Si se juega, la Superfinal será fuera de Argentina el 8 o 9 de diciembre

Lo confirmó el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez. Se deberá esperar la resolución de la Comisión Disciplinaria.

Si se juega, la Superfinal será fuera de Argentina el 8 o 9 de diciembre

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó que la revancha de la Superfinal de la Copa Libertadores entre River y Boca se jugará fuera de la Argentina el 8 o 9 de diciembre, aunque se deberá esperar la resolución de la Comisión Disciplinaria.

«No están dadas las condiciones para jugar en el territorio argentino», aseguró el dirigente.

A su vez, agregó que las fechas posibles son el sábado 8 o el domingo 9 de diciembre. Falta confirmar horario y lugar

La reunión se llevó a cabo en la sede de la Conmebol en Paraguay, donde estuvieron presentes Domínguez, el presidente de la AFA, Claudio Tapia, el de River, Rodolfo D’Onofrio, el de Boca, Daniel Angelici, y el de la Asociación Paraguaya de Fútbol, Robert Harrison.

«Fue una reunión amena en donde dejé en claro que quiero que se dé el mensaje correcto», declaró Domínguez en conferencia de prensa.

En ese sentido, resaltó que «el fútbol no es lo que se vivió este fin de semana», en referencia a los ataques que sufrió el colectivo de Boca cuando llegaba al Monumental para jugar ante River.

«La violencia no es parte del fútbol, no sé en qué momento la pasión se confunde con violencia», resaltó el dirigente.

A pesar de la decisión de reprogramar el partido, Domínguez aclaró que está sujeto a lo que resuelva la Comisión Disciplinaria, ya que Boca pidió la descalificación de River y la Conmebol también le abrió un proceso disciplinario al Millonario por los incidentes.

El partido de vuelta por la Copa estaba programado para el pasado sábado a las 17, pero cuando los jugadores de Boca llegaban al Monumental, un grupo de hinchas de River atacó el micro.

Algunos deportistas sufrieron cortes y afecciones por el gas lacrimógeno utilizado por la policía.

Debido a este hecho, la Conmebol decidió pasar el partido a las 18, luego a las 19:15, y terminó reprogramándolo para el domingo a las 17.

A pesar de la nueva fecha, el partido no se jugó ya que se pudo constatar que los jugadores de Boca no estaban en igualdad de condiciones con el equipo rival.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *