¿Qué cambió para que Albert Rivera pasara de la abstención al “sí, quiero”?

Albert Rivera abstención por Xavier Graset

Noticias de Cataluña y España

Por Xavier Graset

Parece una jugada ensayada. Una petición de aquellas que hacía un anuncio de la antigua Caja de Barcelona: pídeme lo que quieras. El día antes de que se reunieran Rivera y Rajoy, el líder de Ciudadanos salió a hacer su lista. Y vistas las peticiones costaba creer que lo preocupara demasiado al presidente en funciones. Se plantearon seis puntos, entre los que no figura por cierto que Rajoy dé un paso al costado, lo que desde Cataluña se habría entendido muy bien, pero que Rivera no quiso exportar hacia la política española.

La regeneración bajo la apariencia, cuatro grandes principios a los que cuesta decir que no. Grandes ideas, algunas de las cuales ya se aplican, y otros que por mucho que se asuman no se llevarán nunca a la práctica. Incluso la que podría parecer más incómoda para el PP: la comisión investigadora sobre el caso Bárcenas, que en caso de ser aceptada no se pondrá en marcha, por lo menos mientras se sustancie el juicio sobre este escándalo de la contabilidad en negro del partido gobernante, previsto para octubre.

¿Qué ha cambiado para que Rivera pase de la abstención al “sí, quiero”? Rivera dice que justamente cambian ellos porque no ha cambiado nada, porque Pedro Sánchez está de vacaciones hace semanas y desapareció de la circulación. Él y Pablo Iglesias, que parece que se lame las heridas por haber fracasado en el anunciado “sorpasso del siglo” ya que únicamente en Cataluña repitió escaños y votos.

La junta ejecutiva del PP responderá a los seis puntos el próximo miércoles. Un trámite. Pura comedia. Los teléfonos arden y se incendió el de Rivera con llamadas de los poderes más poderosos, desde Bruselas, Berlín….. ¿Quién desbordará responsabilidades? Dicen que Ciudadanos quiere asumir el papel de contribuyente a la gobernabilidad que había jugado tantos años CiU.

En todo caso, esta función, también llamada la de bisagra, es tan aceptada como el bipartidismo en su momento. Y en función de quien gane, debería gobernar el más votado o el que sume. Ciudadanos ya lo ha probado con unos, y ahora con los demás. Pero no les basta: 137 del PP más 32 de C’s suman 169, y con uno de los Canarios llegarían a 170. Necesitan otros seis. ¿De dónde saldrá esa media docena de votos tan valiosa ahora que se acercan elecciones en Euskadi y en Galicia? ¿Marcharán las bancas del PSOE en un ataque de responsabilidad felipegonzalista?

Tendríamos que seguir paso a paso los acontecimientos, sin desconectarnos ni aún en vacaciones. No sea que cosa que al volver ya estuviera todo cocinado.-

Barcelona (INCAT-Nació Digital).-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *