Prisión perpetua a tres represores en Olavarría

El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata condenó a Omar Ferreyra, Aníbal Ignacio Verdura y Walter Grosse, y a ocho años a Horacio Leites, en el juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la ciudad bonaerense.

Durante este juicio se investigaron los delitos de privación ilegítima de la libertad, tormentos y homicidio calificado, cometidos en el circuito represivo que comprendía los centros clandestinos de detención Comisaría de Olavarría, Regimiento de Caballería de Tanques 2 «Lanceros General Paz» de Olavarría, Brigada de Investigaciones de Las Flores, Monte Peloni (Sierras Bayas de Olavarría) y «La Huerta» de Tandil.

En función de los testimonios de las víctimas y las pruebas que se presentaron durante el debate, los jueces Roberto Atilio Falcone, Néstor Rubén Parra y Mario Alberto Portela, que integran el Tribunal, resolvieron ampliar la acusación sobre los imputados a pedido de la acusación.

Al iniciarse las deliberaciones, que se desarrollaron en la sede que la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires posee en Olavarría, sólo Verdura, general retirado del Ejército, estaba acusado por homicidio agravado sobre dos víctimas.

En tanto que el resto de los imputados se encontraban imputados de privación «ilegítima de la libertad y tormentos».

Pero el Tribunal resolvió a mediados de noviembre que Verdura, a cargo del regimiento de Tanques que funcionaba en Olavarría durante la última dictadura cívico militar, sea acusado por seis asesinatos.

Amelia Isabel Gutiérrez de Ledesma, Juan Carlos Ledesma, Jorge Oscar Fernández, Graciela Follini de Villeres, Rubén Argentino Villeres y Alfredo Serafín Maccarini son los nombres de las personas asesinadas que figuran en el expediente y que se le imputaron a este octogenario militar retirado.

Los magistrados decidieron también que Ferreyra y Grosse fueran acusados de los crímenes de Maccarini y Fernández, mientras que Laites mantuvo su imputación original.

Las víctimas eran personas que tenían militancia política y gremial en la denominada Tendencia Revolucionaria del peronismo que respondía a las directivas de la organización Montoneros.

Este proceso le dio a Olavarría la oportunidad de revisar su pasado en relación al terrorismo de Estado y a las complicidades civiles con la represión ilegal en la ciudad.

El debate comenzó un mes después de producirse la recuperación de la identidad por parte de Ignacio Guido Montoya Carlotto, nieto de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *