendo la fecha de sus principales fiestas satánicas: la fecha del propio cumpleaños de cada satanista, la noche de los Walpurgis (entre el 30 de abril y el primero de mayo de cada año) y el Halloween (entre el 31 de octubre y el primero de noviembre de cada año) [cfr. Anton Szandor LaVey, La biblia satánica, Ediciones Roca, México, DF, 1975, 109-111].

Evidentemente, LaVey incurre en su libro en los mismos errores de los que atribuyen a Halloween un origen celta y druida, aunque llega a señalar los motivos por los cuales los satanistas celebran estas fiestas. En el caso de celebrar como principal fiesta satánica el propio cumpleaños el motivo es el siguiente: “Cada hombre es un dios si opta por reconocerse a sí mismo como un dios. Por lo tanto, el satanista celebra su propio cumpleaños como la fiesta más importante del año” (p. 109). Con relación a las dos otras fiestas, LaVey las seleccionó porque, según opinión corriente, son fechas de festivales paganos con motivos agrícolas, lo que no implica que sean de origen satánico. Las otras fiestas giran en torno a los solsticios y equinoccios, que marcan el primer día de las estaciones.

Según los datos recabados, considero que hay que distinguir entre la fiesta de Halloween, que tiene orígenes folcklóricos muy interesantes, como se verá a continuación, y los rituales satánicos que celebran las sectas satánicas en ésta y en otras fechas. No están necesariamente interrelacionados.

 

– La mercantilización y el influjo del cine de Hollywood

Sin duda, lo que más ha contribuido a la difusión de Halloween es el enfoque comercial que se le ha dado a esta celebración. En efecto, aunque inició con muchas de las características que conocemos, en la segunda mitad del siglo XIX, la fiesta de Halloween comenzó a celebrarse masivamente en los Estados Unidos hasta 1921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La fiesta adquirió una progresiva popularidad en las siguientes décadas.

La proyección internacional de Halloween se produjo a finales de los años 70 y principios de los 80 gracias al cine y a las series de televisión. En 1978 se estrenó en Estados Unidos y en el mundo entero la película «Halloween», dirigida por John Carpenter y protagonizada por Jamie Lee Curtis y Donald Pleasence. El guión del film fue escrito por John Carpenter y Debra Hill.

El film narra la historia de Michael Myers, un enfermo psiquiátrico —encerrado por haber asesinado a su hermana mayor— quien, tras 15 años internado en una clínica mental, se fuga y busca repetir su crimen con su hermana menor. Esta cinta dio inicio al subgénero de Cine de terror llamado “slasher”, en el que la trama gira alrededor de sanguinarios asesinatos cometidos por algún villano enmascarado, generalmente teniendo como víctimas a adolescentes. Aunque en realidad esta película es muy poco gráfica en la violencia que presenta, sobre todo comparada con los posteriores exponentes del género. La película ha tenido nueve secuelas y se estrenará una más en 2014 en 3D.

Hoy en día hay fiestas de Halloween en discotecas, bares, casas particulares, empresas y escuelas, promociones en centro comerciales, decoraciones en casas, locales comerciales, supermercados, aparadores y demás ramos de la actividad comercial. Hoy las tarjetas de crédito suman compras de disfraces terroríficos, calabazas para decoración, muñecos y demás productos Halloween. También numerosos niños se disfrazan para pedir dulces y dinero en las calles y de casa en casa.

El origen histórico de Halloween

Ha llegado el momento de explorar los orígenes históricos de Halloween. Nos basaremos en un artículo muy interesante, titulado “Truth about Halloween” y escrito por el padre Augustine Thompson, OP, en la revista Catholic Digest, publicada en octubre de 1996 y disponible en inglés en la siguiente dirección electrónica: http://www.crossroadsinitiative.com/library_article/784/Truth_about_Halloween.html).

Según el padre Thompson, los orígenes del Halloween son cristianos, con una visión muy norteamericana. Es cierto, señala, que los celtas de Irlanda y Bretaña celebraban un festival a finales de octubre y principios de noviembre, al igual que los hacían casi todos los últimos días de otros meses, teniendo presentes las fases de la luna, pero la celebración de Halloween que conocemos se fue modelando paulatinamente en Estados Unidos a partir de la inmigración irlandesa hacia Estados Unidos en el siglo XVIII y, particularmente, a partir de 1845, periodo que se conoce como la Gran hambruna irlandesa (1845-1849).

– Solemnidad de Todos los Santos

La fiesta de Halloween cae en el último día de octubre porque es la víspera de la festividad católica de Todos Santos. Esta fiesta en honor de todos los santos se solía celebrar el 13 de mayo ya desde el siglo IV, pero el papa Gregorio III en el año 741, la cambió al primero de noviembre, día en que se dedicó la Capilla de todos los santos en San Pedro en Roma. El siguiente siglo, el papa Gregorio IV mandó que la Fiesta de todos los santos se celebrara en todo el mundo cristiano, llegando así a Irlanda.

La noche anterior a la fiesta de todos los santos se celebraba una vigilia llamada en inglés All Hallow’s Eve o Halloween. En esos días, Halloween no tenía un significado especial ni para los cristianos ni mucho menos para los desaparecidos paganos celtas. Recordemos que algunas festividades litúrgicas son precedidas por vigilias, entre las que destacan la vigilia de Navidad (Nochebuena), la de Año Nuevo, la Vigilia Pascual y la Vigilia de Pentecostés.

 

– Día de los Fieles Difuntos

En el año 998, San Odilón, abad del poderoso monasterio de Cluny en el sur de Francia, agregó una celebración el día 2 de noviembre. Era un día de oración para las almas de los fieles difuntos. Esta festividad llamada día los fieles difuntos, se esparció de Francia al resto de Europa.

Así pues, la Iglesia tenía festividades para aquellos que están en el Cielo y aquellos que se purifican en el Purgatorio. ¿Qué hay de aquellos que se encuentran en otro lugar, es decir, en el Infierno? Al parecer los aldeanos católicos irlandeses se preocuparon por las desafortunadas almas en el infierno. Después de todo, si hacemos a un lado las almas del infierno cuando celebramos a aquellas del Cielo y del Purgatorio, tal vez aquellas sean tan infelices que nos puedan causar problemas. Así se volvió costumbre golpear cazos y sartenes la víspera de Todos los santos para que los condenados supieran que no habían sido olvidados. Así, por lo menos en Irlanda, todos los muertos fueron recordados aunque a los obispos y presbíteros no les simpatizaba mucho el Halloween y nunca instituyeron en el calendario eclesiástico un Día de todos los condenados.

– El inicio de la costumbre de disfrazarse

Pero esa no es aún la celebración de Halloween que conocemos. Las tradiciones para esta festividad se centran en vestirse con disfraces rebuscados, lo cual no es de origen irlandés. La costumbre de disfrazarse más bien nació en Francia durante los siglos XIV y XV. El medioevo tardío sufrió ataques repetidos de la peste bubónica o peste negra, llamada la muerte negra y con ella perdió la mitad de su población. No es de sorprender que los católicos de este periodo tuvieran más interés en la otra vida.

Se decían más misas en el Día de Todos Santos y de los Fieles Difuntos, y se diseñaron representaciones artísticas para recordar a todos de su mortalidad. A estas representaciones las conocemos como la Danza de la muerte o Danza macabra, la cual era comúnmente pintada en las paredes de los cementerios y mostraban a la muerte conduciendo una cadena de gentes: papas, reyes, damas caballeros, monjes, campesinos, leprosos, etc., a su tumba. A veces esta danza se presentaba el propio Día de los Fieles Difuntos, como un retablo viviente con personas vestidas con las ropas de los diferentes estados de la vida.

Pero los franceses se disfrazaban el Día de los Fieles Difuntos, no en Halloween; y los irlandeses que tenían Halloween, no se disfrazaban. El cómo es que ambas celebraciones se mezclaron, probablemente ocurrió en las colonias británicas de Norteamérica durante el siglo XVIII, cuando los irlandeses y los franceses se comenzaron a casar entre sí, y se popularizó más a partir de 1845, cuando inició la inmigración más amplia de irlandeses a los Estados Unidos. El enfoque irlandés en el infierno le dio a las mascaradas francesas un giro más macabro.

 

 

– Origen del “trick or treat”

Pero como todo niño y joven sabe, disfrazarse no es el punto, el punto es obtener el botín más grande posible. Entonces, ¿de dónde viene la frase trick or treat? (dulce o broma).

Trick or treat es tal vez, la adición más peculiar y americana al Halloween, y es una contribución inadvertida de los católicos ingleses y aun del protestantismo británico.

Durante el periodo penal de 1500 a 1700 en Inglaterra, los católicos no tenían derechos legales. No podían tener puestos públicos, y eran sujetos de multas, cárcel y pesados impuestos. Decir misa era una ofensa capital y cientos de sacerdotes fueron martirizados.

Ocasionalmente, los católicos ingleses resistieron, a veces de formas insensatas. Uno de los actos más insensatos de resistencia fue el complot para hacer volar, usando pólvora, al rey protestante James I y a su parlamento. Se suponía que esto dispararía una insurgencia católica en contra de los opresores. El mal concebido complot de la pólvora fue sofocado el 5 de noviembre de 1605, cuando el hombre que cuidaba el polvorín, un descuidado converso llamado Guy Fawkes, fue capturado y arrestado. Fue colgado, y el complot se disolvió.

El 5 de noviembre, Día de Guy Fawkes, se convirtió en una gran celebración en Inglaterra, y así lo sigue siendo. Durante los periodos penales, bandas de celebrantes se ponían máscaras y visitaban católicos locales a la mitad de la noche, demandando cerveza y pasteles para su celebración: ¡trick or treat!

El día de Guy Fawkes llegó a las colonias americanas con los primeros colonizadores ingleses. Pero para cuando llegó la Revolución norteamericana, el viejo rey James y Guy Fawkes habían sido olvidados. Sin embargo el trick or treat era demasiada diversión como para olvidarlo, así es que eventualmente se cambió al 31 de octubre, el día de la mascarada franco irlandesa. Y en América trick or treat no se limitaba a los católicos.

La mezcla de varias tradiciones inmigrantes que conocemos como Halloween se había convertido en una tradición en los Estados Unidos para principios del siglo XIX. Hasta los años 80’s del siglo XX permanecía desconocida en Europa, aún en los países en los que se originaron algunas de sus costumbres.

Por otra parte, hay otras fuentes de la práctica de pedir de casa en casa. En efecto, esta tradición se remonta al siglo IX, en el que los cristianos iban de pueblo en pueblo a mendigar “pasteles de difuntos” (soul cakes), que eran trozos de pan con pasas. Mientras más grande fuera la cantidad de pasteles recibidos, mayor era el número de oraciones que rezarían por los fieles difuntos del benefactor.

Esta costumbre estaba extendida en otros países con características propias. En la tradición portuguesa a partir del siglo XV ha existido la costumbre de pedir el “pão-por-Deus” (pan en nombre de Dios). La petición la hacen los niños el 1 de noviembre y el 2 de noviembre el pan recolectado se distribuía, al finalizar la misa para pedir por los fieles difuntos, entre los pobres de la comunidad. A veces se ponía el pan convenientemente cubierto frente a la puerta de la propia casa para que pudieran tomarlo las personas que lo necesitaran para sí o para entregarlo a algún necesitado.

En México está la costumbre de pedir de casa en casa y en las calles, utilizando esta frase: “¿Me da mi calaverita?”, “¿Me da para mi calaverita?” y “¿No me da pa’ mi calaverita?”.

 

– Y, ¿qué hay de las brujas?

Pues, son una de las últimas adiciones a la fiesta de Halloween. La industria de las tarjetas de felicitación las agregó a finales del siglo XIX. Halloween ya tenía ánimas, así que, ¿por qué no darle un lugar a las brujas en las tarjetas de felicitación? Las tarjetas de felicitación de Halloween no tuvieron éxito, (aunque ha habido un resurgimiento reciente de popularidad), pero las brujas se quedaron como parte de la decoración y los disfraces.

 

– Jack-o-lantern

Igualmente en el siglo XIX, folkloristas mal informados agregaron el Jack-o-lantern (la linterna hecha con una calabaza ahuecada y tallada). Pensaban que el Halloween era de origen pagano y druida. Las lámparas hechas con nabos (no calabazas) habían sido parte de los antiguos festivales celtas de las cosechas, así que fueron trasladados a la celebración americana del Halloween. Conviene recordar que el origen de la calabaza es América y fue introducida a Europa vía España hasta el siglo XVI, por lo que difícilmente pudieron utilizarla los celtas en la edad del hierro. Más tarde se sustituyeron los nabos por las calabazas por la practicidad de vaciarlas de su contenido y de hacerles los cortes necesarios para dejar la luz de las velas que se colocan en su interior. Como puede notarse, no hay ningún origen satánico en este adorno clásico de Halloween.

 

– Vampiros, hombres lobo y otros monstruos

Estos disfraces se han añadido en el siglo XX por obra y gracia del cine de Hollywood, que ha convertido la fiesta de Halloween en una noche de terror, aprovechando obras literarias como Drácula, de Abraham “Bram” Stoker (1847-1912), Frankenstein o el moderno Prometeo, de Mary Shelley (1797-1851), entre otros clásicos del género, y las leyendas de Europa central sobre vampiros y hombres lobos. También ha influido el énfasis en la mercantilización de la celebración de Halloween, que lleva a adornar los espacios con toda clase de motivos tenebrosos y a disfrazarse de manera tétrica.

 

Para purificar esta celebración es importante corregir numerosos mitos en torno a sus orígenes, que no corresponden a la verdad histórica. Sólo así podemos recuperar su sentido más auténtico y contribuyendo también a la purificación de la religiosidad popular.

Por el P. Jorge Luis Zarazúa Campa, fmap

La antorcha olímpica desembarca en Río de Janeiro

Noticias de Brasil, Río de Janeiro (Juegos Olímpicos)

 

Tras haber pasado por 324 ciudades brasileñas en los últimos tres meses, la antorcha olímpica desembarca en Río de Janeiro.

 

Este martes ha tenido lugar la llegada de la antorcha olímpica en un velero comandado por siete antiguos medallistas desde Niteroi hasta Río de Janeiro a dos días del inicio de los Juegos de 2016. La llama olímpica ha pasado por 324 ciudades brasileñas en los últimos tres meses.

El recorrido de la antorcha será el siguiente: primero será embarcada en el velero Aileen (con el que Brasil conquistó una plata en los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912), anclado en Niteroi para subir a bordo del velero Lady Lou y atravesar la bahía de Guanabara. Posteriomente, la llama olímpica será embarcada en un bote conducido por doce remeros de la Marina de guerra de Brasil antes de tocar tierras cariocas.

Se trata de un homenaje a la vela, el deporte que más medallas ha dado a Brasil en la historia olímpica. El evento multideportivo internacional se celebrará entre el 5 y el 21 de agosto.

Se han reportado enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes que trataron de bloquear el paso de la antorcha olímpica.

 

— RT en Español (@ActualidadRT).