ANMAT autorizó el primer medicamento para tratar la obesidad en adolescentes

El sobrepeso, la obesidad y el COVID-19 son pandemias que afectan negativamente la salud integral de la población, especialmente de los niños y adolescentes. La obesidad infantil ha aumentado a niveles pandémicos en América Latina y otros continentes del mundo.

España es uno de los países europeos con mayor porcentaje de sobrepeso infantil, con un 40,6 %. La obesidad abdominal (OA), caracterizado por el exceso de grasa en el vientre, incluso en personas que no tienen sobrepeso, afecta ya al 20 % de la población entre 12 a 17 años. En Argentina, más del 41 % de niñas, niños y adolescentes padecen obesidad y sobrepeso.

Ante ello, recientemente, la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) aprobó el uso de liraglutida, un medicamento inyectable orientado para el descenso de peso en personas con obesidad. El fármaco ya estaba disponible desde 2018 en Argentina, exclusivamente para adultos, pero ahora recibió una nueva autorización para adolescentes a partir de los 12 años con problemas de sobrepeso y obesidad.

La liraglutida inyectable se usa con un programa integral y personalizado de dieta para perder peso y mayor actividad física. Las dietas para adelgazar buscan un balance energético negativo, lo que significa que las calorías ingeridas con los alimentos tienen que ser menores que las calorías gastadas para mantener las funciones vitales y realizar las actividades diarias.

Aplicación de la liraglutida

“En personas con sobrepeso y obesidad, la administración de este análogo del GLP-1 que se administra en forma inyectable mediante una lapicera prellenada mimetiza el mecanismo natural que se produce en el cuerpo humano, promoviendo más saciedad y control del apetito, lo que resulta en una menor ingesta de alimentos y la consecuente pérdida de peso”, detalló Miriam Tonietti, presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición.

La indicación de este medicamento está respaldada por el estudio de Fase III en The New England Journal of Medicine, y busca disminuir la prevalencia global de obesidad en niños y adolescentes.

Y es que, las investigaciones han demostrado que estas condiciones son perjudiciales para el organismo, ya que incrementan los riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, colesterol alto y presión arterial alta, dolor en las articulaciones, problemas respiratorios y otras 60 condiciones de salud potencialmente severas.

Además de los problemas de estilo de vida, como el sedentarismo y los malos hábitos alimenticios, como el consumo excesivo de calorías, otros factores relacionados con la genética influyen directamente sobre la obesidad infantil.

Hay evidencia de que cuando los padres presentan exceso de peso, alrededor del 80 % de los hijos desarrollan obesidad porque, generalmente, se encuentran en un entorno donde los alimentos y bebidas ricas en calorías están siempre disponibles.

Parámetros psicológicos, como el estrés personal y familiar, también incrementa el riesgo de obesidad. Algunos menores comen en exceso para lidiar con problemas o emociones, e incluso para combatir el aburrimiento, y sus padres pueden tener hábitos similares. 

Elke Van Hoof: el confinamiento es «el mayor experimento psicológico de la historia»

Coronavirus y cuarentena. Se estima que en marzo al menos 2.600 millones de personas fueron puestas bajo algún tipo de cuarentena. Esto representa un tercio de la población mundial.

Por Analía LlorenteBBC News Mundo.

Pasada la mitad de junio, la enfermedad covid-19 ya había registrado más 9 millones de casos confirmados y matado a al menos 470.000 personas.

Algunos países de Europa y Asia comenzaron a relajar sus medidas de confinamiento, pero en América Latina muchos continúan con restricciones severas.

Esos largos meses de encierro pueden llevar a consecuencias psicológicas en gran parte de la población.

Según Elke Van Hoof, profesora en Psicología de la Salud de la Universidad de Vrije en Bruselas y especialista en estrés y trauma, estamos ante el «mayor experimento psicológico de la historia».

La falta de atención de las autoridades a la asistencia psicológica durante la pandemia hará que el mundo pague el precio, afirma.

Lo que sigue es una síntesis de la conversación telefónica de BBC Mundo con la doctora Elke Van Hoof.

¿Qué puede enseñarnos la pandemia sobre cómo las personas responden a la adversidad?

Primero que tenemos resiliencia, es decir que la mayoría de nosotros podemos reinventarnos y recrear nuestra vida lo mejor posible durante la cuarentena.

Tenemos la fortaleza para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, sin importar en la difícil situación en la que nos encontremos. Así que espero que el mensaje de esperanza llegue.
Segundo, que contamos con habilidades y capacitación para hacerlo aún mejor, porque la resiliencia es algo en lo que podemos capacitar a las personas.
Podríamos haber estado mejor preparados si hubiéramos abordado la importancia de la recuperación de la salud mental antes del covid-19.

Elke Van Hoof es profesora en Psicología de la Salud de la Universidad de Vrije en Bruselas y especialista en estrés y trauma. IMG: INGE WACHTELAER

Desafortunadamente no veo que la salud mental se haya vuelto un tema más importante en los meses que hemos estado en la pandemia. Y creo que sin duda es algo que nos perdemos, porque existe la posibilidad de que esto vuelva a suceder.

Tercero, quiero enfatizar que esto no es aplicable a las personas que sufren la morbilidad (proporción de personas que enferman en un sitio y tiempo determinado).

Esto puede ser un obstáculo para la salud mental de quienes han enfrentado la enfermedad en las unidades de cuidados intensivos, ya sea quienes sufrieron de covid-19 o si tuvieron un familiar enfermo o las personas en la atención médica, en general.

Allí vemos que hay un gran nivel de estrés tóxico que debemos abordar y que necesitamos monitorear. También prevemos que haya en esa población una respuesta tardía de tres a seis meses después del final de la pandemia.

Por lo tanto, todavía no tenemos un buen panorama del alcance de lo que estamos enfrentando. Este período de pandemia y la longevidad de las posibles consecuencias es algo para lo que no estamos bien preparados. Es realmente un gran desafío.

¿Por qué afirma que la cuarentena es el mayor experimento psicológico de la historia?

Porque no sabemos cómo responderán las personas.

Previamente pusimos a personas encerradas con el brote del ébola, pero eso fue algo local, en una escala menor y solo en algunos países.

Ahora tenemos compañías que tuvieron que cerrar y un tercio del mundo confinado. Entonces no tenemos ningún modelo, no sabemos qué va a pasar. Y eso para mí eso es la definición de un experimento.

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas?

Poner a las personas en cuarentena tiene posibles consecuencias mentales.

Las primeras pueden ser la sensación de estar abrumado, no poder hacer frente (a las obligaciones), tener problemas para dormir, volverse más irritable…

Si tienes una estructura familiar, entonces no estás solo. Pero si no la tienes, todo se torna bastante solitario.

Muchas personas han estado o están en cuarentena más de dos meses, con solo el contacto social de ir al supermercado o conectarse en línea en una reunión o encuentro social. Así que los sentimientos de soledad han aumentado mucho.

Al mismo tiempo, cuando nos golpea una pandemia de tal magnitud, también tendemos a ser más solidarios y a tener un mayor sentimiento de cohesión social porque todos sentimos lo mismo.

Hay malas consecuencias, pero también hay algunas esperanzadoras.

Pero con las personas vulnerables es otra cosa. Hay un alto riesgo de que sus condiciones hayan progresado o que tengan que enfrentar desafíos adicionales. Me refiero al abuso de sustancias, al abuso físico o las que experimentan abuso de poder.

Para esas personas que ahora están encerradas, veremos cuáles son las consecuencias dentro de un par de meses.

Los números varían en todo el mundo pero hay riesgo de que la violencia haya aumentado en los hogares. Esa no es una muy buena señal porque indica que la cuarentena tiene un efecto severo en las personas.Cecilia Tombesi/GettyVemos que el estrés tóxico es abrumador, se eleva entre un 40% y un 50% de la población».Elke Van Hoof
Profesora en Psicología de la Salud de la Universidad de Vrije en Bruselas. Especialista en estrés y trauma.

Hay muchas incertidumbres y por eso creo que debería monitorearse de cerca lo que está sucediendo para poder adaptarnos lo más rápido posible.

Necesitamos asegurarnos de que haya un sistema de atención psicológica de coordinación muy controlado donde las personas puedan abordar sus problemas por sí mismas, pero también donde puedan buscar ayuda para personas o familiares que están en dificultades.

¿Puede que ciertas personas encerradas por la cuarentena desarrollen desórdenes postraumáticos como los que se pueden observar tras una guerra?

Sí. Si miramos las encuestas que existen ahora, vemos que el estrés tóxico es abrumador, se eleva entre un 40% y un 50% de la población, y eso es mucho.

Sin embargo, creemos que solo un pequeño porcentaje de ese nivel de aumento se convertirá en un trastorno de estrés postraumático, aproximadamente del 5 al 10%.

Y hay ciertos grupos de riesgo que podemos identificar. Los más obvios son las personas que trabajan en el cuidado de la salud porque están en la primera línea de las zonas de guerra.

También están los que tienen familiares que se vieron afectados o que murieron debido al covid-19.

Y luego las mujeres con niños pequeños, los jóvenes, y adultos jóvenes porque ya no pueden soportar el encierro debido a las severas restricciones.

Por lo tanto, hay una serie de grupos de alto riesgo que se pueden identificar. Pero los números aún no están claros y solo lo sabremos con certeza dentro de un año, creo.

Si alguien está leyendo este artículo y dice, mira, me pasa esto… ¿qué síntomas durante la cuarentena pueden causar alerta?

Primero, una persona puede desarrollar cualquier síntoma. Entre ellos: sentirse más ansioso, presión en el pecho, falta de aire, no dormir bien, estar más irritable, volverse demasiado emotivo….

Tenemos que enfatizar que estas son respuestas normales a una situación excepcional y en realidad es una señal de que el cuerpo y el cerebro están tratando de adaptarse a la nueva realidad.

Pero ¿cuándo se convierte en alerta? Cuando ya no se puede funcionar normalmente en las rutinas diarias. Ahí es donde es bueno salir y buscar asistencia, puede ser autoayuda o apoyo profesional.

Incluso en muchos países hay sitios web específicos en los que una persona que no se siente bien puede conseguir ayuda.Cecilia Tombesi/Getty

Cuando ya no puedes funcionar normalmente en las rutinas diarias es bueno salir y buscar ayuda».Elke Van Hoof
Profesora en Psicología de la Salud de la Universidad de Vrije en Bruselas. Especialista en estrés y trauma.

Una buena herramienta para saber cuándo uno se encuentra en una zona roja (de alerta) es lo que yo llamo el «puntaje de APGAR (siglas en inglés)», que normalmente se usa para el control de bebés pequeños y que ahora hemos adaptado como una herramienta para saber cuándo necesitas hacer algo por ti.

APGAR significa «apariencia, rendimiento, crecimiento, afectos y relaciones».

La apariencia es si ya no te ves tan bien porque no estás durmiendo o no te estás cuidando en este período, mientras que el rendimiento puede tratarse de un bajo o sobrerrendimiento, y que funciona tanto en el trabajo como en el hogar.

El crecimiento es la capacidad y voluntad de adquirir nueva información. Si eres razonablemente normal entendiendo las cosas y de repente dices: «No entiendo lo que están tratando de decir». Y pides que repitan las cosas como unas tres veces y aun así sigues sin entender tu cerebro no está teniendo la capacidad o la voluntad de asimilar nueva información.

Image caption»Si intentas métodos de autoayuda tres veces y no funcionan, entonces tienes que buscar ayuda profesional», aconseja Elke Van Hoof.

El afecto tiene que ver con que puedes volverte más emocional, pero también puedes mostrar una respuesta más agresiva.

Y las relaciones tienen que ver con un cambio dramático en la forma en que te relacionas con otras personas. También puede ser que te vuelves más solitario o busques a otras personas porque temes quedarte solo.

La regla es que si al menos dos de esos cinco denominadores dejan de funcionar bien y abruptamente en tu persona, tienes que buscar ayuda porque puede ser que sufras de estrés tóxico.

¿Por qué dice que es necesario prestar más atención a los tratamientos psicológicos o pagaremos las consecuencias?

Si no prestamos suficiente atención, debido a una respuesta tardía, al nivel de estrés tóxico, las personas no estarán aptas y no podremos volver a hacer funcionar la economía.

Las compañías se cerraron y para reencaminar la economía y prosperar nuevamente como sociedad, necesitamos que las personas se sientan bien, que no estén estresadas o que sufran de burnout (agotamiento), que no estén con ansiedad y con estrés postraumático.

Entonces, si no prestamos suficiente atención a la salud mental, no existe una resiliencia. Si no se responde rápidamente a posibles problemas que las personas puedan sufrir, entonces tendremos una bomba de tiempo.

Esas personas son las mismas que necesitamos para encaminar nuestra sociedad después del encierro.Cecilia Tombesi/GettySi no se responde rápidamente a los posibles problemas que las personas puedan sufrir, entonces tendremos una bomba de tiempo».Elke Van Hoof
Profesora en Psicología de la Salud de la Universidad de Vrije en Bruselas. Especialista en estrés y trauma.

Al principio de la pandemia, usted realizó una encuesta para saber los efectos de la salud mental de los participantes por el confinamiento. ¿Qué resultados obtuvo hasta ahora?

Unas 50.000 personas de todo el mundo hicieron la encuesta en everyoneok.be. Los resultados muestran que tenemos una caída general en la resiliencia de nuestra población de un 10%.

Y registramos un aumento de los niveles de estrés tóxico en la población general de más del 10%.

Aproximadamente el 30%, o sea 1 de cada 3 personas se siente muy estresada. Y eso es mucho.

Los resultados también muestran que ese cuestionario o intervención es una muy buena medida para tratar de llevar a esas personas a que vuelvan a su zona de bienestar. Entonces, esto significa que esos números no son tan dramáticos.

¿Es demasiado tarde para hacer algo?

Nunca es demasiado tarde. Incluso si un país no hiciera nada en este momento, nunca es demasiado tarde para actuar. Siempre se gana cuando se avanza hacia una mejor atención a la salud mental de nuestra población en general. Tenemos muchas herramientas como los trabajadores sociales, psicólogos, y la autoayuda.

Si intentas métodos de autoayuda tres veces y no funcionan, entonces tienes que buscar ayuda profesional. Pregúntale a tu médico general y él podrá derivarte a la mejor atención psicosocial posible. No lo dudes.

Argentina registra 125.000 nuevos casos de cáncer por año.

De acuerdo con la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), cada año se registran 125.000 nuevos casos de cáncer en Argentina. Sin embargo, precisó que los datos serían mayores, puesto que la información actual solo abarca lo que le sucede a entre 9 y 13 % de la población. Según los estándares internacionales, para que se trate de un registro representativo debe alcanzar al menos al 42 % de la gente.

Con el propósito de establecer los principales desafíos que atraviesan los sistemas de salud respecto a la atención del cáncer, profesionales de la salud, autoridades y representantes de obras sociales se reunieron en el evento convocado por Iniciativa Integrada para el Control del Cáncer en América Latina (ICCI-LA) de la Unión Internacional para el Control del Cáncer (UICC).

Este primer evento sirvió a manera de lanzamiento en toda la región, pero se replicará en Chile y Colombia, en donde se presentará toda la información y se propondrán nuevas formas de abordar la implementación de políticas que contribuyan a mejorar la situación del cáncer en Argentina y en Latinoamérica.

Los especialistas resaltaron la planificación, las acciones y cuidados que se aplica respecto al tratamiento del cáncer en Argentina. No obstante, refirieron que aún hay bastantes aspectos por mejorar como, por ejemplo, hacer que el sistema de salud sea más eficiente y que llegue a todas las personas en el territorio nacional.

Los expertos refirieron en la necesidad de tener un registro obligatorio del cáncer, con el objetivo de tener datos reales, actuales y a nivel nacional de la situación de los pacientes en todo el país. Solo de esta forma se podrán elaborar estrategias e implementar políticas públicas eficientes que respondan a los desafíos actuales y futuros del sistema de salud.

Por otra parte, algunos expositores resaltaron que la Argentina no es un país pobre, pero que las acciones emprendidas para combatir el cáncer son aún insuficientes, puesto que se trata del país con mayor tasa de cáncer en todo Latinoamérica. También se requiere un mayor presupuesto para tratar este problema en las diversas provincias, sobre todo en las más afectadas.

El cáncer es una de las enfermedades que más ha avanzado en los últimos años en todo el mundo. Solo en España se estima que los casos de cáncer en 2019 superaron los 277.000, un 15 % más que en 2015, cuando se reportaron 247.771. De acuerdo con la especialista de GUIADESUPLEMENTOS, Alejandra Flores, se atribuye el crecimiento a factores como el aumento poblacional y la exposición a situaciones de riesgo, como el consumo de tabaco, alcohol, sedentarismo, entre otros.

“La deficiente alimentación y la ausencia de hábitos saludables repercuten en la incidencia de cáncer. Por ejemplo, la ausencia de vitamina B3 nos vuelve más vulnerables a diversas enfermedades, entre ellas el cáncer. Por otro lado, la acumulación de estrés oxidativo por ausencia de los OPC u otros minerales también trae consigo efectos nocivos en la salud”, apunta.

En la Argentina se producen entre 40 y 50 mil infartos de miocardio al año.

Las enfermedades cardiovasculares, representan una de las primeras causas de muerte en el mundo, cada año fallecen 17,9 millones de personas por estas afecciones. Según Ricardo Iglesias, ex presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología, Latinoamérica presenta un panorama preocupante dado que, actualmente hay 21 millones de enfermos de enfermedad coronaria y 29 millones de pacientes con enfermedad arterial periférica.

 

Los resultados influyen en una mortalidad de aproximadamente 450 mil personas en el continente. Según datos recolectados, Brasil, Argentina y México, en ese orden, ocupan los primeros lugares por estas afecciones. En México, por ejemplo, mueren 200 personas diariamente por un infarto al miocardio. Mientras que en Argentina se producen entre 40 y 50 mil infartos de miocardio al año.

 

Según estimaciones del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, las enfermedades cardiovasculares vienen creciendo a un ritmo acelerado, y ya alcanza un 39,3%. “En diez años, las muertes por infarto de miocardio crecieron un 18% (de 14.502 a 17.130); esto representa un fallecimiento cada tres episodios de infarto”, menciona Oscar Mendiz, director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular (ICYCC) de la Fundación Favaloro.

 

Los principales factores de riesgo de las enfermedades al corazón se deben a un alto índice de masa corporal, presión arterial elevada, colesterol alto, consumo excesivo de alcohol y falta de ejercicio.

Pero la buena noticia es que los factores de riesgo cardiovascular son modificables, incorporando hábitos saludables como hacer ejercicio, llevar una dieta balanceada, consumir alcohol de manera responsable, evitar el estrés, descansar correctamente, vigilar la tensión arterial y realizarse un chequeo médico preventivo anual.

 

La recomendación de los especialistas es practicar ejercicios para fortalecer el corazón. Realizar actividad física por lo menos tres veces por semana durante 30 minutos, con una frecuencia cardíaca notablemente elevada. Hay máquinas como las bicicletas estáticas, elípticas o cintas de correr que son ideales para mantener un ejercicio cardiovascular responsable. Además, estos aparatos se pueden instalar en el hogar, lo cual es beneficioso ya que los gimnasios en casa proporcionan entrenamientos personalizados y se ajustan a la disponibilidad de la persona.

 

Sobre la alimentación, la gente puede evitar enfermedades del corazón mediante la reducción de sal, grasa, azúcar y calorías. Por el contrario, incorporar frutas, verduras, cereales, carnes magras y pescado. Evitar consumir alcohol o beber de forma moderada, ya que las calorías de esta bebida aumentan la grasa corporal, lo cual puede incrementar el riesgo cardiovascular.

 

Sobre vigilar la tensión arterial, es importante detectarla y tratarla porque se relaciona con enfermedades cardíacas potencialmente graves. Finalmente, a partir de los 40 años es recomendable realizar revisiones médicas de forma exhaustiva y periódica, especialmente en personas con antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, hipertensión, diabetes, colesterol, obesidad y tabaquismo.

La Secretaría de Salud aprobó un nuevo protocolo para la interrupción legal del embarazo

«La actualización del Protocolo responde también a la necesidad de renovar las recomendaciones internacionales acerca de los procedimientos para la ILE (dosis de medicamentos y AMEU-Aspiración Manual Endouterina) y reforzar la importancia del acceso rápido a la atención integral y a la práctica».

La secretaría de Salud de la Nación aprobó la actualización del «Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)», que regía desde el 2015, de acuerdo a «normativas internacionales» con el fin de establecer una «metodología de trabajo rigurosa y uniforme para el ámbito nacional», según una resolución publicada en Boletín Oficial.

   La normativa 3158/2019 se confeccionó «teniendo en cuenta las dos ediciones de la ‘Guía Técnica para la Atención Integral de Abortos No Punibles’ de 2007 y 2010».

   «La actualización del Protocolo responde también a la necesidad de renovar las recomendaciones internacionales acerca de los procedimientos para la ILE (dosis de medicamentos y AMEU-Aspiración Manual Endouterina) y reforzar la importancia del acceso rápido a la atención integral y a la práctica, haciendo hincapié en la atención en el primer nivel y los tratamientos con medicamentos», remarcó la resolución.

Asimismo, se recuerda que dicho trabajo fue elaborado con la colaboración de «destacados especialistas» en el tema, de acuerdo a criterios internacionales vigentes donde se establece «una metodología de trabajo rigurosa y uniforme en la materia para el ámbito nacional».

   La normativa remarca que estos procedimientos se llevan a cabo en los dos casos en que el aborto puede ser practicado de manera legal hasta el momento: cuando se solicite la práctica para evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer embarazada o cuando el embarazo sea producto de una violación, según lo establecido en el artículo 86 del Código Penal.

   De esta manera, se establece que esta actualización «es parte de la política pública llevada adelante por la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva» y que «responde a la necesidad de actualizar la normativa adaptándola al Código Civil y Comercial de 2015 y la Resolución 65/2015 del Ministerio de Salud de la Nación».

   Asimismo, la resolución oficial establece que el derecho de acceso a la salud es abordado por el Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la ILE «sin incurrir en discriminación alguna e incluye en su línea de atención a todas las personas con posibilidad de gestar un embarazo, sin ninguna distinción relativa a su identidad de género ni a las prácticas sexuales que pudiera llevar a cabo». (Télam)