Partió el primer tren a Mar del Plata con fines turísticos desde el inicio de la pandemia

A partir del 10 de diciembre se habilitará una segunda frecuencia del servicio que une Buenos Aires con Mar del Plata y desde enero habrá cuatro frecuencias diarias.

Partió el primer tren a Mar del Plata con fines turísticos desde el inicio de la pandemia

El primer tren a Mar del Plata con fines turísticos desde el inicio de la pandemia de coronavirus partió esta tarde con 314 pasajeros, ocupando el 66% de la capacidad del convoy según lo establecido por las autoridades sanitarias, y en el andén 14 de la estación Constitución se vivía un panorama más cercano al último movimiento veraniego.

El incesante desfile de personas, acarreando valijas por el andén dirigiéndose hacia la formación marcaba esta tarde un panorama un poco más cercano a la época prepandemia, cuando cada uno de los servicios hacia «La Feliz» salían con su capacidad completa.

«Hoy es un día que nos produce mucha alegría ya que iniciamos la habilitación del transporte público con fines turísticos, porque si bien habíamos comenzado con los servicios de larga distancia la semana pasada, era sólo para aquellos que tenían el certificado de circulación habilitante, y ahora pueden viajar todos aquellos que quieran hacerlo», dijo a Télam el presidente de Trenes Argentinos, Martín Marinucci.

El funcionario anticipó, también, que a partir del 10 de diciembre se habilitará una segunda frecuencia del servicio que une Buenos Aires con Mar del Plata y desde enero habrá cuatro frecuencias diarias.

El tren partió con puntualidad a las 15,29 y el convoy tiene previsto arribar a Mar del Plata a las 21,20, para emprender el regreso a las 23,44 y llegar a Constitución a las 5,49 de mañana.

Recorriendo la formación, se puede apreciar el distanciamiento. En los vagones de Primera, que posee una capacidad de 72 asientos, dos de cada lado, solamente está ocupado uno de ellos, salvo que quienes viajan lo hagan juntos, en cuyo caso se vendieron ubicaciones contiguas.

En los coches Pullman, cuya capacidad es de 54 asientos, con una fila de un solo asiento y otra de dos, la situación es similar, pero la amplitud es mayor y los espacios parecen más vacíos.

Todos los pasajeros viajan con tapaboca, respetan las indicaciones en cuanto a no deambular por los pasillos, salvo que sea necesario para ir al baño, y evitan las aglomeraciones.

Además, personal especializado pasa frecuentemente desinfectando y el guarda se ocupa de reiterar las recomendaciones para mantener la higiene, tanto en los asientos como en los sectores comunes.

Julio Delgadín, el guarda del tren, está a cargo del control de los pasajes, la coordinación general del movimiento, y habilitar las partidas en cada estación.

«La gente se comporta bien, en líneas generales. No hemos tenido mayores problemas respecto a mantener las medidas de seguridad. A veces tenemos que insistir con el uso del barbijo, porque por la falta de costumbre algunos se lo quitan para comer y después se olvidan de volver a colocárselo», explicó a Télam.

En total, entre conductores, guardas, azafatas, camareros, personal de desinfección y electromecánicos, viajan 14 personas asistiendo en todo lo necesario para garantizar un recorrido seguro.

En todos los casos, el personal llega a Mar del Plata, pernocta y retoma el servicio en el tren del día siguiente que retorna a Buenos Aires.

Tal vez, una de las ausencias que más se sienten sea la del coche comedor, uno de los vagones más concurridos en temporadas normales. Un lugar para distenderse mientras se disfruta alguna bebida y se consume algo, viendo cómo el paisaje pasa por la ventanilla como una película de tonos diversos.

Hoy, el servicio no está disponible, ya que fue acondicionado como espacio para eventuales emergencias sanitarias o para aislamiento de personas que puedan presentar síntomas. Y es por eso que los pasajeros debieron acceder al tren con sus propios alimentos y bebidas para consumirlos en sus butacas asignadas.

Fuentes de Trenes Argentinos explicaron que en la temporada 2019/2020 el tren entre Buenos Aires y Mar del Plata, transportó más de 257.000 pasajeros, y durante todo el 2019 viajaron 425.000 personas.

El servicio se detiene en 12 estaciones, ya que desde hoy se sumó Chascomús, donde el distrito, hasta ayer, no había autorizado la detención de las formaciones ferroviarias.

Las escalas, además de Chascomús, son Brandsen, Lezama, Castelli, Sevigné, Dolores, General Guido, Maipú, Las Armas, Pirán, Vidal y Vivoratá.

El costo del pasaje sigue siendo de 660 para primera y 795 para categoría pullman. (Télam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *