El Parlament declara la República catalana como Estado independiente y soberano

El Parlament de Catalunya ha aprobado con votación secreta la resolución presentada por los grupos de JxSí y la CUP que declara en su preámbulo la constitución de la República catalana, como Estado independiente y soberano de derecho, democráticos y sociales» con 70 votos a favor, 10 en contra y 2 abstenciones.

El Parlament declara la República catalana como Estado independiente y soberano

El pleno ha hecho la aprobación con los votos de los diputados independentistas y en ausencia de los parlamentarios de Ciudadanos, PSC y PP. Previamente, la presidenta, Carme Forcadell, ha leído al resolución a petición de JxSí.

En el momento de hacer la votación de esta resolución, la última del pleno que se sometía a la consideración de los parlamentarios, el diputado Roger Torrent ha pedido el voto secreto con urna y llamamiento nominal. El PP ha advertido que no se podía cambiar el sistema una vez comenzada la votación, mientras que Joan Coscubiela CSQP, en un tenso tira y afloja con la presidenta de la Cámara, Carmen Forcadell, ha reclamado a los diputados independentistas que «tienen que dar la cara ante los ciudadanos, que deben saber lo que vota cada uno «. La presidenta de la Cámara replicó que el pleno es soberano, lo que ha provocado también un tenso intercambio con el portavoz del PP, Santi Rodríguez, al tiempo que los diputados populares ponían banderas españolas sobre sus escaños.

Finalmente, la cupaire Anna Gabriel ha apoyado la petición apelando a la dinámica de «represión» existente en el pulso con el Estado, con lo cual, el apoyo de dos grupos ha cumplido el requisito que reclama el reglamento para la votación secreta. La votación secreta se ha votado y aceptado.

El presidente, Carles Puigdemont, no ha intervenido ante el pleno, lo cual no ha abierto turno de intervención de los grupos y ha impedido que pudieran intervenir los presidentes de los diferentes grupos, lo cual ha provocado protestas de Ciutadans, PSC y PP.

Antes de empezar el pleno la Mesa y la Junta de Portavoces han tenido que rechazar las propuestas de reconsideración de la oposición, por lo cual el pleno ha empezado con retraso. Pero también con el tiempo suficiente como para que las resoluciones se votaran antes que la aplicación del 155 en el Senado.

La resolución ha sido defendida por la portavoz de JxSí, Marta Rovira, que ha advertido que a pesar de apostar por la negociación, el diálogo que ahora se propone del Estado es cada vez más «viciado» y, de hecho, inexistente, porque por encima del diálogo está la unidad de España, «que obliga a renuncia y sometimiento» y excusa para todo. «Nosotros la independencia no la queremos imponer a nadie, lo hemos sometido a las urnas y a las elecciones y hemos tenido un mandato», ha asegurado.

Rovira ha acusado al gobierno español de hacer un constante bloqueo político a todas las iniciativas del ejecutivo catatà y el Parlamento, como la ley de pobreza energética, y ahora directamente de ir 40 años atrás con la suspensión del autogobierno. Se ha referido a los heridos por la represión, a los cacheos, a las escuchas, a la clausura de sitios web y redes sociales, a las amenazas de prisión para cargos políticos y a los seguimientos de la policía para denunciar una situación de «persecución política». «Señora Arrimadas pida a la policía de paisano que no nos sigan más. No quiero que hemos hagan fotografías cuando salgo de casa para acompañar a mi hija a la escuela. No quiero que me sigan más», ha exclamado.

«Venden tiempos difíciles, momentos de tensión, pero no tenemos alternativa», ha asegurado para añadir que «el poder del Estado no puede estar nunca sobre el poder de la gente».

Sólo la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que ha protestado como también lo han hecho el socialista Miquel Iceta y el popular Xavier Garcia Albiol por la falta del debate con el presidente, ha conseguido tres minutos para replicar a la alusión directo de la portavoz de JxSí.

Arrimadas ha tildado la denuncia de JxSí contra la falta de dialeg y democracia en el Estado de insulto a la lucha para conseguir la democracia, en los represaliados del franquismo. «Lo que acaban de protagonizar es un ataque no sólo al Estado español, sino a las instituciones europeas», ha advertido, pero ha asegurado dirigiéndose a Forcadell: «saldremos de esta».

El portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, que ha empezado los turnos de intervenciones, ha acusado JxSí y el Gobierno de haberse «cargado» las instituciones. «Ustedes nos han llevado por este camino a la confrontación, a la confrontación social, han arruinado a la sociedad catalana», ha reprochado.

Carrizosa ha asegurado que la voluntad de su partido es aplicar la Constitución con unas elecciones que den la palabra a los ciudadanos para parar «este Brexit que hace Puigdemont». «El papel este que Ustedes han redactado rompe el más sagrado, rompe la convivencia. Con este papel han dejado a los catalanes que no les siguen huérfanos de gobierno, es ilícito, inmoral y antiético. No permitiremos que nos dividan y nos arruinen», ha clamado Carrizosa mientras rompía la propuesta de resolución de JxSí y los diputados naranjas aplaudían de pie.

Desde el PSC, la portavoz, Eva Granados, ha provocado las protestas después de asegurar que su grupo no había pensado mucho en el proceso hasta ver que «hablaban mal» de sus padres. «Ustedes son muy conscientes de lo que hacen hoy, porque hace años que lo preparan, pero son conscientes del miedo y la preocupación que se ha instalado en el corazón y en la cabeza de los catalanes», ha pedido antes de acusar el Gobierno y JxSí de inconscientes.

«Dan lecciones de catalanidad y patriotismo cuando el auténtico patriotismo se demuestra uniendo y no separando. Ustedes hoy poniendo en marcha este monstruo legal llamado ley de transitoriedad lo destrozan todo», ha reprochado. Granados ha asegurado que «el socialismo está y estará siempre con la defensa del Estado de derecho, las instituciones democráticas» y que seguirán trabajando para que «el más bien posible devuelva la legalidad y se dé la voz a los ciudadanos con unas elecciones autonómicas, La aplicación del 155 es inevitable. Los errores que están a punto de cometer los pagaremos todos los catalanes», ha concluido antes de anunciar que se les sienta grupo no participará en las votaciones.

En nombre de CSQP Marta Ribas ha intervenido para asegurar a los diputados de la mayoría que no tienen legitimidad democrática para proclamar la declaración unilateral de independencia. «La DUI no nos protegerá del 155, todo al contrario, lo que hace falta es un frente político y social y lo que hacen Ustedes es empequeñecer esta mayoría», ha advertido.

«Nosotros respetamos la democracia siempre, y lo que hace falta es que la ciudadanía pueda decidir qué queremos que sea Catalunya, y eso todavía es una asignatura pendiente. Vuelven a abandonar la reivindicación del referéndum que todavía no se ha hecho», ha lamentado además de describirse como una «persona indignada» ante la respuesta del PP y el «desconcierto, incertidumbre y surrealismo con que se ha convertido el ambiente político a nuestro país».

El popular Alejandro Fernández ha acusado a JxSí de haber sacado a pasear la «peor cara del nacionalismo identitario» y convertir su proyecto político en fanatismo. Fernández ha equiparado Puidemont a los «chapuceros de la historia que acostumbran a presentarse ante la sociedad como sentimentales y cursis, con una perversidad de terciopelo difícil de combatir». «Pero si hay una auténtico maestro de la perversidad de terciopelo es el señor Junqueras» ha añadido para describir al vicepresidente como responsable del destrozo económico: «No nos tragamos sus lágrimas de cocodrilo, sabemos que sólo quieren manipular a la sociedad catalana. Por el amor de Dios, no nos llore más, a la vida adulta y política se llega llorado de casa».

«España no es caspa, es meravellos. Es también reconciliación, primero entre todos los catalanes y después con el resto de los español. No será fácil, pero lo» conseguiremos, ha asegurado.

En nombre de la CUP ha intervenido a Carles Riera, que ha querido dedicar la intervención a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart en representación de los que «han sufrido y sufrirán la represión». «Ha llegado la hora del pueblo, sin todavía estructuras de estado, construyendo república desde d’abaix, desde la autoorganización, desde los ayuntamientos… Por eso pedimos hoy al Parlamento que en cumplimiento de la Ley del Referéndum declare que Catalunya se convierte en un estado independiente en forma de República», ha explicado.

«Desde la CUP-CC creemos que la independencia y esta verdadera revolución democrática son el mejor camino para avanzar en los objetivos de transformación social, de construcción de una sociedad libre», ha proclamado después de asegurar que este paso lo dan «de pie, con la cabeza alta, no de rodillas ni como súbditos sino como personas libres, sin miedo, o con miedo compartida».

El diputado no adscrito Germà Gordó ha asegurado que votaba teniendo el ataque que representa el artículo 155, la represión del 1-O y la detención de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart y que el voto no es un punto y aparte sino un punto y seguido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *