Nuevo Código Civil: el impacto en la vida cotidiana de los argentinos

Nuevo Código Civil: el impacto en la vida cotidiana de los argentinos

Desde el 1 de agosto comenzó a regir en nuestro país, el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.
Este documento es a la vida privada lo que la Constitución Nacional es a la pública, y por esto mismo es tan importante saber cuáles son las modificaciones que serán más importantes y visibles para el día a día de los argentinos.

El Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires decidió informarle a la comunidad este documento que ha estudiado durante el último año para poder capacitarse y atender todas las necesidades de la sociedad bonaerense.

Estas son 10 de las más importantes modificaciones.

Menores de edad
Si bien, al igual que en la normativa vigente se considera menor de edad a toda persona que no ha cumplido 18 años, dentro de esa categoría e introduciendo una innovación en el lenguaje y categoría jurídica se distingue entre niño, de cero a 12 años, y un adolescente, de 13 a 18 años. Pero lo más importante es que en el nuevo Código, hay una presencia más fuerte de los menores en las decisiones. Se recepta el derecho del niño, niña o adolescente a ser oído (…”en todo proceso judicial que le concierne así como a participar en las decisiones sobre su persona”). Se consagra el principio de “siempre debe tenerse en cuenta la capacidad progresiva del menor”. También, en cuanto a los tratamientos médicos invasivos vinculados con su estado de salud, el adolescente debe prestar su consentimiento con la asistencia de los progenitores.

Responsabilidad parental (antes “Patria Potestad”)
La expresión “patria potestad” se reemplaza por “responsabilidad parental”, la de “padres” se reemplaza por “progenitores”. De acuerdo al nuevo Código y atendiendo a las familias actuales, el cónyuge o conviviente del progenitor del hijo conforma una nueva figura llamada “progenitor afín”. Esta persona puede asumir el ejercicio de la responsabilidad parental del hijo de su cónyuge o conviviente en caso de muerte, ausencia o incapacidad del otro progenitor.
Régimen patrimonial matrimonial (el llamado en otros lugares del mundo, contrato pre-matrimonial)
Así como en muchos países del mundo se conocen los contratos pre-matrimoniales, en el nuevo Código Civil, se prevé la posibilidad de optar por el régimen legal que regulará el patrimonio del matrimonio. Se podrá optar entre dos regímenes matrimoniales: el de comunidad de bienes, que ya existía, o el de separación de bienes.

Uniones convivenciales
Es una nueva figura del Código: está basada en las relaciones afectivas de carácter singular, público, notorio, estable y permanente de dos personas que conviven, que compartan un proyecto de vida en común. La convivencia deberá no ser inferior a 2 años para tener efecto jurídico. Se regula la posibilidad de registrar su existencia, extinción, y pactos celebrados.
Los pactos de convivencia regularán las relaciones económicas de las uniones. Si no hubiere pacto de convivencia, cada integrante ejercerá libremente las facultades de administración y disposición de los bienes de su titularidad.

Nuevos derechos reales
Se acepta la posibilidad de nuevos usos de las cosas muebles e inmuebles que ya se realizaban, pero que NO tenían reconocimiento legal. Así enumera como nuevos derechos reales a los Conjuntos Inmobiliarios, los Tiempo Compartido, el Cementerio Privado, la Superficie.
Al mismo tiempo, se mantienen los viejos derechos reales: dominio, condominio, Propiedad Horizontal, usufructo, uso habitación, servidumbres, hipoteca, prenda y anticresis.

Propiedad horizontal
El Reglamento de Propiedad Horizontal (antes denominado Reglamento de Copropiedad y Administración) determina las cosas “necesariamente comunes” como cañerías, cableados, etc. y las partes comunes no indispensables, como los lavaderos o las piscinas de los edificios. Y además, el consorcio, conformado por el conjunto de propietarios, constituye ahora una persona jurídica, que tiene su domicilio en el inmueble y sus órganos son la asamblea, el consejo de propietarios y el administrador.

Usufructo
El Usufructo es el derecho real de usar, gozar y disponer jurídicamente de un bien ajeno, sin alterar su sustancia. El nuevo código observa que sean objeto de usufructo “el todo o una parte indivisa de una herencia, cuando el usufructo es de origen testamentario” o “sobre un derecho”, solo en los casos en los que la ley lo prevé. Al mismo tiempo, aclara que pueden constituir usufructo los titulares de Dominio, Condominio, de Propiedad Horizontal y el superficiario. Y que se puede constituir en tres formas: se transmite el uso y goce y se reserva la nuda propiedad; transmite la nuda propiedad y se reserva el uso y goce; transmite la nuda propiedad a una persona y el uso y goce a otra.

Protección de la Vivienda
Esto marca una clara diferencia también las antiguas y nuevas familias. Hoy, una persona soltera sin hijos también puede proteger la vivienda en la que habita, cuando antes solo podían hacerlo las familias.
Sociedades
Como novedad se incorpora la figura de la Sociedad Anónima Unipersonal (S.A.U.), constituida por una sola persona y que sólo podrá adoptar el tipo de Sociedad Anónima.
Con respecto a los matrimonios, a diferencia de la legislación anterior, los cónyuges pueden constituir entre sí sociedades de cualquier tipo, incluso las reguladas en la Sección IV de la ley General de Sociedades.

Contrato de Fideicomiso
Al igual que antes de la reforma, se mantienen los sujetos del fiduciante, el fiduciario, el beneficiario y el fideicomisario, con la diferencia de que podrán ser beneficiarios el fiduciante, el fideicomisario y ahora también el fiduciario. Como novedad, se incorpora el derecho de acrecer entre los beneficiarios y la posibilidad de designar beneficiarios sustitutos, en caso de que alguno no acepte o renuncie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *