Los partidos independentistas catalanes tienen capacidad para bloquear la Legislatura española

David Miró

Noticias de Cataluña y España

Por David Miró

Cuando Pedro Sánchez pide a Rajoy que llegue a un acuerdo con “las derechas” sabe que está haciendo trampa. Y cuando desde el PP se azuza el miedo al fantasma de un pacto PSOE-Podemos, también. Ni el PP puede pactar con el PDC ni el PSOE puede hacerlo fácilmente con Podemos, que defiende el referéndum, y mucho menos con los independentistas catalanes. La realidad es que el proceso soberanista catalán, es decir, la demanda transversal y mayoritaria a favor de un referéndum de autodeterminación, actúa ahora mismo como un freno, como una pieza que, colocada estratégicamente, impide que el motor de la democracia española, es decir, el Congreso de Diputados, arranque.

Esta capacidad de bloqueo ofrece una nueva perspectiva al proceso. Por un lado deja en evidencia el sistema político español, incapaz de encontrar una salida que no pase por algún tipo de pacto contranatura que conlleve al suicidio de un partido (que es lo que se pide que haga Pedro Sánchez). Y por otro, otorga a los partidos independentistas, y los soberanistas si sumamos En Común Podemos, la capacidad de bloquear la actividad legislativa en el Congreso de Diputados. Una actitud de no cooperación por parte del PDC y ERC impide la formación de mayorías naturales y, sobre todo, dificulta enormemente la gobernabilidad.

Protagonismo catalán

El resultado es que, en pleno proceso de desconexión, nunca los diputados catalanes habían tenido un protagonismo aritmético tan elevado. Sin el PDC, la suma del PP, Ciudadanos, el PNV y Coalición Canaria totaliza 175 diputados, a uno de la mayoría absoluta. Por la banda izquierda, si la suma de PSOE con Podemos, ERC y los dos de Bildu se les añaden los 8 de Francesc Homs, también suman 175, es decir, los diputados necesarios para impedir una mayoría alternativa. La cuestión es que sin el PDC ni ERC no hay sumas ideológicamente coherentes en la Cámara baja.

¿De qué manera puede aprovechar esto el independentismo? No parece que haya una estrategia muy clara sobre lo que hay que hacer en Madrid, pero la cuestión es que, sin hacer prácticamente nada, ya tiene un efecto muy claro. Se parece un poco a lo que ocurre con el debate de la financiación autonómica, que el sistema político español no está preparado para abordar sin el liderazgo de Cataluña. La conclusión es que, si bien Cataluña no tiene capacidad para cambiar España por sí sola, puede condenarla al bloqueo. Y mientras tanto avanzar en su proceso unilateral.

Si además tenemos en cuenta que el gobierno más probable será uno encabezado por Mariano Rajoy (a pesar del vaticinio de Francesc Homs), el independentismo tendría la prueba fehaciente de que España no quiere cambiar (no en vano el PP creció el 26 -J) y además podría impedir la aprobación de legislación lesiva para el autogobierno. Casi línea y bingo.

Por eso pronto se abrirá un debate en España, liderado por Ciudadanos con toda seguridad, sobre la necesidad de una reforma electoral que reduzca el peso de los partidos llamados periféricos y que favorezca la creación de mayorías. Este paso sería la constatación definitiva del fracaso territorial español y un nueva oportunidad argumental para el independentismo, porque sería Madrid quien estaría expulsando una parte de los catalanes de su sistema político en lugar de acogerlos e integrarlos.-

Barcelona (INCAT-ARA).-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *