Los salesianos retiran a sus religiosos de Mar del Plata

Los servicios de la parroquia San Pablo serán asumidos pastoralmente por la Diócesis de Mar del Plata. Los colegios, oratorios y grupos juveniles seguirán en el ámbito de la congregación salesiana con la actual conducción laical.

Los salesianos retiran a sus religiosos de Mar del Plata

Así lo dieron a conocer en un comunicado conjunto el padre Obispo Gabriel Mestre y el superior de la inspectoría salesiana Ceferino Namuncurá, padre Darío Perera, y han acordado que a partir del año 2023, la parroquia San Pablo será asumida pastoralmente por la Diócesis de Mar del Plata.

El texto del comunicado es el siguiente:

Queridos hermanos, Queridos amigos:

Después de un tiempo de diálogo, el padre Obispo Gabriel y el superior de la inspectoría salesiana Ceferino Namuncurá, padre Darío Perera, comunican a toda la comunidad que han acordado que a partir del año 2023, la parroquia San Pablo será asumida pastoralmente por la Diócesis de Mar del Plata.

Luego de un proceso de discernimiento que los salesianos vienen llevando adelante a partir de la disminución de vocaciones, han visto la necesidad de rearmar las comunidades reubicando a los consagrados. Por este motivo, en la fecha señalada se retirará la comunidad religiosa de Mar del Plata.

A partir de ese momento la parroquia pasará a ser animada por el clero diocesano, en tanto los colegios, oratorios y grupos juveniles seguirán en el ámbito de la congregación salesiana con la actual conducción laical. Este paso que damos tiene la finalidad de asegurar la atención pastoral a esta porción del pueblo de Dios, tan querida, histórica y significativa para la sociedad marplatense.

Ponemos en manos de nuestro Padre Dios y de María Auxiliadora este camino que la Diócesis de Mar del Plata y la Inspectoría salesiana han acordado recorrer, para seguir “caminando juntos en la audacia del Espíritu”.

Nos encomendamos a sus oraciones y los invitamos a seguir rezando por las vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada. Los saludamos afectuosamente en el Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *