Mariano Rajoy
¿Me atrevería?

Noticias de Cataluña

Ejercicio libre de política-ficción, redactado sobre la base de las persistentes dificultades que padece el PP para formar gobierno

He tomado como base para estas elucubraciones casi surrealistas dos circunstancias ciertas y concretas: la reiterada imposibilidad de formar gobierno en España desde hace siete meses y la autorización de Londres a Escocia para que se celebrara un referéndum sobre la independencia de esta nación. Entiendo que los estoicos lectores retrucarán que “España no es Escocia”; y que “Rajoy jamás aceptará un referéndum en Cataluña”. Es cierto, pero tras la estructura de mi hipótesis, los invito a leer al final las argumentaciones a favor.

Para evitar que transcurra sin resultados positivos el período con que cuenta Mariano Rajoy (PP) para formar gobierno y ante la cerrada oposición de Pedro Sánchez (PSOE), se impone evitar por cualquier medio una convocatoria a terceras elecciones, que sería mucho más que bochornosa. Así, se procuraría por todos los medios que Ciudadanos, la maquillada ultraliberal agrupación de Albert Rivera, sume los votos de sus representantes para la investidura del actual presidente en funciones. Y como –aún con matices– ambos son de derechas, los poderosos “auspiciantes” de ambos partidos pueden presionar para lograr la entente, si se lo proponen.

No obstante, sumando las bancas del PP más las de Ciudadanos, restaría un puñado de votos para que Rajoy logre la mayoría parlamentaria que le permitiría acceder a un nuevo mandato presidencial. Y digo un puñado pensando en los pequeños partidos independentistas catalanes y vascos ya que descarto de plano que los antisistema de Pablo Iglesias (Podemos) –en franco análisis para entender a qué se debió la debacle electoral–, no aportaría al PP.

El primer ministro inglés, David Cameron, accedió en su momento a la consulta en Escocia, advirtiendo a sus habitantes que lo hacía pero que emplearía todos los recursos a su alcance para evitar que triunfara la secesión. Y así lo hizo, con los resultados por todos conocidos. En cambio, Mariano Rajoy tiene dos dificultades para imitar a su renunciante y alicaído par británico: en primer lugar, su resistencia endémica a hablar de la independencia de Cataluña; y, en segundo, no tiene garantías de que se imponga el “no” y en estas condiciones, su resistencia a permitir la vía democrática se profundiza.

Pero sigamos con las elucubraciones: Algún asesor descontracturado podría animarse a sugerirle que una actitud como la que planteamos (referéndum para Cataluña) le reportaría a Rajoy beneficios adicionales como el beneplácito de la Unión Europea (necesitada de actitudes coherentes de España ante su caótica situación económica); la llave para que los partidos independentistas catalanes (ERC y CDC) le aporten los votos para su investidura; y el desconcierto fatal en que sumiría a sus rivales políticos, en especial el PSOE.

Los vectores negativos con que tendría que enfrentarse el PP en esta jugada 2.0, serían el descontento entre sus militantes, irracionalmente adversos a cualquier concesión que se pueda hacer a Cataluña; y la imposibilidad constitucional de permitir un referéndum abierto y vinculante (o no), aunque este impedimento podría salvarse con alguna argucia legal. Obviamente, Madrid pondría toda su estrategia ya conocida en desacreditar, denunciar con o sin fundamentos y asustar a los catalanes, en especial a los adultos mayores a quienes reiteradamente amenaza con que dejarán de percibir sus pensiones y jubilaciones si Cataluña se independiza. La campaña (limpia y sucia) por el “no” sería furibunda.

Acepto, estimados lectores, que el guión parece digno de George Orwell, pero apelo a una frase contenida en el primer capítulo de la obra “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, atribuida a Miguel de Cervantes Saavedra: “Porque a la razón de la sinrazón que a mi razón se hace…” En otras palabras, el tablero que describimos puede derivar en una arriesgada jugada y constituir un escape hacia adelante de Mariano Rajoy para eludir el pantano en que se encuentra atascado, con lo que sacaría patente de astuto, de temerario y de dirigente adaptado a los tiempos que corren.

Faltarían evaluar las reacciones y las caras que pondrían Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Raül Romeva y Artur Mas si llegara a producirse esta alternativa. Y hay más tela para cortar pero, por ahora, aquí termina este ejercicio de política-ficción.-

Especial de INCAT por Carlos Rubén Capdevila.-


¿Qué problema hay?

Reparación Pc Computadoras, Notebooks, Laptops. Formateo e Instalación de Windows. Configuraciones y Actualizaciones. ¡ Optimizá y acelerá tu compu !


Wi-Fi más fuerte, negocios más fuertes.

Construimos redes Wi-Fi de alto rendimiento.

Deja un comentario

¿Y vos qué opinas?