Renunció Evo Morales por pedido de las Fuerzas Armadas

El mandatario se refugió en la localidad de Chimoré junto al vicepresidente Álvaro García Linera.

El presidente boliviano, Evo Morales, renunció a su cargo para «garantizar la paz social», en medio de una grave crisis política disparada por las acusaciones de fraude que sufrió tras ser reelecto en los comicios de octubre.

   El mandatario se refugió en la localidad de Chimoré junto al vicepresidente Álvaro García Linera, quien también anunció su renuncia.

 La renuncia, anunciada por televisión, se produjo horas después de que el líder indígena llamara a nuevas elecciones, presionado por un informe difundido en la madrugada del domingo por la Organización de los Estados Americanos (OEA) en el que señalaba que había encontrado «irregularidades» en los comicios de octubre.

   El llamado fue rechazado por la oposición, que pidió su renuncia al igual que las Fuerzas Armadas.

 «Estoy renunciando para que mis hermanas y hermanos no sigan [siendo] hostigados, perseguidos y amenazados. Lamento mucho este golpe cívico y de algún sector de la Policía, que puede plegarse para atentar contra la democracia y contra la paz social, con violencia y amedrentamiento intimidar al pueblo boliviano», declaró Morales.

En ese sentido, les habló a los principales líderes de la oposición: «Espero, [Carlos] Mesa y [Luis Fernando Camacho] Camacho, hayan entendido mi mensaje. No maltraten a hermanas y hermanos, no perdujiquen a gente pobre, no engañen con mentiras, no utilicen al pueblo con prevendas para hacerle daño al pueblo boliviano […]. Sepan cómo grupos oligárquicos conspiran contra la democracia».

El mandatario, que asumió el poder en 2006, había ganado las elecciones del 20 de octubre, pero el conteo de votos se detuvo inexplicablemente durante casi un día, lo que provocó acusaciones de fraude y disparó protestas de la oposición, huelgas y bloqueos de carreteras.

   Finalmente, el informe preliminar de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que realizó una auditoría de los comicios, mencionó las inconsistencias en el proceso de octubre.

Según el informe, resulta «estadísticamente improbable» que, pese a ganar los comicios, Morales haya obtenido los 10 puntos porcentuales necesarios para evitar un balotaje con el liberal Carlos Mesa, quien resultó segundo. Tras difundirse el informe, la fiscalía general de Bolivia ordenó investigar a los miembros del tribunal supremo electoral.

Pero el golpe más duro para Evo fueron las declaraciones de Williams Kaliman, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, quién había sugerido al presidente que renuncie a su cargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *